Discursos oficiales de Salvador Allende/1973/Conferencia de prensa ofrecida por Salvador Allende

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


​Conferencia de prensa​ de Salvador Allende Gossens
31 de agosto de 1973
Silhouette of Salvador Allende speeches 04.jpg


CONFERENCIA DE PRENSA OFRECIDA POR EL
PRESIDENTE DE LA REPUBLICA, COMPAÑERO

SALVADOR ALLENDE GOSSENS.

Santiago, 3 de Agosto de 1973.-

oficina de informaciones y radiodifusión
de la presidencia de la república

Deseo primeramente saludar a los periodistas nacionales y extranjeros que están en ésta reunión. Y digo en esta reunión, porque no es ésta una habitual o típica conferencia de prensa. Yo los he citado, para informarles cómo veo la situación del país, en aspectos escenciales y fundamentales. Y, por cierto, al término de mi información, aceptaré las preguntas que estimen conveniente hacer.

Me dirijo a mis compatriotas con una profunda inquietud, que nace de los hechos reales que estamos viviendo. Debo señalar que indiscutiblemente lo que más ha sentido Chile, lo que más duramente lo ha golpeado, ha sido el asesinato del Jefe de La Casa Militar, Capitán de Navío Arturo Araya. Una vez más quiero destacar lo que este hecho ha significado también para mí. Cuando un hombre ha perdido familiares muy cercanos, sabe lo que eso significa. Yo nunca sentí un golpe que me estremeciera más, de amargura, protesta y dolor, que el asesinato de Arturo Araya, porque era mi colaborador más directo, casi minuto a minuto, como Jefe de la Casa Militar, y por que a lo largo del tiempo que estuvo desempeñando su cargo, fuimos amarrando una íntima y profunda amistad. Por eso, al despedirlo, dije que había sido mi amigo y compañero.

La prensa, un sector de la prensa, ligeramente ha lanzado ataques, suposiciones, afirmaciones. No han respetado nada. Han tratado de vincular con este hecho a agrupaciones y hombres, sin tener base. Inclusive, en la forma turbia y torva que saben hacerlo, se ha pretendido decir que el Gobierno pretende sacar ventajas políticas de un hecho de esta naturaleza. Prefiero no juzgar a los que así proceden.

Pero sí es fundamental que señale que ahora, después del asesinato, reuní el Consejo Nacional de Seguridad, y allí expuse mi pensamiento. Ahí dí las normas que a mi juicio debían seguirse para esclarecer este asesinato y aseguré que el honor de Chile estaba de por medio; que tendrían que descubrirse los asesinos, y que fueran quienes fueran, pagarían las consecuencias de su ignominia. De allí que hiciera la indicación aprobada por el CONSUPSENA, de que se nombrara una comisión integrada por un representante de los Servicios de Inteligencia de las 3 ramas de las Fuerzas Armadas y Carabineros, y además el Director General de Investigaciones.

Ustedes comprenden que no puedo dar los nombres de los Jefes que constituyen esta comisión.

Posteriormente, estimé indispensable que hubiera un Presidente Coordinador de esta Comisión, y designé al Segundo Jefe del Estado Mayor Conjunto, perteneciente a le Fuerza Aerea, General Nicanor Díaz. Además, Ia Dirección de Investigaciones designó como Jefe Supremo de esta Investigación a un funcionario con más de 30 años de carrera, Hernán Romero, que es el Director de la Escuela de Investigaciones. Diariamente se reune esta Comisión y va estudiando los antecedentes que se le han entregado; va controlando los avances que se hacen. Ustedes saben perfectamente bien, que además la Corte Suprema designó un Ministro en Visita y la Sección Jurídica de la Armada a un Fiscal ad hoc que ha venido a Santiago. Porque hay un problema de competencia y el Gobierno no puede pronunciarse.

Aseguro sí, que se descubrirán los asesinos; aseguro que todos

los resortes de que dispone el Gobierno están tensos y actuando. Y además, he hecho un llamado al pueblo. El ofrecimiento de una recompensa material tiene una justificación por el hecho en sí mismo, pero me interesa que todo Chile sepa que el honor del país obliga a que todos pensemos, minuto a minuto, la responsabilidad que nos cabe para contribuir a esclarecer este artero y cobarde asesinato. Eso es lo que deseaba señalar primeramente ante ustedes.

Enseguida, como consecuencia del clima que hemos venido viviendo, como consecuencia de la situación económica por que atraviesa el país, que sin ambages se ha dicho que es grave, decidí, previa información a los partidos que constituyen la base política del Gobierno, llamar a un diálogo al partido mayoritario de oposición, al Partido Demócrata Cristiano. Previamente expuse mi pensamiento en una intervención que realizara el día 25 de julio, frente a las federaciones sindicales y a las directivas sindicales de Santiago. Esa intervención, ese discurso mío, ha sido profusamente difundido. Por lo tanto, el país tuvo los antecedentes suficientes para juzgar las razones que me motivaron a plantear ante el pueblo un diálogo con el Partido Demócrata Cristiano.

