Discurso de todos los diablos: 006

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 006 de 072
Discurso de todos los diablos Francisco de Quevedo y Villegas


 
Fol. 6, pág. 2. hasta fol. 9, pág. 1. Discurre que es mejor ser condenado que volver a nacer, y lo afirma tres veces. Parece que se ríe del infierno, o no cree que le hay, quien tal dice. Por lo menos, ignora que dijo Cristo que es mejor no nacer, que condenarse un ser el no ser desdicha sobre todas las naturales. Es discurso gentílico, herético, asquerosamente discurrido y hablado.
Fol. 9, pág. 2. «Clavar espinas en un Eccehomo», «Paternostres molidos».
Irreverencia gentílica hablar de las cosas divinas y sus representaciones como de las humanas más indecentes.
Fol. 11, pág. 1. «óigame vuestra diablencia.» Mucho juega con los demonios.
Puédese temer que han de jugar allá mucho con él.
Pero si le sucede, allá verá que no es juego.
En el mismo fol., pág. 2. Que a un diablo que no supo tentar, «lo pongan en casa de un juez para que aprenda a condenar». Injurioso.
En el mismo fol., pág. 2, hasta fol. 18. Todo el discurso de los príncipes y privados es sátira contra ellos, bañada en lisonja.
Lisonja torpe. Satiriza atrevido; y, si bien, dicho con modestia en un tratado grave pudiera enseñar, dicho en lengua vulgar, el estilo civil, en unas relaciones entremesadas, escandaloso y sedicioso.


<<<
>>>