Desde Toledo a Madrid (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de Desde Toledo a Madrid.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada



Elenco
Pág. 001 de 128
Desde Toledo a Madrid


Desde Toledo a Madrid

Tirso de Molina

 


Don BALTASAR
Doña MAYOR
Don ALONSO, viejo
Don LUIS


Doña ELENA
Don FELIPE
Don DIEGO


CARREÑO, criado
CASILDA, criada
PACHECO, criado


GARCÍA, criado
MEDRANO, cochero
CARRETEROS


>>>

Escena I
Pág. 002 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


Don BALTASAR, en traje bizarro de camino,
baja por la escalera envainando la espada
                            
BALTASAR:

                 Milagro fue no matarme,
                 cuando el tejado salté.
                 La casa ignoro en que entré.
                 ¿Si en ella podré librarme
                 de la justicia? Escalera
                 es ésta, luz hay aquí.--
                 Si le maté, defendí
                 mi vida.-- La vez primera
                 que llego, Toledo, a verte,
                 ¿de este modo me recibes?
                 ¿A extranjeros apercibes
                 agrados y a mí la muerte?
                 Rüido en la calle siento;
                 diligencias por mí hará
                 la justicia; abierto está
                 y con luz este aposento;
                 entraré a favorecerme
                 en él de quien le habitare.


<<<
>>>

Pág. 003 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina



Viénese a la alcoba
                 Su piedad mi vida ampare;
                 que bien puedo prometerme
                 de la autoridad y traza
                 de esta noble habitación
                 que sus señores lo son:
                 el riesgo que me amenaza
                     asegura la nobleza
                 que en tales casas se cría.
Cierra de golpe la puerta de la alcoba
                 Sin advertir lo que hacía,
                 cerré la puerta. La pieza
                 está tan bien adornada,
                 que califica a su dueño.--
                 ¡Señores! ¿No hay nadie? --Al sueño
                 el que habita esta posada
                 pagará el común tributo.
                 Una cama de tabí
                 está descompuesta aquí:
                 socorro pido sin fruto.
                 Poco ha que sola quedó,
                 porque entre su ropa advierto
                 que, a semejanza del muerto
                 que el alma desamparó,
                 conserva el calor vital
                 en muestras de lo que fue.
                 ¡Válgame el cielo! ¿Qué haré?
                 ¿Vióse confusión igual?
                 Hallándome aquí encerrado,
                 doy sospecha a una bajeza,
                 indigna de la nobleza
                 que mi sangre ha profesado.
                 ¿No es mejor salir y dar
                 cuenta al dueño de esta casa
                 del infortunio que pasa
                 por mí, y humilde obligar
                 su generoso favor?
                 ¿Quién lo duda?


<<<
>>>

Pág. 004 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina



Procura abrir la puerta y no puede
                 ¡Ay Dios! la puerta
                 que halló mi temor abierta
                 la cerró el mismo temor.
                 ¿Qué es esto, enemiga estrella?
                 De golpe es, y sin la llave,
                 sólo amor y el hurto sabe
                 averiguarse con ella.
                 Si arranco la cerradura
                 con la daga, soy perdido,
                 pues los golpes y el rüido,
                 que al dueño avisar procura,
                 ha de aumentar la sospecha
                 de quien puertas descerraja:
                 por todas partes me ataja
                 la fortuna, satisfecha
                 de ordinario en perseguirme.
                 ¡Válgame Dios! ¡Qué de cosas
                 se eslabonan prodigiosas,
                 de que no puedo evadirme!
                 ¿Hay sucesos más atroces?
                 Si el huésped viene y me ve
                 aquí, ¿cómo prevendré
                 ¡cielos! las primeras voces
                 que han de alborotar la casa
                 y calle, que me persigue,
                 antes que cortés le obligue
                 a escucharme lo que pasa?
                 Una ventana hay aquí;
                 echarme de ella es mejor.


<<<
>>>

Pág. 005 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina



Asómase
                 Su altura me causa horror.
                 ¡Cielos! ¿Dónde me metí?
                 Mujer parece que mora
                 esta cuadra; estrado es éste,
                 porque más riesgos me apreste
                 mi estrella perseguidora;
                 pues claro está que al instante
                 que me vea, hará mayor
                 mi presencia su temor,
                 y que no ha de ser bastante
                 mi humildad a asegurarla.
                 Sí, mujer es principal;
                 que tanto adorno y caudal
                 basta, ausente, a autorizarla.
                 Sillas bajas, contadores,
                 bufetillos de marfil
                 y ébano, ajuar femenil,
                 arquillas, aguas de olores
                 en pomos (si ya no son
                 Jordanes, cuyas virtudes
                 efímeras juventudes
                 venden a la ostentación)
                 publican quién es el dueño.
                 Sobre este bufete están
                 ropa y basquiña, que dan
                 muestra de no ser pequeño
                 el valor de quien las viste.
                 Apenas el oro en ellas
                 permite lugar de vellas:
                 a venir yo menos triste,
                 en la beldad contemplara
                 de quien son curiosa esfera.
                 Encima la cabecera
                 (¡qué poco el temor repara!),
                 hay medias y zapatillas,
                 en cuyo ámbar y rosetas
                 pudieran gastar poetas
                 dos resmas de redondillas.
                 ¡Qué pequeña el alma es
                 que se organiza en su estrecho!
                 Traiga este melindre al pecho
                 quien le calza, y no en los pies.
                 Las ligas, aunque dobladas,
                 muestran la curiosidad
                 de su limpia ociosidad,
                 guarnecidas y encarnadas.
                 Almohadilla y bastidor
                 está sobre aquel estrado;
                 no es tan ocioso el cuidado
                 de quien hace esta labor.
                 De cera es esta bujía,
                 y de plata el candelero;
                 al paso que considero
                 la autoridad, policía
                 y adorno que viendo estoy,
                 crece en mí con el respeto
                 el recelo: a extraño aprieto
                 forzosos motivos doy.
                 ¿No será bueno matar
                 la vela, por si entra a escuras,
                 y sin verme, mis venturas
                 me pueden fuera sacar?
                 Sí; que detrás de la puerta,
                 en acabando de abrir,
                 seguro podré salir.
                 Pero no; que la luz muerta,
                 los indicios acreciento
                 de mi sospechosa entrada.
                 Si de gente acompañada
                 vuelve, y en este aposento
                 me ven, ¿quién podrá obligarlos
                 a que mis desgracias crean?
                 ¡Qué de males me rodean!
                 ¡Qué mal que puedo escusarlos!


<<<
>>>

Pág. 006 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina



Paséase
                 Mucho tarda: ¿qué he de hacer?
                 Rendiré a sus pies mi espada;
                 pero estando ensangrentada,
                 más la obligaré a temer
                 que a lastimarse de mí.
                 Persuadiréla cortés,
                 arrojándome a sus pies;
                 podrá ser la obligue ansí.
                 Y cuando no, y voces diere,
                 padre o tío acudirá,
                 que piadoso escuchará
                 lo que humilde le dijere;
                 lastimaráse de un caso
                 tan digno de su favor,
                 hará alarde su valor,
                 dando a mis desdichas paso,
                 desmentirá mi presencia
                 sospechas ocasionadas;
                 de mocedades pasadas
                 su vejez tendrá experiencia;
                 diréle cúyo hijo soy...
                 Si en Córdoba acaso estuvo,
                 o noticia alguna tuvo
                 de mis padres, libre estoy.
                 Algo aliente mi sosiego
                 con esto. ¡Qué de ello tarda!
                 ¡Lo que padece el que aguarda!
                 Cada vez que a tocar llego
                 la cerradura, imagino
                 que tengo de hallarla abierta.
                 ¡Que cerrase yo la puerta!
                 Nunca es cuerdo el desatino.
                 Cansado de pasearme
                 estoy; quiérome asentar.


<<<
>>>

Pág. 007 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


Se sienta en una silla
a la cabecera de la cama

                 Anoche con caminar,
                 agora con desvelarme,
                 en el sosiego primero
                 convido al sueño y reposo;
                 mas no duerme el cuidadoso
                 que espera lo que yo espero.
                 ¡Válgame Dios! ¿si murió
                 el ignorante atrevido
                 que, ciego e inadvertido,
                 por otro me acometió?
                 "Confesión", dijo. ¡Oh enfadoso
                 sueño, que a quien le tributa,
                 si como pobre ejecuta
                 cobra como poderoso!
                 Por lo menos dormitar
                 se me puede permitir;
                 que al rüido del abrir
                 fácil será despertar.
 
Duérmese, y pocos momentos después
abren la puerta.


<<<
>>>

Pág. 008 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


Salen CASILDA y doña MAYOR
MAYOR:

                 Jurara, Casilda, yo
                 que me dejé abierto aquí.

CASILDA:

                 Si cerró el viento tras ti,
                 tu descuido reprendió.

MAYOR:

                 Esta vez pensé quedar
                 sin padre.

CASILDA:

                 Cuando muriera,
                 nunca otro mal nos viniera.

MAYOR:

                 ¿Estás loca?

CASILDA:

                 Es un pesar
                 el de herencias, según siento,
                 que, aunque cubierto de luto,
                 llora risas por el fruto
                 que espera, como el sarmiento.
                 No son mortales los daños
                 que la hacienda consoló.

MAYOR:

                 Más quiero a mi padre yo;
                 Dios me le guarde mil años.
                 ¡Rigurosos accidentes!

CASILDA:

                 Jurara que se moría.

MAYOR:

                 Ya duerme.


<<<
>>>

Pág. 009 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


CASILDA:

                 Tal batería
                 hubo de paños calientes.

MAYOR:

                 ¡Qué enfermedad tan pesada!

CASILDA:

                 En los viejos es común;
                 que en ellos, sin ser atún,
                 no come el mal sino hijada.

MAYOR:

                 Vete, Casilda, a acostar,
                 pues hay luz en mi aposento.
                 ¿Qué hora es?

CASILDA:

                 Campanas siento,
                 que deben de despertar
                 al alba.

MAYOR:

                 ¿Tan tarde?

CASILDA:

                 Agora
                 madruga la primavera,
                 de las flores camarera,
                 y abotónalas, señora.

MAYOR:

                 ¿Poetizas?

CASILDA:

                 ¿Qué he de hacer?
                 Andar al uso es razón;
                 de críticos y vellón
                 no nos podemos valer;
                 probóme también la tierra.--
                 ¿Cuándo piensas levantarte?

MAYOR:

                 A las diez.

CASILDA:

                 Vendré a llamarte
                 y a vestirte.

MAYOR:

                 Vete y cierra.
 
Vase CASILDA con la luz que trajo, y cierra


<<<
>>>

Pág. 010 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


MAYOR:

                 Durmiera yo con sosiego,
                 de desvelos jubilada,
                 a estar desembarazada
                 el alma, que al gusto entrego
                 de mi padre, más que al mío.
                 A casarme a Madrid voy,
                 y enamorada no estoy;
                 voluntad ¿no es desvarío?
                 Diréis que sí, y con razón;
                 que tiene (o será ignorancia)
                 amor la primera instancia
                 y esotro la apelación.
 Quítase el rebozo
                 Dormir sobre ello es forzoso.
                 Ni le quiero mal ni bien;
                 no resistiendo el desdén,
                 bien me suena esto de esposo.
                 Componer mi cama quiero.--
                 ¡Ay cielos! ¿quién está aquí?
                 Muerta soy. ¡Triste de mí!
 
Cae desmayada con el candelero en la mano;
apágase la luz y al ruido de la caída despierta don
Baltasar, [y habla como entre sueños dos versos]


<<<
>>>

Pág. 011 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


BALTASAR:

                 No hay prisión donde hay acero:
                 ofendíle acometido.--
                 Aun no debo estar despierto.
                 O se ha gastado o se ha muerto
                 la luz. ¡Qué de ello he dormido!
                 ¡Ay cielos! ¿Quién está aquí?
                 Un bulto siento a mis pies.
                 ¡Jesús mil veces! ¿Quién es?
                 ¿Si el hombre a quien muerte di
                 viene por disposición
                 del cielo a enfrenar mi vida?
                 Sin culpa fui su homicida;
                 él se buscó la ocasión:
                 esfuerzo, animad el pecho,
                 y averiguad desventuras.
                 ¡Cerrado, solo y a oscuras
                 en tan no esperado estrecho!--
                 ¡Válgame Dios! si el sentido
                 del tacto vengo a creer,
                 esta que toco es mujer;
                 los cabellos y el vestido
                 aumentan mi confusión.
                 ¡Oh siempre engañoso sueño!
                 ¿Si es el esperado dueño
                 de esta noble habitación?
                 Sin duda debió de entrar,
                 y el asombro repentino
                 de verme aquí cuando vino,
                 la debió de desmayar.
                 No pulsa el vital calor,
                 su frente parece hielo.
                 ¿Si es muerta? ¿Hay más males, cielo;
                 todo esta noche rigor?
                 Abierta se dejaría
                 la puerta, si descuidada
                 la espanté desde la entrada.


<<<
>>>

Pág. 012 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


Alza la vela del suelo

                 ¿Qué es esto? ¿Otra luz traía?
                 Huyendo quiero escusar
                 la muerte que espero cierta;
                 a tiento busco la puerta;
                 pero mal la podré hallar
                 si, impidiendo mi salida
                 la fortuna, la cerró;
                 ¡mi verdugo he sido yo!
                 Con una mujer sin vida,
                 y aquí encerrado, quien venga
                 ¿qué satisfacción oirá,
                 o qué escusa obligará
                 a que compasión me tenga?
Pónele a tiento la mano sobre el
corazón; ásela de los brazos,
y procura volverla en sí
                     Podrá ser que viva esté.
                 Saltos le da el corazón,
                 que del mío alientos son.
                 ¿Cómo en sí la volveré?
                 Señora, señora mía,
                 alentaos, volved en vos,
                 no temáis.


<<<
>>>

Pág. 013 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


MAYOR:

             ¡Madre de Dios!

BALTASAR:

             Ya torna.

MAYOR:

             ¡Virgen María!

BALTASAR:

             Viviendo, restituís
             otra vida, que aunque ignora
             quién sois...


<<<
>>>

Pág. 014 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


Doña MAYOR se levanta asustada,
teniéndola don BALTASAR de los brazos

MAYOR:

                 ¿Qué es esto? ¡A tal hora
                 y en tal parte, don Lüís?
                 ¿El tiempo cohecháis al sueño,
                 y para que más me ofenda,
                 hurtáis vuestra misma hacienda,
                 que hoy creyó llamaros dueño?
                 ¿Tanto hay desde aquí a dos días
                 que acortáis al vicio plazos?
                 Soltad, descortés, los brazos
                 que aborrecen groserías;
                 no intentéis, amante falso,
                 hazañas que desdoráis,
                 mientras liviano trocáis
                 el tálamo en cadahalso;
                 que es bárbaro proceder
                 el que mancha vuestra fama,
                 aun para una común dama,
                 cuanto y más vuestra mujer.
                 Pues si la ocasión buscastes
                 en que mi padre estuviese
                 enfermo, y la noche os diese
                 el tiempo que malograstes,
                 vuestro grosero interés
                 ha despertado mi olvido;
                 que no será buen marido
                 quien fue amante descortés.
                 Mal voluntad granjeáis
                 que de vos haciendo caso...


<<<
>>>

Pág. 015 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


BALTASAR:

                 Paso, mi señora, paso;
                 que no soy el que juzgáis.
                 No deis voces, sosegaos,
                 lastimaos de mí, por Dios.

MAYOR:

                 ¿Cómo? ¿No sois don Luis vos?

BALTASAR:

                 No, señora; reportaos.

MAYOR:

                 ¡Ay cielos!

BALTASAR:

                 Un caballero,
                 de su estrella aborrecido,
                 y esta noche perseguido
                 de desgracias, forastero
                 (y tanto que ayer llegué
                 a esta ciudad) acosado
                 de la justicia, al sagrado
                 de esta casa, donde entré,
                 peligros atropellando,
                 pide en su naufragio puerto.
                 Dejé a un ignorante muerto;
                 sentí venirme alcanzando
                 quien sólo pone temor
                 con el nombre y la presencia;
                 no sabe hacer resistencia
                 con la justicia el valor;
                 escusé con retirarme
                 ímpetus de la crueldad;
                 la noche y comodidad
                 de estas calles a ampararme
                 se ofrecieron. Entré en una
                 estrecha (las más lo son),
                 metióme mi confusión,
                 guiada de mi fortuna,
                 por una casa pequeña;
                 a su tejado subí;
                 salté al de ésta desde allí;
                 el temor todo lo enseña.
                 Él me guió a que bajase
                 por la escalera presente;
                 vi luego esta cuadra enfrente;
                 entré, y sin que consultase
                 al discurso, la cerré,
                 haciendo imposible ansí
                 mi salida; requerí
                 puerta y ventana; esperé,
                 y de discursos cansado,
                 de temores combatido,
                 de puro velar dormido,
                 y durmiendo desvelado,
                 di la ocasión lastimosa
                 que a declararos me atrevo;
                 aunque si con ella os muevo
                 a compasión, ya es dichosa.


