Doña Beatriz de Silva (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de Doña Beatriz de Silva.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada



Personas
Pág. 001 de 128
Doña Beatriz de Silva


Doña Beatriz de Silva

Tirso de Molina


Los que hablan en ella son los siguientes:

 


• SILVEIRA
• OLIVENZA
• Don JUAN de Meneses
• Don FERNANDO, conde de Arroyolos


• Don Pedro PEREIRA
• Don PEDRO Girón
• MELGAR
• REY don Juan
• Don Pedro de ARAGÓN


• Don ENRIQUE
• GIRÓN
• PEREIRA
• Doña BEATRIZ de Silva
• Doña ISABEL


• Doña LEONOR
• Don Diego de Silva, el CONDE de Portalegre
• Don ÁLVARO de Luna
• Don Álvaro de ESTÚÑIGA


• Doña INÉS
• Don LUIS de Velasco
• Don DIEGO Sarmiento
• Nuestra Señora, NIÑA
• San ANTONIO de Padua


>>>

Escena I
Pág. 002 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


Tiros de artillería;
música de todo género;
fiestas de dentro,
y saca SILVEIRA sobre los
corredores de arriba, a un lado,
una bandera con las armas de Portugal y Castilla


SILVEIRA:

               La hermosa doña Isabel,
               infanta de Portugal,
               que va a dar mano de esposa
               al segundo rey don Juan,
               nieta del rey don Duarte
               hija de aquel capitán
               que con la cruz portuguesa
               ganó renombre inmortal,
               ¡viva siglos infinitos
               por gloria de nuestra edad!

Disparan y tocan chirimías

VOCES:

               ¡Vivan don Juan e Isabel (-Dentro-)
               por Castilla y Portugal!


<<<
>>>

Pág. 003 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


Al otro lado saca arriba OLIVENZA
otra bandera con
las armas de Portugal y del Imperio
OLIVENZA:

               La infanta doña Leonor
               que gloria a estos reinos da
               y a Federico tercero,
               que del imperio alemán
               es monarca, llama esposo.
               ¡Viva!

VOCES:

               ¡Viva! (-Dentro-)

OLIVENZA:

               Desde el mar
               toquen festivos clarines,
               que a ellos responderá,
               con marciales intrumentos,
               Lisboa.
Éntranse los de arriba

SILVEIRA: Haced disparar

               las piezas de este castillo.
Música y tiros

VOCES:

               ¡Alemania! ¡Portugal! (-Dentro-)


<<<
>>>

Pág. 004 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


Salen don JUAN y don FERNANDO
JUAN:

               Dejad las festivas voces
               crüeles, que atormentáis
               un alma, entre amor y celos,
               hecha esfera de un volcán.
               No disparéis culebrinas,
               o con ellas me apuntad
               al corazón, que hecho piezas
               suspira por su mitad.
               vuestra galas son mi luto,
               vuestras fiestas mi pesar,
               vuestras bodas mis obsequias;
               sin Leonor no vivo ya.

FERNANDO:

               Mirad don Juan de Meneses,
               que dais nota en la ciudad
               con esos locos extremos,
               y que en vos parecen mal.
               Atentos en vos reparan
               cuantos castellanos hay
               en Lisboa, a quien envía
               por su esposa, el rey don Juan.
               Encubrid vuestras pasiones,
               o, si amigo me llamáis,
               decidme la causa de ellas,
               que ofendéis nuestra amistad.


<<<
>>>

Pág. 005 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


JUAN:

               Conde ilustre de Arroyolos,
               ¿para qué me preguntáis
               lo que a voces manifiestan
               mis desdichas?

FERNANDO:

               Un año ha
               que de estos reinos, y vos
               ausente, troqué la paz
               en África, por la guerra
               que eterniza a Portugal.
               Libre entonces os dejé
               sin que arpones del rapaz
               pudiesen en vuestro pecho
               sus ciegas llamas lograr.
               Si agora, pues que he venido,
               olas al mar aumentáis,
               quejas de viento, a los vientos,
               sin que os merezca sacar
               la causa, ignorarla es fuerza.

JUAN:

               ¡Ay, don Fernando!

FERNANDO:

               ¿Qué hay?


<<<
>>>

Pág. 006 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


JUAN:

               El médico por el pulso
               conoce la enfermedad;
               todo es pulsos un celoso
               que son fuego de alquitrán
               los celos, y humo de Amor
               de sus incendios señal.
               Mas, pues, no sabéis la causa
               de mis ansias, escuchad;
               que mi pena, hasta aquí muda,
               ya revienta por hablar.
               Después que al rey don Duarte,
               que de Dios gozando está
               para luto de estos reinos,
               llevó la muerte voraz,
               entre los pequeños hijos,
               ramo de su tronco real,
               que nos dejó para alivio
               de su triste soledad,
               fueron. El rey don Alonso
               el quinto, en tan tierna edad
               que aún cinco años no tenía,
               dejándonosle en agraz,
               y doña Leonor, su hermana,
               que, de cuatro años no más,
               como el sol, nos amanece
               sobre su cuna oriental.
               Quedaron los dos a cargo
               del duque de Guimarán
               y de Coimbra, tío suyo,
               espejo de la lealtad.
               Púsoles casa, y a mí
               casi en los años su igual,
               me introdujo su menino;
               yo muchacho, Amor rapaz;
               criéme, con la licencia
               que suelen los años dar,
               con el rey y con la infanta,
               privando entre los demás;
               tanto, que sin mí los dos
               no acertaban a jugar,
               ni les supo cosa bien,
               ni en mi ausencia hubo solaz.
               Pero, quien se aventajaba
               en mostrarse liberal
               dándome favores tiernos,
               que en desdichas vuelto se han,
               fue la infanta, mi señora,
               comenzando Amor rapaz
               entre niños, a ser niño;
               fue creciendo, viejo es ya.
               Mil veces por el jardín,
               entre calles de arrayán
               y murtas, cogiendo flores
               se vinieron a encontrar
               las manos, al elegir
               ya el clavel, ya el azahar,
               abrasando a fuego lento
               su nieve mi voluntad.
               Y si entonces daban glorias
               estos encuentros, ¿qué harán
               cuando saliendo del nido
               sepa el ciego dios volar?
               Mil veces, que a los colores
               jugamos, sentí enlazar
               entre favores de cintas
               mi crédula libertad
               que sin saber los peligros,
               como el pájaro que va
               al reclamo que le burla,
               quise bien, salióme mal.
               Crecimos y creció el fuego,
               volviéndose en natural
               la costumbre poderosa;
               y cuando a filosofar
               comenzaban mis discursos
               en alegre facuitad
               de amor, todo sutilezas,
               que inventa la ociosidad.
               Con los años en la infanta
               creciendo el respeto real,
               crecieron los imposibles,
               avaros en ver y hablar.
               Desde entonces comencé,
               Fernando, a experimentar
               los efectos de mi fuego,
               leve hasta allí, ya alquitrán.
               Tuve celos, desveléme,
               versos hice, di en rondar,
               saqué galas, lucí motes,
               frecuenté la soledad,
               y otros varios ejercicios
               de esta profesión; juzgad
               con tales huéspedes, conde,
               qué tal mi alma estará.
               Las veces que, desde entonces,
               permitió la autoridad
               de la infanta y sus retiros,
               para asistirla lugar,
               con equivocos favores,
               con afable gravedad,
               tuvo en pie mis pensamientos
               y mi amor entre el compás
               de esperanzas y recelos
               non plus ultra de este mar,
               puesto que juzgaréis loco
               un amor tan desigual;
               pero, no tanto, que dado
               que es rama de un tronco real
               y de Duarte heredera,
               dio a mi sangre calidad
               el conde de Portalegre,
               primero, heroico Anibal
               en las guerras, y del rey
               don Pedro hijo natural.
               Abuelo materno mío
               fué el marqués de Villareal,
               descendiente de Diademas
               Augustas, cuya igualdad
               y la de mi amor perdido
               pueden, conde, disculpar
               altiveces de mi empleo,
               si amor es temeridad.
               En efecto, llegó el fin
               de mi vida, ya se va
               la infanta doña Leonor
               a Alemania, a coronar
               por fénix de Federico
               y por sol que osen mirar
               las dos cabezas de un cuerpo
               blasón del ave imperial.
               Ya se parte de Lisboa,
               ya, conde, se va embarcar
               sobre los hombros del Tajo
               que, de perlas y coral
               guarneciendo su cabeza,
               celos tiene, porque el mar
               en sus brazos la reciba
               y su azul hurtando está,
               como yo, que, imagen suya,
               de los muros de San Gian,
               arrojándome a sus olas,
               mi fuego he de sepultar;
               pues en mortajas turquíes
               bien los celos morirán
               que me abrasan, si para ellos
               no es poca su inmensidad.
               ¡Hoy muero, hoy fenezco, conde!


