Discursos oficiales de Salvador Allende/1972/Conferencia de Prensa ofrecido por el Allanamiento ocurrido en Lo Hermida

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


​Conferencia de Prensa ofrecido por el Allanamiento ocurrido en Lo Hermida​ de Salvador Allende Gossens
10 de octubre de 1972

En primer lugar deseo reiterarles mi saludo, lamentando que por diversas razones haya pasado tanto tiempo antes que hayamos podido reunirnos de nuevo. Les doy mi excusar pero Uds. comprenden; hemos tenido algunas preocupaciones adicionales a las habituales y entonces el tiempo ha sido un poco escaso. De todas maneras Uds. han tenido, como yo, algunas preocupaciones adicionales, según se ha demostrado. Dada esta explicación, y como siempre, estoy a sus órdenes.

PREGUNTA: ALFREDO VALDES. Diario "La Paz", Bolivia

Señor Presidente, yo quisiera rogarle, si es posible, diera su impresión sobre la posibilidad de reanudación de relaciones con Bolivia.

PRESIDENTE: Ud. sabe perfectamente bien, que en reiteradas oportunidades mi Gobierno ha empezado conversaciones para reanudar relaciones con Bolivia. Además, en este momento se está trabajando en una comisión del Gobierno chileno, sobre problemas de interés mutuo, especialmente de orden económico. Eso ya es un paso de importancia. Puede tener la seguridad y la certeza que el Gobierno de Chile buscará la manera de allanar toda dificultad, ya que nuestro propósito bien claro -como decía hace un instante- es reanudar relaciones con Bolivia.

PREGUNTA: PAUL CANTOR DE LOS ESTADOS UNIDOS.

Señor Presidente, ¿Puede usted explicar la actuación de la policía y el método que usó, llegando -al amanecer incluso con ambulancias, a la población Lo Hermida? ¿Qué pasos ha dado Ud. para prevenir acciones de este tipo en el futuro? ¿Y sabe si han sido torturados algunos prisioneros, como han acusado algunos pobladores? Tengo otra pregunta.

PRESIDENTE: Vamos por partes. Vamos concretando las preguntas. Primeramente, quiero dejar constancia que en muy pocos países del mundo los periodistas pueden darse la satisfacción de hacer preguntas como la que Ud. hace.

Yo no sé si haya otro Presidente a quien le hagan estas preguntas. Además, en otros países hay que hacerles este tipo de preguntas casi todos los días, pero, de todas maneras le voy a contestar, porque este país es auténticamente democrático y porque yo vivo la democracia y no tengo nada que ocultar. Pero, quiero decirle en primer lugar, que tengo que rechazar la manera afirmativa en que Ud. hace la pregunta y eso me obliga a decirle, ¡no señor!. Porque Ud. no pregunta. Ud. pregunta afirmado, Ud. dice: Ud. recibió una versión de la policía, Ud. dice fueron ambulancias. Ud. dice fueron torturados. Y no le puedo aceptar esa manera de hacer la pregunta. Logicamente yo he tenido que informarme de parte de las autoridades pertinentes qué es lo que sucedió y la razón por qué actuaron. A mí se me ha expresado que Investigaciones y Carabineros fueron a cumplir con una orden emanada de la Justicia -y había tres órdenes- para detener a un hombre que se supone que está implicado en el grupo seudo-sedicioso, y digo seudo-sedicioso, porque son además delincuentes comunes, que están detenidos. Se agregó por parte de Investigaciones, que este sujeto tiene en su poder un vehículo robado con el cual han cometido diversos delitos.

En seguida, iban a buscar medicamentos que se suponía estaban en casa del hermano de este sujeto -el que está detenido ya- y quien fue el que hizo la denuncia, de que el otro tenía el automóvil. Porque esos medicamentos fueron sustraídos del Laboratorio Abott y son las pruebas del delito, y en tercer lugar, hacer lo que llama un rastrojeo de delincuentes comunes.

Esto es lo que a mí se me ha informado oficialmente.

Enseguida, también, de otro lado, está la versión de los pobladores a quienes escuche invitándolos a La Moneda; pero no sólo eso y creo que muy pocos Presidentes han hecho lo que hice yo, ir al campamento. ¿Por qué lo hice? ¿por convicción? ¿por principios? ¡por que soy un compañero de los trabajadores! ¿por qué siempre estuve contra la represión? porque no tengo nada que temer en lo personal, porque tengo autoridad moral. Y yo creo, por lo menos no tengo memoria de que en un hecho parecido, similar, Presidentes de otros países hayan procedido así. Si Ud., me da un nombre -yo se lo agradecería mucho- sería la demostración de que Ud. conoce a fondo los problemas sociales, y le haría justicia a un Presidente de otro país que hubiera hecho lo que he hecho yo; pero creo que le va a costar mucho y no va a poder darme un nombre. Además Ud. ha aseverado que han ido ambulancias. Es efectivo que los pobladores dicen que el grupo policial llegó con ambulancias y eso está investigándose, porque a mi juicio, sería un indicio grave, si al llegar allá Carabineros e Investigaciones, hubieran llegado al mismo tiempo con las ambulancias. Pero yo no puedo decir que sí, ni que no; yo he pedido informes, ¿a quién?, al Jefe del Servicio Nacional de Salud, de quien dependen las ambulancias en este país.

En cuanto a las torturas, en realidad los propios dirigentes de pobladores, con autorización mía, en la noche del domingo, después de conversar 2 horas y media conmigo, fueron a Investigaciones y conversaron con los 47 detenidos que habían allí. Los acompañó Arsenio Poupín, quien en ese momento era el abogado de la Secretaría de la Presidencia, a quien he designado Director de Investigaciones Subrogante; en presencia de los dirigentes de los campamentos, Arsenio Poupín, les preguntó, uno a uno a los detenidos, si habían sido flagelados, torturados. Según me han informado sólo uno, expresó que sí y tenía un hematoma; yo he dicho que de acuerdo con las disposiciones legales, se pida un médico legista, es él el que tiene que hacer el peritaje para que tenga validez ante la justicia; y no me he negado ni me negaré jamás a que se haga una diligencia de ese tipo.

Creo que le he contestado las dos preguntas y he rechazado la forma afirmativa de ellas. Como no es monopolio suyo, paso a otro periodista y después vuelvo a Ud. si le queda alguna curiosidad-

PERIODISTA DE PARIS: PIERRE KALFON Diario "Le monde"
París.

Señor Presidente. Ud. mandó hace algunos días una carta abierta a los partidos de la Unidad Popular a raíz de la asamblea popular en Concepción; a esta carta algunos partidos le han contestado y algunos a lo mejor no todavía. Quisiera saber su criterio en cuanto a la respuesta de los partidos de la Unidad Popular a su cargo.

PRESIDENTE: Pero antes quisiera saber yo, si Ud. mandó el titular con que aparece en Le Monde lo sucedido en Chile.

PERIODISTA: En eso aprovecho la oportunidad para aclarar alguna cosa; yo mandé despachos y los titulares los hacen en París.