Quiero anotar, como un hecho significativo, el que ese mismo día 25, cuando ya se habían entregado antecedentes que indicaban la decisión del Presidente de llamar a un diálogo al Partido Demócrata Cristiano, se colocó en el edificio Carlos V, donde tienen oficinas senadores demócrata cristianos y otros senadores, un dispositivo explosivo, una bomba, que causó serios destrozos en el décimo piso. En aquella oportunidad, ahí, en la propia UNCTAD, se me comunicó ésto mientras estaba improvisando mi intervención, y dije que a mi juicio ese dispositivo esteba destinado a ser colocado en el décimosegundo piso. Indiscutiblemente, los móviles políticos se ven demasiado claros. Nadie va a imaginarse que se colocaba para destruir la sede comercial de la Embajada de Checoeslovaquia o atentar contra la oficina del senador radical, Hugo Miranda. Había un móvil político indiscutible: colocar ese dispositivo en el décimo segundo piso, en donde están las oficinas de los senadores democratacristianos, entre ellas la del señor Frei.

El día 26, fue ultimado el Comandante, señor Araya. Estos dos hechos tienen, a mi juicio, una relación y espero que podamos comprobarlo fehacientemente.

Nadie ignora que en este país hay sectores de oposición que han hecho, y harán todo lo posible para que no haya un diálogo entre el Gobierno y el Partido Demócrata Cristiano. Lo he dicho públicamente. Lo expresé en la magna concentración que se realizara el 21 de junio, ante 700 mil personas en Santiago: en la oposición hay sectores que actúan dentro de los marcos democráticos de la democracia burguesa, pero hay sectores que, escondidos en los repliegues de esta democracia, han estado siempre, permanentemente, atentando contra la estabilidad del Gobierno. Y ese día, el 21 de junio, fuí muy claro y advertí a los sectores auténticamente democráticos que no olvidaran que el Gobierno había hecho denuncias concretas que habían provocado burlas de parte de los sectores opositores, suponiendo que el Gobierno fabricaba supuestos complots. Ello ocurrió con el caso de Marshall. Impúdicamente, él, desde Bolivia, señaló cómo estaba de comprometido. Hablé el 21 de junio. EL 29 fue el "tancazo".

Había marcado a Patria y Libertad como al grupo fascista y tenebroso que buscaba por cualquier camino derrocar al Gobierno. ¿Qué comprobó la razón? Y un pequeño sector del Ejército, estuvo comprometido ¿con quién?, con los fascistas de Patria y Libertad, cuyos dirigentes máximos pidieron asilo están fuera de Chile.

Antes habíamos señalado lo que significaba la farsa que ese grupo tenebroso había realizado con la supuesta muerte de Thieme, llegando a aseverar que me parecía increíble la poca reacción que había habido frente a un hecho tan inusitado, macabro, podíamos decir, ya que hasta se le hicieron honras fúnebres. Se dijeron misas en recuerdo del hombre que había muerto. Y ahí estaba conspirando contra Chile, traficando armas, utilizando el avión que se suponía había caído al mar. Y ahora está en la clandestinidad, y desde ella empujando los atentados que el país está sufriendo. Estos hechos hay que recordarlos, para que se tenga la evidencia de que el Gobierno que presido, y personalmente yo, jamás hemos recurrido ni recurriremos a fabricar pseudo complot para ocultar la situación interna del país. Tengo demasiado respeto por mis compatriotas y también por mí mismo para usar esos métodos, estos procedimientos.

Dado el clima —repito— que habíamos llegado a tener, era conveniente el diálogo. Y después del discurso del día 25, llamé el día 26 al Senador Aylwin, Presidente de la Democracia Cristiana. Todos saben perfectamente bien, que nos reunimos para conversar el 27, y que tuvimos largas entrevistas, en la tarde y en la noche. Sé que ustedes han conocido la carta que me enviara el Senador Patricio Aylwin y también la respuesta que le remitiera. Ambos documentos han sido publicados con insistencia. Pero quiero decir que no he recibido respuesta verbal ni escrita, a la carta en respuesta a la primera que el Sr. Aylwin me enviara. Por lo tanto, sobre esta materia no tengo nada positivo ni negativo que decir.

He sostenido, sobre la base de un clima que ha venido manteniéndose soterradamente en apariencia, que a veces era muy evidente por los que siempre han querido crear dificultades al Gobierno y acentuar las que existen, buscando una coyuntura que les permitiera llevar a cabo sus tenebrosas pretenciones, que desde Octubre del año pasado hemos ido midiendo las reacciones destinadas a resquebrajar el Gobierno Popular que presido. Ya el país conoció nuestro pensamiento y la respuesta que tuvieron los que empujaron el paro sedicioso y patronal de Octubre de 1972.