<<<
>>>

Pág. 007 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


FERNANDO:

               Los imposibles, don Juan,
               cuando es discreto el amante,
               redimen la libertad;
               no lo ha sido vuestro amor,
               su bien pudo recelar
               tan remontados enipleos;
               mas serálo desde hoy más,
               que es la infanta emperatriz
               sol que nació en Portugal
               y va a derretir la nieve
               del venturoso alemán,
               de quien antípoda sois;
               y, pues a oscuras quedáis,
               a otra luz, no tan difícil,
               si sois cuerdo, os alumbrad,
               y Leonor goce mil años
               el tálamo conyugal
               del tercero Federico
               que la aguarda en Aquisgrán.

JUAN:

               Ya van saliendo las damas.

FERNANDO:

               ¡Brava salva!
Música y tiros

JUAN:

               Imitarán
               a mis suspiros, que encienden
               celos, xonde, de alquitrán.


<<<
>>>

Pág. 008 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


Salen don Pedro PEREIRA Y don PEDRO Girón y
en medio doña BEATRIZ de Silva,
de camino, todos muy bizarros
PEREIRA:

               Cuando en público acá la infanta sale,
               un caballero solo ocupa el lado
               de la dama a quien sirve, porque iguale
               el premio de su dicha a su cuidado;
               mi amor quiere que en ello me señale,
               y la presente suerte me ha costado
               un año de servicios y desvelos
               que aumentan ya esperanzas y ya celos.
               Si allá en Castilla, noble caballero,
               no se practica este uso cortesano,
               ya que os aviso, aconsejaros quiero,
               dejéis el puesto que ocupáis en vano.

PEDRO:

               Nunca es blasón el término grosero,
               que acostumbra el que es noble castellano,
               que la corte del rey don Juan segundo
               puede enseñar mesura a todo el mundo.
               Esa ley, que contáis por maravilla,
               es muv antigua allá y hala heredado
               Portugal, de la corte de Castilla,
               como el reino también, antes condado.
               Obligación os corre de cumplilla;
               pues siendo negligente enamorado
               ni el uso que alegáis es de provecho,
               ni a este lugar, por hoy, tenéis derecho.
               Yo le ocupé primero y daré nota
               de para poco, si por vos le dejo.


<<<
>>>

Pág. 009 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


PEREIRA:

               ¿Sabéis quién soy?

PEDRO:

               Nunca eso me alborota;
               seréis de sangre y de valor espejo.

PEREIRA:

               Soy nieto del que os dio en Aljubarrota,
               mozo en el brío si en los años viejo,
               noticia de la sangre de Pereira.

PEDRO:

               La hazaña saldrá aquí de la Forneira
               que hacéis de blasonar esa victoria,
               propio del pobre, cuya corta hacienda
               no se le cae jamás de memoria,
               y más cuando se cifra en una prenda;
               hidalgo parecéis de ejecutoria
               que no hay corrillo, calle, plaza o tienda,
               donde venga ó no venga, dando enfado,
               no salga el pergamino iluminado.
               Castilla tantas veces ha vencido
               a Portugal, desde su rey primero,
               que la memoria de ellas ha perdido,
               aunque no vuestra sangre, nuestro acero.
               Pero, por qué del caso hemos salido,
               si vos hidalgo sois, yo caballero;
               si vos Pereira, yo Girón, que enseña
               los tres, blasón antiguo del de Ureña.
               Si vos acción tenéis a la ventura
               que se me sigue de este hermoso lado,
               yo le adquirí primero, y no es cordura
               el ser tras negligente, mal crïado.
A ella
               Pero por no ofender vuestra hermosura,
               hermoso sol de quien será traslado
               el del cielo, decid pues se os concede
               quién gustáis que se vaya y quién se quede.


<<<
>>>

Pág. 010 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


PEREIRA:

               A no haber señalado juez tan presto
               yo, castellano, a hablar os enseñara,
               menos despreciador y más modesto,
               y del lado o la vida os despejara;
               mas, pues en tales manos habéis puesto
               la justicia y acción que alego clara,
               de ella y de vos, señora mía, espero
               el mal despacho de este caballero.
 

BEATRIZ:

               Fidalgos, siempre fue consejo sano
               no juzgar entre amigos, quien no intenta
               perder el uno, y más en día que gano
               tanta honra y con los dos voy tan contenta.
               A don Pedro Girón, por castellano
               a cuyo reino voy, me corre cuenta
               como a huésped servirle y serle afable,
               si la ley del hospicío es inviolable.
               A don Pedro Pereira también debo,
               por deudo, conterráneo y pretendiente,
               toda correspondencia y no me atrevo
               pagar su honesto amor ingratamente;
               dos Pedros a mi lado, ilustres, llevo,
               cada uno galán, noble, valiente,
               sin saber, cuando tanto entre ellos medro,
               distinguir lo que va de Pedro a Pedro.
               Y así, porque ninguno quejas tenga,
               ni yo pierda la dicha de tal lado,
               dispénsase esta ley. Cada uno venga
               en el puesto que halló desocupado.


<<<
>>>

Pág. 011 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


PEREIRA:

               Con vuestro gusto es bien que me convenga,
               pues estoy en el sitio mejorado,
               que si el derecho es, con tal cosecha,
               tendré en serviros buena manderecha.

PEDRO:

               Yo, que al izquierdo voy, no creo que pierdo
               la acción de venturoso, pues me cabe,
               el corazón, que yendo al lado izquierdo
               podré experimentar tierno y süave.

PEREIRA:

               Más noble es el derecho.

PEDRO:

               Si sois cuerdo
               ved que del corazón gozo la llave.

PEREIRA:

               Sabréosla yo quitar.

BEATRIZ:

               Hidalgos, paso,
               que me descuartizáis a cada paso.


<<<
>>>

Pág. 012 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


JUAN:

               ¡Oh hermosa hermana! En fin Castilla puede
               prívándonos de vos dejarnos solos.

FERNANDO:

               En noche triste nuestro reino quede,
               pues se le ausentan juntos tres Apolos.

BEATRIZ:

               Ese título solo se concede
               a las infantas, conde de Arroyolos,
               que en mí no caben excelencias tantas.

FERNANDO:

               Reina en belleza sois, si ellas infantas.

BEATRIZ:

               Señor don Juan, ¿con tal melancolía;
               ¿Tan llano traje, cuando el mundo os loa
               por Adonis en gala y bizarría
               y es ramillete del placer Lisboa?
               ¿En tanto gozo, en tan festivo día,
               que no hay en tierra coche, en mar canoa,
               que desde el tope hasta el humilde lastre,
               telas no arroje, púrpuras no arrastre?
               ¿Vos sin una señal, sin una pluma
               con que escribáis en el papel del viento
               de esta jornada la felice suma,
               asunto ilustre a tanto pensamiento?


<<<
>>>

Pág. 013 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


JUAN:

               Borde, doña Beatriz, cándida espuma
               el turquesado y húmedo elemento,
               y brille al sol su inquieta superficie,
               porque del mar celosa llore Clicie.
               Retrate a abril y mayo el cortesano,
               y en varios campos recamados pinte,
               siendo abeja oficiosa, que el verano
               flores de seda coge, que hizo el tinte;
               y mientras, envidioso el tiempo cano,
               perfiles de oro en años no despinte,
               ni los países de la edad destemple,
               pues es la juventud pintura al temple.
               Quien gustos logra y al pesar no ha visto
               dé galas al Amor, plumas al viento,
               que, si con ellas veis que me enemisto,
               siento esta ausencia y visto como siento.


<<<
>>>

Pág. 014 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


BEATRIZ:

               En fin ¿no hacéis jornada?

JUAN:

               Aquí resisto
               ímpetus de un ligero pensamiento
               que me quiere llevar sobre sus alas,
               y a pesar del pesar envidia galas.

BEATRIZ:

               Yo a Alemania creí que ennobleciera
               vuestra gentil presencia y nobles años,
               y que la emperatriz os persuadiera
               a su asistencia.

JUAN:

               Todos son engaños;
               mas vale, hermana, que entre ausencias muera,
               que no entre irremediables desengaños.
Disparan

FERNANDO:

               Hermosa confusión.

PEDRO:

               Célebres fiestas;
               la emperatriz y reina son aquéstas.


<<<
>>>

Pág. 015 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


Salen Doña LEONOR
y Doña ISABEL muy
bizarras, de camino
LEONOR:

               En fin, Portugal, que os dejo;
               que me parto, Lisboa, en fin.

OLIVENZA:

               Llorando y riyendo el Tejo,
               de escamas de oro un delfín
               rompe en el cristal su espejo,
               creyendo que ha de llevar
               á Vuestra Alteza á embarcar;
               llore nuestro Tejo y ría,
               pues pierde y goza en un día
               el sol que le usurpa el mar.


