Discurso: 20 de septiembre de 2008

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



<< Discursos del Presidente George W. Bush


Buenos Días.

Éste es un momento importante para la economía de Estados Unidos. Problemas que se originaron en el mercado de crédito -y se presentaron inicialmente en el sector de préstamos hipotecarios no preferenciales- se han propagado por todo nuestro sistema financiero. Esto ha llevado a una pérdida de confianza que ha congelado muchas transacciones financieras, entre ellas los préstamos a consumidores y a empresas con planes de expandirse y generar empleo. Como resultado, el gobierno está tomando medidas ahora para proteger de serios peligros el bienestar económico de nuestra nación.

Nuestro sistema de libre empresa se basa en la convicción de que el gobierno federal debe intervenir en el mercado sólo cuando es necesario. Dada la situación precaria de nuestro mercado financiero -y su vital importancia en la vida cotidiana del pueblo estadounidense- la intervención del gobierno no sólo se justifica, sino que es esencial.

En semanas recientes, el gobierno federal ha tomado una serie de medidas específicas, concebidas principalmente para evitar que los problemas de firmas individuales se propaguen más extensamente. Pero es necesario hacer más. Debemos abordar la causa de gran parte de la inestabilidad de nuestro mercado. La economía de Estados Unidos enfrenta desafíos sin precedente, y estamos respondiendo con medidas sin precedente.

Mi gobierno colabora con el Congreso en legislación que aprobará que el gobierno federal les compre a bancos y otras instituciones financieras activos ilíquidos, como malos préstamos hipotecarios. Este paso decisivo abordará los problemas subyacentes de nuestro sistema financiero. Además, permitirá que las instituciones financieras reanuden sus préstamos y que nuestro sistema financiero se vuelva a poner en marcha.

El Departamento del Tesoro también está tomando medidas para reestablecer la confianza en un elemento clave del sistema financiero de Estados Unidos al ofrecer seguro gubernamental para los fondos mutuos de inversión en el mercado de dinero. Por cada dólar que tengan ustedes invertido en un fondo asegurado, podrán sacar un dólar.

La Reserva Federal también está aportando liquidez adicional a los fondos mutuos de inversión en el mercado de dinero, lo que ayudará a disminuir la presión en nuestro mercado financiero.

La Comisión de Valores y Cambio Bursátil ha emitido nuevas normas temporales que suspenden la práctica de vender al descubierto acciones de instituciones financieras. Esto tiene como propósito evitar que los inversionistas reduzcan el valor de ciertas acciones para lucro personal.

Finalmente, mi gobierno está deseoso de, una vez superados los desafíos inmediatos, cooperar con el Congreso en medidas para darle al sistema financiero mayor transparencia y fiabilidad a largo plazo.

Estas medidas requieren que arriesguemos una cantidad significativa del dinero de los contribuyentes. Pero estoy convencido de que esta audaz estrategia le costará a las familias estadounidenses mucho menos que la alternativa. Presión adicional en nuestros mercados financieros causaría la pérdida masiva de empleos... devastaría las cuentas para la jubilación... devaluaría más el sector de vivienda... y disminuiría la disponibilidad de préstamos nuevos para casas, autos y matrículas universitarias.

En este difícil momento, sé que muchos estadounidenses que me escuchan se preguntan sobre la seguridad de sus finanzas. Por medio de la Corporación de Seguro Federal para Depósitos, todos los certificados de depósito, cuentas de ahorro y cuentas corrientes están asegurados por el gobierno federal hasta 100,000 dólares. El FDIC existe desde hace 75 años, y nadie jamás ha perdido un centavo de un depósito asegurado, y esto no cambiará.

A largo plazo, los estadounidenses, con buen motivo, pueden tener seguridad en nuestra solidez económica. Estados Unidos cuenta con los trabajadores más hábiles, productivos y emprendedores del mundo. Este país es el mejor lugar del mundo para invertir y hacer negocios. Y como hemos visto repetidamente durante los últimos ocho años, tenemos un sistema flexible y resistente que absorbe desafíos, hace correcciones y se recupera.

También resistiremos este desafío y lo haremos juntos. No es momento de partidismo. Trabajaré, tanto con demócratas como republicanos, para dirigir nuestra economía durante este momento difícil y retomar el camino hacia el crecimiento a largo plazo. Gracias por escuchar.


Great Seal of the United States.png Este documento pertenece al Gobierno de los Estados Unidos de América y se encuentra en dominio público.