Ahora estamos de nuevo frente a un paro de los transportistas, que comenzó el día 25 de Julio. Habiendo conversado el 24 con el Ministro del Interior, Carlos Briones; habiendo entregado sus puntos de vista y recibiendo del Ministro del Interior una respuesta muy clara: que en 48 horas tendrían la respuesta a sus demandas; cuando estaban conversando con el Ministro del Interior, ya estaban paralizando los transportes de carga del país. Ya estaban actuando. Y más qué eso, meses de anticipación tuvieron para preparar los sitios en dónde concentrar los camiones. Ustedes saben perfectamente bien, bastará nombrar alguno de ellos, como el caso de El Monte, El Peñón, Reñaca. ¡Cientos, miles de camiones! En el caso de Reñaca, incrustados en la arena, en fosos que impiden sacarlos. En Colina, en torno a estos parques, camioneros —algunos seguramente engañados, otros sabiendo lo que hacen— han montado guardias. Y estos centros están cercanos a vías muy importantes. Además, actúan casi como verdaderas guerrillas urbanas. Eso se ha comprobado cuando se ha la ido a requisar los camiones, interviniendo la fuerza pública. Solo la presencia masiva del Ejército y de Carabineros ha evitado enfrentamientos. Lamentablemente se le ha dado un carácter político muy claro con la participación, inclusive, de parlamentarios, para impedir algo absolutamente legal, como es requisar los camiones para poder cumplir con las obligaciones fundamentales del país, en cuanto a transporte desabastecimientos, insumos, materias primas, abonos, semillas. Como se han requisado también para impedir -porque hay camiones que están cargados- que se descomponga la carga, que en muchos casos es de alimentos- En el Peñón había uno o dos camiones con más de 25 toneladas de carga. Camiones frigoríficos.

¿Qué se pretende? Se pretenden reivindicaciones gremiales que el Gobierno no ha negado. Al contrario, el Gobierno ha ido solucionando estos problemas. Inclusive, tomando como base las declaraciones que hicieron los Ministros del Interior, Economía, Hacienda y Trabajo, en el Gabinete de Noviembre del año pasado, cuando era Ministro del Interior el General don Carlos Prats, a quien, por cierto, los dirigentes de transportistas han atacado ceñudamente. ¿Qué han tenido? Renovación de vehículos, repuestos, neumáticos, tarifas y más garantías para la actividad privada de los transportistas. ¿Qué ha hecho el Gobierno? Ha entregado 2.035 camiones, 857 taxis, 1.000 chassis para ser carrozados en Chile.

Repuestos: se ha aumentado en 6 millones de dólares su importación, obteniendo créditos de México para ello. Y se ha dispuesto una cuota adicional de 5 millones de dólares. Además, de la producción nacional de neumáticos, que no ha disminuído, se han importado 50 mil neumáticos.

Tarifas se han reajustado desde noviembre de 1972 en un 186%; se les entregó el proyecto del Ley, que tanto reclaman, en enero de este año, y los dirigentes no dieron respuesta para saber si rechazaban, aceptaban o proponían modificaciones a ese proyecto. Además, tenemos para entrega inmediata 850 camiones; está en la Contraloría el Decreto de asignación de 2.000 taxis; están carrozándose, además de los 1.000 buses carrozados Mercedes Benz que se trajeron, 700 en Argentina, porque la industria chilena no da abasto; están armándose en Arica 700 taxibuses; hay una importación, y oiganlo bien, de 135 mil neumáticos más, fuera de los 50 mil que ya llegaron al país; el Banco Central todavía agregará una cifra adicional más de divisas para importar repuestos. Entonces, sus demandas no tienen una base justa. Y además, repito, hablaron con el señor Ministro del Interio y a pesar e la acogida que recibieron de parte de ese Secretario de Estado, mientras conversaban con él ya estaban deteniendo los vehículos de transporte de carga e inclusive tomando vehículos de camioneros que no están con ellos, arrebatándoles sus máquinas y golpeando a los choferes. ¿Qué se pretende? Dar un golpe a la economía nacional. Ya señalé que en octubre del año pasado hubo una pérdida cercana a los 200 millones de dólares e hice ver con claridad cómo había sufrido la población. Destaqué lo que representaba para el país el hecho de que se paralizaran los transportes y cómo golpeaba, desde a las modestas compañeras hasta al hombre con situación económica solvente. Pero, fundamentalmente, hice resaltar que todas las actividades nacionales eran duramente golpeadas por un paro de esta naturaleza en el caso actual, pero habría que insistir en ello, agregando además lo que representa no traer los alimentos, los que se pudren; no llevar materias primas a industrias, por ejemplo como en el caso de IANSA. En las industrias elaboradoras de leche sólo un 50% llega a las plantas. Es tan grave el hecho desde el punto de vista económico, que es paradojal que en un momento determinado hayamos tenido que importar bencina y hoy día tenemos que importarla, porque si no tendríamos que paralizar la refinería porque los estanques están llenos de bencina y, sin embargo, sólo podemos abastecer parcialmente las necesidades esenciales, sobre todo en la capital. Al comienzo sólo pudimos darle gasolina a Santiago en un 43%; de gasolina especial, un 41%; de kerosene un 43%; de Diesel, un 66% y de aceite un 57%. Por suerte el gas licuado ha estado normal en su distribución. Hemos avanzado con la organización que se ha dado, con el operativo que se está realizando, en que intervienen cinco Ministros de Estado. Hoy día podemos decir que en Santiago se entrega el 60% de la gasolina corriente, el 68% de la especial, un 59% de kerosene, un 75% de Diesel, un 90% de aceite.