<<<
>>>

Pág. 016 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


ISABEL:

               ¿Desde aquí hasta Aldea Gallega
               hay tres leguas de agua solas?

PEDRO:

               Tajo a vuestra alteza ruega
               que pise plata en sus olas
               y la lengua humilde llega
               conque lisonjero lame
               la arena para que os llame
               y a que la piséis os lleve.

ISABEL:

               Quien a dejarle se atreve
               bien es que otro mar derrame.

PEDRO:

               Antes de veros partir
               de aquí aumenta su placer,
               y vos le podéis seguir,
               si en Cuenca le veis nacer
               ya que aquí le veis morir;
               que estimará en mucho el Tejo
               que, mirándoos en su espejo,
               le gocéis, dándole nombre,
               niño en Cuenca, en Toledo hombre
               y en nuestra Lisboa viejo.


<<<
>>>

Pág. 017 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


A doña LEONOR
OLIVENZA:

               Hora es ya que vuestra alteza
               se embarque, porque el mar, rico
               en poseer tal belleza,
               aseguró a Federico
               tranquilidad y llaneza.
A doña ISABEL

SILVEIRA:

               Ya es hora de que piséis
               un barco sobre que honréis,
               desde la quilla a la gavia,
               de Tiro, esquilmos y Arabia.
A doña LEONOR

PEREIRA:

               Gran señora no lloréis.

LEONOR:

               Lisboa es merecedora
               de esta amorosa señal;
               pues no la ama quien no llora,
               ni tiene ciudad igual
               el orbe en cuanto el sol dora.


<<<
>>>

Pág. 018 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


Sale el CONDE de Portalegre
CONDE:

               Dénos los pies vuestra alteza.

LEONOR:

               Don Diego de Silva, alegre
               vuestra vista, mi tristeza,
               pues Conde de Portalegre
               os llama vuestra nobleza.

CONDE:

               Yendoos vos, señora mía,
               no me pidáis alegría.

LEONOR:

               Doña Beatriz, vuestra hermana,
               no quiere ser alemana
               ni admite mi compañía.

BEATRIZ:

               La reina, nuestra señora
               doña Isabel, cuya hechura
               soy, me honra consigo.

LEONOR:

               Adora
               Portugal, vuestra hermosura;
               sin vos esta corte llora
               y yo, que quiero seguilla
               en esto, ya que a la silla
               del imperio voy, gustara
               de que Alemania os gozara
               que está envidiando a Castilla;
               mas pues no gustáis, adiós.


<<<
>>>

Pág. 019 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


BEATRIZ:

               Federico, gran señora,
               al mundo deje de vos
               sucesión, que cuanto dora
               el sol, rija por los dos.

ISABEL:

               En fin, conde, ¿acá os quedáis?

CONDE:

               Alfonso, el rey, mi señor,
               me lo manda.

ISABEL:

               ¿Y vos gustáis?

CONDE:

               Pero al de Campomayor,
               mi hermano, por mí lleváis;
               y de su prudencia fío,
               pues en mi nombre le envío,
               que hará como portugués.

ISABEL:

               Don Alfonso Vélez es
               buen lleno de tal vacío.

LEONOR:

               Pues, don Juan ¿vos solamente
               ni me habláis, ni os despedís?

JUAN:

               No es la lengua suficiente
               a explicar, cuando os partís,
               lo mucho que el alma siente;
               y pues viéndoos mudo quedo,
               y todo lo que decir puedo
               y vuestra alteza advertir,
               juzgue que llego a decir
               cuando aun lo posible excedo.
               Mudo el pesar me consuma
               con que triste os reverencio
               mas vos me entendéis, que, en suma,
               a veces habla el silencio.
               más que la lengua y la pluma.


<<<
>>>

Pág. 020 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


LEONOR:

               Ni os despidáis, ni deis nombre
               de ausente, ni así os asombre
               la navegación que sigo;
               porque quiero que conmigo
               vengáis, por mí gentilhombre.
               Juntos nos hemos crïado;
               lo que la niñez imprime
               nunca el tiempo lo ha borrado;
               ella da causa a que estime
               la fe que me habéis mostrado.
               En mi nave os embarcad.

JUAN:

               Ponga vuestra majestad
               esos pies en estos labios,
               pisará en ellos agravios
               de una necia liviandad
               que estuvo desconfïada
               de tal merced y favor,
               y ya vive restaurada.

LEONOR:

               Don Juan, simpre os tuve amor;
               servidme en esta jornada.

ISABEL:

               Vuestra majestad me dé
               licencia y brazos.

LEONOR:

               Mejor
               pena y lágrimas daré
               en empeños del amor
               que, desde niña, cobré
               a vuestra majestad.


<<<
>>>

Pág. 021 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


ISABEL:

               Diga
               el sentimiento que obliga
               en mis ojos a llorar,
               gran señora, mi pesar.

LEONOR:

               ¡Ay prima, ay reina, ay amiga!
               Vuestra majestad se queda
               en España, que reporta
               su pena y lágrimas veda,
               pues, ¿con jornada tan corta
               qué mal hay que durar pueda?
               Mas yo, que desde el oriente
               de nuestra patria excelente,
               por tanto piélago paso
               hasta el alemán ocaso,
               lloraré más justamente.

ISABEL:

               Presto se consolarán
               con un monarca del mundo
               llantos que penas nos dan.

LEONOR:

               Del rey don Juan el segundo
               gocéis un tercer don Juan,
               señora, que os dé a los dos
               un nuevo orbe.

ISABEL:

               Y nos deis vos
               un sol en la imperial silla.

LEONOR:

               ¡Adiós reina de Castilla!

ISABEL:

               Augusta alemana ¡adiós!


<<<
>>>

Pág. 022 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


Por diferentes puertas se entran las dos
y todos los demás con mucha música tiros,
y quédase don JUAN


JUAN:

               Muy enhorabuena vayas,
               bello Fénix portugués,
               esfera y patria de amor.
               Mayo augusto, real vergel;
               vayas muy enhorabuena
               premiadora de mi fe,
               alivio de mis congojas,
               cifra de todo mi bien,
               Leonor, honor de este siglo.
               Celoso desesperé,
               cuando, piadosa, cortaste
               a mi garganta el cordel;
               por tu gentil hombre gustas
               que vaya contigo, iré
               Leonor, por tu nombre gentil,
               pues como tal he de hacer
               altares en que idolatre
               en ti mi amor, siempre fiel,
               sin que se atreva mi vida
               a otra imagen, a otra ley.


<<<
>>>

Pág. 023 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


Sale MELGAR
MELGAR:

               Par Dios, señora Lisboa,
               que desde este día no de
               un zeoti de Portugal
               por toda vuesa merced.
               Sin Leonor se queda A oscuras,
               desierta sin Isabel,
               en el limbo sin Beatriz
               y viuda sin todas tres.

JUAN:

               ¿Qué es esto Melgar?

MELGAR:

               Desdichas.

JUAN:

               ¿Desdichas? ¿Cómo o de qué?

MELGAR:

               Bueno es el qué que preguntas.
               ¿Qué fidalgo, hombre de bien
               o de mal, hay en Lisboa;
               qué sucesor de Moisén;
               qué mercader a caballo
               o qué caballero a pie
               que sus lacayos no vista,
               pues desde el pícaro al rey
               con galas hacen la corte
               un tablero de ajedrez?
               ¿Es hoy día de bayeta?
               Cuantos muchachos me ven
               me tiran de pepinazos,
               llamándome, y hacen bien,
               paje o lacayo de réquiem.


<<<
>>>

Pág. 024 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


JUAN:

               Desesperarme pensé;
               corté luto a mi esperanza,
               marchitábala un desdén,
               mas ya salió de peligro,
               dame galas, mudaré
               el traje con los pesares;
               plumas vengan, porque den
               alas a mis pensamientos.

MELGAR:

               ¿Burlámonos?

JUAN:

               Anda, ve.

MELGAR:

               ¿Qué color?

JUAN:

               Azul y plata.

MELGAR:

               ¿Celos castos? ¡Oh, que bien!
               ¿Qué plumas?

JUAN:

               Del color propio.

MELGAR:

               Y yo ¿qué me vestiré?

JUAN:

               El que llevé de camino,
               cuando partí a Santarén.

MELGAR:

               Ya se me folija el alma;
               y luego, ¿qué hemos de hacer?

JUAN:

               Embarcarnos con la augusta.

MELGAR:

               ¿Cuándo?

JUAN:

               Al punto.

MELGAR:

               ¿Luego?

JUAN:

               Pues.

MELGAR:

               ¿Qué correncia te da prisa?

JUAN:

               Esto manda una mujer.
               ¿Mujer dije? Un cielo, un ángel.

MELGAR:

               Patudo, si tiene pies.