<<<
>>>

Pág. 016 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


MAYOR:

                 No sé si compadecerme
                 de vos o si me engañais;
                 que los que de noche entráis
                 donde sin recelos duerme
                 el recato, ya traviesos,
                 ya indignos usurpadores
                 de las haciendas y honores,
                 soléis disculpar escesos
                 con desgracias que fingís,
                 y lástimas que inventáis;
                 puesto que ocasión me dais,
                 conforme vos la decís,
                 de que a la parte mejor
                 atribuya este accidente;
                 que a no estar vos inocente
                 de culpas, contra el valor
                 que esas palabras arguyen
                 siempre los atrevimientos
                 se acompañan de instrumentos
                 que las llaves sostituyen.
                 Lámpara hay en la escalera;
                 esperadme aquí, y traeré
                 una luz.


<<<
>>>

Pág. 017 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


BALTASAR:

                 Dichosa fue
                 mi desdicha; ya quisiera
                 ver dueño de discreción
                 tan digna de celebrar.
                 La vela debéis buscar.

MAYOR:

                 Matóla mi turbación.

BALTASAR:

                 Y yo en el suelo la hallé,
                 examinando asustado
                 peligros de mi cuidado.

MAYOR:

                 Dádmela y la encenderé.

BALTASAR:

                 Veisla aquí; tomad.

MAYOR:

                 ¿Qué es de ella?

BALTASAR:

                 Ésta es.

MAYOR:

                 Esperadme aquí.
 
Abre la puerta y vase


<<<
>>>

Pág. 018 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


BALTASAR:

                 Manteca de azahar sentí
                 al tocarla; si es tan bella
                 como blanda, suerte mía,
                 será, afrentando el metal,
                 candelero de cristal
                 el trono de la bujía.
 Vuelve doña MAYOR con luz
                 ¡Qué divina perfección!--
                 Poco a poco resplandece
                 la mañana que enriquece
                 flores que su afeite son;
                 pero tanta agregación
                 junta, al mismo sol cegara;
                 luz los ojos, luz la cara,
                 luz en las manos también.
                 Pródiga de luces, ten,
                 que más te quisiera avara.
                 Si tantos rayos produces,
                 ¿qué hará, cuando a veros llega,
                 la voluntad que se anega
                 entre piélagos de luces?
                 Si a los ojos las reduces,
                 ellos sobran; da lugar
                 a que te puedan mirar
                 los que deslumbrar procuras;
                 que mejor me estaba a oscuras,
                 si por verte he de cegar.


<<<
>>>

Pág. 019 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


MAYOR:

                 ¡Bien al huésped aplaudís
                 que agora necesitáis!
                 ¡Bien la opinión restauráis
                 que cortés restitüís!
                 Aunque lisonjas fingís,
                 obligada las aceto,
                 no poco ufana, os prometo,
                 que os haya en algo servido,
                 por el talle, bien nacido,
                 por las palabras, discreto.
                 ¿De dónde sois?

BALTASAR:

                 Cordobés.

MAYOR:

                 ¿Dónde asistís?

BALTASAR:

                 En Madrid.

MAYOR:

                 Y ¿a qué venís acá?

BALTASAR:

                 Oíd.

MAYOR:

                 Dejaldo para después;
                 que amanece ya.

BALTASAR:

                 Interés
                 será tener ocasión
                 de volveros a ver.

MAYOR:

                 Son
                 mis males más presurosos.

BALTASAR:

                 ¿Cómo?

MAYOR:

                 Rigores forzosos
                 violentan mi inclinación.
                 Cásanme, y llévanme fuera
                 de Toledo.


<<<
>>>

Pág. 020 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


BALTASAR:

                 ¿Cuándo? (¡Ay cielos!)

MAYOR:

                 Esta tarde.

BALTASAR:

                 (Entrad por celos,
                 amor, para que yo muera.)

MAYOR:

                 Madrid mañana me espera
                 para cautivarme.

BALTASAR:

                 Ya
                 Madrid madrastra será.
                 Y ¿espéraos el venturoso,
                 mi enemigo y vuestro esposo,
                 allí?

MAYOR:

                 No.

BALTASAR:

                 Luego ¿aquí está?

MAYOR:

                 Por mí vino. ¿Pasáis vos
                 adelante?

BALTASAR:

                 Pasaré...
                 de amor a celos, en fe
                 de que me matáis los dos.
                 ¿Qué es esto, tirano dios?

MAYOR:

                 ¡Qué adelante pasáis!

BALTASAR:

                 Más
                 de lo que pensé jamás;
                 que amor que celoso adora
                 pasa adelante, señora,
                 en vez de volver atrás.
                 Mas cuando no a acompañaros,
                 mal dejará de seguiros
                 quien adelanta suspiros
                 que vuelan a aposentaros.


<<<
>>>

Pág. 021 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


MAYOR:

                 Ni quiero crédito daros,
                 ni admitir empeños puedo;
                 que puesto caso que quedo
                 entretenida en oírlos,
                 no podré restituirlos
                 en saliendo de Toledo.
                 Yo he de casarme en llegando;
                 ¿de qué sirve edificar
                 torres que se han de quedar
                 en los cimientos? Buscando
                 con los pensamientos ando
                 cómo sacaros de aquí,
                 sin que corra en vos y en mí
                 riesgo el crédito y honor,
                 y entre todos el menor
                 es peligroso.

BALTASAR:

                 ¡Ay de mí!
                 Que os pierdo al tiempo que os gano.

MAYOR:

                 Mas fuerza es daros remedio.
                 La cuadra, pared en medio,
                 es de don Pedro mi hermano;
                 sólo fía de mi mano
                 la llave, cuando se ausenta;
                 estálo agora: si intenta
                 vuestra cordura no dar
                 en casa que sospechar
                 (que temo que alguno os sienta),
                 que os encerréis me parece
                 en ella, mientras que pasa
                 la noche, y se abren en casa
                 las puertas, pues ya amanece.
                 Este medio se me ofrece;
                 [.......................-ar]
                 pues tiene luego de entrar
                 tanto deudo a despedirse
                 que, abriéndoos, sin advertirse,
                 tendréis de salir lugar.
                 ¿Qué os parece?


<<<
>>>

Pág. 022 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


BALTASAR:

                 Que os partís,
                 que os casáis, que muerto quedo;
                 ¡que nunca yo de Toledo
                 fuera huésped!

MAYOR:

                 Bien fingís.
                 Seguidme.

BALTASAR:

                 ¿Qué don Lüís
                 es éste que me atormenta?

MAYOR:

                 Juventud, nobleza y renta
                 califican su valor;
                 mas donde falta el amor,
                 de lo demás no hagáis cuenta.

BALTASAR:

                 ¿Sin amor, y os cautiváis?

MAYOR:

                 Quiérelo mi padre así.
                 ¿Qué he de hacer? Ya consentí.
                 Pero vos ¿cómo os llamáis?

BALTASAR:

                 ¿Para qué lo preguntáis?
                 Don Baltasar fui primero;
                 ya que os amo y desespero,
                 esfera de celos soy;
                 llamadme "celos" desde hoy,
                 que es el nombre que más quiero.


<<<
>>>

Pág. 023 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


MAYOR:

                 ¿Dónde posáis?

BALTASAR:

                 Posé ayer
                 con don Felipe Chacón,
                 y hoy posaba mi ambición
                 en vos misma; ¿qué he de hacer,
                 si ya en ajeno poder
                 lloro mi esperanza vana?

MAYOR:

                 Seguidme.

BALTASAR:

                 ¿Que, en fin, mañana
                 os casáis?

MAYOR:

                 Don Baltasar,
                 creed que me he [de] casar,
                 por vos, muy de mala gana.
 
Vanse.
Salen don DIEGO y CARREÑO, de camino

DIEGO:

                 ¿Que en Madrid no me habéis visto?

CARREÑO:

                 Ni en Madrid ni en otro cabo.

DIEGO:

                 Ciego estáis.

CARREÑO:

                 ¿No es caso bravo?
                 No os conozco, ¡vive Cristo!

DIEGO:

                 Vuestro nombre ¿no es Carreño?

CARREÑO:

                 Ese apellido me dio
                 el padre que me engendró.


<<<
>>>

Pág. 024 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


DIEGO:

                 Pues yendo con vuestro dueño
                 de día y noche a mi casa,
                 tan domésticos en ella
                 los dos, que forma querella
                 de lo que en su ofensa pasa;
                 habiendo don Baltasar
                 sido casi su señor,
                 pues que le tuvo su amor
                 en puntos de desposar,
                 ¿sois vos tan desconocido
                 como él?


<<<
>>>

Pág. 025 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


CARREÑO:

                 Bizarro mancebo,
                 confieso lo que la debo
                 a esa dama; mas no he sido
                 tan dichoso que alcanzase
                 a conoceros allí;
                 ved lo que queréis de mí,
                 y por ignorancia pase
                 la inadvertencia; que basta
                 la noticia que me dais
                 de esa casa donde estáis
                 tan ducho. Vengo de casta
                 olvidadiza; no puedo
                 desdecir de mi linaje.
                 Si en Madrid fuisteis su paje,
                 y pretendéis en Toledo
                 acomodaros, anoche
                 llegamos estropeados
                 de asentaderas: cuidados
                 y celos, en vez de coche,
                 en dos mulas nos trajeron
                 (por mejor decir, batanes),
                 que a entrambos, de cordobanes,
                 tafiletes nos volvieron.
                 No sé lo que aquí estaremos;
                 pero en mi pobre ración
                 tendréis el mejor quiñón,
                 y la cama partiremos
                 con los demás requisitos
                 de una lacaya amistad,
                 en que gocéis por mitad
                 chinches, pulgas y mosquitos.


<<<
>>>

Pág. 026 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


DIEGO:

               La oferta, Carreño, estimo,
               no obstante que me agraviáis
               en que no me conozcáis.
               Yo soy de doña Ana primo.
 |-

CARREÑO:

               ¿Primo suyo vos, señor?
               Feliz quien tal prima tiene,
               y desde la corte viene
               a ser su procurador.
               En esto de primos sé
               poco, y aunque no mirase
               en vos cuando allí os hallase,
               desde agora os serviré,
               por la "primo"-genitura
               que alegáis, como acreedor
               del regalo y el favor
               que debo a su fermosura.
               ¡Qué de veces liberal
               añadió al real y cuartillo
               otro, que aunque era sencillo,
               era suyo y era un real!
               Aun no he roto las valonas
               que me dio de tres en tres;
               mi señora doña Ana es
               digna de arrastrar coronas.
               ¡Mal haya el malo y los celos
               que bodas descompadraron,
               a mi dueño desterraron,
               y en mí renovaron duelos!
               Porque si ella mi ama fuera,
               sarna sólo me faltaba.
               Mas ya que todo se acaba,
               ¿a dónde de esta manera
               camina vuestra mercé?


<<<
>>>

Pág. 027 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


DIEGO:

               Agravios que en honra tocan
               hasta las piedras provocan.
               Su esposa mi prima fue
               en la opinión de quien vía
               la frecuencia con que entraba,
               y su casa visitaba
               de noche como de día.
               Papeles no averiguados
               del tiempo en que se escribieron,
               bastantes indicios fueron
               para despertar cuidados;
               mas no para despreciar
               tal mujer, tal opinión.

CARREÑO:

               Tiene extraña condición,
               si empieza, don Baltasar.
               No dará a torcer su brazo,
               si le queman; es temoso,
               y todo amante celoso
               ve por tela de cedazo.
               No hay hacerle averiguar
               lo que hay en esto, y que deje
               este camino; es hereje
               cuando da en cabecear.
               Pero si dio vuestra prima
               en guardar papeles tanto,
               que lo sienta no me espanto.
               ¿Quién guarda lo que no estima?


<<<
>>>

Pág. 028 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


DIEGO:

               Antes de puro olvidados,
               los juzgaba ya perdidos.

CARREÑO:

               Ya sabéis que despedidos
               los papeles y crïados,
               son enemigos de casa,
               que unos a otros, por vengar
               su enojo, suelen cantar
               a cuantos ven lo que pasa.
               Mas si se quieren los dos,
               y la verdad le decís,
               ya que en su busca venís,
               asegurándole vos,
               volverá el pájaro al nido.

DIEGO:

               No es eso lo que pretendo.
               Doña Ana teme, y yo entiendo,
               que se da por ofendido
               don Baltasar porque aquí
               tiene dama que divierte
               su primero amor de suerte
               que la olvida; y siendo así,
               no le está bien a mi prima
               dar satisfacción en duda
               a quien ingrato se muda,
               y sus prendas desestima.
               Si esto puedo averiguar,
               ausencias y desengaños
               suelen, restaurando daños,
               aborrecer y olvidar;
               pero si recelos son
               los que de Madrid le sacan
               (que, aunque atormentan, se aplacan,
               dándoles satisfacción),
               entonces descubriré
               quién soy, y a lo que he venido.
               Doña Ana esto me ha pedido;
               es mi sangre, y no podré
               permitir que pierda el seso,
               amante cuanto celosa.


<<<
>>>

Pág. 029 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


CARREÑO:

               Sois cuerdo como ella hermosa;
               mas lo que yo alcanzo en eso
               es que si don Baltasar
               estuviera arrepentido
               tanto de haber ofendido
               a Dios, como de dejar
               a doña Ana, ya pudiera
               envidiarle un capuchino.
               Mil veces de este camino
               entendí que se volviera,
               porque tirando del freno
               a la tal cabalgadura,
               y vuelta la fachadura
               a Madrid, entre sereno
               y nublado (entre lloroso
               y airado, quiero decir),
               suspiros vi despedir
               de un Durandarte amoroso;
               y suspirando yo y todo,
               por la falta que me hacía
               el cojín que no traía,
               hubo suspiros de modo
               en toda aquella jornada,
               que también nos imitaron
               las mulas, pues rebuznaron
               ausencias de la cebada;
               y afirman, sin ser perjuros,
               los grafieles del mesón
               que en mulas, rebuznos son
               suspiros cabalgaduros.
               Decíale yo: "Señor,
               pon tus celos en olvido;
               vuelve a casa, pan perdido;
               celos, espuelas de amor,
               aunque pican al amante,
               andan, según un poeta,
               como rocín de Gaeta,
               más hacia atrás que adelante.
               ¿Qué hemos de hacer sin Madrid?
               Fuerza es que tu error confieses.
               ¡Vuelta, vuelta, los franceses
               con corazón a la lid!"
               y él picaba, respondiendo,
               "no ha de verme la tirana
               de sus ojos; ya doña Ana
               se ha acabado; yo me entiendo;
               la ausencia mis celos sane";
               hasta que en una vereda,
               con la grande polvoreda,
               perdimos a don Beltrane.
               Digo que a Madrid perdimos
               de vista. Ved, según esto,
               si su amor es manifiesto;
               y pues que no despedimos
               las mulas, cuán poco habrá
               que negociar, si le veis,
               para que allá nos tornéis.


<<<
>>>

Pág. 030 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


DIEGO:

               Y él agora ¿dónde está?

CARREÑO:

               Apeámonos los dos
               en casa de un caballero
               su amigo, que aquí frontero
               vive; mas no sé, por Dios,
               dónde fue anoche a jugar,
               que aunque le hemos esperado
               con lo cocido y asado,
               ni se ha venido a acostar,
               ni sé que sea cortesía
               hacer que un huésped aguarde,
               tan noble, desde ayer tarde
               hasta agora que es de día.

DIEGO:

               ¿Y no queréis vos con eso
               que tenga sospechas yo
               de que a mi prima dejó
               porque aquí le quita el seso
               algún toledano hechizo?


<<<
>>>

Pág. 031 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


CARREÑO:

               Yo por lo menos no sé
               que haya hasta aquí quien le dé,
               por rondarla, romadizo.
               El jugar alivia duelos,
               y habráse mi amo picado;
               que Galeno ha recetado
               las pintas contra los celos.
               Mas veisle allí donde viene
               con don Felipe Chacón.

DIEGO:

               En esta averiguación,
               Carreño, asentar conviene
               si he de darme a conocer,
               y a mi prima restaurarle,
               o si tengo de dejarle.
               Fácil os será saber
               si tiene dama, o el juego
               esta noche le entretuvo,
               y en sabiendo dónde estuvo,
               volver a avisarme luego.

CARREÑO:

               Puntual procurador
               hacéis; yo os imitaré;
               pero ¿dónde os hallaré?

DIEGO:

               Hacia la iglesia mayor.
 
Vanse.


<<<
>>>

Pág. 032 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


Salen don BALTASAR
y don FELIPE
FELIPE:

               Sucesos me habéis contado
               imposibles de creer.