Pero esto cuesta organizarlo. Esto no es fácil.

Para comprender cómo esta gente sabe lo que quiere y a dónde va, habría que recordar que el señor Vilarin dijo en Chillán el 12 de marzo que este país no resiste otro paro de esta naturaleza.

El Secretario General de Patria y Libertad aseguró, el 22 de febrero —en todo caso y en todas partes estará la participación de Patria y Libertad en la preparación y en el desarrollo del paro en sí mismo— que si el paro de Octubre había sido grande, este sería mucho más.

Pero si acaso la repercusión económica es muy profunda y muy seria, el país debe tener conciencia de lo que significa este paro, y para ello voy a entregar, inclusive, otros antecedentes. Ya he agregado lo que representa para las industrias, las empresas, para el abastecimiento alimenticio de la población. Pero tenemos en los puertos, atochados, café, por ejemplo. Tenemos para las empresas CHIPRODAL y Tres Montes 2.150 toneladas; hay 220 toneladas de conservas; 1.200 toneladas de té; 180 toneladas de arroz, entre otras, sin poder movilizarlos. Por suerte, como en octubre, ha habido una reacción espontánea de la juventud y los voluntarios de la Patria ya se están movilizando, ya están contribuyendo, como lo hicieron en el fatídico mes de Octubre del año pasado, con su generosidad para ayudar a la carga y descarga de Ferrocarriles. La Central Unica de Trabajadores, tal como lo hiciera el año pasado, ha resuelto movilizar los trabajadores para contribuir a la vigilancia, para impedir que continuen los sabotajes, porque indiscutiblemente el Cuerpo de Carabineros no tiene los medios ni el número suficiente de personal. Cada convoy que lleva trigo o harina —pongo por ejemplo— o alimentos del norte, tiene que ser acompañado por patrulleros que preceden y que cierran la larga columna de camiones.
Cada camión que sale para llevar un producto a alguna parte, tiene que ser protegido por Carabineros, porque se hacen permanentes atentados. Es de tal gravedad lo que estoy sosteniendo que el país no puede ignorar hechos de una magnitud incalculable. Se han provocado desde el 24 —día en que parte la actitud sediciosa de estos transportistas— ciento ochenta atentados, contra bienes de la comunidad, y contra la propia comunidad. Baste señalar, que ya hay dos muertos. Un modesto chofer de INDAP muere como consecuencia de una pedrada, y un modesto campesino que manejaba un tractor, golpeado brutalmente. Y en la biblioteca de la Facultad de Artes de la Universidad, se ha intentado cortar la corriente eléctrica y dos torres fueron dinamitadas; fueron destruídos dos postes eléctricos en Buli y en Chillán. Aquí está el parte de las últimas 24 horas. Sólo quiero leer un trozo de este parte, mirando muy brevemente lo que él encierra en otros aspectos. Dice: "Chillán. Un grupo de diez personas obliga a chofer a hacer entrega de camión". "San Carlos. Detenidos por portar armas de fuego y municiones, sin tenerlas inscritas y sin permiso; sus nombres, Luis Mercado Méndez, 25 años; Eric Ortiz, 19 años, domiciliado en San Carlos, además, Armando Guille Galaz, 48 años, domiciliado en Santiago, calle Nicaragua 2148, sorprendido portando dos revólveres calibre 22 con carga y balas correspondientes, 1 revólver calibre 38 con 24 balas. En el interior del auto se encontró además un globo de goma inflado con gases etileno y oxígeno con guía explosiva para encender, que según el detenido produce fuerte detonación y que iban a emplear contra los choferes de camiones que transitaban.

Los detenidos manifestaron pertenecer al movimiento Patria y Libertad. También se encontraron en el interior del vehículo 12 globos sin inflar y un metro diez de guías. Fueron puestos a disposición del Tribunal.