<<<
>>>

Pág. 025 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


JUAN:

               La emperatriz me ha ordenado
               que fin a mis penas dé,
               y por gentilhombre suyo
               vaya a Alemania.

MELGAR:

               Hace bien;
               pero, quítale el gentil
               y por hombre suyo ve.

JUAN:

               ¡Ay, cielos!

MELGAR:

               Diablos son bolos,
               virla y prueba; pero, ven,
               si es que habemos de vestirnos.

JUAN:

               Amor, como alas me des,
               Ícaro, me atrevo al sol.
               ¡Ojalá me abrase en él!

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 026 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


Salen don Pedro PEREIRA
y don FERNANDO
PEREIRA:

               Aguas del Tejo doradas,
               que con las del mar tejéis
               listones de azul y plata,
               parad el curso, tened.
               La hermosura se nos huye,
               la discreción, el placer,
               con doña Beatriz de Silva
               si su asistencia perdéis.
               No crezcáis con la marca;
               vuestro cristal en sus pies
               sirva de grillos piadosos;
               ¡corréos aguas de correr
               a desterrar vuestra dicha!
               que para tanto inierés
               honra es el volver atrás
               si acá con ella volvéis.

FERNANDO:

               ¿Por qué, pródiga Lisboa;
               ínclita ciudad, por qué
               pobre atreves a quedarte
               y a otros vas a enriquecer?
               Si a Leonor das a Alemania,
               como a Castilla a Isabel,
               dejárasnos a Beatriz
               que cifra de todos es.


<<<
>>>

Pág. 027 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


PEREIRA:

               Ya, Amor, pues ella se ausenta,
               no os llaméis más portugués;
               pasad gustos a Castilla
               que aquí no los puede haber.
               Galas, convertíos en lutos;
               saraos, desde hoy no tendréis
               el aplauso que hasta agora
               veíais, pues Beatriz no os ve.
               Cerrad puertas y ventanas;
               cortesanos, no habitéis
               corte que queda tan corta,
               ausente Amor, que es su rey.
Sale don JUAN muy bizarro,
y MELGAR bien vestido

JUAN:

               ¡Oh, Conde amigo! ¡Oh, don Pedro!
               A que los brazos me deis
               os traen los cielos. Adiós.

FERNANDO:

               Don Juan de Meneses, ¿pues,
               qué mudanza repentina
               tan presto os pudo volver
               de triste alegre y gozoso?

JUAN:

               Efectos del bien querer.

FERNANDO:

               ¿A dónde vais?

JUAN:

               A Alemania.

FERNANDO:

               ¿Y tan gustoso?

JUAN:

               Hay por qué.

FERNANDO:

               ¿Quién lo manda?

JUAN:

               Quien me hechiza.


<<<
>>>

Pág. 028 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


FERNANDO:

               Será la emperatriz.

JUAN:

               Es.

FERNANDO:

               ¿Lleváis esperanzas?

JUAN:

               Muchas.

FERNANDO:

               ¿En qué las fundáis?

JUAN:

               No sé.

FERNANDO:

               ¿Contra un águila imperial
               voláis? No la alcanzaréis.

JUAN:

               Es Amor sacre sublime;
               empresa de su fuego es,
               conde, o vencer o morir
               venceréla o moriré.
Tocan y disparan

MELGAR:

               A leva tocan. ¿Qué esperas?
               Sube, que allí está el batel
               y ha de ir a la capitana.

FERNANDO:

               Ventura la suerte os dé.

JUAN:

               ¡Adiós, fundación de Ulises!

MELGAR:

               Adiós, seboso Babel,
               Castillo, Plaza, Rua Nova,
               Palacio, San Gian, Belén,
               Cruz de Cataquifaras;
               adiós, Chafarí do Rei,
               bayeta, boas botas, luas,
               blancos y negros también;
               que voy a beber cerveza
               por no olvidar el beber.


<<<
>>>

Pág. 029 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


Tocan y disparan
JUAN:

               Arraez la plancha, que tocan
               a leva segunda vez.
Vanse don JUAN y MELGAR

FERNANDO:

               Alegre estruendo.

PEREIRA:

               Decid
               triste y así acertaréis;
               pues se despuebla la corte.

FERNANDO:

               Ya empiezan a descojer
               linos que el viento se vista.
               Si las naves queréis ver,
               que ya de la barra salen,
               y el barco donde Isabel
               y Beatriz dan luz al Tajo,
               aquí, don Pedro, os poned.
Dentro con música,
tiros y grita

UNOS:

               ¡Leva, leva!

OTROS:

               ¡Buen viaje!

PEREIRA:

               ¿Que esto nuestros ojos ven?

UNOS:

               ¡Alemania!

OTROS:

               ¡Portugal!

UNOS:

               ¡Viva el César!

OTROS:

               ¡Viva el Rey!

TODOS:

               ¡Castilla y Portugal, vivan!

OTROS:

               ¡Vivan Leonor e Isabel!

PEREIRA:

               ¡Viva Beatriz! Y yo muera
               pero sin verla; si haré.

Vanse don FERNANDO
y don Pedro PEREIRA.


<<<
>>>

Pág. 030 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


Salen el REY don Juan de Castilla,
don ÁLVARO DE ESTÚÑIGA
y los infantes de Aragón, don
ENRIQUE y don Pedro de ARAGÓN,
de camino todos
REY:

               Bien habemos caminado.

ENRIQUE:

               De Valladolid a aquí
               no has descansado.

REY:

               Seguí
               los afectos de un cuidado.

ARAGÓN:

               Ya estamos en Badajoz.

REY:

               Presto, primos, veré en él
               si es tan hermosa Isabel
               como publica la voz
               que enamora a todo el mundo.

ENRIQUE:

               Cuando sea tan hermosa
               merecerá ser esposa
               del rey don Juan el segundo.
               Mas mucho me maravilla
               que llegue a ser la fortuna
               de don Álvaro de Luna
               tan poderoso en Castilla,
               que él solo baste a casar
               a vuestra alteza con quien
               no es hija de rey, ni es bien,
               pues me llego a declarar,
               que, cuando lo contradice
               la castellana nobleza
               solo por él, vuestra alteza,
               estas bodas solemnice.


<<<
>>>

Pág. 031 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


REY:

               La infanta doña Isabel
               es, pues en eso advertís,
               nieta ilustre del de Avís
               rey de Portugal, de aquél
               que en Aljubarrota un día
               a Castilla destrozó,
               y con su esfuerzo borró
               manchas de su bastardía.
               Mas, si va a decir verdad,
               y veis que por todo paso,
               por don Álvaro me caso
               mas que por mi voluntad;
               quiérole bien y no sé
               decirle a cosa de no.

ENRIQUE:

               Ninguno a su rey casó,
               guardando lealtad y fe,
               por su elección solamente.

ARAGÓN:

               Ni se elige la mujer
               por ajeno parecer.

REY:

               Cuerdo es Álvaro, y prudente;
               no hará cosa que me esté,
               primos, mal el condestable;
               pero rigor es, notable,
               que antes que cuenta me dé
               de estas bodas, las concierte
               con el rey de Portugal.

ARAGÓN:

               ¿Y no le estará eso mal
               a vuestra alteza, si advierte,
               lo que don Álvaro habrá
               de esos conciertos sacado?


<<<
>>>

Pág. 032 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


ENRIQUE:

               Yo sé que no lo ha tratado
               en balde.

REY:

               Ello es hecho va.

ENRIQUE:

               Bien se puede deshacer.

REY:

               "Sí" que don Álvaro dió,
               por mí, no puede ser, no;
               quien mi amigo intente ser
               de don Alvaro lo sea.
               Cuando Isabel no sea tal
               como afirma Portugal;
               si me pareciere fea;
               primero que llegue a vella,
               a don Álvaro veré
               que, como él contento esté
               luego la tendré por bella.

ESTÚÑIGA:

               Solo falta que le den
               la silla y corona real.

REY:

               Nada me parece mal
               como a él le parezca bien.


<<<
>>>

Pág. 033 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


Sale don ÁLVARO de Luna
ÁLVARO:

               Vuestra Alteza, gran señor,
               con sus grandes se aconseje,
               y este casamiento deje,
               que es; lo que le está mejor.
               A don Álvaro, dé oídos,
               de Estúñiga, que es justicia
               mayor, y tiene noticia
               de los tratos conocidos
               que tengo con Portugal,
               y lo que en casarle medro;
               a don Enrique y don Pedro,
               que me llaman desleal,
               como a infantes de Aragón,
               oiga también, y no pase
               por conciertos, ni se case
               en virtud de mi elección;
               que cuando sin hijos quede,
               por no casarse, aquí está
               don Enrique, en quien tendrá
               prenda que a Castilla herede.
               Donde asiste su persona
               no hace falta mi presencia;
               déme su mano y licencia,
               retiraréme a Escalona.