BALTASAR:

               Las siete debían de ser,
               cuando en la sala encerrado
               que es de su hermano aposento,
               oigo abrir una crïada
               que, risueña y despejada,
               me dijo: "Estaréis contento,
               caballero, de haber sido
               inquieto desvelador
               de quien, no sé si de amor,
               esta mañana ha dormido
               por vos tan poco, que está
               dando esmalte a dos ojeras.
               Contádome ha sus quimeras,
               porque si a casarse va
               hoy a Madrid, ¿qué otra cosa
               sus vanos desvelos son?
               Salid, y de esta ocasión
               infeliz, aunque amorosa,
               os olvidad, pues perdéis
               a un tiempo lo que ganáis."
               "Vida matando me dais",
               respondí. "¿Cómo queréis
               que ingrato olvide favores
               de quien mi dicha es deudora?
               Socorrió vuestra señora
               mi peligro en los temores
               que ya sabréis; ¿podré yo,
               si de ellos me he de acordar
               mientras viviere, olvidar
               a su hermoso dueño? No."
               "Id, caballero, con Dios",
               replicó, "y salid conmigo.
               Mas ¿qué me daréis si os digo
               que está llorando por vos?"
               Respondíla: "Esta cadena,
               aunque incrédulo lo dude."
               "La gente de casa acude",
               dijo, "andad en hora buena
               y, haciéndoos encontradizo
               en Cabañas o en Olías,
               aliviad melancolías
               de quien os juzga su hechizo,
               por ser la cosa primera
               que os encarga mi señora."
               "Ventura es de quien la adora",
               dije. Bajé la escalera,
               y por divertir la gente
               de casa que en el zaguán
               estaba, dijo: "Don Juan,
               escríbame brevemente."
               Volví en vuestra busca luego,
               donde noticia os he dado
               de la noche que he pasado,
               de mis desdichas, del fuego
               que nuevamente me abrasa,
               del imposible que adoro,
               de un sol de quien me enamoro,
               que hoy me ha muerto y hoy se casa.


<<<
>>>

Pág. 033 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


FELIPE:

               Notable aventura ha sido.
               Doña Mayor de Toledo
               será la dama, si puedo
               sacar de lo que os he oído
               la verdad por conjeturas.
               Don Lüis de Salazar
               con ella se ha de casar,
               porque hechas las escrituras
               desde Madrid, supe yo
               que en Toledo le esperaban.
               Sus partes y hacienda alaban;
               pero su ventura no,
               supuesto que ha de ser dueño
               de quien no le quiere bien.
               Pero séos decir también
               que no es el favor pequeño
               que su prima doña Elena
               me hace, y vive en su casa.

BALTASAR:

               ¡Ay, don Felipe! ¿Esto pasa?
               Irremediable es mi pena.


<<<
>>>

Pág. 034 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


Sale CARREÑO
CARREÑO:

               ¡Esperalde por ahí
               con la cena y con la cama!

BALTASAR:

               ¡Carreño!

CARREÑO:

               Una casi dama
               preguntando está por ti.}}

BALTASAR:

               ¿Qué dices? ¡Ay, huésped mío!
               ¿Si me busca la crïada
               de mi medio mal casada?

FELIPE:

               Podrá ser.

CARREÑO:

               De desafío
               trae el manto a la visera,
               que sólo enseña medio ojo.
               No eres negociante flojo.
               ¿Tan presto hay estafetera?
               ¿Ayer venido, hoy buscado?
               No se lo arriendo a tu sueño.

BALTASAR:

               Di que entre, y calla, Carreño.

CARREÑO:

               Entre, y callo: oye el recado.


<<<
>>>

Pág. 035 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


Sale CASILDA
CASILDA:

               La persona que sabéis,
               que os buscase me mandó,
               y éste para vos me dio.
 Dale un papel
               De respuesta serviréis
               vos mesmo, si agradecido,
               no olvidáis obligaciones
               primeras; y ahorrad renglones,
               y cumplid lo prometido.
 Quiérese ir y detiénela
don BALTASAR

BALTASAR:

               ¿Ansí os vais? ¿Qué prisa es ésta?

CASILDA:

               Dala el desposado.

BALTASAR:

               Oíd.

CASILDA:

               Desde Toledo a Madrid
               podréis ser vos la respuesta.
 
Vase


<<<
>>>

Pág. 036 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


CARREÑO:

               Rey de armas es la mujer;
               retos sus palabras son;
               mas dama con cedulón
               ¡vive Dios! que es de alquiler.

BALTASAR:

               ¿Hay dicha más infelice,
               hallazgo más perdidoso?

FELIPE:

               El caso está bien dudoso;
               mas sepamos lo que os dice.
 Lee

BALTASAR:

               Esta mañana han hallado
               muerto a un crïado de casa;
               ved si es cuerdo quien se casa
               en día tan desdichado.
               Una litera ha buscado
               la necia solicitud
               de quien me mata en salud;
               porque, si como imagino,
               muriere en este camino,
               no quede por ataúd.
               De esto ¿qué se os dará a vos?
               Antes debéis alegraros,
               pues para desempeñaros
               yo pagaré por los dos;
               siendo ansí, quedaos con Dios;
               pero si me engaño y muero,
               hallaos presente; que quiero
               mandaros el alma en muestra
               que, como de hacienda vuestra,
               sois vos solo el heredero.
               ¿Qué os parece? ¿Hay tal papel,
               tal amar, tal persuadir?


<<<
>>>

Pág. 037 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto I Tirso de Molina


CARREÑO:

               Él se debió de escribir,
               en vez de tinta, con miel.

FELIPE:

               Sentido y discreto está.
               pero ¿qué pensáis hacer?

BALTASAR:

               Hazañas de un bien querer;
               transformaciones verá
               en mí Toledo, no escritas
               de Ovidio.

FELIPE:

               ¿De qué manera?

BALTASAR:

               Impediréis la quimera
               de mi amor, por inauditas,
               si os las cuento; todo junto
               lo sabréis en estando hecho.

CARREÑO:

               (¡Pobre doña Ana! Sospecho
               que están tocando a difunto
               por vuestro amor; a su primo
               le voy a dar esta nueva.)

BALTASAR:

               Vamos.

FELIPE:

               ¿Adónde?

BALTASAR:

               A hacer prueba
               de lo que a mi dama estimo.
               Hacia el hospital de afuera,
               amigo, tengo que hacer.

FELIPE:

               ¿Allí? Pues ¿qué?

BALTASAR:

               Conocer
               al dueño de la litera
               alquilada.

FELIPE:

               Alto, venid.

BALTASAR:

               Veréis, pues celos me abrasan,
               las maravillas que pasan
               desde Toledo a Madrid.

FIN DEL ACTO PRIMERO


<<<
>>>

Escena II
Pág. 038 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


Suena dentro ruido de coche.
Don ALONSO, doña MAYOR,
MEDRANO, dentro
ALONSO:

                 Para, para.

MAYOR:

                 Medrano,
                 ¿estáis sordo? Parad el coche, hermano,
                 que voy muerta.

MEDRANO:

                 ¡La flema!
                 Dalas, muchacho, pues el sol no quema,
                 que ya se ve Cabañas.

MAYOR:

                 Señores, ¿quieren que eche las entrañas?
                 Parad, o arrojaréme
                 del coche.

ALONSO:

                 Parad; ¡hola!

MEDRANO:

                 Pararéme,
                 con treinta diablos; ea,
                 no malpara. ¡Qué presto se marea
                 la dama! Yo la digo
                 que tomara en Madrid este castigo;
                 que hay hembra que una noche
                 no se acostó, por sólo andar en coche.


<<<
>>>

Pág. 039 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


Salen don ALONSO, doña MAYOR
y MEDRANO

 
MAYOR:

                 ¡Jesús! ¡cuál vengo! El alma
                 traigo en los dientes.

MEDRANO:

                 Échela en la palma.
                 ¡Gentiles damerías!
                 Legua y media han andado. Ésta es Olías;
                 éstas sus ventas llenas
                 de palominos, vaca y berengenas.
                 A este andar, llegaremos
                 en dos años. --Marina, remojemos.
 Vase

MAYOR:

                 ¡Que sólo hemos andado
                 legua y media no más? ¿Hay tal enfado?
                 No imaginé yo que era
                 tan largo el mundo.

ALONSO:

                 Ponte en la litera,
                 si te hace mal el coche,
                 y lleguemos a Illescas esta noche.


<<<
>>>

Pág. 040 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


MAYOR:

                 ¡Litera, ni por pienso!
                 ¿Turibulada yo sin ser incienso,
                 y entre dos machos feos,
                 sujeta a descorteses bamboleos?
                 No, padre, no me agrada;
                 descanse en ella tu dolor de ijada;
                 que será cosa esquiva
                 querer que vaya en tumba, estando viva.

ALONSO:

                 ¡Oh, qué melindres tienes!
                 Mayor, repara que a casarte vienes;
                 olvida niñerías,
                 y logra seso, como logras días.

MAYOR:

                 Pues si perdida vengo,
                 ¿qué he de hacer? Desde luego te prevengo
                 que no será posible
                 pasar de aquí, si tu vejez terrible
                 no quiere que me muera,
                 yendo a Madrid en coche o en litera.
                 Dejemos la jornada,
                 o a Toledo volvamos si te agrada;
                 pues es mejor dar vuelta,
                 que entre polvo y calor morir envuelta,
                 dentro de un calabozo
                 portátil, para ver de mí mal gozo.
                 Yo no quiero casarme,
                 si primero pretendes enterrarme.
                 Méteme en un convento
                 y no en un coche, estrecho monumento,
                 pues cuando en él me vea,
                 aunque cause tristeza, no marea.


<<<
>>>

Pág. 041 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


Salen don LUIS y doña ELENA
LUIS:

                 Pues, esposa querida...

ELENA:

                 ¿Qué aguardamos, Mayor?

MAYOR:

                 Estoy perdida.
                 Señor don Luis, advierta
                 que he de llegar, si voy en coche, muerta.
                 No estoy acostumbrada
                 a un balanzo tras otro. La jornada
                 es larga; si procura
                 mi salud, o me den cabalgadura
                 con sillón, o en Olías
                 nos desposemos.

LUIS:

                 Dichas fueran mías
                 el acortar los plazos
                 que ha de lograr mi amor en vuestros brazos.
                 Poco hay de aquí a Cabañas.

MAYOR:

                 Menos hay de la boca a las entrañas.
                 Señores, yo no puedo
                 conmigo más; o vuélvanme a Toledo
                 o llévenme de suerte
                 que, en vez de bodas, no lloren mi muerte.


<<<
>>>

Pág. 042 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


ELENA:

                 Alquilen un jumento;
                 irá mi prima en él más a contento;
                 pues aquí es fácil cosa
                 hallar jamúas.

MAYOR:

                 ¡Invención airosa
                 será, por vida mía,
                 que entremos en Madrid al mediodía,
                 en coche el desposado
                 y la novia en jumento angarillado,
                 dando a risas motivo
                 ir yo galanteándole el estribo!

ALONSO:

                 Pues ¿qué traza daremos
                 para que tus melindres contentemos?

MAYOR:

                 ¿No van cuatro crïados
                 a mula, a su placer acomodados?
                 Escojan la más mansa,
                 pues la litera angustia, el coche cansa;
                 que, habiendo aquí herederos,
                 que en Toledo son casi caballeros,
                 si diligencia pones,
                 no faltarán jamúas o sillones.
                 Búsquenme una emprestada,
                 o si no, demos fin a la jornada.

LUIS:

                 Si sólo estriba en eso,
                 démosla gusto.


<<<
>>>

Pág. 043 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


Salen don BALTASAR, de mozo de camino,
MEDRANO, y CASILDA
BALTASAR:

                 Bonda pan y queso
                 para beber un trago.

MEDRANO:

                 Berrico, ¿no coméis?

BALTASAR:

                 Nunca me pago
                 de manjar que se asienta
                 en las tripas; con pollos pago cuenta.
                 Mis amos, pues ¿qué [es] esto?
                 ¿Ya se han cansado? Vamos de aquí presto,
                 que es de noche.

ALONSO:

                 No quiere
                 ir en coche Mayor.

BALTASAR:

                 ¿No? Pues espere;
                 la mula que yo llevo
                 anda como una dama.

ALONSO:

                 Es de mancebo,
                 que llaman de camino.
                 Buena será.

BALTASAR:

                 A mi cuenta no hay pollino
                 que ande más manso y llano.
                 [.................................-ano]
                 Si gusta de ir en ella,
                 busquen unas jamúas que ponella.


<<<
>>>

Pág. 044 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


MAYOR:

                 Mancebo acomodado
                 sois para vos.

BALTASAR:

                 De cinco que me han dado,
                 un coche y la litera,
                 escogí la mejor y más ligera;
                 que todo sobrestante
                 ha de mirar por sí, Cristo delante.

LUIS:

                 Alto, pues nos la ofrece,
                 busquemos, entretanto que anochece,
                 vendidas o emprestadas
                 jamúas o sillón en las posadas.

ALONSO:

                 Deudos tengo en Olías;
                 Gonzalo de Aguilera o Juan de Frías
                 podrán acomodarnos
                 de todo, aunque sospecho han de estorbarnos
                 esta noche el camino.
                 Cumplámosla este antojo u desatino.

LUIS:

                 Vamos a hablarlos luego.

ALONSO:

                 ¡Libréme Dios de tu desasosiego!
 
Vanse don ALONSO, don LUIS y MEDRANO


<<<
>>>

Pág. 045 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


ELENA:

                 Llegaremos de noche.

MAYOR:

                 No es mi estómago, prima, para coche.
                 Mas vos, ¿de qué manera
                 habéis de caminar?

BALTASAR:

                 ¿Yo? A la ligera.
                 Yendo a su lado, quiero
                 servirla al pie de su palafrenero.
                 Ya que nos detenemos,
                 señora doña Elena, merendemos;
                 vaca hay salpimentada,
                 palominos fïambres y ensalada.

ELENA:

                 ¡Vaya! ¿No vienes, prima?

MAYOR:

                 No estoy para comer, antes me anima
                 el fresco que aquí corre.
                 Tráiganme en que me asiente.
 Don BALTASAR entra en la venta
y saca una silla de costillas

CASILDA: ¡Brava torre

                 empina nuestro Olías!

BALTASAR:

                 De costillas es ésta.

CASILDA:

                 ¡Y de hartos días!

ELENA:

                 ¿No entra el señor Berrío
                 a merendar?

BALTASAR:

                 Ya yo he bebido frío.

ELENA:

                 ¿De nieve?

BALTASAR:

                 Lo del pozo
                 suple esta falta.

ELENA:

                 ¡Qué alentado mozo!
 
Vanse doña ELENA y CASILDA


<<<
>>>

Pág. 046 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


MAYOR:

                 Pues, señor don Baltasar,
                 ¿qué es esto?

BALTASAR:

                 Lograr venturas,
                 que en desdichados son cortas
                 y largas penas anuncian;
                 añadir nuevos cuidados
                 a los primeros que buscan
                 por donde se libre una alma
                 que más se enreda y anuda;
                 alargar lo más que puedo
                 la vida, si no la cura,
                 de una voluntad doliente,
                 en vísperas de difunta;
                 cumplir órdenes severas,
                 pues vuestras crueldades gustan
                 que os salga al encuentro y oiga
                 la sentencia que pronuncian
                 vuestro rigor y mis celos;
                 porque si la ausencia escusa
                 tormentos por lo distante,
                 y agravios que no se escuchan,
                 presente yo a vuestras bodas,
                 sin medio que disminuya
                 tanto pesar, me atormenten
                 de una vez mis ansias juntas.

MAYOR:

                 ¿Ansí se desautoriza
                 valor y sangre que ilustra
                 persona de tantas partes?
                 ¿No pudiera hallar la industria
                 artificio más decente?


<<<
>>>

Pág. 047 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


BALTASAR:

                 Sí, pero menos segura
                 traza, señora, de hablaros
                 el tiempo breve que dura
                 esta infelice jornada;
                 pues cuando su fin se cumpla,
                 le tendrá, viéndoos ajena,
                 la vida que os llama suya.

MAYOR:

                 Encareced ponderable
                 lisonjas que os atribuyan
                 el descrédito que siempre
                 da el amor a quien las usa;
                 que yo no he de imaginarme
                 tan fénix en la hermosura
                 que en mí fingís, engañado
                 de una vela casi a escuras,
                 que en tiempo tan breve crea
                 finezas que dificultan
                 muchos días de frecuencia,
                 largo amor y pruebas muchas.


<<<
>>>

Pág. 048 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


BALTASAR:

                 Pues a no quedar yo corto
                 en exagerar en suma
                 el fuego que por los labios
                 exhala llamas ocultas,
                 ¿paréceos a vos, señora,
                 que osaran poner en duda
                 indecencias de este traje
                 el valor que disimulan?
                 No extrañéis ver que me alabo;
                 que cuando mi amor procura
                 imposibles en el vuestro,
                 contra el hado y la fortuna,
                 siquiera para obligaros
                 a compasión de quien gusta
                 morir si os pierde, es razón
                 que os saque de tantas dudas.
                 Don Baltasar es mi nombre,
                 Córdoba la antigua alcuña
                 que me dio apellido y patria;
                 en seis mil ducados funda
                 su mayorazgo mi padre,
                 y para que mejor luzcan
                 en mí, que sucedo en ellos,
                 guardoso los acumula.
                 Manda que asista en la corte
                 para que pleitos concluya,
                 pues si dichoso los venzo,
                 conforme me lo aseguran,
                 el estado de marqués
                 con diez mil ducados junta
                 mi dicha, y tendréla entonces,
                 si su dueño os intitula.
                 Sacad de esto lo que os amo,
                 y mirad, si a ser de burlas
                 la fe amante que os adora,
                 osara poner en duda
                 mi crédito por buscar
                 peligrosas aventuras
                 para veros, cuando advierto
                 que desdichas apresuran
                 vuestro tálamo y mis penas,
                 pues siendo mañana, anuncian
                 triste vejez a mis padres
                 y a mis años sepultura.
                 ¡Nunca yo en Toledo entrara,
                 o ya que en él entré, nunca
                 me sacara aquella noche
                 mi desgracia, para injuria
                 de una vida malograda,
                 y de un alma que, confusa
                 en vuestros mismos favores,
                 riesgos de muerte la turban!
                 ¿Qué he de hacer, Mayor hermosa,
                 vos casada, y yo sin culpa
                 condenado, por quereros,
                 a envidiar al que os usurpa
                 dos almas, que mi esperanza
                 trazaba enlazar en una?
                 Será dueño de la vuestra
                 mañana, y estando junta
                 la mía, Mayor, con ella,
                 fuerza es que a servirle acuda.
                 Ved el señor que me dais,
                 ved los celos con que lucha
                 un amor desesperado,
                 ved a lo que se aventura
                 quien a su pesar se casa,
                 y escarmienten desventuras
                 ajenas recelos propios,
                 que la voluntad enlutan.
                 Llamado os salgo al encuentro,
                 y en este papel me jura
                 Amor que me le tenéis;


<<<
>>>

Pág. 049 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina



Saca un papel
 
                 si ya me olvida y se muda,
                 en fe de la acción que tengo,
                 presento las escrituras.
                 Dilatad resoluciones
                 mientras competencias duran;
                 no os desposéis en llegando;
                 mujer sois, fingid escusas;
                 discreta sois, buscad traza;
                 amante sois, haya industria,
                 con que, difiriendo plazos
                 que mi esperanza repugnan,
                 aproveche al que os adora
                 ser por vos mozo de mulas.