Anoche se perpetró un atentado contra el Partido Demócrata Cristiano en Osorno, causando gravísimos daños. En Viña del Mar cortan cables que llevan la corriente eléctrica a Con Con. En Viña del Mar, atentaron a la línea férrea; le lanzan tres bombas a la altura del N° 5.100 de la calle Limache. En Yumbel, atentado contra camión, hiriendo al chofer las ráfagas. En San Fernando, dinamitan puente sobre el río Tinguiririca. En Santiago, detonan artefacto explosivo bajo camión. En Requínoa, atentado contra línea férrea. Oigan esto, señores teleescuchas, compatriotas: "disparan contra un bus, pasajero grave. Cabrero. Allí, el jueves 2 del presente a las 19,30 horas, cuando un bus patente US 51, Los Angeles, conducido por Washington Cea Bravo, transitaba con 45 pasajeros desde Concepción a Los Angeles, 5 kilómetros al poniente de Cabrero, desconocidos disparan contra la máquina, resultando la pasajera Ingrid Campone Torrecilla, de 13 años, estudiante, domiciliada en Ercilla, Los Angeles, con herida a bala, perforando córnea del ojo derecho. Acompañaba a su hermana María Angélica, de 22 años, el mismo domicilio, que también es lesionada. Sus agresores estaban camuflados en la próxima berma o en camioneta verde que pasó en esos momentos en sentido contrario al tránsito. Vean ustedes. ¿Estos son gremialistas? ¿Esta gente puede decir que procede como personas que tienen un vínculo, un nexo profesional gremial? ¿Cuándo, en qué etapa de la vida de Chile se recurrió a estos métodos, a estos procedimientos: Disparar contra un bus lleno de gente. Seguramente dejar ciega para el resto de su vida a una muchachita de 13 años. ¡Hasta este grado de cobardía y de descomposición moral se ha llegado en el país! Hay gente que tiene la insolencia de decirse gremialista y que todavía, para justificar sus instintos, a pesar de haber conversado reiteradamente los dirigentes de la Confederación Nacional de Transportes de Chile, del cual depende también la Confederación de Camioneros, con los Ministros de Economía, de Obras Públicas y de Transportes, compañeros Cademartori y Martones; después de haber conversado conmigo en dos oportunidades —he hablado cerca de 5 horas con ellos— la última oportunidad fue ayer con los dirigentes de la Confederación Nacional de Transportes, que representan los autobuses, a los dueños de camiones, a los taxibuses y a la Federación Nacional de Taxistas. Reconocieron, desde el punto de vista de sus reivindicaciones, que prácticamente estaba resuelto el problema; que prácticamente estaban finiquitado pero que se había provocado un hecho que los obligaba a exigir la salida inmediata del Subsecretario de Transportes, para que terminara el paro. Les respondí que tenía en mi escritorio la renuncia del funcionario Faivovich, pero que jamás la iba a cursar como una imposición. Que no había un Presidente que pudiera aceptar una exigencia de esta naturaleza, sobre todo cuando los hechos no justificaban una crítica a la manera cómo había actuado Faivovich que, cumpliendo con una disposición administrativa, y basado sobre instrucciones legales, había ido a requisar a El Peñón los camiones, donde, repito, hay todavía camiones cargados con alimentos. Y lo hizo con la fuerza pública. Lamentablemente, parlamentarios del Partido Nacional trataron de impedir este hecho.

¿Quiénes son los delincuentes? ¿Los funcionarios que van a cumplir una orden emanada de autoridades competentes, o aquellos otros que han declarado un paro ilegal y que desde el día mismo en que lo hicieron hasta ahora, llevan ya 182 atentados, con dos muertos, con cientos y cientos y miles y millones de escudos de pérdida, que van a gravitar fuertemente sobre la economía nacional?

Estos son los hechos que el país estaba viviendo, y está viviendo. Frente a ellos nosotros tenemos que proceder con la obligación que tiene un Gobierno de garantizarle al pueblo el abastecimiento normal que requiere toda familia y todo ser humano. Están en tensión todos los organismos del Estado. Hay cinco Ministros que trabajan en conjunto con representantes de las entidades semiestatales o estatales que intervienen o interfieren en el proceso de la distribución. La Secretaría General de Abastecimiento ha trazado planes de emergencia, vitalizando la actividad regional para poder encarar los problemas agudos que se están presentando.

Señalo frente al país lo que ésto significa. Repito, los trabajadores, como siempre, han tomado medidas prácticas y claras: si falta dotación de Carabineros, obreros irán acompañando a los camioneros. No van a ir armados. Aquí no hay un ejército paralelo, pero irán los trabajadores, como estarán en los buses que van a correr por Santiago porque la Federación de Autobuses de Santiago no se ha plegado al paro. Necesitan si, la protección necesaria, porque saben que van a ser atacados y hemos tomado las medidas. Irán en esos buses también trabajadores, en todos los recorridos. No tenemos el número suficiente de Carabineros y no podemos recurrir a las Fuerzas Armadas, porque si hay un conflicto en un bus lleno de gente, con su fusil, arma automática, puede provocar un drama de grandes proyecciones. Todo esto está ocurriendo. Hay miles y miles de chilenos que no comprenden lo explosivo que contiene este paro subversivo e intencionado, dirigido por el mismo sujeto que, con insolencia, en octubre del año pasado, pretendiera imponer el "pliego de Chile". Recibirán la respuesta de un Gobierno sereno pero firme. Utilizaremos todos los resortes legales y tomaremos las medidas administrativas. Exigiremos que se sancione a los delincuentes que están procediendo como lo he denunciado.

