Discurso de Memoria y Cuenta de Marcos Pérez Jiménez (1957)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.


Exposición del Presidente venezolano (1952 - 1958) Marcos Pérez Jiménez sobre las obras iniciadas y culminadas para el año de 1957 ante el Congreso Nacional de Venezuela el 20 de diciembre del citado año, además de la mención sobre los resultados del plebiscito realizado el 15 de diciembre de 1957, donde es el gobierno presidido por Pérez Jiménez el ganador para gobernar de 1958 hasta 1963.

Autor: Marcos Pérez Jiménez
Fecha: 20 de diciembre de 1957

Venezolanos:
Durante el año que ahora finaliza fueron ejecutadas o construidas obras por un total de 2.205 millones de bolívares, que incluye lo previsto en los planes extraordinarios, los especiales y los ordinarios. Esta cantidad excede en 500 millones de bolívares, el valor de las obras correspondientes al año pasado y por lo tanto, supera el índice máximo obtenido en dicho año, en cuanto a aplicación de ingresos ordinarios del Estado a obras tangibles, por lo cual hemos subido más todavía, los porcentajes que sobre el particular nos colocan en primer término en el mundo. Quedaron por concluir en el año algunas obras tales como:

La Planta Siderúrgica del Orinoco,
La Planta Hidroeléctrica del Caroní,
La Carretera El Dorado-Santa Elena de Uairen,
El Puente sobre el Lago de Maracaibo,
El edificio Principal de la Zona Rental de la Ciudad Universitaria y
El nuevo Hipódromo Nacional.

Además de otras de menor cuantía, la Planta Siderúrgica, fue proyectada inicialmente, para 120.000 toneladas y ya en ejecución, se la amplió a 650.000 toneladas, es decir, se aumentó su capacidad más de 5 veces a parte de que se la pone en condiciones de producir mediante trabajos adicionales, 1.200.000 toneladas. La Planta Hidroeléctrica del Caroní, que se comenzó originalmente para 150.000 kilovatios, ha sido llevada a 300.000 kilovatios. El nuevo Hipódromo Nacional, la Carretera El Dorado-Santa Elena de Uairen, el Puente sobre El Lago y el Edificio Principal de la Zona Rental de la Ciudad Universitaria, son obras que, por haber presentado mayor complejidad de la prevista, necesitaran y necesitaron estudios más detenidos y mayor tiempo de ejecución.
Todas las obras pendientes, están en pleno proceso de construcción y algunas de ellas próximas a terminarse como la Planta Siderúrgica del Orinoco que entrará en actividad para los primeros meses de 1958, lo mismo que la Planta Hidroeléctrica del Caroní y el nuevo Hipódromo Nacional, cuyas características técnicas y arquitectónicas, hacen de él uno de los mejores del mundo.
A propósito de estos retardos debo recordar, que cuando se hizo la enumeración general de obras para los años de 1955, 1956 y 1957, manifesté que la conclusión de ellas podría adelantarse en algunos casos o retrasarse en otros, sin que esto alterara fundamentalmente los planes.
Por otra parte la magnitud y la utilidad de las obras concluidas, compensan con creses las mencionadas demoras. Señalaré entre las más importantes obras terminadas este año:

El Ferrocarril Puerto Cabello-Barquisimeto,
La Autopista Tejerías-Valencia,
La Carretera el Guapo-Barcelona,
Construcción de 6.041 apartamientos y 233 edificaciones para servicios auxiliares del plan de mejoramiento de la vivienda urbana,
Los Hospitales Generales de Maracaibo y de San Cristóbal,
El Hospital de Maternidad en Caracas 1era etapa,
El Hospital de Niños en Caracas,
El Acueducto de Cabimas,
La Construcción de 25 grupos escolares, 3 liceos y una escuela normal,
La Industria Petroquímica 1era etapa, que comprende plantas de fertilizantes, plantas de clorosoda, refinería experimental de petróleo y obras anexas,
El Dique Seco de Puerto Cabello y obras anexas 1era etapa,
El reacondicionamiento de las Minas de carbón de Naricual,
El Hospital Central de las Fuerzas Armadas y
La Escuela Básica de las Fuerzas Armadas y el cuartel de la Guardia Presidencial.