<<<
>>>

Pág. 050 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


MAYOR:

                 Como yo de vos creyera
                 lo que la esperanza duda,
                 y no recelara engaños
                 de cortesanas astucias,
                 sospecho, don Baltasar,
                 que pusiera en aventura
                 por vos todos los respetos
                 que en la sangre me ejecutan.
                 El poco conocimiento
                 que tengo de vos rehusa
                 lo que el corazón otorga.
                 Licenciosas travesuras
                 os entraron en mi casa,
                 muerto un hombre en la apretura
                 de sus calles: ¡ved qué abono
                 en vuesro favor resultan!
                 Obligado, me obligasteis,
                 vos cortés, yo dando ayuda
                 a vuestra seguridadad
                 quedé sola, entró en disputa
                 la voluntad y el recato,
                 y mientras entrambos luchan,
                 aquélla favoreciéndoos,
                 y éste fulminándoos culpas,
                 sin dormir, a despertarme
                 entró el sol, a coyuntura
                 que amor, abogado vuestro,
                 iba haciendo la resunta
                 de las prendas que os abonan.
                 Levantéme, por ninguna
                 de las partes declarada,
                 puesto que inclinada a la una;
                 llegó mi padre a este tiempo,
                 y con él el que procura,
                 sacándoos a vos del pecho,
                 que a su imperio me reduzca.
                 Dieron prisa a esta jornada,
                 cuanto más corta, importuna;
                 pues si la de Ulises fuera,
                 lo que la brevedad turba,
                 se aclarara con el tiempo:
                 yo sin amar al que injuria
                 la vuestra, instantes los plazos,
                 y amor que imposibles busca,
                 todos estos fueron causa
                 que os suplicase la pluma
                 lo que no osara la lengua,
                 en principios de amor, muda.
                 Que me viésedes deseaba
                 (antes que llorase viuda
                 el alma, casado el cuerpo)
                 en el camino; mas nunca
                 pudiera yo imaginar
                 del valor y la cordura
                 que consideraba en vos,
                 la indecente travesura
                 de transformación tan baja;
                 ni he leído que haya alguna
                 de las que Ovidio entreteje,
                 que ansí admire y ansí encubra.
                 Prométoos que cuando os vi
                 concertar cabalgaduras
                 con mi padre esta mañana,
                 diestro en la desenvoltura,
                 interesable en el precio,
                 malicioso en las preguntas
                 y grosero en el lenguaje,
                 que hizo el alma conjeturas
                 sobre si érades de veras
                 lo que parecéis de burla;
                 mas satisfíceme luego;
                 que el alma no se deslumbra,
                 cuando quiere bien, por sombras
                 que verdades disimulan.
                 Aumentastes mis cuidados,
                 y agradecida, confusa,
                 me sacaron de Toledo
                 ejecuciones caducas,
                 mi viejo en esa litera
                 y en la aborrecible tumba
                 del coche mi prima y yo,
                 don Luis y Casilda, a mula
                 vos y los demás crïados,
                 fingiendo luego mi astucia,
                 por feriar esta ocasión,
                 desmayos, ansias y angustias
                 que han parado en lo presente.
                 Juzgad, si cuentas se ajustan,
                 cuál de los dos debe a cuál,
                 y quién alcanza en la suma.


<<<
>>>

Pág. 051 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


BALTASAR:

                  En todo sois mi acreedora;
                  mas ¿qué importa, si desfruta
                  diligencias de mi suerte
                  quien esperanzas me anubla?
                  En Madrid entráis mañana,
                  y a la noche (¡ay Dios, qué obscura
                  será para mí!) os desposan,
                  si en diez leguas no resultan
                  de mi fe y vuestros favores
                  trazas que cuerdas destruyan
                  vejeces de vuestro padre,
                  contrastes de mi fortuna.


<<<
>>>

Pág. 052 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


MAYOR:

                  En menos término un rayo
                  pedernales desmenuza,
                  sorbe una tormenta armadas,
                  y Roma en Numancia triunfa.
                  Donde hay amor, no hay estorbos,
                  ni desescha coyunturas
                  la necesidad maestra,
                  si los aprietos la apuran.
                  Ya yo no camino en coche;
                  al estribo de la mula
                  (que, siendo vuestra, sabrá
                  terciar en nuestras consultas)
                  esta noche dispondremos
                  la que fuere más segura
                  a vuestro amor y a mi fama.

BALTASAR:

                  Pondré en ella el non plus ultra
                  de los prodigios, si salgo
                  con éste.

MAYOR:

                  Tengo preguntas
                  considerables que haceros,
                  y es bien que en ellas discurra;
                  mas quédense por agora,
                  que viene mi padre.


<<<
>>>

Pág. 053 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


BALTASAR:

                  Ayuda,
                  amor; que no es noble hazaña
                  la que no se dificulta.
 Salen don ALONSO y don LUIS

ALONSO:

                  ¿Tendrémoste ya contenta?
                  Hallado habemos jamugas;
                  ¡plegue a Dios que no te cansen
                  o no caigas!

BALTASAR:

                  Es la rucia
                  una oveja; no hayan miedo;
                  no anda más llano una burra.
                  Yo iré a su lado, y verá
                  cuál se la tengo.

MAYOR:

                  ¿Quién duda?

LUIS:

                  Ea, mi bien, caminemos;
                  la noche, aunque no hace luna,
                  es clara; poned el coche,
                  hermano mozo de mulas.


<<<
>>>

Pág. 054 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


BALTASAR:

                  Hablemos bien, si es que sabe.

LUIS:

                  ¿No es vuestro nombre éste?

BALTASAR:

                  Lucas
                  Berrío soy en mi casa,
                  gracias a taita y al cura;
                  tíos tengo familiares,
                  y un hermano que aun estudia
                  en Alcalá, y un pariente
                  que es racionero de Murcia.

LUIS:

                  Todo eso es calificado
                  y a propósito: ¿qué injuria
                  os hago dándoos el nombre
                  de vuestro oficio?

BALTASAR:

                  Ninguna,
                  si el de mi oficio me diera.

LUIS:

                  ¿No curáis cabalgaduras?

BALTASAR:

                  No, mas soy su sobrestante.

LUIS:

                  ¿Por vuestra vida?

BALTASAR:

                  Y la suya.

LUIS:

                  ¿Que también hay diferencia
                  en esos cargos?


<<<
>>>

Pág. 055 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


BALTASAR:

                  Y mucha.
                  Los que en calzones de lienzo,
                  monterilla con la punta
                  al cogote y alpargates,
                  a pata en invierno sudan,
                  son mancebos de camino;
                  mas los que en cabalgadura
                  acompañan, con espuela,
                  sombrero, calza de abuja,
                  su borceguí encima de ella,
                  manga o jubón de camuza,
                  capotillo de rajeta,
                  valona y liga que cruza,
                  espada y daga de ganchos,
                  éstos tales se entetulan
                  sobrestantes del ganado.
                  No tengamos barahunda;
                  hablar como se ha de hablar,
                  y Cristo con todos. ¡Unzan!

LUIS:

                  Vaya, no riñáis por eso.


<<<
>>>

Pág. 056 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


Sale MEDRANO,
con látigo de cordel en mano
MEDRANO:

                  Alto de aquí.

BALTASAR:

                  ¿Está la rucia
                  ensillada?

MEDRANO:

                  Y con sus andas,
                  de veinte y cinco.

BALTASAR:

                  Pues suba.

LUIS:

                  Yo, esposa, os pondré a caballo.

BALTASAR:

                  Paso, hidalgo, que no se usa
                  quitalle el oficio a nadie;
                  cada cual al suyo acuda.

LUIS:

                  Apártate allá, grosero.

BALTASAR:

                  Polido, no estará ducha
                  su persona a estos trabajos.

LUIS:

                  ¡Ah bárbaro!

BALTASAR:

                  ¿Echamos pullas?
                  Mire que ha de derriballa;
                  que es cosquillosa la mula
                  para quien no la conoce.

MAYOR:

                  ¿Cosquillosa?

BALTASAR:

                  Es mala cuca.

MAYOR:

                  Pues yo no quiero ir en ella.

ALONSO:

                  ¿Díjelo yo?

BALTASAR:

                  A quien la cura
                  y da de comer se amansa.

MAYOR:

                  Pues póngame en ella Lucas,
                  y vaya siempre a mi lado.

BALTASAR:

                  Pegaréme como pulga;
                  mas pagándolo.

MAYOR:

                  Se entiende.

BALTASAR:

                  Alto, pues; venga. ¿Es de pluma?
 
Lleva a doña MAYOR en brazos,
y vanse todos.


<<<
>>>

Pág. 057 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


Salen CARREÑO y
don FELIPE, de camino
FELIPE:

                  Aquí tienen de hacer noche,
                  si van a comer a Illescas.

CARREÑO:

                  No son las posadas frescas;
                  pero todo carro o coche
                  en Cabañas da cebada.

FELIPE:

                  ¡Qué mal lugar escogieron!

CARREÑO:

                  Venteros leí que fueron
                  (como quien no dice nada)
                  sus fundadores; sacad
                  de estos principios qué tales
                  serán los más principales
                  de esta insigne vecindad.

FELIPE:

                  Los más de ellos son mesones.

CARREÑO:

                  Aunque es población pequeña,
                  la autoriza la cigüeña
                  de su pozo.

FELIPE:

                  Dio invenciones
                  a las tramoyas extrañas
                  que celebra el vulgachón.

CARREÑO:

                  Sí; no fue mala invención
                  la del pozo de Cabañas.

FELIPE:

                  No hiciera mala comedia
                  quien la traza aprovechara
                  de vuestro amo.


<<<
>>>

Pág. 058 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


CARREÑO:

                  Será rara,
                  como no acabe en tragedia;
                  que lo temo, ¡vive Dios!

FELIPE:

                  ¡Qué notable desatino!

CARREÑO:

                  Es capricho peregrino,
                  y, aprobándosele vos,
                  ¿qué mucho le ejecutase?

FELIPE:

                  Pues yo ¿tengo culpa de eso?
                  Vile tan fuera de seso
                  que, porque no se empeñase
                  en disparates mayores,
                  concedí en todo con él.

CARREÑO:

                  Sois lindos cascos vos y él
                  para embadurnar amores.
                  ¡Válgate el diablo por hombre!
                  Acabado de apear,
                  ¡al instante hubo de hallar
                  reconcomios!


<<<
>>>

Pág. 059 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


FELIPE:

                  No te asombre;
                  que fue la ocasión terrible.
                  De noche un hombre encerrado,
                  por la hermosura asaltado
                  poderosa y apacible
                  de la más bella mujer
                  que a Toledo da valor;
                  obligado a su favor,
                  y, tras riesgos del temer,
                  ocasiones de amar,
                  influencias de los cielos;
                  y, comenzando por celos,
                  viendo que se va a casar
                  con persona que aborrece,
                  las dichas que le apercibe,
                  cuán amorosa le escribe,
                  lo que este lance le ofrece,
                  cuarenta y dos mil escudos
                  que autorizan su hermosura...
                  ¿qué prudencia, qué cordura,
                  qué laberintos, qué nudos
                  de Alejandro bastarán,
                  Carreño, a enfrenar el seso
                  de un mozo amante y travieso?

CARREÑO:

                  Bien, mas si a casarse van
                  a Madrid, ¿de qué provecho
                  será la transformación
                  de mozo de mulas?


<<<
>>>

Pág. 060 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


FELIPE:

                  Son,
                  cuando se ven en estrecho
                  el amor y la fortuna,
                  más activos y eficaces;
                  si en ellos discursos haces,
                  no saldrás con medra alguna.
                  Todo hombre considerado
                  luce sus intentos tarde;
                  peca el sabio de cobarde,
                  y de atrevido el soldado.
                  Si Alejandro reparara
                  en imposibles, no fuera
                  señor del mundo, ni hiciera
                  a tantos peligros cara.
                  Colón, a no atropellar
                  estorbos de día en día,
                  no añadiera monarquía
                  a España de tanto mar.
                  Ni sabe amar el prudente,
                  ni vence el considerado,
                  ni admite razón de estado
                  el celoso ni el valiente.

CARREÑO:

                  ¡Qué guisado que lo halló
                  todo: mulas de alquiler,
                  coche y litera! De ayer
                  venido, hoy se convirtió
                  en mancebo de camino.


<<<
>>>

Pág. 061 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


FELIPE:

                  Dióle amor la traza y modo;
                  el dinero sale a todo
                  con remedos de divino.
                  Sobornamos a su dueño,
                  y salí yo su fiador.
                  ¿Por qué piensas que el amor
                  supo en Júpiter, Carreño,
                  llover dorado granizo
                  que a Dánae dejó preñada?
                  Porque no hay puerta cerrada
                  para este absoluto hechizo.
                  Dióle este metal sus bulas
                  para todo; no te espantes,
                  si el oro vence gigantes,
                  que venza el que alquila mulas.

CARREÑO:

                  Y vuesa merced ¿qué intenta
                  aguardándolos aquí?

FELIPE:

                  Quiero prevenir ansí
                  peligros que el hado inventa.
                  Haciéndome encontradizo
                  con ellos, ayudaré
                  su engaño, y estorbaré
                  de un amor arrojadizo
                  desesperadas locuras,
                  que le pueden estar mal.

CARREÑO:

                  Usted es amigo leal
                  para tales aventuras;
                  quiera Dios que la presente
                  nos absuelva a culpa y pena.

FELIPE:

                  De su prima doña Elena
                  soy ya ha días pretendiente,
                  y no ha de ayudarnos poco
                  si le cuento estas marañas.
                  Prevengamos en Cabañas
                  camas y cena.
Vase


<<<
>>>

Pág. 062 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


CARREÑO:

                  Si un loco
                  guía a otro, ¡buen suceso
                  se aliña! Vaya con Dios,
                  que no hayan miedo los dos
                  que echen alforzas al seso.
 Sale don DIEGO

DIEGO:

                  En fin, Carreño, ¿vuestro amo
                  con tan indecente traza
                  se enamora y se disfraza?

CARREÑO:

                  Es tal, que al primer reclamo
                  da en la liga; apenas vio
                  la hechicera toledana,
                  cuando, olvidando a doña Ana,
                  a la luz se derritió
                  de una vela, que alcahueta
                  de estos disparates fue.
                  Quien compra lo que no ve
                  al sol, cuando se prometa
                  montes de oro, si después
                  se le vuelven en carbón,
                  quéjese de su elección.

DIEGO:

                  Y de su necio interés,
                  si el burlarse de mi prima
                  a la cara la saliere.


<<<
>>>

Pág. 063 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


CARREÑO:

                  Pretenda lo que él quisiere,
                  que, aunque más su amor le anima,
                  es imposible alcanzar
                  el fin de su pensamiento.
                  Desposaránse, al momento
                  que se acaben de apear
                  en Madrid, el desposando
                  y la novia, según queda
                  concertado, sin que pueda
                  lograr trazas que está dando
                  nuestro amante literero,
                  y soplaráse las manos
                  cuando llore ardides vanos.

DIEGO:

                  Si yo no le doy primero
                  el castigo que merece
                  hombre de tan poca fe.

CARREÑO:

                  Más vale que él se le dé
                  a sí mismo, si os parece,
                  y que doña Ana del modo
                  le olvide que él la ha olvidado;
                  perderálo escarmentado
                  todo quien lo quiso todo.

DIEGO:

                  ¡Vive Dios!, que he de decir
                  quién es a los que acompaña.


