Discurso de Mauricio Macri durante un encuentro con productores rurales en la provincia de Corrientes

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.

<< Autor: Mauricio Macri


Buenos días, a todos, gracias correntinos por recibirme un sábado en la mañana con tanto afecto y con tanto entusiasmo.

Gracias, Gobernador, un placer como siempre, compartir otro momento importante en nuestro país, gracias a todo el equipo que me acompaña, a nuestro ministro de Agricultura, al ministro del Interior, al presidente de la Cámara de Diputados, al secretario General, a nuestro senador Alfredo de Angeli, a todos, sí pueden aplaudir. (APLAUSOS)

Decirles que llevamos apenas un poquito más de una semana gobernando este maravilloso país en el cual todos creemos, todos amamos y todos soñamos construir ese espacio donde no haya un argentino que quede en la exclusión, no haya un argentino que quede en la pobreza, no haya un niño que no tenga las oportunidades de crecer, recibir una buena educación y alcanzar un buen trabajo el día de mañana para poder forma así, con dignidad, su familia. (APLAUSOS)

El campo argentino es un gran motor que tiene este país. Lamentablemente, venimos de años de conflictos innecesarios, inútiles, hasta diría estúpidos entre un gobierno y este sector tan pujante. Y llegó la hora, finalmente, en la cual todos seamos un gran equipo, como le decía al Gobernador que me visitó junto a los otros gobernadores de todo el país, nos reunimos el sábado pasado, justo a esta hora más o menos ya estábamos empezando la reunión, en la cual les dije, señores, la Argentina, los argentinos esperan, a partir de haber votado cada uno en su lugar por su gobernador, haber votado todos los argentinos por quién quería que conduzca el país, que a partir de este momento seamos un único y gran equipo: Presidente, gobernadores, intendentes, todos trabajando para que la Argentina vuelva a crecer. (APLAUSOS)

Y espero que esta confianza que hemos desarrollado con Ricardo, haciendo caravanas, haciendo campaña juntos, comiendo esa tarta frita que me da cada cinco minutos porque quiere que tenga la misma panza que él pero que no lo va a logar, no lo va a lograr, el chipá ese que me da que es mortal, la verdad qué cosa más rica es el chipá. Él se come, creo que uno cada diez segundos, no sé cómo hace, maneja y come, así como una máquina, coordina las dos cosas perfectamente, parece como si fuese un maní para él un chipá, se lo come así de un saque.

Pero bueno, la verdad que lo que nos une es el amor por esta tierra, el amor por ustedes, la confianza en ustedes, en lo que ustedes pueden hacer. Y todas las reformas, todos los anuncios que hemos hecho en estos últimos días, tienen que ver con que nos preocupa, empezando por el pequeño productor, por el trabajador que haya oportunidades de trabajo, que podamos poblar nuestro querido país. De la mano del desarrollo del campo argentino, es que vamos a poblar equilibradamente la República Argentina. Mi sueño es que cada correntino que haya abandonado esta provincia por falta de trabajo, pueda volver. (APLAUSOS)

Si ustedes que viven en Mercedes, en Esquina, que nuestros jóvenes, que los habitantes de estas comunidades lo pueden hacer, porque acá es donde vamos a creer trabajo. Pero para eso, es tan importante que al esfuerzo, la dedicación, el compromiso que ponen los trabajadores rurales argentinos, en el mismo compromiso esté, por parte de los empresarios y de los grandes productores. Porque de la mano de este tipo de inversión, es donde vamos a poder agregar valor y vamos a generar mejores trabajos. (APLAUSOS)

El desafío, señores, para los que están hoy acá y nos acompañan, es dejar de ser el granero del mundo para pasar a ser el supermercado del mundo. (APLAUSOS)

Con el Ministro y su equipo, maravilloso equipó que hemos armado, Ministro, la verdad que lo felicito por el gran equipo y por la buena energía que había en la primera reunión que tuvimos de trabajo. Y ahí el sueño es cómo ir transformando todas estas materias primas maravillosas que tenemos en productos que lleguen al hogar, primero, de los argentinos y después, de todos los habitantes del mundo como un alimento con marca, origen Argentina, hecho por argentinos, pensado por argentinos y eso es lo que podemos y vamos a hacer.

Créanme que si confiamos en nosotros mismos, si volvemos a creer que lo que vale es el esfuerzo personal, lo que vale es darle continuidad e inteligencia a nuestras políticas, el recuperar el valor de la palabra, el generar confianza entre unos y otros, el Presidente con el Gobernador y los intendentes, cada uno de nosotros ayudando a aquel que puede crecer y producir para que de pequeño productor pase a mediano y el mediano a gran productor y que elabore con tantas materias primas productos, insisto, que generen fábricas, plantas por toda la provincia de Corrientes y por todo el país.

Ese es el sueño, eso es lo que tenemos que hacer, eso es lo que vamos a hacer porque ¡se puede, se puede, se puede, no escucho, se puede, no escucho, se puede! (APLAUSOS)

También me dicen que los han invitado y que han venido con mucha alegría, muchos entrerrianos, bueno, un saludo para todos los entrerrianos.

Pero este mensaje, que lo digo hoy acá, en esta maravillosa tierra del chamamé, es un mensaje que le estoy dando a todo el pueblo argentino. Esta reforma que hemos hecho es para poner de pie el valle de Río Negro, para poner de pie la vitivinicultura, para poner de pie la agricultura y la ganadería, la caña de azúcar, el arroz, la fruta, los cítricos, todo, todas esas producciones son las que tienen que crecer, todas estas producciones son las que tienen que agregar valor, porque de esa manera vamos a tener trabajo para los argentinos.

Así que, confío en ustedes, por eso estoy acá, gracias por acompañarnos, vamos a trabajar juntos, se viene un momento maravilloso de la Argentina.

¡Fuerza, fuerza Corrientes, fuerza Argentina! (APLAUSOS)

 Corrientes, 19 de diciembre del 2015