PRESIDENTE: Dígales a sus compañeros de París que tengan más respeto y que en un titular, a veces, se puede desprestigiar a un hombre y a un Gobierno, porque a mí como chileno no me gustaría que en los diarios chilenos usaran este tipo de titulares para referirse al Presidente de Francia.

La labor periodística no tiene fronteras. Ahora le voy a contestar lo que me ha preguntado. ¿En el fondo, qué desea saber Ud.?

PERIODISTA: Lo que opina Ud. de la respuesta de los partidos, de los distintos partidos de la Unidad Popular, a la carta que Ud. envió a la Asamblea del Pueblo de Concepción.

PRESIDENTE: Ese es un bello abanico de opiniones. El MAPU dice una cosa, la Izquierda Cristiana dice otra cosa, el API dice otra cosa; no tenemos la opinión del Partido Comunista, ignoro la del Partido Radical, y tampoco ha llegado la del Partido Socialista. Creo que los partidos tenían la obligación de haber discutido entre ellos y darme una respuesta.

Yo he planteado un pensamiento serio en un documento que tiene contenido político y he hecho diversas reflexiones, que a mi juicio merecen ser consideradas profundamente por los partidos. Si he enviado esa carta pública, es porque yo deseo saber si en los partidos de la Unidad Popular hay un criterio similar. Si tiene iguales puntos de vista o no, y si es posible que los alcancen, que tengan los mismas opiniones, y si no, que discutan conmigo, pero efectivamente, y con eso satisfago su interés.

Parece ilógico, que partidos que además forman un Partido llamado Federado, tengan criterios distintos sobre materias tan importantes, y concepciones técnicas diferentes.

PERIODISTA DE LA REPUBLICA DEMOCRATICA ALEMANA DE AGENCIA A.D.N.: Presidente, en la República Democrática Alemana se sigue con gran interés y profunda simpatía, la difícil pero exitosa lucha que lleva a cabo la Unidad Popular, y el Gobierno del Pueblo bajo su experimentada dirección. ¿Podría hoy Ud. exponernos aquí su opinión respecto a las principales tareas de la UP, en su Gobierno, para reforzar y profundizar los cambios sociales en Chile y qué papel debe asumir en éstos, la clase trabajadora chilena y sus aliados?

PRESIDENTE: En realidad es una pregunta que para ser respondida en la amplitud que tiene, nos quitaría mucho tiempo; practicamente, casi abarcarían toda esta conferencia. así que voy a hacerle una muy apretada síntesis, destacando que me parece justa la condición suya frente a lo que estima problemas que deben ser conocidos. Desde el punto de vista político, creo que lo esencial es crear una conciencia nacional sobre lo que representa hacer los cambios, las transformaciones económicas esenciales de Chile, dentro del marco de la Constitución y la ley, disposiciones legales de la democracia burguesa. Porque como esto no ha ocurrido en otros países, la gente no se compenetra profundamente de las dificultades que este entraña. Un Ejecutivo, que tiene al frente del Poder Judicial independiente y un Congreso, con una mayoría opositora, tenaz y duramente opositora. Así que básicamente hay que dar los antecedentes suficientes, las informaciones, ampliar el diálogo político, elevar la conciencia de las masas para que se comprenda cuál es el camino de Chile y cuáles son las dificultades que enfrentamos, tomando en consideración que los enemigos, desde fuera y desde dentro. Desde fuera el imperialismo herido en sus intereses y desde dentro los sectores de la oligarquía, terrateniente. En esas condiciones, Uds. comprenden que la tarea es dura y se hace más dura todavía, si acaso los Partidos y movimientos que forman la base política del Gobierno, no tienen un pensamiento homogéneo, de ahí la pregunta que se me acaba de formular hace un instante y que la he contestado con toda franqueza. A mi juicio, en el aspecto político, lo esencial es que la Unidad Popular sea auténticamente una unidad. No una unidad formal, sino una unidad auténtica, que haya un pensamiento único, una concepción táctica, clara - y por cierto - una definida estrategia para que los Partidos de la Unidad Popular y los trabajadores agrupados en la Central Unica conozcan las metas que tenemos que alcanzar.

En seguida, creo que desde el punto de vista social, lo que a nosotros nos interesa, nos preocupa, es precisamente que los trabajadores organizados y los no organizados tengan la certeza que este es su Gobierno, que ellos son el Gobierno y lo son a través de los partidos, fundamentalmente los partidos de clase, y a través de los partidos que representan sectores de la pequeña y mediana burguesía.

Como lo dije en Valparaíso, en este Gobierno no hay ni terratenientes, ni banqueros, ni abogados imperialistas, ni monopolistas.

Pienso que es indispensable que junto con medir la importancia indispensable de que se cumplan estas metas políticas que he diseñado en forma tan esquemática se comprenda también cuál es la realidad económica que en este instante vive Chile, producto de viejas estructuras, pesando sobre nosotros una deuda externa, sufriendo las consecuencias del descenso extraordinario del precio del cobre, sintiendo cómo han sentido todos los países, las consecuencias de la política trazada para el dólar, que al ser devaluado ha alzado los precios de los artículos que nosotros tenemos que importar: alimentos, insumos, repuestos, maquinarias, etc.

La verdad estricta es que muchos chilenos no tienen una conciencia clara de que un país es como una familia. Cada uno de Uds. tiene - algunos más, otros menos - ingresos, los países también tienen ingresos. La gente ignora el presupuesto, por ejemplo, de dividas de Chile, lo que Chile necesita importar y lo que exportamos. Todo lo que exporta Chile representa, este año, 1.200 millones de dólares, pero habríamos necesitado 1.620 si no hubiéramos renegociado la deuda. La deuda al ser renegociado nos dio un alivio, pero parcial, porque sólo se renegoció el 70% de lo que nosotros deseábamos. Tenemos un déficit en presupuesto de divisas, si no incorporamos al conocimiento de estas cosas al país, si los trabajadores - y al decir trabajadores, hablo de obreros, campesinos, empleados, técnicos, profesionales - no entienden que es necesario hacer una gran esfuerzo, una gran tarea colectiva no podremos salir fácilmente de las situaciones en que nos encontramos.

En este instante hay una situación de urgencia, de emergencia, porque si miramos hacia el futuro los planes de inversiones que tenemos son lo suficientemente fuertes, claros, como para vitalizar la economía chilena e impulsar su desarrollo, pero, en este momento, por lo que hemos heredado, por la democratizacióm que está viviendo efectivamente Chile, por la política de redistribución del ingreso, por la conciencia que tiene la gente de sus derechos, nos encontramos frente a demandas, que son de todo orden, económicas, en cuanto a sueldos y salarios.

Cuando yo decía que los trabajadores son el Gobierno estoy señalando, por ejemplo, que no es posible que los Pliegos y Peticiones, que las solicitudes de reajustes de sueldos y salarios tengan el mismo criterio, el mismo planteamiento que tuvieron antes, cuando los trabajadores no estaban en el Gobierno y cuando había lucha entre sector patronal y trabajadores y entre trabajadores y el Gobierno.