<<<
>>>

Pág. 064 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


CARREÑO:

                  Intentaréis una hazaña
                  que se os ha de deslucir,
                  porque o le han de dar la muerte
                  o él os la ha de dar a vos,
                  y cualquiera de los dos
                  que la pierda, es caso fuerte.
                  Y cuando esto no suceda,
                  ¿de qué servirá afrentar
                  a un noble que, por amar,
                  desacreditado queda
                  en tan desvalido traje?
                  Yo, a lo menos, lo que hiciera,
                  a ser vos, le persuadiera
                  a solas con buen lenguaje,
                  dándole un gentil jabón,
                  y advirtiéndole lo mal
                  que en hombre tan principal
                  parece transformación
                  tan indigna de creer,
                  y el peligro a que se expone
                  quien a burlar se dispone
                  tan generosa mujer
                  como vuestra prima hermosa;
                  pues si se muda ligero,
                  es mi señor caballero,
                  y la sangre que es lustrosa,
                  levántase aunque tropieza.
                  Temerá el verse por vos
                  descubierto, y querrá Dios
                  que acuerdos de la belleza
                  que deja, y los imposibles
                  que pretende, abran sus ojos,
                  y paren estos enojos
                  en tálamos apacibles.
                  Considerad lo que hacéis,
                  y advertid cuán poco gana
                  de mi señora doña Ana
                  fama y opinión.


<<<
>>>

Pág. 065 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


DIEGO:

                  Tenéis
                  más seso que vuestro dueño.
                  Admito ese parecer;
                  pero guárdese de hacer
                  desprecio de mí, Carreño;
                  no eche culpa a su castigo,
                  si en Cabañas le avergüenzan.

CARREÑO:

                  A venir carros comienzan.
                  Adiós, y haced lo que os digo.
Vanse.
Don BALTASAR, don ALONSO,
don LUIS y doña MAYOR,
dentro

BALTASAR:

                  ¡Jo, mula de Barrabás!
                  ¿Qué demonios te han tomado?

ALONSO:

                  Tenelda.

LUIS:

                  ¿Hala derribado?

BALTASAR:

                  Dalle, dalle; ¿correr más?
                  Señora, téngase bien.

MAYOR:

                  ¡Ay, Lucas, que me derriba!

BALTASAR:

                  Tírela del freno arriba.
                  ¡Ah, malas landres te den!
 
Piérdese la voz de don BALTASAR


<<<
>>>

Pág. 066 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


ALONSO:

                  Para el coche.

LUIS:

                  Para el coche.

MEDRANO:

                  Caminen, que no caerá.

LUIS:

                  Parad: ¡hola! acabad ya.

MEDRANO:

                  ¡Voto a san Nuño!
 Salen todos menos MAYOR y BALTASAR

ALONSO:

                  ¿De noche,
                  y no hay quien vaya tras ella!

LUIS:

                  ¿Qué camino hay sin desastre?

ALONSO:

                  Quiera Dios que no la arrastre.

ELENA:

                  Vaya alguno a socorrella.

CASILDA:

                  Adelantáronse tanto
                  los de caballo a tomar
                  posadas, que en el lugar
                  deben ya de estar.

MEDRANO:

                  ¿Qué espanto
                  los asombra? ¿En angarillas
                  no va? ¿Qué diablos nos cansa?

LUIS:

                  ¿Ésta era la mula mansa?

MEDRANO:

                  Mansa es, pero tien cosquillas;
                  debiósele de asentar
                  la silla en la matadura.

CASILDA:

                  Ya no parecen.


<<<
>>>

Pág. 067 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


ELENA:

                  ¡Qué oscura
                  noche!

LUIS:

                  Quiero irla a buscar.

MEDRANO:

                  ¿No va a su lado Berrío?
                  Ya pueden haber llegado
                  al pueblo, y aun remojado.

CASILDA:

                  ¿Si cayó?

MEDRANO:

                  ¡Buen desvarío!
                  Ya nos atronara a voces
                  la señora.}}

ALONSO:

                  ¿Hay tal correr?

MEDRANO:

                  Ella se sabrá tener.
                  Suban; que no tira coces;
                  que es la rucia una cordera.
                  Vamos; no tengan temor;
                  que ella se tendrá.

LUIS:

                  Señor,
                  subid en vuestra litera,
                  y los demás en el coche;
                  partiré entretanto yo
                  y sabré donde paró.

ALONSO:

                  Cosas he visto esta noche
                  en tres leguas, que sobraran
                  para ciento.

MEDRANO:

                  Donde van
                  mujeres, siempre hallarán
                  enfados que en risas paran.
                  Dos tiros de piedra habrá
                  de aquí a Cabañas; subir.


<<<
>>>

Pág. 068 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


ALONSO:

               En efeto, ¿queréis ir
               en su busca?

LUIS:

               ¿Quién podrá
               vivir, si cual yo la adora,
               entre tanto que no sabe
               lo que ha sucedido?

MEDRANO:

               Acabe.
               ¡Estémonos aquí un hora!
               No es tan zurda la muchacha;
               él verá cuál se agarró.}}

ELENA:

               ¡Miren qué mula la dio
               el Lucas!

MEDRANO:

               No la hay sin tacha;
               mas la rucia es un borrico.
               Acabemos, pues; subamos.

ALONSO:

               En la posada esperamos.

LUIS:

               Yo voy, pues.

MEDRANO:

               Dalas, Perico.
 Vanse.
Salen doña MAYOR, en zapatillas, y
don BALTASAR, trayéndole los chapines

BALTASAR:

               ¡Linda traza!

MAYOR:

               Como vuestra,
               aunque con algún peligro.
               Mil veces pensé caer.

BALTASAR:

               Media legua hemos corrido.

MAYOR:

               ¿Qué pueblo es aquél?


<<<
>>>

Pág. 069 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


BALTASAR:

               Magán.
               Mientras duermen sus vecinos,
               y los que mi amor estorban
               buscándoos andan perdidos,
               consultemos este rato,
               hermosa Mayor, arbitrios
               que sustenten mi esperanza,
               sin estorbos ni registros.

MAYOR:

               ¿Y la mula?

BALTASAR:

               Está paciendo.

MAYOR:

               ¿No hay donde atalla?

BALTASAR:

               No quiso
               crïar árboles la Sagra,
               por darse toda a los trigos.
               Raso está todo este campo,
               y a propósito este sitio
               (por lo que de prado tiene
               con yerba, aunque mal florido)
               para disponer los dos
               o mi tormento o mi alivio.
               Sentémonos, si os parece.

MAYOR:

               Advirtiéndoos al principio
               lo que de vuestra nobleza
               supongo, y que de vos fío
               respetos que, ocasionados,
               no profanan bien nacidos.


<<<
>>>

Pág. 070 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


BALTASAR:

               Cortés amaros pretendo
               con deseo casto y limpio,
               segura mi voluntad
               y mis gustos comedidos.
               Sin manos viene mi amor;
               sólo en la lengua y oídos
               jurisdicción limitada
               que os respete les permito.
 Siéntanse

MAYOR:

               Sois cordobés caballero;
               de tal patria, en fin, tal hijo;
               para cautivarme más,
               no busquéis otros hechizos;
               mas ¿con cuáles obligasteis
               la mula a que, del camino
               derrotada, ansí corriese,
               ocasionando mis gritos?
               Que a no asirme a las jamugas
               y el ir vos siempre conmigo,
               no hay duda que me arrastrara.


<<<
>>>

Pág. 071 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


BALTASAR:

               Tiene amor, en fe de niño,
               invenciones y poder
               para ejecutarlas, y hizo,
               en mi favor estudioso,
               mi Mayor, las que habéis visto.
               Enfadábame el llevar
               al lado tanto registro,
               interrumpiendo cansados
               ya el hablaros, ya el oíros;
               y, como no me va menos
               que vivir el persuadiros
               que de término tan breve
               amante atajéis peligros,
               valíme de las tinieblas
               y del ramo de un espino,
               plumaje de unos cambrones,
               que al bruto sin culpa aplico
               debajo la gurupera,
               el cual al instante mismo
               que, sin ser enamorado,
               le escoció lo pungitivo
               de los celos, y en tal parte,
               a puras coces y brincos
               procuró librarse de ellos,
               de puro correr, corrido;
               porque celos y cambrones
               son deudos muy parecidos.
               Él picado y yo celoso,
               echamos por esos trigos;
               mas sin perderos los brazos,
               que medraron mis alivios
               por tocaros y teneros,
               hasta llegar a este sitio
               donde gozoso os apeo,
               a la mula abrojos quito,
               ella pace y yo descanso
               mientras adorando os miro.


<<<
>>>

Pág. 072 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


MAYOR:

               ¿Qué no sabrá hacer amor?

BALTASAR:

               No hubiera bien entendidos,
               si no hubiera enamorados.

MAYOR:

               Dejemos, señor Berrío,
               burlas, y hablemos de veras.
               Ya os acordáis que os he dicho
               que tengo dificultades
               muchas, que si aquí averiguo
               y salen en vuestro abono,
               a pagároslas me obligo.
               ¿Tenéis en la corte empleo?

BALTASAR:

               Túvele; pero os afirmo
               que ensayé en ella el amor
               que a vos perfecto os dedico.

MAYOR:

               ¿Por vida de lo que más
               queréis? si así os necesito
               a no mentirme.

BALTASAR:

               Estad cierta,
               como que adorándoos vivo,
               que más allá que la muerte
               aborrezco aquese vicio.

MAYOR:

               Pues siendo ansí, ¿por qué causa
               os ausentastes?

BALTASAR:

               Motivos
               hallé en ella suficientes
               para apelar al olvido
               después de un año de amante,
               que ya me parece un siglo.


<<<
>>>

Pág. 073 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


MAYOR:

               ¿Era su nombre?

BALTASAR:

               Doña Ana.

MAYOR:

               ¿Su calidad?

BALTASAR:

               Sé deciros
               que en la sangre y en la hacienda
               se igualó con mis servicios.

MAYOR:

               ¿Celos os descompusieron?

BALTASAR:

               Celos se engendran de indicios,
               agravios de desengaños,
               que por mis ojos he visto.

MAYOR:

               ¿Desengaños? Pues ¿quiere a otro?

BALTASAR:

               Quiere agora, querrá y quiso;
               que dizque engendran carácter
               los amores primerizos.

MAYOR:

               Pues ¿con qué seguridad,
               si dentro el alma os admito,
               crédula a vuestras palabras,
               viviré, según lo dicho,
               si vos primero la amasteis,
               y celos, del amor hijos,
               pródigos desbaratados,
               llorando sus desperdicios
               caen brevemente en la cuenta,
               y se vuelven al cariño
               del primer amor, su padre?

BALTASAR:

               Ya, hermosa señora, os digo
               que pasaron de ser celos
               a ser agravios los míos.
               Mirad que soy caballero.


<<<
>>>

Pág. 074 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


MAYOR:

               ¡Qué de ellos habemos visto
               calificar sus engaños
               a sombra de este artificio!
               Ahora bien, don Baltasar,
               entretanto que averiguo
               despacio en Madrid sospechas
               que temo, pero no admito,
               yo os prometo no casarme,
               por más que inten[t]en prolijos
               apresurar mis tormentos
               mi padre y vuestro enemigo;
               mas con dejarme a mí cierta
               de que sabéis resistiros,
               no viendo a mi opositora.

BALTASAR:

               ¿Verla yo? Tiemblo de oírlo.

MAYOR:

               Estáis celoso, y los celos,
               por lo que de otros colijo,
               en convertirse a otra ley,
               tienen algo de moriscos.

BALTASAR:

               Pues elegid vos el modo
               de aseguraros.

MAYOR:

               Elijo
               uno, puesto que bastante
               costoso, como inaudito.

BALTASAR:

               Que no reparéis en eso;
               ya le espero.

MAYOR:

               Ya le explico.
               Yo con vos he de enojarme
               al fin de nuestro camino,
               y tengo de hacer que os prendan
               en Madrid.


<<<
>>>

Pág. 075 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


BALTASAR:

               ¿Por qué delito?

MAYOR:

               Por la muerte del crïado
               que a nuestro amor dio motivo.
               Él era un lacayo pobre,
               y, dejando mujer y hijos,
               concertándoos con la parte,
               su vejación redimimos;
               entretanto podré yo
               saber lo que solicito,
               y, quitándoos ocasiones,
               asegurar celos míos.
               No ha de haber réplica en esto.

BALTASAR:

               Severa sois en arbitrios;
               mas yo los acepto; vaya,
               si siendo obediente os sirvo.
 Sale don LUIS sin ver
a BALTASAR y doña MAYOR

LUIS:

               (¿Hay tal desaparecerse?
               Mas de una legua he corrido
               por rodeos y altibajos,
               y no puedo descubrirlos.)

MAYOR:

               Ansí aseguro sospechas.

BALTASAR:

               Lo que yo en eso os suplico,
               es que apresuréis amante
               la información que os permito,
               porque acortemos estorbos.


<<<
>>>

Pág. 076 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


LUIS:

               (Hablar hacia allí he sentido.
               ¡Válgame Dios! ¿Si son ellos?
               Pasos y atención aplico.)

MAYOR:

               Si yo verdadero os saco,
               y sois, como lo imagino,
               quien vos decís y yo espero,
               presto saldréis de ese oficio
               al que mi amor interesa.

LUIS:

               (O se engañan mis oídos,
               o es doña Mayor la que habla.
               Pero ¿a quién, recelos míos,
               promete amantes retornos
               que él diligencia y yo envidio?
               ¿Tan melindrosa poco ha,
               pidiendo socorro a gritos,
               corriendo descaminada,
               pronosticando peligros
               su padre, llorando todos,
               yo buscándola perdido,
               y ella con tanto sosiego
               sentada, y en tan distinto
               lugar conversando alegre?
               ¡Qué de cosas que malicio!)

BALTASAR:

               Sentirálo vuestro padre
               de muerte.

MAYOR:

               Yo tengo hechizos
               con que acariciar vejeces
               de quien en la edad es niño.

BALTASAR:

               En fin, ¿hemos de casarnos?


<<<
>>>

Pág. 077 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


MAYOR:

               Al punto que saque en limpio
               la verdad de tantas cosas.

BALTASAR:

               ¿Y don Luis?

MAYOR:

               Es desvarío
               pensar que ha de cautivarme
               amante a quien no me inclino,
               cuando le hace ventajas
               tantas el señor Berrío.
 
Sale don LUIS

LUIS:

               ¡Oh aleve! ¡Viven los cielos,
               que tengo de dar castigo
               a tu bárbara elección
               y al infame desatino
               de tu desigual amante.
 
Levántanse los dos, saca la espada don
BALTASAR, opónese a don LUIS

MAYOR:

               ¿Qué es esto?

BALTASAR:

               Hidalgo, pasito.
               Sosiéguese: ¿qué le toma?

MAYOR:

               ¿Estáis en vuestro juicio,
               don Luis? Templaos; ¿qué es esto?


<<<
>>>

Pág. 078 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


LUIS:

               ¡Pluguiera a Dios que, perdido
               mi seso, o nunca os amara,
               o nunca llegara a oíros
               bajezas y indignidades,
               que si bien las apercibo,
               juzgo imposible el creerlas!
               En fin, Mayor, habéis sido
               mujer; en fin, escogéis
               a un rústico, cuyo oficio
               sirviendo brutos, se llama
               mozo de mulas.

BALTASAR:

               Ya he dicho
               que hable bien y no tengamos
               carambolas; que si esgrimo
               la de Joanes, al primero
               hurgón, perdónele Cristo.

LUIS:

               ¡Oh infame!

BALTASAR:

               Apártese allá,
               señor galán; se lo aviso.

LUIS:

               ¿Vos su esposo? ¿Yo olvidado?
               ¿Ella aleve, y yo ofendido?
               ¿Doña Mayor mujer vuestra?
               Primero...

BALTASAR:

               Todos venimos
               de Adán, y yo puedo ser
               de toda mujer marido
               con la cara descubierta.


<<<
>>>

Pág. 079 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


MAYOR:

               ¡Don Luis! ¡Lucas Berrío!
               ¿Qué disparates son éstos?
               Sosegaos, o daré gritos.
 A don LUIS
               ¿Hay locura semejante?
               ¿Luego vos habéis creído
               lo que aquí nos escuchastes?
               ¡Jesús! ¡qué gran desatino!
               Envainad, que sois un bobo;
               poco mi seso acredito
               con vos. ¡Lucas, a enfrenar!

BALTASAR:

               Voy; pero lo dicho dicho.
 Vase

MAYOR:

               En fin, ¿me habéis injuriado?
               ¡Qué de ello perdéis conmigo
               desde hoy! ¿Que a tal disparate
               lleguéis vos a persuadiros?

LUIS:

               Pues si lo oigo, ¿qué queréis?
               ¿Desmentiré mis sentidos?
               ¿No sois mujer? ¿Qué milagro
               que imitéis vuestro principio?


<<<
>>>

Pág. 080 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


MAYOR:

               Ya os dije que sois un bobo;
               túveos yo por entendido.
               ¿Alquiladora de mulas
               doña Mayor? ¡Oh, qué lindo!
               Medrábamos en corcoba.
               ¡Jesús, Jesús, me santiguo
               una y mil veces! ¿Que sean
               los celos tan persuasivos
               o tan necios, que se arrojen
               a creer de mi jüicio
               tan gran desalumbramiento?

LUIS:

               A tener los celos tino,
               no anduvieran siempre a ciegas;
               pero si lo son los míos,
               ¿a qué propósito agora,
               cuando yo os busco molido,
               temeroso vuestro padre,
               sentados y entretenidos
               favorecéis amorosa
               a un bárbaro con indignos
               desaciertos y esperanza,
               cuando menos, de marido?


