Discurso de todos los diablos: 039

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 039 de 072
Discurso de todos los diablos Francisco de Quevedo y Villegas


 


El pobre, que entendió que estaba ya en los profundos de la dueña, dijo:
—En esto conoceréis que yo me entiendo solo, pues preguntándome quién soy y mi oficio y habiéndolo dicho claro, no me habéis entendido. Yo soy aquel desdichado yo me entiendo que anda en el mundo paladeando confiados, disculpando necios y entreteniendo bellacos. Si me reprehenden los vicios, digo que Yo me entiendo; si me aconsejan en los peligros, Yo me entiendo; si me tienen lástima en los castigos, siempre soy Yo me entiendo. Yo soy el coloquio entre cuero y carne y el porfiado entre sí; y como yo me entiendo y no quiero entender a otro, ni que me entienda nadie, todo lo yerro, y éste es mi oficio. Y la dueña no sabe lo que se dueña, pues dice que no hay bestias donde hay Yo me antiendo, que es todos los arres y joes con capa negra. No hubo acabado, cuando otro hombre muy enojado, dijo:
—¿Quién fue el maldito que juntó a este entendido a escuras conmigo, que soy Nadie me entiende?
Aquí se revistió de sí mismo el Entremetido, y dijo:
—Dígote culto, y si apelas dígote benemérito.
—Pues no soy —dijo el tal figura— sino casamentero. Soy sastre de hombres y mujeres, que zurzo y junto, y miento en todo y hurto la mitad. Yo soy embelecador de por vida, inducidor de divorcios; vivo de engordar dotes flacos, añado haciendas, remiendo agüelos, abulto apellidos, pongo virtudes postizas como cabelleras; confito condiciones y desmocho años a los novios. Tenga una relación Jordán que remoza las bodas. En mi boca los partos y los preñados son doncellas, y no hay hombre tan callado en hijos, pues acomodo agüelas por nietas. Al fin, yo hago suegros y suegras, que no hay más que hacer. Y llamándome Nadie me entiende, porque si me entendiera el marido cuando le doy yo más dote con lo que miento que la novia con el que lleva, cuando le doy virtud con lo que callo, calidad con lo que finjo, hermosura con lo que encarezco, ninguna boda se concertara. Y si la esposita me entendiera:


<<<
>>>