Nosotros tenemos que hacer entender que en todo proceso de beneficio pecuniario de ingreso, los trabajadores tienen que estar ligados a la producción y a la productividad y son los propios trabajadores los que tiene que contribuir a eso ¿cómo? organizando su Comité de Producción y haciendo activa y directa la participación, sobre todo en el manejo de las industrias del área nacionalizada y también deben estar presentes en las empresas mixtas y también deben tener conocimiento del rodaje de las empresas privadas. Entonces, este proceso social, esta transformación de Chile hay que mirarla en la realidad que estamos confrontando. Vivimos todavía todo el deterioro del capitalismo en un país en vías de desarrollo y no tenemos las ventajas que nosotros sabemos que otorga el Socialismo. Entonces, a mi juicio, el gran problema es un problema político, porque la apreciación exacta y realista, del conocimiento cabal de las dificultades, de tener la certeza de que el camino elegido es el único que tiene Chile, nace entonces la responsabilidad que reclamamos para poder nosotros vencer esta etapa, que - repito - se presenta con carácteres agudos sobre todo frente a algunas deficiencias; fundamentalmente, carece de divisas, necesitamos por ejemplo explotar más, pero necesitamos tener más divisas. Básicamente este país ha vivido de la exportación del cobre; bueno, pero resulta que nosotros hemos encontrado dificultades extraordinarias, desde el punto de vista técnico, en las minas. Recién hoy día el diario informaba que han llegado 20 ó 30 camiones para Chuquicamata. No teníamos camiones de 80 ó 100 toneladas. Nos ha costado una enormidad conseguirnos 8 palas mecánicas. Sin eso no hay aumento posible de la producción de la mina. Pero, aumentamos la producción en la mina, y luego nos encontramos con las deficiencias en la otra etapa, en la fundición.

En El Teniente, por ejemplo, el método que usaron los americanos, indiscutiblemente era un avance técnico; la inyección de oxígeno en los hornos reverberos. Pero no lo dominaron los americanos y no prepararon al personal; ellos mismos que lo instalaron, no fueron capaces de manejarlos; la prueba está que en ese año 70 tuvieron una producción inferior al año 69.

Para nosotros ha sido muy difícil entonces, ir venciendo esta dificultades, hemos tenido que buscar ayuda técnica en Finlandia, en Japón; hemos tenido que mandar ingenieros nuestros al Japón, y vendrán ingenieros japoneses, porque allí se está planteando ese método que parece un proceso bastante avanzado en comparación con lo que se usa en otros países; en los países socialistas, por ejemplo, no hay una experiencia sobre esta materia, y tampoco la han tenido los americanos que la instalaron. Entonces hay una serie de factores que se ignoran, algunos por falta de información o interés; otros no los ignoran pero los explotan prácticamente. En resumen creo que todos los problemas tienen una raíz y que es la falta de una postura política que implique una uniformidad de criterios, de pensamiento y de acción.

PERIODISTA: KARL VON BRAUM del diario "WAS", REPUBLICA FEDERAL ALEMANA.

Tengo dos preguntas relacionadas al proceso de transformación de la economía. La primera, es sobre la gran cantidad de conflictos, por dificultades que surgen entre el Poder Ejecutivo, por una parte, y la Contraloría y la Justicia por otra; recuerdo por ejemplo, los casos de FENSA o CAUPOLICAN CHIGUAYANTE. Surgen o tienen su razón, en la falta de los tribunales administrativos que son provistos por la Constitución y que no fueron creados por Gobierno anteriores. La pregunta es: ¿Cuáles son las razones políticas de que ni la oposición - lo que a mi sorprende - ni el Gobierno presenten iniciativas para crear dichos tribunales, y por qué entonces y por qué ellos sigan prefiriendo seguir con los mecanismos insuficientes existentes?

Y la segunda pregunta es la siguiente: ¿Cuál es el estado actual y la posible salida del conflicto constitucional que surgió después del rechazo de los vetos?

PRESIDENTE: Es verdad que plantea problemas que tienen profunda repercusión, y que nosotros encaramos en las conversaciones en torno a los vetos que se realizaron con la DC. Uno de los puntos en que había acuerdo era precisamente la creación de los tribunales administrativos. Lamentablemente esas conversaciones no llegaron a una resolución positiva final, pero nosotros hemos anunciado el envío de un proyecto sobre esta materia. Quisimos enviar primero los proyectos que ya habían sido aprobados: el de participación de los trabajadores, el que da garantías o la pequeña y mediana industria o empresa, sea agrícola, comercial o industrial; el que fija las áreas conservadas al Estado y a la economía. Y vamos a enviar dos proyectos más: uno de ellos es un sumario administrativo, porque ya remitimos con anterioridad el proyecto sobre delito económico. Además el proyecto de propiedad administrativa, de declaración ´pública de la renta, el que debe permitir el acceso a las cuentas bancarias, etc.

Esto constituye un conjunto de iniciativas que tienen un pensamiento central y que se van a contemplar con lo que Ud. ha planteado y es muy importante: los Tribunales Administrativos. Debo decirles que creo que mañana o el lunes, ese proyecto estará en el Congreso. Ya he hablado con el Ministro de Justicia. Está redactado, y también tiene algunas disposiciones que terminan con mayor claridad las atribuciones de DIRINCO y de CORFO.

Enseguida, la situación de los vetos. Están en la Cámara, no han sido tratado, se han despachado ayer por unanimidad dos de los tres proyectos (o tres de los cuatro), en la comisión que tiene que pasar a la sala. Si se despacharan estos proyectos, yo creo que quedará postergada la discusión de los vetos. En caso que se despacharan los vetos de cuerdo con el criterio del Senado, ya ha manifestado claramente la opinión del Ejecutivo, y se la debo reafirmar:

En primer lugar, nosotros entendemos que el Ejecutivo es co-legislador. La Constitución es muy clara: establece exigencias para que el Congreso pueda insistir en un artículo vetado por el Ejecutivo, y en eso tenemos discrepancias con el Congreso. Ellos aceptan que se necesita dos tercios en las leyes y no en la Reforma constitucional; nosotros sostenemos que si acaso esto sucede en la ley, con mayor razón debe ser la Ley de las Leyes que es la Constitución.

Hemos agregado que de producirse esta discrepancia, nosotros iremos al Tribunal Constitucional. El Congreso sostiene que el Tribunal Constitucional no tiene atribuciones, nosotros pensamos que es el Tribunal Constitucional el que debe decir si tiene o no tiene atribuciones; nosotros no sostenemos que tenga o no tenga, es el Tribunal Constitucional el debe determinarlo. Y además, todavía, queda la tercera etapa que es el Plebiscito, la atribución del Ejecutivo para convocarlo y la materia sobre la cual debe pronunciarse el Pueblo. En esto sí que específicamente el Tribunal Constitucional puede pronunciarse.

PERIODISTA: JORGE MILTON, SEMANARIO "POLITICA" DE BRASIL.

Señor Presidente: no es una cosa extraña en Latinoamérica que las fuerzas conservadoras lleguen al golpe de Estado para evitar la ascensión de las fuerzas populares. Cuánta campaña intensa que hace ahora la derecha que ha tratado incluso de dividir los partidos de la Unidad Popular. ¿Ud. cree que llegue al mismo golpe acá o Ud. cree que pretende, así como la Unidad Popular, la lucha electoral del 73?