<<<
>>>

Pág. 034 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


REY:

               En vos se ha comprometido
               mi voluntad, condestable;
               murmure Castilla y hable,
               que si por vos he venido
               a Badajoz a casarme,
               y porque agradaros trato
               sin haber visto retrato
               de la infanta, ni informarme
               de su hermosura, o su edad,
               no más de por daros gusto,
               ................... [ -usto]
               firme está mi voluntad.
               Por vida de vuestro rey
               que os desenojéis.

ÁLVARO:

               Señor,
               el ausentarme es mejor,
               que no os guardo amor ni ley,
               pues contra mí os aconsejan
               los tres que me han calumniado,
               no he de andar a vuestro lado
               mientras ellos no le dejan.

ESTÚÑIGA:

               A no estar el rey delante
               y respetar este puesto...

REY:

               Justicia mayor, ¿qué es esto?

ENRIQUE:

               Yo os buscaré.

REY:

               Paso, infante,
               salid los tres de mi corte.

ENRIQUE:

               A salir de la lealtad
               con que vuestra majestad
               obliga a que me reporte,
               yo mis agravios vengara;
               pero, ocasión habrá alguna
               en que quite de esa Luna
               vuestra majesiad la cara,
               y la ponga en la razón.


<<<
>>>

Pág. 035 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


ESTÚÑIGA:

               Luna en breve menguaréis;
               que puesto que llena os veis,
               estáis en oposición.
Vanse los tres.
Sale don PEDRO Girón

PEDRO:

               Mande, señor, vuestra alteza
               todos los grandes salir
               si tienen de recibir
               la reina, que a entrar empieza
               en Castilla, y ya estará
               en el río que divide
               los reinos.

REY:

               Si es bien se olvide
               este sentimiento ya,
               id, Álvaro, a recibilla;
               no riñamos más los dos,
               andad y llevad con vos
               los títulos de Castilla,
               que porque estemos en paz
               y vos partáis como es justo,
               que os llame su conde, gusto,
               Santisteban de Gormaz.


<<<
>>>

Pág. 036 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


ÁLVARO:

               Besaré estos pies.
Tiénele

REY:

               No es bien,
               cuando los brazos os doy
               que mis pies, aunque rey soy,
               encima la Luna estén.
Vase don ÁLVARO de Luna

PEDRO:

               ¡Favor y dicha notable!

REY:

               Contra las leyes de amar,
               don Pedro me he de casar,
               a elección del condestable;
               y aunque el suyo es tan conforme
               y tan ajustado al mío,
               que de él estas cosas fío,
               manda el alma que me informe
               de quien su dueño ha de ser.
               Don Pedro, ¿es Isabel bella?
               ¿Es discreta? ¿Podré en ella
               mi sosiego entretener?


<<<
>>>

Pág. 037 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

               Dos retratos traigo aquí,
               que ha podido, gran señor,
               el uno pintar Amor,
               y la lealtad que hay en mí,
               el otro...éste es de la infanta.
Dale uno de los dos retratos
               Vuestra majestad le vea
               y la valentía crea
               que se atrevió a copia tanta.

REY:

               Si iguala al original
               ésta, que al sol mismo agravia,
               ya el Fénix faltó de Arabia
               ya enriquece a Portugal.
               ¡Bella mujer!

PEDRO:

               (¡Ay de mi! (-Aparte-)
               Los retratos he trocado;
               el que es hermoso traslado
               de doña Beatriz, le di.
               ¿Qué haré?) Advierte, gran señor...


<<<
>>>

Pág. 038 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


REY:

               Don Pedro Girón ya advierto,
               que si me ha vencido muerto
               tema vivo al vencedor.
               No sale en su hermosa cuna
               más bello el cuarto planeta
               elección, al fin, discreta
               de don Álvaro de Luna.
               Tan perdido estoy por él,
               que si original no hubiera
               o en nada se pareciera
               a esta imagen mi Isabel,
               aunque su amor perdonara,
               a pesar de su hermosura,
               adorando esta pintura
               con el naipe me casara.

PEDRO:

               (¡Bien mi amor ha satisfecho! (-Aparte-)
               ¡Bien a la reina obligado
               y con el rey informado
               muy bien su partes he hecho!
               Quiérole desengañar
               de que es de doña Beatriz,
               que amor tierno en la raíz
               no es difícil de arrancar.)
Al REY
               Considere vuestra alteza
               que este retrato...


<<<
>>>

Pág. 039 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


REY:

               Ya sé
               que me pediréis que os dé
               el porte de esta belleza.
               Marqués de la Mota os hago.

PEDRO:

               Advierta que no es razón.

REY:

               Diréis, don Pedro Girón,
               que con escaseza os pago.
               Nunca el amor es avaro,
               y más cuando es el amor
               de un rey como yo. Señor
               sois de Villaescusa de Haro,
               y si esto os parece poco,
               pedid, que más se os dará.

PEDRO:

               (¿Qué remedio? El rey está (-Aparte-)
               por mi portuguesa loco;
               pero, advertirle conviene
               el engaño en que le he puesto.
               Señor, la verdad...
Suena música

REY:

               ;Qué es esto?

Sale don ÁLVARO


ÁLVARO:

               La reina, gran señor, viene,
               y entra ya por la ciudad;
               salgámosla a recibir.


<<<
>>>

Pág. 040 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

               (¡Que no me ha querido oir!) (-Aparte-)

REY:

               Si iguala a vuestra beldad
               bella imagen, vuestro dueño,
               conquiste don Juan segundo,
               para que os le ofrezca, un mundo
               porque mi reino es pequeño.
Vanse sino es don PEDRO Girón

PEDRO:

               ¿Tan presto ha enternecido una pintura,
               del rey el corazón, que fue diamante?
               ¿Libre en un punto, en otro ciego amante?
               ¿Y yo por descuidado, sin ventura?
               Pero Amor, cuando llega a coyuntura,
               introduce su forma en un instante
               y obra la voluntad, si ve delante
               el objeto eficaz de una hermosura.
               ¿Que haya podido hacer tan grave daño
               el trueco de un papel pintado? ¡Ah, cielos!
               Y que yo en el remedio ignore el modo.
               Perderé a mi Beatriz, verá mi engaño
               el rey don Juan, tendrá la reina celos
               y yo, inocente, pagarélo todo.


<<<
>>>

Pág. 041 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


Salen por una parte la reina doña ISABEL
y doña BEATRIZ y acompañamiento,
y por la otra el REYy los suyos.
El REY habla a doña BEATRIZ
REY:

               Vuestra alteza ha enriquecido
               mi Castilla; y pues en ella
               reina sol de luz tan bella,
               día es ya si noche ha sido.
               Lisonjero había creído
               que era con vos el pincel,
               y haciendo cielo un papel
               consolaba vuestra ausencia.
               Mas ya sé la diferencia
               que hay de Isabel a Isabel.
               Bella es Isabel pintada,
               pues mi libertad cautiva;
               pero con Isabel viva
               será sombra inanimada.
               Elección bien acertada
               de don Álvaro de Luna,
               para mi amor oportuna,
               y este hemisferio español;
               pues fué bien que de tal sol
               fuera tercera la luna.

BEATRIZ:

               Mire, señor, vuestra alteza
               que no soy la reina yo,
               vuestra esposa.

REY:

               ¿Cómo no?

PEDRO:

               Aquí mi peligro empieza.


<<<
>>>

Pág. 042 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


REY:

               Don Pedro, ¿de esta belleza
               este retrato no fue?

PEDRO:

               No, señor, que le troqué
               cuando turbado os le di.

REY:

               (Tarde en la cuenta caí; (-Aparte-)
               mal remediarme podré.)
A doña ISABEL
               Vuestra alteza me perdone,
               que a tanta luz deslumbrado,
               no es mucho me haya engañado
               la que delante me pone;
               y porque mi yerro abone
               baste que en esta ocasión
               conjeture mi elécción,
               aunque avergonzada está,
               ¿qué tal la reina será
               si tales sus damas son?

ISABEL:

               No es nuevo adorar, señor,
               a Efestión, yendo al lado
               de Alejandro, el que ha juzgado
               por la presencia el valor;
               pues haciendo este favor
               a doña Beatriz hermosa,
               diré, sin estar celosa,
               que vuestra alteza acertó
               pues doña Beatriz y yo
               somos una misma cosa.


<<<
>>>

Pág. 043 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto I Tirso de Molina


REY:

               Discreta habéis satisfecho
               mi inadvertencia, yo sé
               cómo os desagraviaré.
A don PEDRO aparte
               ¡Ay don Pedro! ¿Qué habéis hecho?
               aposentóse en mi pecho
               doña Beatriz, que sosiega
               de mi amor la llama ciega,
               y a Isabel dejo burlada;
               que el alma, como es posada,
               se da al primero que llega.
A doña ISABEL
               Venga Vuestra Majestad.
               (¡Ay engañosos despojos (-Aparte-)
               que del modo que los ojos
               me lleváis la voluntad!)