Además de las obras enumeradas, cuya jerarquía las distingue y particulariza, el valor de las relativas a este año, da idea precisa de la amplitud de la labor efectuada en el citado lapso, al igual de los años anteriores y como en todas las actividades, el gobierno tiene la satisfacción de haber cumplido a cabalidad lo anunciado.

Venezolanos:
Son prueba de superación espiritual, las recientes elecciones llevadas a cabo en el país, por el orden con que se desarrollaron, la responsabilidad cívica de los votantes y los resultados obtenidos. A diferencia de lo ocurrido en comicios anteriores y de lo que comúnmente acontece en otras partes, durante el plebiscito del 15 de diciembre último, no hubo un solo acto de violencia en el territorio nacional e igualmente sabemos que las personas en actitud de elegir, lo hicieron de manera diligente. Las cifras demuestran que votó la más alta proporción de electores que se conoce en la historia del país, que el porcentaje de votos favorables, también es el más alto y que el porcentaje de votos negativos es el más bajo en Venezuela en contra de un gobierno, ante tales evidencias, conviene analizar, ¿porque ganó el gobierno y perdió la oposición?, así como ¿que significa el triunfo del gobierno y que habría significado el de la oposición?, el gobierno triunfó, por la calidad y la magnitud de su obra y porque la solución propuesta fue sincera, lógica, constitucional y ajustada a los principios sobre la materia.

Es irrefutable que durante 5 años consecutivos, el gobierno se dedicó con actividad creciente a una obra de excepcional jerarquía, ya se la considere en sí misma, comparativamente con lo hecho en el transcurso de la República o en relación a otros países, esa obra es la resultante de la ejecución de planes de vidente utilidad y de alcance nacional, puesto que la idea básica ha sido la de resolver los problemas a fondo donde quiera que ellos existen. La solución fue sincera, porque el gobierno no acudió a ningún subterfugio para plantearla y en lugar de valerse de intermediarios, fue el mismo Jefe del Estado quien las sometió a la consideración pública y las concretó en una formula sencilla y honrada acorde con cualidades del pueblo venezolano. La solución fue lógica porque se baso en dos argumentos poderosos, la preservación de la obra realizada como hecho fundamental para la vida de la Nación y la continuación de la obra en marcha como garantía para el futuro de Venezuela. La solución fue constitucional porque se ciñó a las disposiciones de nuestra carta fundamental y al contrario de numerosos antecedentes en el país, no se recurrió a la reforma de dicha carta para convertir en constitucionales conveniencias de última hora, la solución fue ajustada a los principios sobre la materia, porque no solo se respetó, sino que se enalteció la esencia del sufragio, o sea, el voto directo, universal y secreto, al facilitar la oportunidad de votar, dejar plena libertad para que el elector optara por lo que creyera conveniente y preservarlo de la intervención perjudicial del agente electorero cuyos apetitos personales o los de aquellos a quienes está subordinado, lo llevan muchas veces a lesionar los intereses de la Nación. La oposición perdió porque siguió empleando métodos caducos en una Venezuela evolucionada y transformada positivamente, a una acción de gobierno técnica, eficaz y civilizadora, solo pudo enfrentar campañas de difamación y de calumnias, fruto de su tremenda debilidad, de su reconocida ineptitud y de su desprestigio. En el exterior, volvió a su táctica de buscar apoyos de algunos gobiernos y de organismos internacionales, sin que le importaran el respeto que exige nuestra soberanía, ni el daño que podían causar a la nación, informaciones inexactas y tendenciosas y en el país, en lugar de presentar planes de gobierno mejores que los del régimen, se limitó a servirse una vez mas de su conocida propaganda destructiva e imposibilitada de convencer a la mayoría consiente, se dedicó a promover desordenes entre adolescentes y entre irresponsables, esa actitud de la oposición ha sido favorable, por cuanto demostró, que son ya muy pocos los que se dejan arrastrar por la mentira o que actúan con insensatez.