PRESIDENTE: Yo he dicho muy claramente que en la oposición hay dos sectores: uno que ejerce sus derechos, que nosotros respetamos, que son derechos adquiridos por el Pueblo y que nosotros ejercimos cuando éramos oposición, dentro de los marcos constitucionales y legales.

Y hay otro sector que indiscutiblemente pretende, sin conseguirlo, provocar caos económico y ruptura de la Unidad Popular; es decir, a ver si les es posible encontrar un camino extra-legal que les permitiera terminar las bases de sustentación del Gobierno.

No lo han conseguido, ni lo van a conseguir. El problema es que mucha gente en este país, ha negado que esto sea así; sin embargo, y esta es la prueba, cuando nosotros denunciamos hace algunos mese que había un sector en este país que estaba conspirando, se dijo que era una cortina de humo que lanzaba el Gobierno para tapar las fallas y los errores cometidos. Pero al poco tiempo apareció el ex-mayor Marshall en Bolivia, y en una declaración de una espontaneidad ingenua, increíble, dijo que efectivamente, él había participado en la tentativa destinada a organizar un grupo para derrocar al Gobierno. O sea, confirmó uno de los actores, un actor de mala categoría, por suerte, confirmó lo que nosotros habíamos dicho. Así que nosotros tenemos muy claro que hay intereses muy poderosos que pretenderán, por todos los medios, impedir que el Gobierno siga su camino dentro de los marcos institucionales y legales. Parte de eso ha ocurrido con esa "modesta" empresa transnacional que se llama la ITT, y el empeño que han puesto y pusieron para que nosotros no llegáramos al Gobierno, y cómo utilizaron su influencia, sus vínculos, su dinero, y cómo fracasaron.

Porque le es muy difícil a mucha gente que ha vivido muy poco, o no ha vivido, en este país, el comprender cómo en Chile las cosas suceden y por qué suceden en Chile y no en otros países.

Chile es un país que tiene características diferentes y distintas. Este país ha existido en la realidad, en el ejercicio de una democracia burguesa, ampliamente. El peso de las instituciones de Chile es evidente: basta pensar que el Congreso Nacional tiene 160 años de vida ininterrumpida. Creo que hay dos países en el mundo - EE.UU. e Inglaterra - que tienen una cifra de años, en el desarrollo de la actividad parlamentaria, superior al nuestro. En seguida están las instituciones militares, de Carabineros y la policía civil, que son instituciones profesionales, con un profundo sentido de respeto a la Constitución y a la Ley, cosa que no ocurre en otros países, y le ruego no me pida ejemplos.

Pero, el hecho real y claro que hay que ver en la historia de este país, es la idiosincrasia de Chile. Hay que ver lo que significa aquí la presencia y la lucha de los trabajadores; ¡si la Unidad Popular no es una cosa que se haya producido superestructuralmente, porque se le ocurrió a tres o cuatro dirigentes y al Doctor Allende! ¡Si la lucha del pueblo de Chile tiene muchos y muchos años! Es uno de los primeros países en ésto. Desde luego que tuvo partidos políticos con la definición que ha tenido el Partido Comunista y que tiene el Partido Socialista; además aquí nacieron organizaciones obreras, muy anticipadamente a lo que ocurrió en otros países; tuvimos la Federación Obrera de Chile, hace más de cincuenta años; después la CUT. Entonces es posible este proceso, porque además del contenido que tienen las instituciones chilenas, está también la base granítica de un pueblo con sólidas estructuras sociales y políticas. No son muchos países los que pueden tener estas características, y por eso es que yo les digo a Uds. que aquí no habrá tentativa de Golpe de Estado, que no habrá guerra civil, y que con las dificultades propias de los que caminan en un Ford del año 20 y en un camino malo, vamos de tumbo en tumbo pero avanzando, avanzando. Claro que vamos a cambiar luego el Ford por un automóvil más poderoso y le pondremos más motor; pero no será nunca un camino pavimentado el que tenemos que recorrer, porque hay intereses imperialistas.

Colocarse ante el mundo siendo pequeño país, en dignidad y plena soberanía; decir que nada ni nadie impedirá que nosotros tengamos relaciones diplomáticas y comerciales con todos los países del mundo; sostener nuestro derecho a tener personalidad propia; asentar el respeto a la autodeterminación y a la no intervención; decir que primero está Chile, segundo Chile, y tercero está Chile, sin aislarlo y sabiendo lo que es la solidaridad de Los trabajadores del mundo, pero así en forma tan enfática decir, primero es Chile, segundo es Chile, tercero es Chile, estoy diciendo que para nosotros las leyes nuestras son las que tienen validez, las determinaciones nuestras son las que valen, que no nos dejaremos presionar ni amenazar, que con un profundo sentido revolucionario y nacional enfocamos y solucionamos nuestros problemas, y que la inmensa mayoría de los chilenos, aunque no compartan el criterio del Gobierno, aunque disientan de las soluciones que nosotros damos, tiene respeto a lo que somos y cómo actuamos.

PERIODISTA: ANTON IESAMFOEK, Radio TV Holandesa.

Señor Presidente: ¿Ud. es optimista sobre el futuro del Socialismo, del camino Socialista, en el mundo en general y aquí en Chile? PRESIDENTE: No sólo soy optimista, soy un super-optimista. ¡Cómo no lo voy a ser!. ¿Qué pasa en las dos terceras partes del mundo? ¿Tiene comida la gente, tiene viviendas la gente, tiene trabajo la gente, tiene cultura la gente, tiene derechos la gente, se respetan esos derechos?

Yo creo que no. Y eso ocurre en las dos terceras partes del mundo. Eso no lo digo yo solamente: lo han dicho con claridad meridiana, los países del Tercer Mundo cuando se reunieron aquí en la Tercera UNCTAD, con cifras dramáticas que golpean brutalmente y que señalan una realidad que no se puede desconocer. ¿Y esa realidad la ha engendrado quién? ¿El Socialismo? No, el Capitalismo.

La diferencia abismal, la distancia extraordinaria que hay entre los países del capitalismo industrial y los países socialistas, frente a los países en vías de desarrollo como los nuestros, ¿se mantiene por qué? ¿Pueden los países que son potencialmente ricos, que tienen materias primas que se llevan de nuestras fronteras, vivir en esa desigualdad tremenda de tener que comprar caro y vender barato?

Donde Ud. apunte, está la presencia implacable del capitalismo que presiona brutalmente a los países, sobre todo a los países productores de materias primas, a los países en vías de desarrollo. Donde lo mire, en cualquiera de las actividades, fundamentalmente en la comercial, en las empresas navieras, en las propias empresas aéreas. Hoy y por desgracia, a pesar del avance de la técnica, otros aspectos de la vida que son tan fundamentales como es el respeto ante las culturas autóctonas que están en peligro, si no se reacciona, si no se interviene, de aquí a 8 años, cuando se usen masivamente los satélites, ¿qué información vamos a tener nosotros? ¿Qué cultura va a recibir nuestro Pueblo? Solamente la que quieran darnos. Frente a esta realidad, ¡cómo no voy a ser optimista! ¿Acaso los logros alcanzados por los países socialistas no están señalados en la historia con claridad meridiana? Podrán decir lo que quieran, criticar como quieran, pero ¿alguien puede negar, por ejemplo, que la Unión Soviética, es una potencia de tal magnitud, que frente a ella está el respeto de los países más poderosos del capitalismo?