<<<
>>>

Pág. 081 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


MAYOR:

               Andad; que no estáis en vos.
               Es el tonto más sencillo
               el Lucas que vio Toledo.
               Hasta aquí la mula vino
               sin parar, desatinada,
               y él, a las ancas asido,
               ya que no pudo tenerla,
               me tuvo a mí; que os afirmo
               que si de mí se apartara,
               mil veces hubiera sido
               malogro a vuestros deseos
               y lástima a nuestro siglo.
               Cansóse, en fin, y canséme,
               de suerte que me convino
               sosegar aquí este rato,
               y él a mi lado, perdido
               de correr, sentado y necio,
               que estaba sin seso dijo
               por mí, y dispuesto a casarse,
               consintiese o no, conmigo.
               Propúsome su linaje
               (que es, por lo menos, corito)
               su patrimonio, sus deudos,
               sus gracias, sus ejercicios;
               y yo, por entretenerme,
               di ensanchas a su capricho,
               ofreciéndole informarme
               y, abonándole testigos,
               mejorar con él mis bodas.


<<<
>>>

Pág. 082 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


LUIS:

               ¿Qué decís?

MAYOR:

               Que no sois digno
               de que os tenga por discreto
               quien vuestro desaire ha visto.

LUIS:

               ¡Que de ésos es nuestro mozo?
               Un vïaje entretenido
               me prometo, según eso.
               No hay celos sin desvaríos;
               perdonadme, esposa bella,
               y entretengamos fastidios
               con él de aquesta jornada,
               dando a sus simplezas ripio.
 Sale don BALTASAR

BALTASAR:

               ¡Miren qué mucho que echase
               la mula por esos trigos!
               Seis dedos sobre los lomos
               de matadura le hizo:
               ¡maldiga Dios al sillón!
               Suba.
A doña MAYOR

LUIS:

               (Ya me maravillo,
               mi bien, que no os arrastrase.)
               Lucas, no haya más; amigo
               hasta la muerte.


<<<
>>>

Pág. 083 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


BALTASAR:

               Es temprano.

LUIS:

               Yo ya con vos no compito;
               doña Mayor me desprecia
               y os tiene amor.

MAYOR:

               Infinito.

LUIS:

               No quiero mujer con celos;
               de novio vuelto en padrino,
               he de alegrar vuestras bodas.

BALTASAR:

               ¿Se convida?

LUIS:

               Me convido.

BALTASAR:

               Encaje, pues, esos huesos.
Danse las manos

LUIS:

               ¿Queréis, pues estoy rendido,
               que suba un rato a las ancas?

BALTASAR:

               ¿Con mi mujer? Palo, digo.

LUIS:

               Acabad.

BALTASAR:

               ¿Y la señora
               en el sillón?

LUIS:

               Sin peligro
               irá, si yo cuido de ella.


<<<
>>>

Pág. 084 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto II Tirso de Molina


BALTASAR:

               ¡Y que vaya a pie el marido!
               ¡Oxte, puto! En mi curato
               no ha de haber (de esto le aviso)
               beneficiado o teniente
               con quien parta los bodigos.
               Llevaréla de la rienda;
               irá vusted su poquito,
               un rato a pie y otro andando;
               que Cabañas está a tiro
               de arcabuz: alto, señores.

LUIS:

               Extraño sois.

BALTASAR:

               No sufrimos
               la mula y yo, ni ancas ella,
               ni Lucas sota-maridos.
 
Toma en brazos a doña MAYOR y vanse
 
FIN DEL ACTO SEGUNDO


<<<
>>>

Escena III
Pág. 085 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


Salen don ALONSO y don FELIPE
ALONSO:

                  Basta, que dais en hacernos
                  merced toda esta jornada;
                  en Cabañas la posada,
                  pollos y gazapos tiernos
                  en Illescas... A este andar
                  porfïando en regalarnos,
                  claro está que ha de pesarnos
                  ver que se haya de acabar
                  tan presto nuestro camino.

FELIPE:

                  Ya que en él os encontré,
                  por dichoso me tendré
                  que, en fe de vuestro vecino,
                  me toque el título honroso
                  de vuestro aposentador.

ALONSO:

                  Yo soy vuestro servidor,
                  y me juzgo venturoso
                  yendo en vuestra compañía.


<<<
>>>

Pág. 086 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


FELIPE:

                  El curso que de ordinario
                  tengo hecho, siendo cosario
                  de este camino, podría,
                  aunque la jornada es breve,
                  enseñarme a descubrir
                  regalos con que os servir;
                  por lo menos traigo nieve
                  y ternera, que no es poco
                  para tan seco lugar.
                  Mientras guisan de almorzar,
                  si con el sueño os provoco,
                  soy de parecer que un rato
                  reposéis.

ALONSO:

                  Como he venido
                  en litera, helo dormido
                  lindamente; y me recato
                  de camas que a tantos son
                  comunes.

FELIPE:

                  Camas y lodos
                  déjanse pisar de todos,
                  como mozas de mesón;
                  mas yo siempre me prevengo
                  de sábanas y almohadas
                  caseras, por las posadas.

ALONSO:

                  El mismo cuidado tengo;
                  y de ordinario las llevo
                  en un baúl como agora.


<<<
>>>

Pág. 087 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


FELIPE:

                  No saldremos en esta hora;
                  por eso en el mesón nuevo
                  previne dos salas frescas,
                  que es más capaz y mejor.

ALONSO:

                  Mientras va doña Mayor
                  a ver la Virgen de Illescas
                  y oye en su altar una misa,
                  el almuerzo prevendremos,
                  porque esta noche lleguemos
                  a Madrid.

FELIPE:

                  Si se da prisa
                  el cochero; que hay que andar
                  seis leguas, y la de Parla
                  es larga.

ALONSO:

                  Tiempo hay de andarla,
                  pues el sol nos da lugar,
                  que agora empieza a nacer.
                  ¿A qué vais vos a la corte?

FELIPE:

                  No a pretensión que me importe.
                  Soy mozo, y no sé perder
                  fiestas que ilustran hazañas
                  con que España alegre está;
                  convida a toros Bredá,
                  y el Brasil pone las cañas;
                  quisiera dar a un rejón
                  crédito delante el rey.

ALONSO:

                  Son guarda de nuestra ley
                  su castillo y su león;
                  y ansí no me maravillo,
                  contra quien su fe no entienda,
                  que tal león la defienda
                  y la ampare tal castillo.


<<<
>>>

Pág. 088 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


FELIPE:

                  ¡Qué de enemigos tenía
                  el infierno convocados!

ALONSO:

                  Dicen que en tiempos pasados
                  seguro el león dormía,
                  viéndose en la posesión
                  pacífica de su imperio;
                  juzgaron a vituperio
                  los lobos que ansí el león
                  en los dos mundos tuviese
                  imperio tan absoluto,
                  sin que se escapase bruto
                  que su nombre no temiese;
                  y, habiendo entre todos liga,
                  como durmiendo le vieron,
                  sus estados repartieron;
                  ¡tanto la ambición instiga!
                  y, consultando sus robos,
                  afirman, mas será error,
                  que alguno que era pastor
                  se coligió con los lobos.
                  Por cuatro partes marcharon
                  y, arriesgando su fortuna,
                  le acometieron a una;
                  mas no le desafïaron,
                  que fue acción poco bizarra.
                  El león, que los sintió,
                  dio un bramido, bostezó
                  y enseñóles una garra,
                  con que, el ánimo perdido,
                  no hay quien del temor no muera;
                  si despertara, ¿qué hiciera
                  quien mata con un bramido?
                  No hay quien ose esperar ya,
                  después que el Alba salió,
                  u diga quien lo intentó
                  cómo en la Feria le va.
                  Brame España, que atropella
                  lobos con blasón eterno;
                  que las puertas del infierno
                  no prevalecen contra ella;
                  y dadme licencia a mí
                  que dé a nuestros mozos prisa.


<<<
>>>

Pág. 089 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


FELIPE:

                  Pienso que salen de misa.

ALONSO:

                  Pues esperadlas aquí.
Vase. Salen doña MAYOR,
doña ELENA y don LUIS

MAYOR:

                  ¡Qué imagen tan milagrosa!

ELENA:

                  Sólo el verla da consuelo.

MAYOR:

                  Es depósito del cielo.
                  ¡Qué devota, qué amorosa!

ELENA:

                  Cargada voy de medidas
                  y de medallas de plata.

MAYOR:

                  Como en ellas se retrata,
                  cuanto a Dios por ellas pidas,
                  tendrá salida mejor;
                  que para un amante fiel,
                  copias que imita el pincel
                  son sus cartas de favor.

LUIS:

                  Devotas las dos salís.

MAYOR:

                  De sólo haberla mirado,
                  el dolor se me ha quitado
                  de cabeza.


<<<
>>>

Pág. 090 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


LUIS:

                  Si dormís
                  al fresco de esta mañana,
                  cansancios restauraréis
                  que experimentado habéis
                  en la noche toledana.

MAYOR:

                  ¡Y qué enfadosa que ha sido!

ELENA:

                  Señor don Felipe, ¿es hora
                  de caminar?

FELIPE:

                  No, señora,
                  pero rato ha que lo ha sido
                  de que almorcemos; que está
                  llamándonos quien lo guisa.

ELENA:

                  El comenzar por la misa
                  buen fin al camino da.

FELIPE:

                  Según refrán castellano,
                  por oírla y dar cebada,
                  nunca se pierde jornada.

MAYOR:

                  Éste es proverbio cristiano.

ELENA:

                  Poco lo debe de ser
                  quien por esta villa pasa,
                  y a la Virgen en su casa
                  ni visita ni va a ver.

FELIPE:

                  ¿Qué es lo que la habéis pedido,
                  por mi vida, Elena bella?

LUIS:

                  ¿Qué ha de ser, siendo doncella?
                  Por lo menos, un marido.

ELENA:

                  Pues ¿he de pedirla dos?

LUIS:

                  Para escoger, no tan malo.


<<<
>>>

Pág. 091 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


ELENA:

                  Son tales, que los igualo
                  a todos; líbreme Dios
                  de súplica tan costosa;
                  acreditad más mi seso.

MAYOR:

                  ¡Ay prima! ¿Para qué es eso,
                  si allá te queda otra cosa?

ELENA:

                  Juzgas por tu pecho el mío.

MAYOR:

                  Yo, cuando en eso repares,
                  los maridos tengo a pares.

ELENA:

                  ¿Y son?

MAYOR:

                  Don Luis y Berrío.

ELENA:

                  Y vienen como perdices,
                  chico con grande; mas ¿quién
                  juzgas que te está más bien?

MAYOR:

                  Pues ¿eso, Elena, me dices?
                  ¿Hay tal Lucas en el mundo?
                  ¿Quién puede hacerle ventaja?

ELENA:

                  En dar a una mula paja,
                  no debe tener segundo.

MAYOR:

                  Tú lo verás algún día,
                  y envidiarás mis desvelos.

LUIS:

                  Burlas son; pero los celos,
                  ni aun de burlas, Mayor mía.

MAYOR:

                  ¿Burlas? ¡Gentil desvarío!
                  Pues ¿osaráse igualar
                  en talle, en gracia, en hablar
                  vuesa merced con Berrío?
                  Vamos; que le quiero ver.

ELENA:

                  Basta, que en donosa has dado.

MAYOR:

                  Sobrestante del ganado
                  no es marido de perder.
 
Vanse doña MAYOR y don LUIS


<<<
>>>

Pág. 092 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


FELIPE:

                  Esperad, señora, un poco,
                  y pagad agradecida
                  a quien con vuestra partida
                  está, si no muerto, loco.
                  ¡Qué de inconvenientes toco,
                  viendo que a la corte vais!
                  Si en su mar os engolfáis,
                  ya doy mi amor por perdido;
                  que es cortesano el olvido,
                  y ya en mí le ejecutáis.
                      Ausente, y sin despediros,
                  presente, y sin deteneros,
                  yo olvidado por quereros,
                  vos ingrata por partiros,
                  malogrados mis suspiros,
                  mi esperanza sin reparos,
                  siguiéndoos por obligaros,
                  y vos huyendo de verme,
                  ¿qué fe puedo prometerme
                  de menosprecios tan claros?


<<<
>>>

Pág. 093 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


ELENA:

                  Pues ¿sobre qué fundamento
                  intimáis quejas tan grandes?
                  ¿Embárcome para Flandes?
                  ¿Despliego velas al viento?
                  ¿Voy a la corte de asiento,
                  o a celebrar convidada
                  de una prima concertada
                  una boda prevenida,
                  por ir vos, entretenida,
                  por ser suya, deseada?
                  No llegará el coche apenas
                  a San Isidro, la ermita
                  que a Manzanares limita
                  márgenes de sus arenas,
                  cuando alegres norabuenas
                  de desposada reciba,
                  y entre música festiva,
                  mientras que la palma toca,
                  desde la mano a la boca,
                  libre entre y salga cautiva.
                  ¿Tan largo plazo es seis días
                  que podré con ella estar,
                  si vuelta luego he de dar,
                  para esas melancolías?


<<<
>>>

Pág. 094 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


FELIPE:

                  Temen las sospechas mías
                  novedades cortesanas;
                  pero júzguense por vanas,
                  y decidme qué ocasión
                  da tanta priesa a esa acción;
                  que habrá muchas no livianas,
                  pues que bodas apresuran
                  antes de entrar en la corte.

ELENA:

                  Gozar los gustos sin porte
                  es lo que hoy todos procuran.
                  De los gastos se aseguran
                  los que en secreto se casan;
                  que ostentaciones abrasan
                  facultades caudalosas,
                  y las que son más lustrosas
                  duran poco y presto pasan.
                  Ya está la industria discreta
                  en la corte introducida;
                  la gala más recibida
                  por barata, es la bayeta;
                  la mejor boda es secreta,
                  y ya, en fin, en nuestros días
                  mercedes y señorías
                  se entierran a media noche,
                  llevando el cuerpo en un coche,
                  por ahorrar de cofradías.
                  Por eso don Luis se casa
                  según la ley del provecho,
                  hallándose lo más hecho
                  primero que entre en su casa.


<<<
>>>

Pág. 095 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


FELIPE:

                  Prudencia es vivir con tasa;
                  también lo pienso imitar.
Sale CASILDA

CASILDA:

                  Señores, alto, a almorzar;
                  que llama el viejo.

FELIPE:

                  Advertid
                  que entráis, Elena, en Madrid,
                  y los naufragios del mar.
 
Vanse doña ELENA y don FELIPE.


<<<
>>>

Pág. 096 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


Sale CARREÑO
CARREÑO:

                  Mientras allá dentro almuerzan,
                  y a cabar viñas va el zafio,
                  ¡oh tú... (parezco epitafio
                  de estos que vocablos fuerzan)
                  ¡oh tú que empiezas con ca,
                  y llamándote Casilda,
                  tu nombre acaba en asilda,
                  porque te he de asir quizá,
                  si acaso se te ha pegado
                  el amor que es sarampión,
                  que de mesón en mesón
                  mil mozos ha salpicado,
                  advierte que desde ayer
                  que te advertí billetera,
                  mi voluntad casildera
                  casildar debe querer,
                  porque casi me encasildo,
                  Casilda, por ti y me abraso;
                  si con Casilda me caso,
                  casi engendraré un cabildo
                  de Casildicos entero,
                  que en cada casa y lugar
                  se casen por casildar
                  con el nombre casildero.


<<<
>>>

Pág. 097 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


CASILDA:

                  ¿En qué bodegón comimos,
                  señor tahur de vocablos?

CARREÑO:

                  Señora afeita-retablos,
                  en ése donde estuvimos.
                  ¿No es hembra? Yo, ¿no soy hombre?
                  ¿Qué la sobra o qué me falta?
                  Sepa que el alma me asalta
                  la semejanza del nombre
                  que al mío principios da
                  con las dos letras primeras
                  que el suyo.

CASILDA:

                  ¡Ay Dios! ¡Qué frioleras!

CARREÑO:

                  ¿Casilda no empieza en ca?
                  ¿En ca Carreño no empieza?
                  Pues si principios juntamos
                  y con ellos nos casamos,
                  dueño yo de tal belleza,
                  del ca que mi nombre saca
                  y el ca que en Casilda vemos,
                  no es milagro que engendremos
                  un niño que diga caca.

CASILDA:

                  Algo espeso es el conceto.

CARREÑO:

                  Guisóle un ingenio ralo;
                  vaya el ralo para malo;
                  tú eres cuerda, yo discreto;
                  si don Baltasar se casa
                  con mi sá doña Mayor,
                  ¿quién te puede estar mejor,
                  pues todo se cae en casa?
                  Acción los lacayos tienen
                  a fámulas de las damas,
                  pues son amos y son amas.


<<<
>>>

Pág. 098 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


CASILDA:

                  ¿Qué es aquello?

CARREÑO:

                  Van y vienen
                  de Madrid y de Toledo
                  carros que, dándose vaya,
                  son galeras de esta playa.

CASILDA:

                  Pues oigámoslos.

CARREÑO:

                  No puedo;
                  si no quedo tu privado
                  y en astillero mi amor.}}

CASILDA:

                  Lo que fuese del señor,
                  eso será del crïado.
Dentro

UNA VOZ:

                  "El sombrero de tema
                  y el rostro zaino,
                  mi moreno me mira
                  a lo renegado.