PEDRO:

               (Celos, desde hoy castigad (-Aparte-)
               mis descuidos con desvelos.)

PEREIRA:

               (Si a Beatriz ama el Rey ¡cielos! (-Aparte-)
               ¿qué hará quien viene a servilla?)

ISABEL:

               (Basta; que he entrado en Castilla (-Aparte-)
               por la puerta de los celos.
 
FIN DE LA PRIMERA JORNADA


<<<
>>>

Escena II
Pág. 044 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


Salen doña BEATRIZ y doña INÉS, dama
BEATRIZ:

               Alegre está Tordesillas.

INÉS:

               Si en estas bodas ha sido,
               entre ciudades y villas,
               solo el lugar escogido
               del rey ¿qué te maravillas?

BEATRIZ:

               ¡Bravas fiestas, diestras cañas,
               valientes toros!

INÉS:

               Los hijos,
               Beatriz, de las dos Españas,
               aun hasta en los regocijos
               se entretienen con hazañas.

BEATRIZ:

               ¿En fin tenemos torneo
               esta noche?

INÉS:

               Del amor
               que te tienen, noble empleo,
               pues dando a tantos favor,
               tan repartida te veo,
               que te juzgo enamorada,
               y no sé, en particular,
               si lo estás.

BEATRIZ:

               Todo me agrada,
               y a todos quiero igualar,
               y no me enamora nada.


<<<
>>>

Pág. 045 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


INÉS:

               A don Pedro diste un guante.

BEATRIZ:

               Es Pereira y mi pariente;
               portugués en lo constante,
               en lo airoso, en lo valiente
               y portugués en lo amante.

INÉS:

               En Castilla está por tí;
               bien, por fuerza, has de quererle.

BEATRIZ:

               Quiérole, Inés, así, así,
               lo que basta a entretenerle,
               pero no a salir de mí.

INÉS:

               Si eso es verdad, no has andado
               grata a su merecimento,
               pues le has con otro igualado.

BEATRIZ:

               ¿Cómo?

INÉS:

               A don Diego Sarmiento
               el otro guante le has dado.

BEATRIZ:

               Pidióle con cortesía;
               es ilustre castellano
               y cuando calzada vía
               la una a la otra mano
               envidiosa se corría.

INÉS:

               El don Diego es por extremo,
               y si en tal Sarmiento ves
               llamas de amor, ya te temo.

BEATRIZ:

               A tales llamas, Inés,
               caliéntome y no me quemo.

INÉS:

               Creólo, pues te divierte
               don Luis de Velasco.


<<<
>>>

Pág. 046 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


BEATRIZ:

               Sabe,
               tiene alma, es gallardo, es fuerte;
               por lo secreto y lo grave
               entre damas tendrá suerte.

INÉS:

               También mostraste largueza
               en favorecerle.

BEATRIZ:

               Sí,
               que es mnucha su gentileza,
               y, como los guantes di,
               fui a pedir a la cabeza
               una flor de su tocado.

INÉS:

               En fin, ¿ha de dar favores
               a todo tu amante agrado?

BEATRIZ:

               ¿Qué quieres? Guantes y flores,
               danlos las tiendas y el prado;
               no he de ser yo menos que ellos.

INÉS:

               En no habiendo más que dar,
               pediráslo a tus cabellos.

BEATRIZ:

               No, Inés, que no ha de llevar
               mi gusto nadie por ellos.

INÉS:

               Sé con todos general,
               porque ansí, Beatriz, conserves
               tu inclinación liberal,
               con tal que uno me reserves,
               que no me parece mal
               y me da con ocasión
               celos de ti.


<<<
>>>

Pág. 047 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


BEATRIZ:

               No me espanto.
               ¿Quién es?

INÉS:

               Don Pedro Girón.

BEATRIZ:

               ¿Qué dices?

INÉS:

               Quiérole tanto,
               que le he dado el corazón.

BEATRIZ:

               Como fuera gavilán
               bien le dabas de comer.
               Don Pedro es cuerdo y galán,
               y yo, solo por saber
               que celos pena te dan
               aunque le igualé hasta aquí
               con los otros, esa pena
               he de aumentar.

INÉS:

               ¿Cómo así?

BEATRIZ:

               Todo lo que es cosa ajena
               engendra apetito en mí.
               En viendo en otra una gala,
               luego por ella me muero
               hasta estar de envidia mala;
               al que desdeñaba, quiero
               si otra dama le regala.
               Mira tú de qué manera
               sufrirá mi inclinación
               que lo que quieres no quiera.

INÉS:

               Ésa es común condición
               y no eres tú la primera;
               pues que todas la heredamos.
               Mas, las que nobles nacimos,
               cuando amistad profesamos,
               con cordura resistimos
               lo que necias deseamos.


<<<
>>>

Pág. 048 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


BEATRIZ:

               Ahora bien, yo te prometo,
               doña Inés, hacerlo así;
               y, sólo por tu respeto,
               olvidarle desde aquí.

INÉS:

               ¿No le has de dar, en efecto,
               favor para este torneo?

BEATRIZ:

               Ni para fiesta ninguna.

INÉS:

               Voyme, pues, que hablar deseo
               a don Álvaro de Luna.
               (A don Pedro venir veo. (-Aparte-)
               Escondida quiero ver
               si esta portuguesa sabe
               cumplir como prometer.)
Sale don PEDRO Girón

PEDRO:

               No tiene por cosa grave
               el que es rico mantener
               su familia con su casa;
               mas, al que, cuando le importa,
               la fortuna le es escasa,
               y dándole hacienda corta
               le da los gastos sin tasa,
               igualarále en rigor
               conmigo, a quien hace aposta
               hoy el rey mantenedor,
               si para ayuda de costa,
               no os merezco algún favor.


<<<
>>>

Pág. 049 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


BEATRIZ:

               Corréis vos por otra cuenta;
               dama hay en palacio, rica,
               que manteneros intenta
               con el favor que publica
               y en vuestro nombre alimenta.
               Pedidia, don Pedro, vos
               para esa empresa favores,
               que en la corte de Amor, dios,
               nadie sirve a dos señores,
               ni tira gajes de dos.

PEDRO:

               Es muy corto tiempo agora
               para poder responderos,
               por ser ya del torneo hora;
               sólo podré cierta haceros,
               que siendo vos mi señora
               no se sujeta mi amor
               a otro dueño, ni otra ley;
               porque es vasallo traidor
               quien conoce más que a un rey
               y sirve más que a un señor,
               Y mi palabra os empeño,
               que mi esperanza creciera
               si, en fe del amor que enseño,
               solamente yo os sirviera,
               pues vos sola sois mi dueño.
               Mas deseos excusados
               dan materia a mi temor;
               pues ya advierten mis cuidados
               que ha de ser uno el señor,
               pero muchos los crïados.
               En serlo vuestro me empleo;
               mas, pues sin favor me voy,
               y en vos novedades veo,
               fingiré que enfermo estoy
               y quedaráse el torneo.

Quiérese ir


<<<
>>>

Pág. 050 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


BEATRIZ:

               No quiera Dios que por mí
               pierda el palacio su fiesta;
               volved, no os partáis así,
               que si tan caro me cuesta
               cumplir lo que prometí,
               por mejor tengo agradaros
               que triste el palacio esté.
               Don Pedro, ¿qué podré daros?
               Buscando estoy y no sé
               si he de hallar con que agradaros.
               Ahora bien, inconvenientes
               contra amor no han de bastar,
               de celos impertinentes;
               ni sin causa os quiero dar,
               don Pedro, este mondadientes,
Dásele
               que es la voluntad notoria
               de una dama a quien hacéis
               objeto de vuestra gloria,
               y os le doy porque saquéis
               reliquias de la memoria.

Vase


<<<
>>>

Pág. 051 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


PEDRO:

               ¡Oh premio rico, que a perder provoca
               el seso del dichoso que te alcanza!
               Pues si enloquece una desconfïanza,
               también el gozo vuelve una alma loca.
               Ya la sentencia mi temor revoca,
               pues a pesar de celos y mudanza,
               Beatriz, por sustentar vos mi esperanza,
               os lo habéis hoy quitado de la boca.
               Haga flecha de vos el rapaz ciego;
               báculo sed, en que mi dicha estribe,
               vara en mis celos, id a reducillos.
               Leña de amor con que atizáis mi fuego,
               puntal de su edificio, que amor vive,
               como es rapaz, en casas de palillos.

Vase.


