Directivas Fundamentales del programa de 1947 del Partido Socialista de Chile

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.


PARTIDO SOCIALISTA DE CHILE Programa de 1947

Directivas Fundamentales

I[editar]

El Partido Socialista, sobre la base de una interpretación marxista de la realidad, lucha porque se establezcan condiciones de vida –económicas, sociales y políticas- que permitan al hombre el pleno desarrollo de su personalidad por el trabajo, dentro de una estructura social renovada en función de los más altos valores éticos de la conciencia humana.

Para ello, el Partido Socialista considera de imperativa necesidad la transformación integral del régimen existente, hecha sobre la base de las conquistas sociales alcanzadas hasta ahora por la actividad de los hombres en el proceso orgánico de la cultura.

II[editar]

Como medio para llegar a una transformación completa del régimen capitalista, el Partido Socialista propicia la socialización del poder económico, es decir, la abolición de la propiedad privada de los instrumentos de producción que tienen un empleo de alcance social.

El Partido Socialista considera que la socialización de la producción y el intercambio de la riqueza sólo podrá realizarse, sin menoscabo de los fines libertarios y humanos del socialismo, sobre las bases de organizaciones sindicales y técnicas de la clase trabajadora.

III[editar]

El Partido Socialista sostiene que la planificación técnica de la producción, la circulación y la distribución de la riqueza pueden liberar al hombre de la servidumbre económica, asegurándole su derecho a la vida por medio del trabajo, acceso a todos los bienes de la cultura y el goce efectivo de las libertades humanas.

Desaparecidas las clases mediante la socialización del poder económico , se hará posible una convivencia democrática real y no meramente formal, como la que existe en la sociedad burguesa. El estado perderá sus atributos de poder sobre las personas para convertirse en el supremos coordinador de los procesos económico-sociales.

IV[editar]

El Partido Socialista rechaza, por lo tanto, como esencialmente contraria al socialismo, la concepción totalitaria del estado que implica una regimentación coercitiva de las conciencias individuales. El régimen por cuya implantación lucha, ha de fundamentar la democracia política en la seguridad económica.

Junto con socializarse los medios de producción, será reemplazada la seudodemocracia actual, que se basa en un concepto individualista y abstracto de la soberanía popular, por una democracia orgánica que responda a la división real del trabajo colectivo.

V[editar]

El Partido Socialista sustenta, en lo internacional, la política revolucionaria y democrática de la clase trabajadora, opuesta a toda forma de imperialismo y propicia a todo lo que facilite la cooperación pacífica de los pueblos. Esta última, sólo será realmente estable cuando la clase trabajadora, haya alcanzado, en los distintos países, sus objetivos históricos.

En las condiciones actuales y en el plano continental el partido socialista lucha por una a pacífica y democrática convivencia interamericana, ajena a toda forma de presión imperialista y opuesta a la existencia de regímenes dictatoriales totalitarios.

Para hacer posible este sistema de convivencia continental se hace necesario que los países latinoamericanos traten con los Estados Unidos en un plano de igualdad y dignidad, para lo cual el Partido Socialista propugna la progresiva unificación latinoamericana, sobre bases progresistas y democráticas.

El proceso de unificación latinoamericano, mirado con perspectiva socialista, implica el desarrollo concertado de nuestros recursos económicos, con miras a nuestra liberación del imperialismo. Los pueblos de América latina integrados en una comunidad de naciones socialistas constituirán un factor decisivo para el porvenir del mundo

VI[editar]

Para superar la crisis por que atraviesa Chile y dar comienzo a la reconstrucción orgánica de la vida nacional, con miras a establecer las condiciones que requiere la realización del socialismo, el Partido Socialista promueve una planificación económica que promueva el aprovechamiento intensivo de nuestros recursos naturales y asegure el alza del nivel de vida de las masas.

La planificación económica propugnada por el partido socialista debe tener un carácter integral y revolucionario. Debe ser integral, en cuanto debe afectar al total de nuestra vida económica, en todas las frases del proceso y en todas sus modalidades. Debe ser revolucionaria, en cuanto no ha de limitarse sólo al control y dirección de las actividades económicas privadas, sino que ha de promover la transformación de las bases estructurales de nuestra economía.

VII[editar]

Una planificación integral de nuestra economía con la perspectiva revolucionaria de transformar nuestra estructura económica, exige una modificación básica de la organización política del Estado, que permita a éste legar a ser el instrumento de la acción política de los trabajadores en pos de sus objetivos históricos y el instrumento eficaz para realizarlos.

Desde este punto de vista y sobre la base de las condiciones reales existentes en Chile, el Partido Socialista lucha por la consecución de sus objetivos inmediatos, objetivos que no limitan su tarea última y final, la instauración de la sociedad socialista, sino que son precisamente las condiciones que la hacen posible.