Discurso de todos los diablos: 054

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 054 de 072
Discurso de todos los diablos Francisco de Quevedo y Villegas


 


—¿Qué maldad, qué sacrilegio, qué crueldad, qué locura no escribió de mí, las más increíbles? Que estudiaba gestos para hacerme feroz. Mira si haría esto quien inventó los calzadillos para disimular las malas piernas; que porque no me viesen la calva, era delito de muerte mirar desde arriba cuando yo pasaba, y decir cabra. Por eso dijo Pisistrato: «Conociendo yo el peligro que tenemos los tiranos en los que piensan y discurren sobre las vidas ajenas, en los doctos que se juntan, en los maliciosos que se pasean, a los que en las plazas vía pasear ociosos les preguntaba que por qué no asistían a alguna ocupación, y les decía: «Si a ti se te murieron los bueyes con que arabas, toma de mi hacienda y compra otros, y vete a trabajar; y si eres mendigo y pobre de semilla, yo te la compraré, y siembra», temiendo que la ociosidad destos no me dispusiese asechanzas. (Pisistratus cum in regnum esset evectus, accersi jubebat eos, qui in foro deambulando, atque otiando tempus tererent: et interrogavit, num quae causa esset ipsis in foro oberrandi? Simulque dicebat: Si tibi boves aratores mortui sunt, de meo cape rursus alios, atque ad labores te confer: si egenus et inops es seminum, de meo dentur tibi: veritus, ne horum otium insidias aliquas pareret.) (AELIANO: Variae histor., lib. IX, cap. 25.)
Príncipes, al que no tiene que hacer compradle la ocupación, y con eso compraréis vuestra quietud; temed al que no tiene otra cosa que hacer sino imaginar y escribir. No es a propósito desterrarlos ni prenderlos; que calificáis al sujeto y va con recomendación su malicia para los malcontentos. Caudal hacen y pompa los maldicientes de la persecución de los príncipes, y es precio de sus escritos vuestro enojo. Imitadme a mí, que, a costa de mi patrimonio, los ocupaba y divertía sus inclinaciones.


<<<
>>>