<<<
>>>

Pág. 052 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


Sale doña INÉS


INÉS:

               Si en palabras portuguesas
               no hay más que esto que fïar,
               bien segura puedo estar
               de amistades y promesas.
               Arrogante es la hermosura;
               de ella Séneca decía
               que es parte de idolatría,
               pues que la adoren procura
               el cayado y la corona.
               Como es doña Beatriz bella,
               porque idolatren en ella
               ninguna ocasión perdona;
               a todo hombre de importancia
               admite y hace favor;
               no se llamará éste amor;
               mas llamaráse arrogancia.
               Desde el punto que entró aquí,
               ya sea por cosa nueva,
               ya por hermosa, se lleva
               las voluntades tras sí.
               Y en fe de esto, ni nos precia
               ni de palabras que da
               hace cuenta. ¡Bien está!
               Toda confïanza es necia.
               Yo vengaré los desvelos
               con que burla mi esperanza;
               que en la mujer no hay venganza
               como la que dan los celos.


<<<
>>>

Pág. 053 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


Sale el REY don Juan
REY:

               Yo os adoro Silva bella;
               fácil en el alma entrastes;
               tras vos la puerta cerrastes;
               mal os echará por ella
               de la reina la hermosura,
               que aunque abrir ha procurado,
               no puede, que habéis dejado
               la llave en la cerradura.

INÉS:

               Señor ¿qué endechas son ésas?

REY:

               Tan crueles como vanas;
               esperanzas castellanas
               secan penas portuguesas.

INÉS:

               La reina, nuestra señora,
               la portuguesa será
               que os suspende, claro está,
               que aunque a vuestra alteza adora;
               por más que llegue a gozar
               cuando su amor le conceda,
               en lo amado siempre queda
               mucho más que desear.


<<<
>>>

Pág. 054 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


REY:

               No, doña Inés, que aunque reina
               en el alma, que adoralla
               jura, puede ser vasalla
               de quien me abrasa la reina.
               Imposibles de palacio
               y sospechas de Isabel
               hacen mi amor más crüel,
               dándome muerte despacio.
               Yo quiero bien a una dama
               con quien hablar puedo mal;
               milagro de Portugal,
               más hermosa que su fama;
               y vos, doña Inés, podéis
               hacerme a mí harto favor.

INÉS:

               ¿Es doña Beatriz, señor?

REY:

               No es mucho que lo acertéis;
               que con eso me advertís
               que en la corte no hay belleza
               digna de la real grandeza,
               fuera de la que decís;
               y pues entendida y fiel
               yuestra discreción me obliga
               a que mis penas os diga,
               dadla, Inés, este papel.
Dásele
                  Decid que la amo infinito,
               y que si muerte me ha dado
               en solo un papel pintado,
               me dé vida en otro escrito.
Vase


<<<
>>>

Pág. 055 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


INÉS:

               Todo oficio es principal
               en palacio, medrar puedo;
               pues por mano del rey, quedo
               desde hoy por tercera real.
               A saber doña Beatriz
               guardar palabras que dió
               y no estar celosa yo,
               suerte lograra feliz.
               Pero la envidia crüel
               en vengarse se resuelve,
               y mis agravios envuelve
               en este amante papel.
               Pues no es bien, cuando hace alarde
               del enojo que en mí labra,
               que quien no guarda palabra
               quiera que yo amistad guarde.
Vase.
Salen don Pedro PEREIRA
y don DIEGO Sarmiento

PEREIRA:

               Habéisme de hacer merced,
               señor don Diego Sarmiento,
               de mudar divertimiento.

DIEGO:

               ¿Y el por qué?


<<<
>>>

Pág. 056 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


PEREIRA:

               ¿El por qué? Sabed
               que ha un año y más que se humilla
               a amor mi altiva cervíz,
               y que por doña Beatriz
               de Silva, asisto en Castilla.
               Que se funda mi afición
               sobre antiguo parentesco,
               y que si su amor merezco,
               con una dispensación
               daré al conyugal decoro
               perfección más excelente,
               que el Amor, cuando es pariente,
               dicen que es azul sobre oro.
               Paga mi lealtad mi prima,
               vístome de sus colores,
               háceme honestos favores,
               versos que la escribo estima;
               y aunque, libre de desvelos,
               con esto pudiera estar,
               como en materia de amar
               son portugueses los celos,
               el sol me los dá, por Dios,
               no es bien que los aumentéis,
               si acaso no pretendéis
               que nos matemos los dos.


<<<
>>>

Pág. 057 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


DIEGO:

               No poco siento el pesar
               que os doy, que sois cortesano;
               pero no está ya en mi mano
               amar, o dejar de amar.
               Pretendiente más moderno
               soy, que vos, de esa beldad;
               mas no vale antigüedad
               en las plazas de amor tierno;
               ni por años se averigua;
               que amor constante y leal
               no es boda de colegial,
               que honra más por más antigua.
               Desde que doña Beatriz
               dió nueva luz a Castilla,
               logré empleos de servilla;
               y mi esperanza feliz,
               con el mismo fundamento
               que vos, promesas me da,
               que de dos almas hará
               una sola el casamiento.
               Si en el deudo no os igualo
               consuélese mi afición,
               en que no hay dispensación
               a donde no hay algo malo;
               y así vuestra prima toma
               más gusto, y no es maravilla,
               con amor que está en Castilla
               que con el que estriba en Roma.
               No me desdeña tampoco,
               favores tengo también,
               que a pesar de algún desdén
               pudieran volverme loco;
               y así, si porque la quiero
               reñir conmigo intentáis,
               mientras que a Roma enviáis
               por dispensación, primero
               que venga, hacedlo de modo
               que dándome muerte aquí,
               partáis por ella, que así
               iréis a Roma por todo.


<<<
>>>

Pág. 058 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


PEREIRA:

               Burlas en cosa de veras
               no las sufre un portugués;
               y, más, si la ocasión es
               por amorosas quimeras.
               Yo soy... Mas la Reina es ésta;
               agradeced su venida,
               que la espada apercibida
               iba a daros la respuesta.
Salen la reina doña ISABEL,
don PEDRO Girón
y don LUIS de Velasco

PEDRO:

               No ha de decirme de no
               vuestra alteza, gran señora.
               Basta saber que la adora
               quien de embajador sirvió
               en aquestos casamientos
               al segundo rey don Juan.

LUIS:

               Si acción los servicios dan
               y al amor merecimientos
               don Luis de Velasco soy;
               bien sabe el rey mis hazañas,
               envidiadas por extrañas.


<<<
>>>

Pág. 059 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


ISABEL:

               Confusa oyéndoos estoy.
               Debo a don Pedro Girón
               lo que sabéis, por tercero
               en mi casamiento, y quiero
               premiar su fiel intención.
               También hago justa estima
               de vos, y juzgo cuán bien
               me puede estar de que os den
               a doña Beatriz mi prima.
               Mas siendo una, no sé cómo
               contente con ella a dos,
               no haciendo un milagro Dios,
               puesto que a mi cargo tomo
               agradaros.

LUIS:

               En tal caso
               el más digno pretensor
               ha de salir vencedor.

PEDRO:

               Alto, por esa ley paso.

LUIS:

               De mi sangre generosa
               bien sabe nuestra nación.

ISABEL:

               Cualquiera comparación
               de esa especie, será odiosa.
               La elección de un casamiento,
               si se hace con libertad,
               pende de la voluntad
               mas que del entendimiento.
               Sepa yo a quien se la tiene
               de los dos, doña Beatriz,
               que éste será el más feliz.


<<<
>>>

Pág. 060 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


LUIS:

               Si alegar prendas conviene,
               desde que vino a Castilla
               y mi amor la eligió dueño,
               con el semblante risueño
               mi fe agradece sencilla.
               Mírame en toda ocasión,
               y fiesta ha venido a haber
               que a sólo verme correr
               sacó el cuerpo del balcón,
               y bajando la cabeza
               mi buena suerte aprobó,
               cuando acompañando entró
               en la corte a vuestra alteza.
               Sé yo que a otra dama dijo,
               "Si el entendimiento iguala
               en el don Luis a su gala
               desde hoy por galán le elijo."
               Y, si no es esto bastante
               a anteponerme, señora,
               a don Pedro, no ha media hora
               que también me dió este guante.

PEREIRA:

               De ese tengo yo un hermano,
               ya que derechos escucho
               en vos ponderados mucho,
               que se han de quedar en vano.
               Doña Beatriz es cortés;
               y en fe de su urbanidad,
               sin costas de voluntad,
               con término portugués,
               se muestra agradable a todos
               y sóla amorosa a mí.
               Por su gusto estoy aquí
               y he sido, en diversos modos,
               por pariente y por amante,
               su empleo, y puedo esperar
               que su mano he de alcanzar,
               como primero su guante.


<<<
>>>

Pág. 061 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


ISABEL:

               Tercero competidor
               tenemos, ¿qué dice de esto
               don Pedro Girón?