MUCHAS VOCES:

                  ¡Jesús! ¡qué enojo!
                  ¡Jesús! ¡qué enojo!
                  Morenico del alma,
                  levanta el rostro.

OTRA VOZ:

                  De Madrid a Getafe
                  ponen dos leguas;
                  veinte son si la calle
                  se pone en cuenta.

MUCHAS VOCES:

                  ¡Jesús! ¡qué larga!
                  ¡Jesús! ¡qué larga!
                  No me lleves por ella,
                  Diego del alma."


<<<
>>>

Pág. 099 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


CARRETERO 1º:

                   Deja de tañer el muerto,
                   pues eres pandero vivo.

CARRETERO 2º:

                   ¿Quién te mete en eso, chivo?

CARRETERO 3º:

                   Dalas, carretero tuerto,
                   y callen los marïones.

CARRETERO 4º:

                   Señores berengeneros,
                   si pares, digo los cueros,
                   si cueros, digo los nones.

CARRETERO 1º:

                   Ballenatos, ¡la ballena!
                   que se os escapa el río abajo.

CARRETERO 2º:

                   ¿Cuántas ha dado el badajo?

CARRETERO 1º:

                   Ballenato.

CARRETERO 2º:

                   Berengena.

CARRETERO 3º:

                   Zupia.

CARRETERO 4º:

                   Mienten los vinorres.

CARRETERO 1º:

                   Echa ese estiércol, borracho.

CARRETERO 2º:

                   ¡Ah, mula! Dalas, muchacho.

MUCHAS VOCES:

                   Que te corres, que te corres.

UNA VOZ:

                   "Labradoras Getafe,
                   Leganés mozos,
                   Torrejón casaditas,
                   Pinto uno y otro.

MUCHAS VOCES:

                   ¡Jesús! ¡qué lindos!
                   ¡Jesús! ¡qué lindos
                   Torrejón, Valdemoro,
                   Getafe y Pinto!"


<<<
>>>

Pág. 100 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


CARREÑO:

                   Esta sí ¡cuerpo de Dios!
                   que es tierra alegre y sin miedo.
                   ¡Oh gran Madrid! ¡Oh Toledo!
                   Dios me mate entre los dos.
Sale don LUIS

LUIS:

                   Alto, Casilda, de aquí,
                   a almorzar.

CASILDA:

                   ¿Han ya acabado
                   los señores?

LUIS:

                   Ya han alzado
                   las mesas.
[Hablan aparte CARREÑO y CASILDA]

CARREÑO:

                   (Hermana, sí
                   o no; de presto, decildo.)

CASILDA:

                   (Dejarámelo pensar.)

CARREÑO:

                   (Carreña te has de llamar,
                   ¡vive el cielo!)

CASILDA:

                   (¿Y tú?)

CARREÑO:

                   (Casildo.)
 
Vanse CARREÑO y CASILDA.


<<<
>>>

Pág. 101 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


Sale don BALTASAR
BALTASAR:

                   Hase quebrado una rueda,
                   y es fuerza arrancar más tarde.

LUIS:

                   ¡Un turco la flema aguarde
                   de un coche!

BALTASAR:

                   Medrano queda
                   dando prisa al aderezo.

LUIS:

                   ¿Mas que no llegamos hoy
                   a Madrid?

BALTASAR:

                   ¿No? Yo le doy
                   mi fe, si a correr empiezo
                   y las reatas acoto,
                   que llegue con más de un hora
                   de sol allá. Escuche agora;
                   mientras está el coche roto,
                   pues mi padrino ha de ser
                   y me tengo de casar,
                   ¿no sería bueno hablar
                   a mi suegro, y no perder
                   tiempo?

LUIS:

                   Sí, que el que comienza
                   lo más hace; habladle vos.

BALTASAR:

                   ¿Yo?

LUIS:

                   Pues ¿quién?

BALTASAR:

                   ¡Bueno por Dios!


<<<
>>>

Pág. 102 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


LUIS:

                   ¿Por qué no?

BALTASAR:

                   Tengo vergüenza.

LUIS:

                   ¿Qué hiciera la desposada?

BALTASAR:

                   Yo en estas cosas soy nuevo;
                   dígaselo él.

LUIS:

                   No me atrevo.

BALTASAR:

                   Pues si no, no hay hecho nada;
                   descasaréme sofato, (ipso facto)
                   en no tratándose aquí;
                   a ella le va más que a mí.

LUIS:

                   (¡Hay más simple mentecato!)
                   ¿No aguardaréis coyuntura
                   en Madrid?

BALTASAR:

                   ¡Gentil espacio!
                   ¿Somos novios de palacio?
                   Aquí hay confites y cura;
                   boda que llega a enfrïarse,
                   dizque llega a arrepentirse:
                   o dejallo u conclüirse.
Salen don ALONSO, doña MAYOR, doña ELENA,
don FELIPE, CASILDA y CARREÑO

ALONSO:

                   ¡Miren dónde fue a quebrarse
                   la rueda!

MAYOR:

                   ¿Qué hemos de hacer,
                   sino sufrir y esperar?

ALONSO:

                   Dura un hora en un lugar
                   más que un día.


<<<
>>>

Pág. 103 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


LUIS:

                   Entretener
                   os quiero mientras partimos.
                   Habéis de saber, señor,
                   que medra doña Mayor
                   de consorte.

ALONSO:

                   Ya supimos
                   que Berrío la ha mirado
                   con achaques de marido.

BALTASAR:

                   ¿Quién? ¿Yo? La señora ha sido
                   quien en tal flaqueza ha dado.

ALONSO:

                   Luego ¿ella os ruega?

BALTASAR:

                   Pues ¿no?
                   ¿En esa ignorancia están?
                   A la vista de Magán,
                   cuente ella lo que pasó;
                   que yo de mis viñas vengo.}}

ALONSO:

                   Será como lo decís.
                   ¿Mayor no ama a don Luis?

MAYOR:

                   Poca voluntad le tengo.

ALONSO:

                   ¿Y le ha parecido bien
                   Lucas?

MAYOR:

                   Extremadamente.

ALONSO:

                   Don Luis, como prudente,
                   conociendo su desdén,
                   no quiere mujer forzada.

MAYOR:

                   Sólo en eso fue discreto.

ALONSO:

                   Soy padre suyo, en efeto;
                   temo verla mal casada.
                   ¿No haré un acertado empleo,
                   si se la doy a Berrío?


<<<
>>>

Pág. 104 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


ELENA:

                   Pues ¿no? ¡Jesús, señor tío!
                   Yo infinito lo deseo.

LUIS:

                   Ya yo le he dado mi voto.

FELIPE:

                   Lo demás fuera rigor.

CASILDA:

                   Medraré con tal señor.

CARREÑO:

                   A ese parecer me acoto.

ALONSO:

                   Pues yo no lo contradigo,
                   ya que todos me lo alaban.

BALTASAR:

                   Ténganse; luego ¿pensaban
                   que está acabado conmigo?
                   Sepamos primeramente
                   el dote que me han de dar.

ALONSO:

                   Si Mayor me ha de heredar,
                   no hay en eso inconveniente.
                   Decidnos vos vuestra hacienda.

BALTASAR:

                   ¿Piensan que el casarse es paja?
                   Quien destaja, no baraja.
                   Yo tengo, porque lo entienda,
                   un solar en Lavapiés
                   que, según mi hermano dijo,
                   en muriéndosele un hijo,
                   se ha de partir entre tres;
                   en Torrejón dos majuelos,
                   que agora se han de plantar;
                   ítem más, un melonar
                   que he comprado en Cienpozuelos,
                   y, si acierta la calaña,
                   no es su ganancia pequeña;
                   ítem más, tengo una haceña
                   y una casa en la montaña
                   que, aunque se las llevó el río,
                   fácil alzarse podrán;
                   ¿no es bueno el coche en que van?
                   pues la mitad de él es mío;
                   tres mulas y un macho romo,
                   y mi soldada cumplida
                   para la Pascua florida,
                   treinta ducados.


<<<
>>>

Pág. 105 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


ALONSO:

                   ¡Y cómo
                   que es caudaloso el mancebo!

BALTASAR:

                   Sendos vestidos de paño,
                   sin éste que compré antaño;
                   tres jubones, éste nuevo,
                   y dos que echándoles mangas,
                   harán también su fegura.

ALONSO:

                   ¡Como quiera es la ventura!
                   Andaos a caza de gangas,
                   ¡y dejad perder tal yerno!

BALTASAR:

                   Tengo cinco camisones,
                   dos sombreros, tres valones,
                   y un gabán para el invierno;
                   en Indias un par de tíos,
                   un sobrino colegial,
                   y el dotor del hospital
                   es deudo de deudos míos;
                   un familiar viejo y rico
                   de la santa esquisición...
                   Quedábaseme un lechón
                   tamaño como un borrico,
                   además del racionero
                   de Murcia, que dije ya.
                   ¿Es barro esto?


<<<
>>>

Pág. 106 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


ALONSO:

                   Bueno está;
                   mi yerno sois y heredero.
                   Aquí habéis de desposaros;
                   las manos los dos se den.

BALTASAR:

                   ¿Aquí?

ALONSO:

                   Sí.

BALTASAR:

                   ¿En un santiamén?

ALONSO:

                   Porque no podáis tornaros
                   atrás; que me estará mal,
                   si tan buen lance perdemos.

BALTASAR:

                   A mí, mas que mos casemos.

LUIS:

                   (¡Que alegre está el animal!)

BALTASAR:

                   Mas yo holgaréme, señor,
                   que otros también se casaran,
                   y el trabajo acompañaran
                   del matrimoño. Mijor
                   será dar al tiempo riendas;
                   presto los meses se pasan;
                   de doce en doce se casan
                   los más por carnestollendas;
                   para entonces lo dejemos.

MAYOR:

                   ¿Para entonces? No, Berrío;
                   no, padre; no, Lucas mío.

BALTASAR:

                   A mí, mas que mos casemos;
                   pero a solas, sentirélo.

FELIPE:

                   Pues hagamos una cosa;
                   deme doña Elena hermosa
                   la mano, pues quiso el cielo
                   que la adore.


<<<
>>>

Pág. 107 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


ELENA:

                   En hora buena.

ALONSO:

                   Alto, si ello está de Dios,
                   cásense de dos en dos.

MAYOR:

                   Por muchos años, Elena.

ELENA:

                   Para servir a mi prima
                   y a mi primo el sobrestante.

BALTASAR:

                   Señores, báilese y cante.

LUIS:

                   (¿No ven cómo se le arrima?)

ALONSO:

                   (Por Dios, que es el mejor rato
                   que nunca pensé tener.)

BALTASAR:

                   Asentémonos, mujer.

LUIS:

                   Aparta allá, mentecato.

BALTASAR:

                   Pues ¿qué tenemos?

ALONSO:

                   Dejalde.
 A don LUIS

FELIPE:

                   (¡Oh, si nos desbaratáis
                   la fiesta...)

ALONSO:

                   Muy bien estáis,
                   yierno, asentaos; Mayor, dadle
                   la mano; yo gusto de eso.


<<<
>>>

Pág. 108 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


A don ALONSO
LUIS:

                   (Para burlas bueno está.
                   Ea, acábese esto ya.)

ALONSO:

                   (¿Estáis en vos? ¡Gentil seso!
                   Pues hácenos merced Dios
                   en darnos con que alegrar
                   molestias del esperar,
                   ¿y alborotáisnoslas vos?)
A don Luis

ELENA:

                   (Quien no tiene gusto en esto,
                   preciarse de hombre no es justo.)

LUIS:

                   (¡Oh pesia a tal, con el gusto
                   tan pesado y tan molesto!
                   ¿Queréis que permita yo
                   que la mano a un bruto dé?)

ALONSO:

                   (Dejadnos, por Dios.)

LUIS:

                   (Sí haré.)

BALTASAR:

                   Pues Casilda, ¿en qué pecó?
                   [...................-era?]
                   Busquémosla un desposado.

ALONSO:

                   Ha dicho bien.

FELIPE:

                   Mi crïado,
                   como Casilda lo quiera,
                   no tendrá gusto pequeño,
                   que yo sé que la enamora.

CASILDA:

                   Pues se casa mi señora,
                   vaya.


<<<
>>>

Pág. 109 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


FELIPE:

                   Llégate, Carreño.

CARREÑO:

                   Llego: esos nudos aplica.

CASILDA:

                   Tuyos con el alma son.

CARREÑO:

                   Casamiento de mesón
                   fayancas me pronostica.}}

CASILDA:

                   Aquí hay guitarra y pandero,
                   que es provisión de posadas.

ALONSO:

                   Pues bailen las desposadas.

BALTASAR:

                   Aseguremos primero
                   las bodas. Señora, diga,
                   ¿quiere, en fin, ser mi mujer?

MAYOR:

                   Pues ¿no había de querer?
                   Digo que sí.

BALTASAR:

                   ¿Y que se obliga
                   a quedarlo desde aquí
                   para delante de Dios?

MAYOR:

                   Mil veces sí. ¿Queréis vos
                   ser mi marido?

BALTASAR:

                   Re-sí.

LUIS:

                   (¡Vive Dios!, que me dan pena [Aparte]
                   estas burlas. ¡Que haya humor
                   que guste de esto!)

BALTASAR:

                   El señor
                   ¿da el sí a la señora Elena?

FELIPE:

                   De marido y de mi dueño.

BALTASAR:

                   ¿Y ella?

ELENA:

                   El alma con el sí.


<<<
>>>

Pág. 110 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


BALTASAR:

                   ¿Y Casilda?

CASILDA:

                   Ya le di
                   la mano.

BALTASAR:

                   ¿Quiere Carreño
                   ser su esposo?

CARREÑO:

                   Y enterralla?

ELENA:

                   Testigos hay, no los llamen.

BALTASAR:

                   Todos dicen amen, amen,
                   sino es don Sancho que calla.
Señalando a don LUIS

MAYOR:

                   ¿Qué importa, si os quiero yo?

BALTASAR:

                   Eso bonda: alto, a bailar,
                   y al que le diere pesar,
                   que le haga mala pro.
Bailan. Sale MEDRANO

MEDRANO:

                   Ya está aderezado el coche;
                   vengan a poner el hato.

ALONSO:

                   Yo he tenido un lindo rato.

LUIS:

                   Vamos; que, aunque sea de noche,
                   habemos hoy de llegar.

ALONSO:

                   Ea, Lucas, que en Madrid
                   se hará lo demás; uncid.

BALTASAR:

                   Allá nos pueden velar
                   el domingo, Dios delante,
                   señor suegro.


<<<
>>>

Pág. 111 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


ALONSO:

                   Ansí ha de ser.

BALTASAR:

                   Entre, señora mujer.

MAYOR:

                   Entro, señor sobrestante.
 
Vanse todos, y al entrarse don BALTASAR,
sale don DIEGO y le detiene

DIEGO:

                   Esperad, Lucas Berrío
                   (si en fe de vuestra nobleza
                   juzgáis a título honroso
                   que os hable de esta manera),
                   admitid mil parabienes
                   del hábito en que en Illescas
                   os halla quien esperaba
                   dároslos de una encomienda.
                   Váyale a pedir albricias
                   a vuestro padre el que intenta
                   (por que alegren tales cargos
                   su vejez) medrar con ellas;
                   que cuando la acción honrosa
                   del marquesado se pierda,
                   por eso la equivaldrá
                   el ser mozo de litera.
                   Don Baltasar, ¿es posible
                   que en vos mocedades puedan
                   degenerar vuestra sangre,
                   y alargar tanto la rienda
                   a ilícitas travesuras,
                   que en tan civil traje os vea
                   quien, desmintiendo a sus ojos,
                   se holgara que nunca os vieran?
                   ¿Vos mozo de mulas bajo?
                   Afrentad enhorabuena
                   vuestra sangre; pero no
                   a la mía hagáis afrenta.
                   Doña Ana de Castro os quiso
                   tanto que, andando en las lenguas
                   de toda su vecindad,
                   es causa que el seso pierda.
                   Persuadiónos, engañada,
                   a la pretensión honesta
                   que, enlazando corazones,
                   logra en tálamos la Iglesia:
                   amonestada con vos
                   dos veces, y la tercera
                   a punto de publicarse,
                   ¿qué faltas vistes en ella
                   para ocasionar venganzas
                   a la sangre portuguesa,
                   que en respetos semejantes
                   o pierde el seso o se venga?
                   Agradeced mi templanza;
                   que, injuriado, bien pudiera,
                   publicando aquí quién sois,
                   sacaros a la vergüenza.
                   Amor todo lo perdona;
                   demos a la corte vuelta;
                   abrid al honor los ojos;
                   caballero sois; no pueda
                   más el vicio que la fama
                   en vos. Doña Ana os espera;
                   reparad obligaciones,
                   o si no, salgamos fuera
                   del lugar, donde la espada
                   os obligue a hacer por fuerza,
                   guiada de mi justicia,
                   lo que no puede la lengua.


<<<
>>>

Pág. 112 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


BALTASAR:

                   Don Diego, bien sabéis vos
                   lo que mi crédito arriesga,
                   si con quien está casada,
                   al cielo ofender intenta.

