Discurso: 11 de octubre de 2003

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



<Discursos del Presidente George W. Bush


Buenos días

Hace seis meses esta semana, la estatua de Saddam Hussein fue derrumbada en el centro de Bagdad, e Irak comenzó la transición de la tiranía hacia el auto-gobierno. El objetivo de nuestra coalición es ayudar al pueblo de Irak a construir un país estable, justo y próspero que no represente una amenaza para los Estados Unidos ni para el mundo. Con el fin de lograr ese objetivo, estamos siguiendo una estrategia clara.

Primero, las fuerzas de coalición en Irak están activamente persiguiendo a los terroristas y partidarios leales a Saddam que desesperadamente se oponen a la libertad para el pueblo iraquí. Segundo, tenemos el compromiso de ampliar la cooperación internacional para la reconstrucción y la seguridad de Irak. Y tercero, estamos trabajando muy de cerca con líderes iraquíes mientras se preparan a redactar una constitución, establecer las instituciones de una sociedad civil, y encaminarse hacia elecciones libres.

Como parte de nuestra estrategia, estamos ayudando a los iraquíes a reconstruir su economía después de muchos años de corrupción y mal gobierno. Durante tres décadas, la economía de Irak sirvió los intereses apenas de su dictador y de su régimen. Saddam Hussein construyó palacios y monumentos a sí mismo, mientras se desmoronaba la infraestructura de Irak.

Construyó una masiva máquina de guerra, mientras que descuidaba las necesidades básicas de su pueblo.

Ahora que el dictador ha desaparecido, nosotros y nuestros socios en la coalición estamos ayudando a los iraquíes a sentar las bases de una economía libre.

La semana entrante, la economía de Irak logrará un hito importante, con la introducción de una nueva moneda. Los billetes del nuevo dinar iraquí portarán las imágenes de la noble tradición de Irak, y no la cara de un dictador detestado. Durante más de una década, distintas zonas de Irak han usado dos versiones diferentes del dinar - muchos de estos billetes eran falsificados, disminuyendo el valor de aquellos que eran genuinos. El nuevo dinar será usado en todo el territorio de Irak, unificando de ese modo la economía y el país. Y la nueva moneda tendrá características especiales que la harán difícil de falsificar.

A raíz de la Segunda Guerra Mundial, tomó tres años instituir una nueva moneda en Alemania Occidental. En Irak, ha tomado sólo seis meses - y la nueva moneda es símbolo de la economía renaciente de Irak. Irak tiene una larga tradición empresarial - y desde la liberación del país miles de nuevos negocios han sido lanzados. Mercados muy activos están operando en aldeas en todo el país. Los anaqueles de los almacenes están llenos de productos desde vestuario y mantelería hasta aires acondicionados y platos satélites. El libre comercio está volviendo a la antigua región que inventó la banca.

Con nuestra ayuda, los iraquíes están reconstruyendo las carreteras, los puertos y los ferrocarriles necesarios para el comercio. Hemos ayudado a establecer un banco central iraquí independiente. Trabajando con el Concejo de Gobierno de Irak, estamos estableciendo un nuevo sistema que permite a los inversionistas extranjeros invertir capital con confianza en el futuro de Irak. Y hemos ayudado a reestablecer la capacidad de producción de petróleo de Irak a cerca de dos millones de barriles al día - cuyos beneficios van directamente al pueblo iraquí.

Irak está progresando. Como dijo recientemente el alcalde de Kirkuk, Abdul Rahman Mustafa: "Nuestro potencial económico apenas ha sido explotado".

Debemos ayudar a Irak a alcanzar ese potencial. La solicitud que he presentado al Congreso para la reconstrucción de Irak incluye apoyo para importantes proyectos de salud y capacitación. Bajo nuestra estrategia, Irak tendrá centros de empleo para ayudar a las personas a encontrar trabajo. Tenemos la intención de establecer capacitación en el uso de computadoras, instrucción en el idioma Inglés, y programas vocacionales para ayudar a los iraquíes a participar plenamente en la economía global. Le pido al Congreso que apruebe pronto el presupuesto que solicité, de modo que este trabajo tan importante pueda proceder.

Los estadounidenses estamos ofreciendo esta ayuda - no sólo porque somos de buen corazón, sino porque tenemos una visión clara. Un Irak estable, democrático y próspero ya no será un lugar para cultivar el terror, la tiranía y la agresión. Y un Irak libre será un ejemplo del poder de la democracia en todo el Medio Oriente. Las naciones libres son naciones pacíficas. Al promover la libertad y la esperanza en otras tierras, eliminamos las amenazas directas al pueblo estadounidense. Nuestras acciones en Irak aumentarán nuestra seguridad por muchos años venideros.

Gracias por escuchar.



Great Seal of the United States.png Este documento pertenece al Gobierno de los Estados Unidos de América y se encuentra en dominio público.