¿Alguien podrá negar que la República Popular China, a pesar de que la aislaron, la combatieron, la cercaron, irrumpe en el mundo gracias a sus estructuras socialistas, como un país de una influencia extraordinaria, y es uno de los cinco grandes? ¿Podemos nosotros desconocer el avance alcanzado en el campo socialista, en la técnica, en la ciencia, en la cultura?

Entonces yo creo que tengo derecho a confiar en el Socialismo, sobre todo si le doy el contenido humanista que tiene y que mucha gente niega, y si no no tendría fuerza interior para seguir luchando; tengo fe, confianza en el Pueblo y en lo que el Pueblo pueda hacer, y por eso estoy aquí.

HERIBERTO ZECHER de la Agencia DPA, de Alemania Federal:

Presidente, al mismo tiempo el Secretario General del MIR ¿daba conferencia de prensa?

PERIODISTA: Sí.

PRESIDENTE: Claro, eso prueba cuán democrático es este país; me pregunto su hay muchos países en que ocurre esto ¿Sí o no?

PERIODISTA: Sí.

PRESIDENTE: ¿Sí? ¿muchísimos? PERIODISTA: ¡No!

PRESIDENTE: ¡Ah! gracias.

PERIODISTA: Ese fue el motivo de mi pregunta.

PRESIDENTE: Es muy interesante. Yo le voy a contestar a su pregunta, pero es muy interesante además, anotan un hecho como este, así como le noté a uno o dos periodistas no me atrevo a decir compañeros, porque a lo mejor protesta alguno de Prensa.

Yo le voy a contestar su pregunta, pero antes deje darme un agrado, hacerle notar a Ud. y al resto, que en este país hay tal amplitud democrática que todos los sectores pueden dar conferencias de Prensa, lo que debe ser para Ud. una cosa extraordinaria; qué aburrido es estar en un país donde sólo dan una información, aquí hay bastante variada, aquí no hay donde perderse, hay para todos los gustos y todas las inquietudes y todas las preocupaciones.

Ahora bien, qué papel juega el MIR ¿a juicio mío?

PERIODISTA: Qué papel corresponde a su juicio.

PRESIDENTE: Yo creo que el MIR, podría desempeñar un papel importante, interesante si acaso, si se circunscribiera fundamentalmente a plantear los problemas de discrepancias ideológicas tácticas y estratégicas. Creo que sería un factor de inquietud que permitiría dilucidar en un nivel superior, aspectos teóricos que conviene sea esclarecidos; en ese sentido no sólo el MIR; sino que cualquier grupo que disienta de la UP, a mi juicio debe ser bien recibidos por nosotros. El problema comienza cuando se actúa, o se pone acento en hechos que son circunstanciales y que crean dificultades, o cuando se enfoca con un criterio predeterminado, o a la UP o a los partidos de la UP, y entonces en lugar de ser un diálogo de revolucionarios, se transforma en un ataque de un sector que quiere la transformación y el cambio contra los que estamos haciéndolos. Este es el problema; para mí la existencia del MIR o la existencia de cualquier grupo, tiene importancia y puede constituir y debe constituir, un factor para esclarecer, para profundizar, para ahondar en los aspectos técnicos de principios y doctrina. Yo creo que la existencia de un grupo que tenga como preocupación básica el ataque a la Unidad Popular que no pese bien lo que es este Gobierno, que piense que puede ser alternativa de poder y trabaje en función de eso, al margen de la realidad de Chile, puede ser un factor, que sin quererlo, se transforma en un sector contrarrevolucionario y que por lo tanto la única manera, en el ángulo nuestro, debe ser la discusión ideológica y el esclarecimiento.

Con permiso, voy a interrumpir. ¿Ve Ud.? está justificada la interrupción porque estoy firmando algunos artículos en relación con la expropiación o nacionalización de la ITT (APLAUSOS). No vayan a creer que esto estaba preparado, no, (RISAS) el Comandante Mela me ha traído esto porque es urgente. Y aquí también otro proyecto, para crear nuevos juzgados.

PERIODISTA: (GEORGE LAWTON DEL FINANCIAL TIMES DE LONDRES) Yo quisiera pedirle conversara un poco con nosotros sobre la meta de movilización popular, separándose un momento del enfoque del Congreso y de los vetos de cuanto se enfrenta acá respecto al estancamiento en las instituciones tradicionales. En la medida en que surgen movimientos de base, movimiento que podrían llamar de espontaneismo a un lado, o también lo que se refiere a movimientos e iniciativas de base, a movimiento de masa democrática, movimientos no formales, pero movimientos netamente chilenos. Yo quisiera pedirle conversara un poco sobre la posibilidad de canalizar dentro del Programa de la Unidad Popular, movimientos de esta índole que, formalmente no serían parte de una estrategia - digamos - electoral para ganar las capas medias, ni enfocados sólo a marzo del 73. Movimientos que son netamente chilenos y que toca el servicio de la meta de movilización popular y de base.

PRESIDENTE: En realidad, no sólo su pregunta, sino las consideraciones en que las fundamentas son bastante interesantes.

Lo que no se quiere a veces entender, es que este es un proceso revolucionario - como lo señalara al comienzo -; se realiza dentro de un cauce muy propio, muy nuestro. Y que siendo un proceso de esta envergadura se manifiestan lógicamente las contradicciones o las tensiones. Por lo demás, estuvieron presentes en todos los procesos revolucionarios en su etapa inicial, fundamentalmente; lo vivió la Unión Soviética, lo vivió la República Popular China, lo ha vivido Cuba. Nosotros lo vivimos, y todavía más ampliamente, por la fama como tenemos que desarrollar nuestro camino. No tenemos ningún modelo, vamos construyendo con la experiencia diaria, las soluciones que diariamente crean los problemas.

Por eso no es de extrañarse que nazcan como Ud. ha señalado, movimiento que obedecen a una profunda inquietud social, que manifiestan o expresan de alguna manera las dudas respecto a la velocidad, profundidad del proceso, de la revolución. A juicio de ello, yo he dicho que Chile no vive una revolución, vive un proceso revolucionario, que es distinto.

Este es un Gobierno de transición, y he señalado que tenemos todas las fallas del capitalismo de los países dependientes y ninguna de las ventajas del capitalismo propio. Estamos empezando a construir. De ahí entonces, que afloren indiscutiblemente, distintas manifestaciones de las masas ya sean en el sector del proletariado, industrial, del campesino o aún las capas medias.