DIEGO:

                   ¡Casada! ¿Cómo o con quién?
Sale doña MAYOR

MAYOR:

                   (Desposada estoy de veras, [Aparte]
                   aunque lo juzgue de burlas
                   mi padre. ¡Gentil quimera
                   nos ha pasado este día!
                   ¿Qué jüicio habrá que crea
                   que por mano de mi padre
                   a darme la suya venga
                   quien, tan lejos de su gusto,
                   me quiere, y que lo consienta
                   el mismo que a desposarse
                   conmigo da tanta priesa?
                   Yo a lo menos con el alma
                   se la di; si es verdadera
                   su voluntad, hecho está,
                   suceda lo que suceda.)


<<<
>>>

Pág. 113 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


DIEGO:

               Las cédulas que alegáis
               bastantes estorbos fueran,
               a no morir peleando
               don Rodrigo, en fin Almeida.

MAYOR:

               (¿Qué es esto, cielos? ¿Qué escucho?
               ¿Ya hay perseguidor que venga
               a desbaratar mis dichas?
               ¿Tan presto empezáis, sospechas?)

DIEGO:

               Testigo podéis ser vos,
               cuyos ruegos y promesas
               no han sacado de doña Ana
               más que permitidas muestras
               de amor, si habrá don Rodrigo
               en cuanta correspondencia
               con ella tuvo, alcanzado
               cosa que agraviaros pueda.
               Viuda está en la voluntad;
               pero en lo demás defienda
               el recato de su fama
               su constancia y su entereza.
               Ella os adora, y aquí
               vuestra mocedad intenta
               imposibles que esta noche
               burlar vuestro amor es fuerza.
               Don Lüis ha de casarse,
               segun dicen, a las puertas
               de Madrid; pues ¿qué intentáis
               de tan difícil empresa?
               Yo he de impediros a vos;
               y si la vida me cuesta,
               o habéis de cumplir palabras
               o habéis de morir por ellas.
               Determinaos brevemente.

MAYOR:

               (Amor, escuchad respuestas
               de una voluntad mudada
               que el oro de su fe prueba.
               Veamos qué le responde.)


<<<
>>>

Pág. 114 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


BALTASAR:

               Ahora bien, don Diego, venzan
               obligaciones antiguas
               mis inclinaciones nuevas.
               Recelos bien indiciados
               pudieron sacarme fuera
               de juicio y de la corte:
               hoy hemos de entrar en ella.

DIEGO:

               Si se casan esta noche,
               como decís, poco cuesta
               dar fin a esta travesura,
               pues ya a entibiarse comienza.

BALTASAR:

               No receléis desde agora
               que, animando diligencias,
               mi competidor amante
               por mí a doña Mayor pierda.
               Ya veis que, siendo de día
               y caminando con ella,
               si me ausento o mudo traje,
               doy que notar en Illescas;
               sospechará don Lüís
               alguna cosa en ofensa
               de la opinión de su dama,
               no igualándola Lucrecia.
               Proseguiré este vïaje
               y, aguardando a que anochezca,
               la dejaré en San Isidro,
               donde su tálamo aprestan,
               y en hábito generoso,
               verá vuestra prima bella
               las ventajas con que amores
               celosos su fuego aumentan.


<<<
>>>

Pág. 115 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


MAYOR:

               (¡Oh mudable! ¿Ansí se pagan
               primores que menosprecian
               leyes de padre que obligan
               al yugo de obediencia?
               Ya yo soy tu esposa, ingrato.
               Cuando incasable me dejas,
               ¿tu valor y mi fe agravias?
               Pues antes que tal consienta,
               te he de hacer quitar la vida.)

DIEGO:

               Agora que os aconseja
               la sangre que ilustre os honra,
               contra lo que el gusto aprueba,
               os doy los brazos de amigo.

MAYOR:

               (¡Ay Dios! ¡Si de tigre fueran!)

DIEGO:

               En San Isidro os aguardo.

BALTASAR:

               Son vigilia de su fiesta
               los celos en los amores.
               Dad a mi enojada prenda
               mil disculpas de mi parte.

DIEGO:

               Y mil placeres con ellas.
 
Vase.


<<<
>>>

Pág. 116 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


Salen don ALONSO, doña ELENA,
don LUIS, CASILDA, MEDRANO
ALONSO:

               Mayor, ¿qué aguardas? Partamos,
               que es tarde.

LUIS:

               Lucas, daos priesa;
               sacad la mula a mi esposa.

BALTASAR:

               ¿Su quién?

LUIS:

               Iba a decir, vuestra.
               Acabemos, pues, que es tarde.

MAYOR:

               Primero que suba en ella,
               lleven preso a ese homicida.

ALONSO:

               ¿A quién?

MAYOR:

               A ese hombre. ¿Qué esperan?

ALONSO:

               ¿Estás en ti?

MAYOR:

               No lo he estado;
               ya desengañada y cuerda,
               convalece mi jüicio.
               Vaya preso.

BALTASAR:

               ¿Habla de veras?

MAYOR:

               (Porque os casasteis de burlas.)

BALTASAR:

               ¿Qué hice yo porque me prendan?

MAYOR:

               Vos matasteis a González.

ALONSO:

               ¿Cómo?

BALTASAR:

               ¿Yo?


<<<
>>>

Pág. 117 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


MAYOR:

               Vos, buena pieza.
               Ahora se lo contaba
               a otro hombre y, sin que me vieran,
               lo escuché desde aquí todo.

BALTASAR:

               (¡Mi bien!)

MAYOR:

               No me hable a la oreja.

BALTASAR:

               (¿No quedamos que en Madrid
               me prendiesen?)

MAYOR:

               (Ya van fuera
               las burlas; esto es verdad;
               ansí mi agravio se venga.)

ALONSO:

               ¿Que este hombre mató a González?

MAYOR:

               Sí, señor. ¡Miren cuál queda
               la pobre Mari-Rodríguez
               con dos criaturas pequeñas!
               Leche su madre me ha dado,
               y está la afligida vieja
               casi ciega de llorar.

ALONSO:

               Llamad la justicia.

BALTASAR:

               Fuera.
               Ninguno se acerque, digo,
               si no es que aburrida tenga
               la vida; apártense a un lado.
 
Hácese lugar por en medio de todos,
y vase


<<<
>>>

Pág. 118 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


ALONSO:

               Tenedle, cerrad las puertas.

MEDRANO:

               Es hombre que dice y hace.

MAYOR:

               Vayan tras él; si no, adviertan
               que no he de salir de aquí
               hasta tanto que le prendan.

ALONSO:

               Déjale; vaya con Dios;
               que embargarán la litera
               y el coche por la justicia,
               con que agora nos detengan.
               Hagamos nuestra jornada;
               que cuando allá no parezca,
               siendo el medio coche suyo,
               aunque poco, al fin es prenda.
               El solar de Lavapiés
               lo pagará, u de mi hacienda
               remediaré viuda y hijos.

MAYOR:

               ¿Eso dices?

ALONSO:

               Calla, necia;
               no lo oigan en la posada,
               que no lo sabrán apenas
               cuando la justicia estorbe
               nuestro camino.


<<<
>>>

Pág. 119 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


Salen don FELIPE y CARREÑO
FELIPE:

               ¿Hay pendencia?
               ¿Qué es esto, señores?

ALONSO:

               Nada.

MAYOR:

               (¡Ay don Felipe! Desprecia
               mi amor vuestro falso amigo;
               id tras él; que se me ausenta,
               y se va a casar con otra.)

FELIPE:

              (¿Qué decís?)

MAYOR:

               (Que el verme muerta
               y el perderle todo es uno.
               Mi desdicha en vos espera.)

ALONSO:

               Saquen las cabalgaduras.

LUIS:

               ¡Que tantas cosas sucedan
               desde Toledo a Madrid!

ALONSO:

               Pues aun nos faltan seis leguas.
 
Vanse todos,
menos don FELIPE y CARREÑO

 

FELIPE:

               Carreño, prevenme postas.

CARREÑO:

               Pues ¿para qué?

FELIPE:

               Hay cosas nuevas
               que sabrás por el camino.

CARREÑO:

               Dios nos saque con bien de ellas.
 
Vanse.


<<<
>>>

Pág. 120 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


Salen PACHECHO y GARCÍA
PACHECO:

               ¿Está ya aderezada
               la cena?

GARCÍA:

               Y de esperar, casi pasada.

PACHECO:

               No hayáis miedo que tarden.
               Mejor es aguardar, que no que aguarden.

GARCÍA:

               En fin, ¿en esta ermita
               resuelven desposarse?

PACHECO:

               Solicita
               amor ahorrar de plazos,
               y escúsanse convites y embarazos.

GARCÍA:

               ¿Cuántos serán de mesa?

PACHECO:

               Seis o siete no más. Démonos priesa.

GARCÍA:

               ¿En qué, si ha ya dos horas
               que desean parir las cantimploras?

PACHECO:

               Será comadre el vidro
               del nevado licor; mas San Isidro
               nos brinda con la fuente
               que de Juan aplacó la sed ardiente.

GARCÍA:

               Quita las calenturas.

PACHECO:

               No las de amor que, honesto, son seguras.

GARCÍA:

               ¡Quién viera dilatada
               esta ermita, a tal santo dedicada!

PACHECO:

               ¡Milagroso aldeano,
               que ya en el cielo es rey y es cortesano!

GARCÍA:

               Bien aquí pareciera
               un convento magnífico.


<<<
>>>

Pág. 121 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


PACHECO:

               Estuviera
               devoto y adornado,
               y dejara a Madrid autorizado.

GARCÍA:

               Su patrona es la villa;
               algún día lo hará. ¿Y en la capilla
               han de cenar?

PACHECO:

               Escojan;
               que en el campo calores no congojan,
               pues ha de ser de noche.

GARCÍA:

               Ameno está aquel prado.

PACHECO:

               Éste es el coche.

GARCÍA:

               Andad, que son dos carros.
               ¿No escucháis de sus mozos los desgarros?
Salen don FELIPE y CARREÑO

FELIPE:

               Si doña Ana ha podido
               resuscitar a amor puesto en olvido,
               y con ella se casa
               don Baltasar, doña Mayor se abrasa
               de celos; y en su pena
               interesada, perderé a mi Elena.

CARREÑO:

               Yo no poco me holgara
               que en favor de doña Ana sentenciara
               la voluntad traviesa;
               que es digna de adorar la portuguesa.


<<<
>>>

Pág. 122 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


FELIPE:

               ¿Dónde se habrá escondido
               don Baltasar, que hallarle no he podido?

CARREÑO:

               En casa de doña Ana.

FELIPE:

               En ella me apeé; mas salió vana
               mi diligencia.

CARREÑO:

               ¿Y llora?

FELIPE:

               Risueño llanto contemplé en su aurora.
Se acercan a PACHECO y GARCÍA

FELIPE:

               Hidalgos, ¿son crïados
               del señor don Lüis?

GARCÍA:

               Sus paniaguados.

FELIPE:

               ¿Tendránle prevenida
               la cena aquí?

GARCÍA:

               Y con nieve la bebida.

FELIPE:

               Pues yo me aparté de ellos
               en Illescas no ha mucho, y son aquéllos,
               si no me engaño.
Dentro

ALONSO:

               Para.

PACHECO:

               ¡Hola! ¡A poner a asar!
 
Vanse PACHECO y GARCÍA


<<<
>>>

Pág. 123 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


[|-
FELIPE: ]

               ¡Oh noche clara!
               ¡Qué de nubes que esperas,
               de celos, confusiones y quimeras!
Vanse don FELIPE y CARREÑO.
Salen don ALONSO, doña MAYOR,
don LUIS, doña ELENA, y CASILDA

MAYOR:

               No tienen que persuadirme;
               que mientras no le pusieren
               en la cárcel, no hay casarme.

ALONSO:

               Pues ¿qué dependencia tienen
               de su prisión estas bodas?

MAYOR:

               Yo me entiendo y Dios me entiende.

LUIS:

               Mi bien, si en la Babilonia
               de la corte no parece,
               ¿por eso es razón que yo
               lo padezca?

MAYOR:

               Diligencie
               vuesa merced mi venganza,
               o no diga que me quiere.

ALONSO:

               ¡Válgate Dios por camino!
               Mayor, ¿qué es esto que tienes?
               ¿Si las congojas del sol
               te han quitado el seso?


<<<
>>>

Pág. 124 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


MAYOR:

               Lleven
               al homicida a la cárcel,
               y entonces verán qué alegre
               a don Luis le doy la mano;
               pero si no, desesperen.

CASILDA:

               Ella ha dado en ser temosa.

ELENA:

               Prima...

LUIS:

               Esposa...

ALONSO:

               Hija...

MAYOR:

               ¿Quieren
               que me arroje de aquí abajo?
               O se vayan o me dejen.

LUIS:

               Casémonos; que, casados,
               aunque la hacienda me cueste,
               no descansaré hasta hallarle.

MAYOR:

               No he de casarme hasta verle
               en la cárcel por mis ojos;
               denme este gusto, y sosieguen
               con que seré esposa al punto
               del señor don Luis.

LUIS:

               ¿Qué tiene
               que ver lo uno con lo otro?

MAYOR:

               Yo me entiendo y Dios me entiende.


<<<
>>>

Pág. 125 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


Sale don FELIPE
FELIPE:

               Señores...

MAYOR:

               ¡Ay don Felipe!
               ¿Pareció Lucas?

FELIPE:

               Dejéle
               en Santa Cruz retraído.

MAYOR:

               ¿Ven como él le dio la muerte?

ALONSO:

               Pues ¿de cuándo acá amas tanto
               al difunto?

MAYOR:

               Diome leche
               su madre, y he de vengar
               la sangre de un inocente.

LUIS:

               Pues, estando retraído,
               ¿cómo habemos de prenderle?

MAYOR:

               Yo sé dónde le hallarán,
               si le buscan diligentes,
               esta noche.

ALONSO:

               Dinos dónde.

MAYOR:

               Prenderánle, como acierten
               en casa de una doña Ana
               de Castro, infaliblemente.

LUIS:

               ¿Dónde vive?


<<<
>>>

Pág. 126 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


MAYOR:

               ¿Qué sé yo?
               Diránlo sus portugueses.

CASILDA:

               Buscad a San Pedro en Roma.

LUIS:

               Ella está loca.

ALONSO:

               ¿Qué sientes,
               hija? ¿Si me la han aojado?

MAYOR:

               Yo me entiendo y Dios me entiende.
Salen don BALTASAR,
muy bizarro, y CARREÑO

BALTASAR:

               Mil veces sean bien venidos
               a Madrid vuesas mercedes.

ALONSO:

               Y vos, señor, bien llegado.
               ¿Qué mandáis, pues?

BALTASAR:

               Que se quieten
               todos estos sobresaltos,
               y doña Mayor alegre
               con su mano mi esperanza.

LUIS:

               ¿Cómo es eso?

BALTASAR:

               No se altere
               ninguno; Lucas Berrío
               está aquí; si ya no quieren
               que sea don Baltasar
               de Córdoba, que pretende
               llevar su esposa a su casa.


<<<
>>>

Pág. 127 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


LUIS:

               ¿Quién es su esposa?

BALTASAR:

               Bien pueden,
               si todos fueron testigos,
               a sí mismos responderse.
               ¿No nos desposó su padre
               en Illescas? ¿Qué pretenden?

CARREÑO:

               Encorozar nuestra novia,
               si la hacen casar dos veces.

ALONSO:

               Ésa fue boda de burlas.

BALTASAR:

               Yo de veras hablé siempre.

MAYOR:

               Y yo también.

LUIS:

               ¡Oh traidores!
               Armas tengo que me venguen.

FELIPE:

               Perderéisos; don Lüís,
               deteneos y, más prudente,
               envidiad conformidades
               que se aman y os aborrecen.
               Don Baltasar es tan noble,
               que en Córdoba resplandece
               para gloria de su fama
               la luz de sus ascendientes;
               seis mil ducados de renta
               la senectud le promete
               de un siglo de años que presto
               marqués imagina verle;
               mirad con quién competís.

LUIS:

               Nada mi sangre le debe;
               mis agravios, sí, infinito;
               pero Madrid tiene jüeces
               y mi satisfacción armas.
 
Vase


<<<
>>>

Pág. 128 de 128
Desde Toledo a Madrid Acto III Tirso de Molina


CARREÑO:

               Eso sí, vaya y pleitee,
               dejándonos a la novia.
 Sale don DIEGO

DIEGO:

               Don Baltasar, hoy suceden
               las cosas a vuestro gusto.
               Don Rodrigo, cuya muerte
               fingió el vulgo mentiroso,
               está en la corte y previene
               confirmar cédulas nobles
               con las obras, que agradece
               mi prima, ya esposa suya.

BALTASAR:

               Siglos en vez de años cuenten.

MAYOR:

               De ese modo asegurada,
               sólo falta que nos eche
               mi padre su bendición.

ALONSO:

               Vaya, pues que Dios lo quiere.
               Mas ¿fue de veras también
               el desposorio solemne
               de Elena y de don Felipe?

FELIPE:

               Pues ¿de eso dudáis?

ALONSO:

               Celebren
               unas y otra vuestra industria.

CARREÑO:

               Y digan vuesas mercedes,
               las nuestras ¿en qué pecaron?

BALTASAR:

               Dote os daré competente.

ALONSO:

               Vamos a cenar agora.

BALTASAR:

               Esto y mucho más sucede
               desde Toledo a Madrid,
               aunque es jornada tan breve.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


<<<