Estos son los problemas que he querido exponerles a ustedes y que quiero que lleguen a mis compatriotas. Hablo desde aquí a los miles de chilenos que tienen que soportar dificultades todavía mayores que las que han estado soportando. Me dirigí desde aquí a las compañeras, a las modestas mujeres de las poblaciones, que no tienen parafina por culpa de este paro sedicioso. Me dirijo desde aquí a las madres que tienen ahora más dificultades para encontrar la leche para sus niños. Me dirijo a los chilenos, cualquiera que sea su color político, para decirles el alcance que esta actitud sediciosa tiene contra la economía nacional y contra los chilenos. Y declaro en emergencia todos los servicios públicos. Todos los funcionarios de la administración pública tendrán que cooperar trabajando horas extraordinarias, trabajando el sábado y el domingo, ayudando en hechos materiales; como sea, aún, inclusive, la descarga o carga de alimentos.

Estarán en un frente de lucha, junto a los trabajadores y junto a las Fuerzas Armadas y a las Fuerzas de Orden, que por imperio de la ley actuarán para impedir que continúen estas tropelías.

Hago un llamado, con calor de chileno, a mis compatriotas, para que entiendan la raíz de donde emerge esta actitud sediciosa de ahora, como lo fuera la de octubre del año pasado. He dado los antecedentes suficientemente claros, para que nadie pueda dudar que el Gobierno no se ha cerrado al diálogo. Que lo quise mantener hasta anoche, cuando durante dos horas y media estuve hablando con los dirigentes de la Confederación Nacional del Transporte Terrestre, haciéndoles ver que sus problemas habían sido resueltos. Inclusive, diciéndoles que si sus problemas habían sido resueltos, yo comprendía que por estar afiliados a la Confederación de Dueños de Camiones, ellos fueran los voceros de los transportistas en paro. Aceptábamos que ellos los representaran e inclusive fueran a conversar con el Ministro de Obras Públicas y Transportes, dirigentes de los propios transportistas. Pero les hice ver que era imposible que alguien entendiera un paro solidario, cuando sus problemas gremiales, por propias declaraciones de ellos, estaban resueltos en un 98% ó 99%. Y les hice ver lo que significaba que el Presidente de la República durante 5 horas, anteayer y ayer hubiera estado con ellos. ¿Cuál era nuestro propósito y nuestra decisión? Les dí la cifra de lo que significaba. Los millones de dólares para repuestos, para neumáticos; lo que hemos importado —como lo he dado a conocer aquí— en chassis, en buses, en taxis. Este es un país con infraestructura que en este aspecto era y sigue siendo deficiente. Lamentablemente ha podido más un sentido impropio de la solidaridad gremial. Y hoy día, un porcentaje de la movilización colectiva está paralizada. Repito, que la Confederación de Autobuseros de Santiago no se ha plegado al paro y ésto representa el 70% de las máquinas. Además, hoy día he designado un interventor de la movilización colectiva al General Sr. Davis, Director de la Academia de Guerra. He estimado conveniente, frente a Uds., frente a mis compatriotas, frente a periodistas nacionales y extranjeros, dar este informe.

Había llenado esta mesa de "miguelitos", recogidos solamente en 4 o 5 horas, sobre todo a partir de la noche del día 25 y 26 de julio. Son cientos y miles y miles lanzados a los caminos, a las calles, en la capital, en las provincias más importantes. Más que eso, se han utilizado bolsas plásticas con aceite quemado lanzadas en las cuestas, en las curvas de las cuestas, con lo cual se pone en peligro la vida de gente que nada tiene que ver con ésto y que va de un punto a otro para cumplir con sus obligaciones o sencillamente para retornar a sus hogares. Estos hechos tiene que conocerlos y meditarlos el país. Estas cosas tiene que entenderlas los chilenos.

¿Qué queremos? Que este país marche por una senda democrática, con todas las dificultades que ello implica, pero dentro del respeto al pluralismo, a la libertad. Esto tienen que entenderlo los chilenos, cualquiera que sea su ubicación política. Aquí está en peligro Chile y su economía, y la tranquilidad de los chilenos.

¿Qué queremos? Que este país marche por una senda democrática,con todas las dificultades que ello implica, pero dentro del respeto al pluralismo, a la libertad. Eso tienen que entenderlo los chilenos, cualquiera que sea su ubicación política. Aquí está en peligro Chile y su economía, y la tranquilidad de los chilenos.