De allí entonces que a mí juicio - y lo dije al comienzo - su pregunta me interesa y lamento no poder profundizarla como debiera, porque tiene bastante contenido. Quiero señalar lo que dije, cuando comenzamos a conversar a dialogar.

Aquí lo que se requiere es: un pensamiento homogéneo, definido, claro, de parte de los partidos y de movimiento de la UP; se requiere una disciplina conciente de cada uno de los partidos y movimiento, de tal manera que los compromisos o las resoluciones que adopten sus directivas, verticalmente se trasladan hasta la base; se requiere que cada hombre, que cada mujer y que cada joven entienda que él es parte del proceso revolucionario y tiene responsabilidad. Y por cierto trazar metas que comprometan a la gente a alcanzarla, que movilicen, que dinamicen la acción, y en ese sentido su pregunta me parece a mí perfectamente lógica. Porque nosotros no podemos estar mirando como una meta Marzo del 73; como una meta definitiva no, nosotros sabemos cuál es la estrategia que tenemos, que seguimos y vemos que hay que unificar las tácticas, pero al mismo tiempo tenemos que movilizar a las grandes masas chilenas en función de iniciativas que efectivamente las sacudan, las encaucen y le den la fuerza necesaria, para que sean el facto de apoyo al proceso revolucionario. En ese sentido por ejemplo, lo he dicho, que debemos movilizar a las masas populares chilenas, tras un proyecto de nueva Constitución; una Constitución que no será la de un país socialista porque Chile no es un país socialista en esta etapa, y que tampoco puede ser la de un país capitalista; una Constitución nueva para la realidad que estamos viviendo, pero en donde indiscutiblemente, lo esencial será asegurar para Chile la posibilidad cierta del aprovechamiento por los chilenos, de su riqueza fundamental.

Por otra parte señalo con claridad meridiana cuáles serán las actividades económicas reservadas al Estado; cuáles serían las garantías de los sectores medianos y pequeños, cuáles serán los derechos sociales al trabajo, a la salud, a la cultura, a la recreación, al descanso. Pero fundamentalmente cuál debe ser la participación del pueblo en el ejercicio del Gobierno, y cuáles son las atribuciones, el tipo de organización institucional que deberá establecerse sobre la base de esta nueva Constitución.

Esto está indisctublemente más allá de Marzo del '73. Nosotros - o yo por lo menos - pienso que si se mueven los partidos, si los trabajadores comprenden lo que significa marzo del '73, nosotros debemos ganar las elecciones por lo menos en la Cámara de Diputados, ya que el Senado se renueva parcialmente; pero si perdiéramos y si tuviéramos una bandera como la que yo estoy diseñando, bueno, el pueblo tiene que seguir luchando por esa bandera cualquiera que sea la mayoría del Congreso.

Pero además el Pueblo debe luchar por una seguridad social, en Chile tenemos previsión social, pero no tenemos seguridad social, por un nuevo código del trabajo, por una reestructuración del SNS, por una nueva reforma agraria, por una reforma educacional, por una reestructuración administrativa y política, creando las zonas geográficas económicas, definiendo de manera diferente las comunas y dándole al poder comunal atribuciones distintas y haciendo que el Pueblo organizado participe desde el poder comunal hasta la Presidencia de la República. Yo creo que esas son, indiscutiblemente, causas que pueden motivar la orientación de la lucha del Pueblo y creo que ello va a eliminar en un porcentaje alto el espontaneísmo que todos estimamos perjudicial, pero tiene el contenido de la definición de no ser una plataforma electoral, sino una plataforma de lucha social más allá de marzo de l973, indiscutiblemente.

Por eso he sostenido también - en contra de lo que opinan muchos - que este es el Gobierno más sólido que ha habido en la historia de Chile, en este siglo; sin discusión.

Demostré con gráficos que no han sido refutados y con cifras que no han sido negadas, que no ha habido ningún Gobierno que haya tenido un apoyo electoral más poderoso que el del Gobierno de la Unidad Popular después de un año 8 meses de estar en el Gobierno y he sacado el promedio de las elecciones en que triunfamos y en las que nos derrotaron: Linares, O'Higgins, Colchagua, Valparaíso, Coquimbo sin tomar en cuenta las elecciones municipales en que obtuvimos el 50% de los votos porque las elecciones municipales son distintas. Sin embargo, el promedio nos da 47.6. Otros gobiernos habían obtenido una votación mucho más alto que la nuestra; al año 8 meses de Gobierno habían perdido un porcentaje extraordinario de votos. Nosotros hemos aumentado. Pero además tenemos las fuerzas sociales. Nosotros tenemos sacado el 70% y más de los votos de la Central Unica de Trabajadores, aún yendo divididos. Hemos obtenido el mismo porcentaje en la elección del Consejo de la Federación del Cobre.

¿Qué Gobierno tuvo ese apoyo organizado de los trabajadores? ¡Jamás! Porque el otro 25% son trabajadores y aunque no estén en la Unidad Popular, tienen que tener, en un porcentaje muy alto, una posición de clase; y por lo tanto tienen que estar junto al Gobierno en muchas de sus iniciativas. De ahí emana la solidez de este Gobierno y por qué le digo yo que no tememos un golpe de Estado, entre otras cosas. Desde su sitio incómodo, como un estudiante que levanta el dedo ¿de dónde es Ud. compañero?

PERIODISTA DE CARACAS; RICHARD IZARRA CALDERA, de Caracas.

Sr. Presidente, algunos obreros de Chuquicamata han manifestado su rechazo a los relojes marca "Bulova". PRESIDENTE: ¿A qué?

PERIODISTA: A los relojes, a unos relojes marca "Bulova" con que se les ha obsequiado al cumplir 30 años de trabajo. Parece ser que los antiguos dueños premiaban con relojes marca "Longines". Mi pregunta es ¿más que un hecho de reloj y prestigio, no cree Ud. que falta una conciencia adaptativa por parte de algunos trabajadores al momento actual que vive Chile u ordenará Ud. la importación de relojes "Longines"? (RISAS).

PRESIDENTE: Ud. es ingeniosamente irrespetuoso jovencito de todas manera el ingenio yo lo respeto, pero, morigérese un poco, porque no le voy a contestar como debiera, porque es demasiado joven y esta es una posición muy incómoda y ridícula.

Pero el problema no es ese como Ud. lo ha dicho y Ud. sabe qué difícil es crear una conciencia, no sólo en los trabajadores, con mayor razón en los periodistas.

Yo no sé si Ud. me pregunta la hora, ¿no? tiene reloj ¿no? ¿porqué? Esa no es respuesta, pero en fin, no importa. Yo le voy a regalar uno que no va a ser "Longines" por cierto (RISAS). Le voy a regalar un reloj despertador. Pero, para que lo despierte no matinalmente, sino intelectualmente. En realidad ahora paso a contestar su pregunta.

