Diccionario de autoridades. Tomo I: 021

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 022 de 104
Diccionario de autoridades. Tomo I Real Academia Española



10 Como estaba conferido y resuelto lo que el Rey preguntaba, fué facil obedecer à su Magestad, remitiendo por la misma Secretaría à sus Reales manos los estatútos, la empressa, y una breve y puntuál relación de la idéa concebida: añadiendo en esta representación, que la Académia solo pretendía el grado de criados de su Magestad, como el mas honorífico que pueden conseguir sus vassallos: sin que fuesse su ánimo solicitar gajes, ni otro título, que el que da el nombramiento, ò eleccion de Académicos: ni menos era su intención disputar preferéncia alguna con las demás classes de criados de la Casa Real: pues su único deseo era lograr la fortúna de ser atendida y privilegiada con este honór. Executado lo referido, se prosiguió la obra del Diccionario, dando à los que entraban de nuevo la combinación que se seguía de la letra A, para que cada uno la fuesse trabajando, segun el próprio numen, ò la imitacion de otros Diccionarios: hasta que mas actuados los entendimientos, se formó una planta, de que à todos se repartieron cópias impressas, para que gobernados por ella, fuesse mas uniforme el trabájo. Bien se tuvo entonces presente, que esta planta no havía de ser estatúto inviolable, siendo la práctica la que enseñasse mas, pues aunque hasta alli parecía que siguiendo aquellas leyes se ajustaría el Diccionario à la mejor regla; con todo ello, como el tiempo advierte mucho, y la experiéncia es antorcha, que luce siempre, pero alumbra tarde, era prudéncia no definir absolutamente lo que se podia hallar menos conveniente en la execución de su uso. Es verdád que el efecto ha manifestado el madúro ecuerdo con que se dispuso, porque se ha seguido casi en todo: pues solo se ha dexado de observar el poner à los nombres sus apithétos, y à los verbos sus derivados, porque se reconoció causar mas confusión, que utilidád. La planta fué la siguiente:

Lo primero se han de poner todas, y solas las voces apelativas Españólas, observando rigurosamente el orden Alphabético en su colocación: y por consiguiente quedarán excluídas del Diccionario todas las voces y nombres próprios de Persónas y Lugáres que pertenecen à la História, y à la Geographía. Y tambien se excusarán todas las palabras que significan desnudamente objéto indecente.

En cada voz se debe poner inmediatamente, y en abreviatúra (como despues se dirá) qué parte es de la oración? Si Verbo, Nombre, ò Particípio, &c. En el Nombre, si es substantivo, ò adjetivo, masculino, ò femenino. En el Verbo, si es activo, néutro, impersonál, ò recíproco. En el Particípio, si es activo, ò passivo. Y à esta forma en las otras Partes de la oración, si algo les perteneciere.

En los Verbos que tuvieren irreguláres algunos tiempos, ò Persónas, &c. se debe advertir: como en Traher, Traxe: en Andar, Andúve, &c y lo anómalo que huviere en otros Verbos y Nombres.

Poner las voces primitivas con su Definición, ù Descripción, y su Etymolo-


Ver original: Imagen:Autoridades-I-023.jpg


<<<
>>>