El terrorismo se ha desatado con la violencia ciega de la cobardía, amparados por las sombras de la noche, escondidos en los matorrales, disparando a mansalva desde los autos que pasan a gran velocidad. Contra ésto llamo a los chilenos. Chile no será pasto del fascismo. Detendremos la mano asesina y el país volverá a vivir su lucha dentro de los marcos tradicionales de una democracia activa.

Estoy llano a dialogar con ustedes.

PERIODISTA: Manuel Salgado, Canal 13 de TV. En relación con el diálogo entre usted y el Presidente de la Democracia Cristiana, en las dos cartas figura un capítulo que dice que de promulgarse la Reforma Constitucional sobre las áreas, se producirían algunos problemas de orden práctico, pero estos no se detallas, ¿podría usted detallar esos problemas de orden práctico?

PRESIDENTE: Indiscutiblemente, si no hoy una ley complementaria que fije el área de la economía, el área social de la economía, se producen los problemas frente a las industrias que están requisadas o intervenidas. Y eso afecta a 125 mil trabajadores. ¿Otra pregunta?

PERIODISTA: Luis Uribe, de Radio Universidad Técnica: Presidente, el vocero del Partido Demócrata Cristiano ha dicho que el punto de discordia en las conversaciones sería el relacionado con la integración de las Fuerzas Armadas al Gabinete, ¿Cuál es su posición al respecto?

PRESIDENTE: En mi respuesta a la carta del señor Aylwin. Está muy claro, además, que el señor Aylwin, en la conversación que sostuvimos fué muy explícito y muy claro al decir que ellos respetaban las atribuciones constitucionales del Presidente de la República. Y una de ellas, esencial, es nombrar a sus Secretarios de Estado. Yo le recordé verbalmente, y lo estampé en mi respuesta por escrito, que el Gobierno Popular que presido, ha sido el único Gobierno en la Historia de Chile que ha incorporado a las Fuerzas Armadas, como institución, a las altas actividades de desarrollo industrial y además, al Gabinete. Porque en el Gabinete de noviembre del año pasado, destinado a ponerle fin al paro y crear las condiciones para un normal desarrollo al acto eleccionario de marzo, estuvieron presentes como instituciones el Ejército, la Marina y la Aviación. Por lo tanto, no reclamo para mí, pero señalo que he sido yo quien ha comprendido la importancia que tiene el contar con la colaboración, la capacidad, la eficacia y la lealtad de las Fuerzas Armadas, no sólo en los momentos conflictivos, sino también en los momentos en que se lucha por un desarrollo económico más profundo, más amplio.

Es, por lo tanto, dentro del marco de esas atribuciones, que yo resolveré cuando lo estime conveniente, o nó,la presencia de las Fuerzas Armadas. Lo que he señalado es que, a mi juicio, nadie ha podido imaginarse que se pueda hacer una exigencia de cambiar un Gabinete para encontrar una solución. ¡Nó! Y además, pienso, y seguramente las Fuerzas Armadas lo piensan así también, que es conveniente que los políticos solucionen los problemas que tienen, para que, sobre la base de esa solución, o de ese entendimiento, se puedan tomar las medidas que permitan instrumentar los acuerdos a que se han llegado.

PERIODISTA: Luis Silva, de "El Siglo". Presidente, la Central Unica de Trabajadores, en una conferencia de prensa ofrecida ayer, pidió que se declare fuera de la Ley a la Confederación que dirige Vilarín y que además se accione de manera legal por las reiteradas insolencias en que ha incurrido este señor mediante declaraciones de prensa y en las radios, ¿qué actitud de hecho va a tomar el Gobierno frente a ésto?

PRESIDENTE: He dicho que tomaremos todas las medidas que sean necesarias, dentro de la Ley y de las facultades administrativas que tiene el Gobierno.

PERIODISTA: Guillermo Retamal, de "La Tribuna". Presidente, sectores de oposición dicen que sería el senador Carlos Altamirano quien estaría impidiendo, en alguna medida, el diálogo con la Democracia Cristiana. Al respecto señalan también que el cambio del Secretario General del Partido Socialista por el señor Tohá, sería conveniente.

PRESIDENTE: ¿Quién opina así?

PERIODISTA: Guillermo Retamal, de "La Tribuna". Sectores de oposición. La prensa opositora, específicamente.

PRESIDENTE: ¿Usted representa a quien?

PERIODISTA: Al diario "Tribuna", de Santiago.

PRESIDENTE: No me extraña la pregunta... Tienen poca imaginación... ¿Qué el señor Altamirano está impidiendo el diálogo.