Creo que en Chiquicamata, más que en otras partes se da un hecho muy claro; queda ahí el sedimento de lo que fue la típica estructura de una empresa trasnacional y dirigida por extranjeros. Recuerde Ud. y le pido que lo que le dije lo tome como broma, porque no he querido molestarlo ni herirlo, piense Ud., compañero joven periodista, que esa es la más grande mina de tajo abierto del mundo; piense Ud. que nunca los ingenieros chilenos alcanzaron los niveles superiores ni en el aspecto de ingeniería de minas, ni en el aspecto administrativo en el manejo de la empresa. Seguramente no lo sabe, allí existían diferencias siderales: el campamento americano, el campamento chileno, los clubes para los americanos, los clubes para determinados profesionales ó técnicos chilenos, los clubes para los empleado los clubes para los obreros. Piense Ud. que allí existían diferencias siderales y piense que un sector americano y chileno era pagado en dólares. No olvide que nunca cambiaron sus cheques en el Banco Central, sino que los vendía en la bolsa negra. Piense que no sólo eran técnicos los pagados en dólares, a los que llamaban el Rol Oro, sino que además, empleados, personales que desempeñaban funciones de secretarias de choferes, etc. etc.

Es decir, allí era la expresión típica del capitalismo creando en la gente una sola orientación: "ganar más para vivir mejor".

En ese ambiente entramos nosotros a actuar con un criterio diferente y a tomar medidas, que han herido indiscutiblemente la propia realidad. Más allá hemos herido la empresa ¿no? que es distinto a no pagar las indemnizaciones que estimamos justo no hacerlo y la ley y la Constitución así lo establece. Lo hemos herido a la gente sus intereses ¿quienes? a los que recibian pagos, por ejemplo, en relojes de oro.

Hemos tenido que plantear muy claramente a los trabajadores que el cobre es esencial, que es el sueldo de Chile, que las empresas no son de ellos, que son del Pueblo; que el interés de, ellos nosotros lo comprendemos, pero primero está el interés nacional y hemos tenido dificultades, pero yo creo que las vamos a ir venciendo. Me parece a mí - no conocía el detalle y por eso le contesté un poco así en sorna sobre el obsequio de los relojes - que en realidad es un error; yo creo que lo que interesa es el diálogo, el contacto humano, el crear efectivamente la conciencia de que este es un proceso revolucionario, en donde el trabajador es el pivote fundamental.

Yo creo que es eso lo que la gente en definitiva aprecia mucho más, y por eso es que destacamos ha habido trabajo voluntario en Chuquicamata, que representa aquí un sector de trabajadores qeu entienden lo que representa el proceso que estamos viviendo. Y pienso que cada día, iremos acentuando la conciencias revolucionaria en esos compatriotas, en esos trabajadores, sobre la base del contacto directo, de la información y del diálogo político. Le reitero que no quise molestarlo, le doy una excusa y le aconsejo que no haga preguntas de ese tipo en el futuro.

PERIODISTA VALERIO OCHATTI DE RADIO Y T.V. ITALIANA (Hizo su pregunta en francés)

PRESIDENTE: El señor periodista me ha preguntado si esta participación la entiendo yo como la entiende la Democracia Cristiana, o como la entiende la Unidad Popular.

En realidad, si nosotros tomamos como punto de partida, para apreciar que es lo que la DC pensaba sobre la participación, hay una distancia sideral con la Unidad Popular; me refiero a un folleto profusamente difundido, en que la DC manifestaba que los trabajadores en el fondo arrendarían las empresas, pagando interés fijo reajustable a los patrones, que vendrían siendo propietarios de ellas. Este criterio ha sido cambiado y en las conversaciones que tuviéramos a raíz de los vetos, vimos claramente que era así, y se planteó entonces, por parte nuestra, y por parte de ellos, conceptos que llegaron a permitir, si no coincidir exactamente, por lo menos llegar a un punto de vista similar.

¿Cuál era el fondo del planteamiento nuevo de la DC, que a mi juicio estaba expuesto con anterioridad en forma más clara, más amplia, más profunda por la Izquierda Cristiana, y que lo expuso dentro de la Unidad Popular, en un documento que no está impreso, pero que circuló bastante?

Allí, en las conversaciones, se dedujo qué se pensaba ahora; que debiera haber un fondo que adquiriera las empresas, y que estas empresas adquiridas por este fondo, fueran manejadas por los trabajadores, elegidos por sus propios compañeros. Además se definió muy bien, que los excedentes que produjeran esas empresas tenían que ser distribuídos entre la necesidad fiscal, las inversiones para ampliar las empresas, beneficios sociales, en conjunto para todos los que trabajan en la empresa y remuneraciones. Ese criterio, ya lo habíamos planteado mucho antes frente a las empresas nacionalizadas, y yo lo destaqué cuando fuí a conversar con los trabajadores de Chuquicamata.

Entonces, yo creo que no ha habido una distancia sideral después que la DC cambió sus planteamientos, frente a la concepción nuestra y la de ellos; por lo demás, ellos planteaban esas empresas de trabajadores, como una expresión piloto en un sector industrial determinado Nosotros hemos planteado la participación del los trabajadores en toda el Area Social de la Economía, en las empresas mixtas y de acuerdo con el pensamiento, CUT-GOBIERNO.

Pero, no negamos a que se hiciera - verdad - un ensayo en un sector determinado; ese es el fondo de la realidad existente hasta ahora.

Eso, fue entre otras cosas, lo que se discutió hoy; se puso como ejemplo el caso de los bancos. Nosotros, de acuerdo con el Convenio CUT-GOBIERNO, suponemos que la dirección de los bancos debe estar en manos de un Consejo de Administración, formado en un número de trabajadores elegidos en la Asamblea de Trabajadores, y un número de trabajadores similares designados por el Gobierno. Pero de los trabajadores de la propia empresa del banco.

Cuando la DC sostenía que debería haber uno o dos bancos que fueron transformados en "empresa de trabajadores", nosotros le sostuvimos que podíamos discutir eso en cuanto a la administración, pero no en que esos bancos, dirigidos de una manera distinta al Convenio CUT-GOBIERNO, quedaran fuera del sistema bancario-nacional. Eso no lo podíamos aceptar, porque habría sido mantener bancos al margen de una concepción nacional crediticia. Eso fue el fondo de la discusión que tuvimos.

Hemos enviado un, provecto que tiene la mala denominación - a mi juicio - de "autogestión" y ahí veremos exactamente, cuál es el pensamiento de la DC en el Congreso y cuál es el nuestro.

¿Quién había preguntado?

(JENS LOHMMAN DE POLITISK REVY-COPENHAGUE, DINAMARCA) Señor Presidente, desde el triunfo de la UP en 1970, se ha visto un cambio bastante claro - digamos - en el carácter de la movilización de las masas, cuando el triunfo, había una euforia, una alegría, la gente se volcaba en las calles. Ahora, durante este año especialmente, se ha visto más y más que los trabajadores especialmente, toman las fábricas; que se ha hecho manifestaciones de otro carácter donde se están exigiendo cambios; es decir, eso puede dar la impresión de que las masas, ahora, si no se han adelantado están adelantándose a los partidos de la UP.

Eso me lleva a mí a la pregunta de que sí la tarea de concientización, de la Ud. ha hablado muchas veces y que es un punto cardinal en un proceso revolucionario, si esa tarea se ha descuidado de parte de los partidos de la UP y del Gobierno Popular.

