Discurso de todos los diablos: 048

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 048 de 072
Discurso de todos los diablos Francisco de Quevedo y Villegas


 


—Yo soy —dijo— Solón; aquellos los Siete sabios; aquel que maja allí aquel tirano Nicocreonte, es Anaxacro; éste, Sócrates; aquel pobre cojo y esclavo, Epicteto; Aristóteles, el que detrás de todos saca la cabeza con temor; Platón, aquel que no puede echar la habla del cuerpo; Sócrates, el que no ha vuelto en sí y tiene, como veis, dudosa vida. Los que veis arrinconados son otros muchos que (como nosotros) han escrito políticas y advertimientos, diciendo en libros cómo han de ser los príncipes y cómo han de gobernar, que amen la justicia, que premien la virtud, que honren los soldados, que se sirvan de los doctos, que se escondan a los aduladores, que busquen los ministros severos, que castiguen y premien con igualdad, que su oficio es ser vicarios de Dios en la tierra y representarle; y por esto, sin nombrar a ninguno ni meternos con ellos, nos tienen en el estado que veis, porque los servimos de guía y de camino. Aquellos gloriosos reyes y emperadores en quien estudiamos esta dotrina, diferente patria tienen que nosotros. Numa está entre los dioses: Tarquino, tizón ahuma; Sardanápalo diferente memoria tiene que Augusto, y Nerón que Trajano.
Y otro detrás dél dijo:
—Acerca más el discurso a los tiempos de ahora: don Fernando el Santo y don Fernando el Católico y Carlos V tienen corónica; Rodrigo y don Pedro paulina con sobrescrito de historia. La mitra en fray Francisco Jiménez es diadema y en Olpas coroza.
—Mientes, infame filósofo —dijo Dionisio el Siciliano y Fálaris, a veces, y con ellos Juliano Apóstata y otros muchos—: mientes por todos; que vosotros sois causa de nuestras infamias y acusaciones y deshonras y muertes violentas y ruinas; pues por mentir en vuestros escritos y hablar de lo que no tenéis noticia y dar preceptos en lo que no sabéis, estamos los más difamados en muerte y perseguidos en vida.


<<<
>>>