PRESIDENTE: Pero si el diálogo no puede ser más público. Ha sido verbal y por escrito. ¿Qué está impidiendo, entonces?. En cuanto a que sea conveniente o inconveniente que se cambie al Secretario General del Partido, yo soy militante del Partido Socialista y sé que los Secretarios Generales no se cambian como quien se cambia un vestón, o como cambian de opiniones los periodistas. Hay de por medio congresos, conferencias, y el señor Altamirano ha sido elegido en un Congreso del Partido. Son los socialistas los que tendrán que resolver este problema cuando llegue el plazo en que termina el mandato del Secretario General, señor Altamirano.

PERIODISTA; Manuel Salgado, del Canal 13 de TV. Entre los puntos de convergencia, en la carta suya y en el punto uno, dice "afianzamiento del mando y de la autoridad de Gobierno". ¿Supone ésto que el Gobierno no tiene real afianzamiento en el mando? ¿Cuál cree usted que sería la forma de afianzarlo?

PRESIDENTE: Se ha sostenido reiteradamente que este Gobierno no ejerce a plenitud su autoridad. Y yo he señalado que un Gobierno Popular, democrático y revolucionario, como el que presido, tiene un concepto del ejercicio de la autoridad que trata por todos los medios de no llegar a la represión. Para otros era fácil llegar a utilizar la fuerza. Para mí, es superior utilizar la fuerza de la razón. Pero de la misma manera que he estado siempre dispuesto con los sectores que estimo equivocados o errados, de la misma manera he notificado a sectores que, aún dentro de los márgenes de lo que se llama la izquierda, no comprenden los errores y las torpezas que se cometen cuando se toman un camino, una oficina pública o un hospital; que ellos ya deben de haber aprendido la experiencia de lo que es un Gobierno como el nuestro.

Pero no estoy dispuesto a que el proceso revolucionario chileno se resquebre por el afiebramiento de algunos, la torpeza de otros, o el interés intencionado de no pocos, precisamente por debilitar la autoridad del Gobierno.

PERIODISTA: Vladimir Aguilera, Diario "El Clarín". Presidente, en su carta respuesta al Senador Aylwin, usted plantea lo que considera es una salida al diferendo jurídico-constitucional entre el Gobierno y sectores de oposición que anteriormente ha calificado de democráticos. Al mismo tiempo, en el punto tercero de sus proposiciones concretas, usted entrega una serie de proyectos de ley, la mayoría de los cuales —señala ahí mismo— han sido estudiados previamente por la Democracia Cristiana y por la Unidad Popular y en los que hay concenso. Estos proyectos, de llevarse a la práctica, significarían instituir practicamente una nueva legalidad de acuerdo con el proceso de cambios que está viviendo el país. Ahora, dentro de esta nueva legalidad y dentro de este proceso de cambios, y conforme a sus atribuciones, ¿usted considera, hablando políticamente, a futuro, que la Fuerzas Armadas con su bagaje técnico-profesional, se incorporen a más amplias tareas para el desarrollo nacional?

PRESIDENTE: Eso ya lo contesté, hombre, usted es un periodista ágil. ¿Cómo ha podido estar ausente de mi respuesta, que duró más de tres minutos? Además, ¿Por qué tanto argumento para hacerme la pregunta final, que es lo único que le interesa, y a que viene esto de las leyes que están ahí? Pero se lo voy a explicar, porque me interesa que el país lo sepa.
Todas esas leyes, esos proyectos de ley, efectivamente fueron estudiados el año pasado, cuando estuvimos a punto de llegar a un acuerdo. Y no quiero decir por qué no se llegó, pero ya, hace más de un año y tanto, por iniciativa mía, se había buscado la posibilidad de legislar sobre hechos que son indispensables para constituir legalmente el área social de la economía, para garantizar al pequeño y mediano industrial, para establecer la participación de los trabajadores, para señalar qué se entiende por autogestión, etc., etc. Que, en su argumentación para llegar a la pregunta ha sido justo al señalar que una realidad distinta requiere también de leyes diferentes. Nosotros planteamos la necesidad de que el proceso revolucionario tenga los marcos legales que corresponden a esta etapa del proceso social y económico que vive el país. Toda revolución —recalco que el nuestro es un proceso revolucionario y no una revolución— requiere el marco jurídico que le da el contexto y el contenido de los avances que tienen que ir consolidándose para establecer los deberes y los derechos nacidos de la revolución. Eso es lo que necesitamos hacer en nuestro país.

Ahora, las Fuerzas Armadas, se lo voy a sintetizar. Siempre que estime conveniente recurriré a ellas por su preparación, por su lealtad a la Constitución y a la Ley, por su espíritu democrático y porque además pienso que no son compartimento estanco, al margen de la realidad del país.

Que la seguridad nacional es un proceso mucho más hondo y mucho más profundo que la Defensa Nacional. Requiere de la movilización de todo un país cuando se anhela dar un brinco al desarrollo social y económico. Requiere el aporte constructivo y creador de todos los chilenos, CON O SIN UNIFORME. Buenas tardes.

TRANCRIPCIONES OIR.

mav