PRESIDENTE: Yo creo que no se ha descuidado, pero no ha habido la preocupación suficiente - creo yo - sobre todo de parte de los partidos; no estoy justificando mi actitud. Pero yo creo que he cumplido la obligación, que yo mismo me he impuesto, frente a las necesidades de constribuir a formar esta conciencia en que Ud. y yo estamos de acuerdo que es fundamental en un proceso revolucionario. ¿Verdad? Le voy a poner un ejemplo para que nos entendamos. El ejemplo de tres días de actividades. Digamos, la semana pasada fuí a Valparaíso a la Maternidad del Hospital DEFORMES. Por cierto que hablé sobre problemas médicos y fundamentalmente relacionados con la madre y el niño. Inauguré el primer tramo del gran edificio del Liceo Eduardo de la Barra, Liceo N°1 de Valparaíso, petición que llevaba 27 años y que sólo este Gobierno concretó. Ahí tuve que plantear problemas educacionales.

Fuí a la Escuela Naval que cumplía 154 años y ahí tuve que plantear los problemas de Institutos militares y la vinculación de la Escuela d¿con los Cursos de los Héroes, como así se llama, y con el Héroe máximo de nuestra marina que Arturo Prat.

En la rade de ese día hubo un gran acto público y tuve que plantear una serie de problemas económicos, políticos.

El sábado en la mañana tuve que conversar con Juntas de Vecinos y pobladores de Viña del Mar. Estuve en el crucero argentino, y tuve que hacer una intervención relacionada con los orígenes de nuestra vinculación de los albores de nuestra independencia: O'Higgins y San Martín. Después tuve que regresar a Santiago y supe los dolorosos sucesos acaecidos en los campamentos, en el Campamento Lo Hermida.

Y el día domingo estuve conversando con los dirigentes políticos, con las autoridades y con los dirigentes de pobladores. El día lunes fui a conversar con los compañeros pobladores. Usted ha visto que ha salido publicado ayer, en extenso ese diálogo.

El día martes tuve que ir al Hospital Nacional Psiquiátrico, done trabajé hace muchos años, cuando era estudiante; más de alguno ha dicho que no debí haber salido de ahí (RISAS).

Después tuve que inaugurar el túnel Chacabuco, y en la tarde tuve que hablar en la UNCTAD, donde había más de seis mil personas.

No soy un modelo "concientizador", pero creo que cada uno de estos actos me permite desarrollar, en relación con el acto mismo, mi pensamiento y el pensamiento del Gobierno y de la UP. Pienso que los partidos políticos cumplen esta tarea, pero no creo que lo hacen con la profundidad con que deberían hacerlo. Creo que el diálogo, sobre todo entre los sectores medios y la base de los partidos políticos, no tiene la continuidad ni la permanencia que deberían tener. Pienso que la proyección de las tareas revolucionarias no llega a vastos sectores del país.

Creo, por ejemplo, que son muy pocos los partidos que hacen que sus bases lean y discutan los manifiestos, las declaraciones o los discursos de sus dirigentes, o los discursos del compañero Presidente de la República

Creo, como se dice aquí en Chile, a pie juntillas - para utilizar una expresión muy nuestra -, que ni el cinco por ciento de los que actúan y circulan por la vida política, se habrá leído por ejemplo los "Mensajes" enviados al Congreso.

Por desgracia la gente vive un poco superficialmente el proceso revolucionario chileno, y más que nada en función de la información, del comentario, o del artículo de prensa. Falta, a mi juicio, profundizar, estimular más, conocer más la realidad chilena, y al mismo tiempo posesionarse de la responsabilidad que tiene cada hombre que se dice revolucionario. Y en ese sentido, entonces, yo estoy de acuerdo con usted. Se hace, pero no lo suficiente. Espero que estas discrepancias que son evidentes, que salen a la luz pública, en que una carta que envía el compañero Presidente a los Jefes de Partidos es contestada de distinta manera por los que contestan (porque todavía hay otros que no han contestado, así que no sabemos que piensan), son un espectáculo suficientemente claro como para decir en realidad: "esto es lo que falta".

Pero no sólo en los vértices, sino también abajo. Pero Ud. comprende claramente que si acaso arriba no hay Unidad, mucho menos la habrá abajo.

Este es el problema, real, evidente. Y no lo oculto, porque lógicamente de él sale la autocrítica pública, que no hago ahora, sino que ya he hecho, y que aprovecho la oportunidad de esta entrevista para decir nuevamente. Tiene que haber una, o dos soluciones. Pero lo que no podemos es seguir así.

Bueno, he tenido el gusto de estar dos horas con Uds. y ahora... ¡ah, una pregunta de una dama! Está bien, la última pregunta.

PREGUNTA: FANIA VON BRAUN, REVISTA "FOCUS", VENEZUELA.

Compañero Presidente: actualmente hay varios proyectos de integración de la mujer al proceso revolucionario. Uno de ellos es la prestación del Servicio Social Obligatorio. ¿Qué aceptación cree Ud. que esto pueda tener por parte de la mujer chilena en la fase actual del proceso y que otras posibilidades de integrarla existen?

PRESIDENTE: Se ha trabajado no en un muestreo sino proporcionando, entregando las ideas básicas, matrices, del proyecto a las instituciones femeninas más diversas. Hemos querido que la mujer de la escuela, el taller, la industria, la fábrica, la casa, del hogar, esté informada, y el día 14 vamos a hacer una consulta para saber su respuesta. Yo pienso que sea satisfactoria, y si no lo es, será sencillamente porque se viene a comprobar una vez más que nos ha faltado trabajo, porque no me imagino ¡no me imagino! a la mujer chilena no sólo negándose, no me la puedo imaginar negándose a prestar un servicio de esta naturaleza, sino que yo creo bien informada pondrá calor y pasión en que este servicio se estructure, porque indiscutiblemente va en beneficio del niño, de la guagua, del recién nacido y de la propia mujer, sobre todo de la joven que va a prestar este servicio.

Lo he dicho muy claramente, lo curioso está - y esta es una anécdota interesante - en que esta iniciativa yo la presenté siendo Senador, cuando presenté el proyecto que creaba las Guarderías y los Jardines Infantiles, que se aprobó y que fue vetado por el Gobierno y después presentó el Gobierno un proyecto igual al que había vetado y yo dije que eso se llamaba sencillamente: apropiarse de las ideas y escamotear las iniciativas, pues bien, yo presenté el proyecto destinado a establecer el Servicio Obligatorio de la Mujer, y en ese Senado en que había hombres de centro, de derecha y de izquierda, Senado que aprobó por unanimidad el proyecto de los Jardines y Guarderías Infantiles - y lo agradecí - todos los sectores lo aprobaron, en ese Senado el Servicio Obligatorio de la Mujer ¿saben que votación sacó? mi voto solo, sólo mi voto, ahora tengo la certeza que va a sacar muchos votos.

Mucho gusto de haber estado con Uds. Hasta la próxima reunión.




TRANSCRIPCION OIR/CVR.TAF.LVR.cih.mtzg.sdo.sgm.