Discurso de Pearl Harbor

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Discurso de Pearl Harbor (1941) de Franklin Delano Roosevelt
Nota: Este fue un discurso dirigido al Capitolio de los Estados Unidos, Washington, D.C., el 8 de Diciembre de 1941, en respuesta al Ataque a Pearl Harbor.

En este día, el Presidente Roosevelt le hizo notar a la sesión conjunta del Congreso Estadounidense que Japón había atacado la isla de Oahu, en el Territorio de Hawái, el día anterior. Basado en las circunstancias del ataque, y los ataques consecutivos en contra de los intereses Americanos y del sudeste asiático que les siguieron, argumentó que en las semanas anteriores, Japón había negociado la paz con los Estados Unidos bajo falsas pretensiones.

Él finalizó su discurso con una petición al Congreso para hacer una declaración formal de guerra en contra de Japón, así entrando los Estados Unidos a la Segunda Guerra Mundial.


Señor Vicepresidente, Señor Presidente de la Cámara de Representantes, miembros del Senado, y de la Casa de Representantes: Ayer, Diciembre 7, 1941 — una fecha que permanecerá en la infamia — los Estados Unidos de América, fueron súbitamente y deliberadamente atacados por fuerzas navales y aéreas del Imperio de Japón.

Los Estados Unidos estaban en paz con esa nación, y, por solicitud de Japón, estaba todavía en conversación con su Gobierno y su Emperador buscando mantener la paz en el área del Pacífico. De hecho, una hora después de que escuadrones aéreos Japoneses hubieran comenzado un bombardeo en la isla Americana de Oahu, el Embajador Japonés para los Estados Unidos y su colega enviaron a nuestro Secretario de Estado, una respuesta formal a un mensaje Americano reciente. Y mientras su respuesta declaraba que era inútil proseguir con las negociaciones diplomáticas existentes, no contenía amenaza o sugerencia de una Guerra o un ataque armado. Debe quedar en el registro que la distancia de Hawaii dese Japón hace obvio el hecho de que el ataque fue deliberadamente planeado muchos días o incluso semanas atrás. En el tiempo subsiguiente el Gobierno Japonés buscaba deliberadamente engañar a los Estados Unidos con falsas declaraciones y estamentos de esperanza por una paz contínua. El ataque de ayer en las Islas Hawaiianas ha causado daño severo a fuerzas navales y militares Americanas. Siento mucho decirles que muchas vidas Americanas se han perdido. Adicionalmente, muchas embarcaciones Americanas han reportado ser torpedeadas en el mar profundo entre San Francisco y Honolulu. Ayer el Gobierno Japonés también lanzó un ataque en contra de Malaya. Anoche las fuerzas Japonesas atacaron Hong Kong.

Anoche las fuerzas Japonesas atacaron Guam. Anoche las fuerzas Japonesas atacaron las Islas Filipinas. Anoche las fuerzas Japonesas atacaron la Isla Wake. Y esta mañana los Japoneses atacaron la Isla Midway. Japón, entonces, ha hecho una ofensiva sorpresa en toda la extensión del área del Pacífico. Los hechos de ayer y hoy hablan por sí solos. El Pueblo de los Estados Unidos ha formado sus opiniones y entendido las implicaciones para la vida y la seguridad de nuestra nación.

Como Comandante en Jefe del Ejército y la Armada, he mandado que todas las medidas sean tomadas para nuestra defensa. Pero siempre nuestra nación entera recordará la brutalidad del asalto en nuestra contra. No importa cuanto tardemos en recuperarnos de esta invasion premeditada, el Pueblo Americano en su justo poder ganará la victoria absoluta.

Yo creo que interpreto la voluntad del Congreso y del pueblo cuando aseguro que no solamente nos defenderemos a nosotros mismos hasta lo último, sino que garantizaremos que esta forma de traición nunca jamás nos hará peligrar de nuevo.

Las hostilidades existen. No cabe duda al hecho de que nuestra gente, nuestro territorio, y nuestros intereses, están en grave peligro.

Con confianza en nuestras fuerzas armadas - con la interminable determinación de nuestra gente - ganaremos el inevitable triunfo - que Dios nos ayude.

Le pido al congreso declare que desde el ataque ruin y sin provocación realizado por Japón el domingo 7 de Diciembre de 1941, existe un estado de guerra, entre los Estados Unidos y el Imperio Japonés.