PEDRO:

               Supuesto
               que es calidad de mi amor
               emplearle en quien adoran
               tan ilustres caballeros,
               aunque pudiera traeros
               favores que ellos ignoran,
               quiero guardar el respeto
               a quien mi lealtad premió;
               que nunca se arrepintió
               amor que estima el secreto.
               Doña Beatriz solamente
               es en esto interesada;
               escoja el que más le agrada
               entre tanto pretendiente,
               y cese esta competencia.

DIEGO:

               Yo quiero eso y me está bien.

ISABEL:

               ¿Pues amaisla vos también?

DIEGO:

               Y con tal correspondencia
               que me juzgo preferido
               a cuantos de su afición,
               si a caso llamados son,
               han de envidiarme escogido;
               remítome a la experiencia.


<<<
>>>

Pág. 062 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


ISABEL:

               ¡Válgate Dios por mujer!
               ¡Qué ancha debes de tener
               la voluntad y conciencia!
               Ahora bien; porque no niegue
               vuestra dama obligaciones
               y la convenzan razones,
               cuando a persuadirla llegue,
               cada cual me dé el favor
               que tiene, y le hace dichoso;
               que aquél ha de ser su esposo
               que me te enseñe mayor.
               No quiero yo que la corte
               se alborote cada día
               por dama que es sangre mía.

PEREIRA:

               Como para eso importe
               está bien; en este guante
               se cifra todo mi bien.

LUIS:

               Y en éste estriba también
               mi amor, honesto y constante.

DIEGO:

               Más le debe a su belleza
               la fe que logro en amarla,
Vánla dando los favores
               pues se quitó, por premiarla,
               esta flor de la cabeza.


<<<
>>>

Pág. 063 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


PEDRO:

               La mayor acción me toca,
               si lo que el amor sublima,
               celebra, adora y estima,
               en una dama es la boca.
               Una mano fácilmente
               suele alcanzarla el amante,
               después de una flor, o un guante.
               ¿Pero quién habrá que intente
               llegar a su boca hermosa
               sino el que está en posesión
               y se honra con el blasón
               de adquirirla por esposa?
               Pues a mí, porque concluya
               competencias pretendientes,
               me ha dado este mondadientes
               que se quitó de la suya,
               y si es lícito casarse
               dos príncipes por poderes,
               y aunque muden pareceres
               no ha el concierto de mudarse.
               Juzgad si es mi dicha poca,
               pues, cuando mi amor premió,
               por poderes me envió
               en el palillo la boca.
Dásele


<<<
>>>

Pág. 064 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


ISABEL:

               Bien encarecido está;
               las muchas prendas que sé
               que tenéis la propondré
               y ella luego elegirá.
               Andad con Dios.

PEDRO:

               Vuestra alteza
               advierta, que si no soy
               su esposo, dispuesto estoy
               en mudar naturaleza;
               desnaturalizaréme
               de estos reinos.
Vase

PEREIRA:

               Yo he venido
               a servirla; y así pido
               que vuestra alteza se extreme
               en favorecer mi suerte;
               porque en siendo de otro esposa,
               todo ha de ser una cosa--
               casarse y llorar su muerte.

Vase


<<<
>>>

Pág. 065 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


LUIS:

               Si esto a su elección se deja,
               seguro estoy que ha de ser
               doña Beatriz mi mujer.
               Mas mire que la aconseja
               vuestra alteza, que sabrán
               las armas vengar mi agravio.
Vase

DIEGO:

               Yo escojo medio más sabio
               yendo a hablar al rey don Juan,
               porque sea intercesor
               con vuestra alteza y con ella.

ISABEL:

               Como el rey pida por ella
               vos seréis su poseedor,
               y yo viviré sin celos.
               Esa diligencia haced.

DIEGO:

               Siempre el rey me hizo merced
               ¡Tenédmele grato, cielos!
Vase

ISABEL:

               Basta, que truje conmigo
               mi mismo desasosiego,
               del rey y su corte el fuego,
               de la paz el enemigo.
               Doña Beatriz me ha quitado
               de mi esposo la mitad,
               que es el alma y voluntad;
               sólo el cuerpo me ha dejado.
               Si no me le restituye
               conocerá por su mal
               que celos de Portugal
               no es cuerda quien no los huye.


<<<
>>>

Pág. 066 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


Salen el REY y don ÁLVARO de Luna
REY:

               Don Álvaro de Luna, a esta jornada
               os prevenid, que tengo de partirme
               a la tala del reino de Granada
               antes que pase el mes. Venga a servirme
               el que acostumbra matizar su espada
               en sangre mora, y sus hazañas firme
               con ella en los anales de la fama,
               donde es de más valor quien más derrama.

ÁLVARO:

               No quedará en tus reinos caballero
               que a tan santa jornada no te siga.
               A Agar destierra del rincón postrero,
               de donde hasta hoy al godo Dios castiga.
               No en las guerras civiles el acero
               se ejercite, cuando hay gente enemiga
               que ofrece el cuello a tan divina hazaña,
               fama a tu nombre y libertad a España.
               Cien hombres de armas y dos mil infantes
               voy a alistar con que servirte pienso.

Vase


<<<
>>>

Pág. 067 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


REY:

               Deseos amorosos e insconstantes
               que hacéis que os peche el alma y pague censo;
               si la paz hace guerra a los amantes
               ni paz con esta guerra recompenso.
               ¡Dichoso si con ella divertido
               apago incendios y a Beatriz olvido!
               Pero la reina es ésta. ¿Pues señora
               qué suspensión y soledad es ésa?

ISABEL:

               Suspensa, sí; no sola, que el que adora
               con sus deseos amistad profesa.
               En vuestra alteza el alma hablaba agora.

REY:

               Fineza, al fin, de amante portuguesa.
               ¿Y de qué se trataba? ¿Amor o celos?

ISABEL:

               ¿Celos de vos? No lo querrán los cielos.
               A vuestra alteza, gran senor, pedía
               consejo para cierto casamiento,
               que, por tocarme en sangre gustaría
               que saliese acertado y a contento.
               Doña Beatriz de Silva, deuda mía,
               cuya hermosura, edad y entendimiento
               en el primer lugar puede ponerse,
               la corte trae a riesgo de perderse.
               Pídenla cuatro grandes, y deseo
               dársela al uno de ellos por esposa.

REY:

               (No quiera Amor que se haga tal empleo, (-Aparte-)
               la reina debe estar de mí celosa.)
               Las muchas prendas de esa dama creo;
               sé que es noble, discreta, rica, hermosa,
               y dama vuestra, en fln, porque la fama
               pueda envidiar tal reina de tal dama.
                  Mas ¿quiénes piden ese casamiento?


<<<
>>>

Pág. 068 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


ISABEL:

               A don Pedro Pereira, que es su primo
               en primer lugar pongo, con intento
               de que la alcance.

REY:

               (Amor, ¿cómo os reprimo?) (-Aparte -)
               Buena elección, discreto pensamiento,
               que es ilustre don Pedro y yo le estimo;
               mas parientes casados por amores
               malógranse, y no dejan sucesores.

ISABEL:

               Está bien dicho y yo lo había notado.
               Sea don Pedro Girón el venturoso.

REY:

               Tengo a don Pedro en Aragón casado;
               y aunque lo ignora, es ya lance forzoso.}}

ISABEL:

               Si es forzoso, a casarse irá forzado.
               Don Luis de Velasco es generoso
               en estado y en sangre.

REY:

               Darle trato
               de San Juan, en Castilla, el gran priorato.

ISABEL:

               No se podrá casar de esa manera.
               ¿En don Diego Sarmiento halláis excusa?

REY:

               Es muy mozo don DIEGO

ISABEL:

               Peor fuera
               la vejez para el tálamo confusa.
               Amor las bodas ama en primavera;
               poco las goza el que en vejez las usa.
               Doña Beatriz...

REY:

               No me canséis, señora,
               que no gusto se case por agora.

Vase


<<<
>>>

Pág. 069 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


ISABEL:

               Quien en clausuras de cristal pretende
               cubrir la luz que en las tinieblas lleva;
               el fuego entre la pólvora que enciende;
               el gozo quien recibe alegre nueva,
               ése encubrirá el amor a quien ofende
               y el ejemplo del rey sirva de prueba
               a los celos que ya vengar presumo,
               pues si es llama el Amor, ellos son humo.
               Los imposibles que hoy el rey ha hallado
               al desposorio de ésta mi enemiga,
               sabrá vencer mi velador cuidado,
               por más que ciego en su pasión prosiga.
               Los celos mi paciencia han apurado;
               solicita el poder, la injuria instiga
               a la venganza que el rigor profesa;
               que soy mujer celosa y portuguesa.
Llora.
Sale doña INÉS

INÉS:

               Gran señora ¿Vuestra alteza
               llorando?

ISABEL:

               Sí, doña Inés;
               de mi amor, como fuego es
               sube el humo a la cabeza.
               Celos, en casos de amar,
               son humo que causa enojos,
               y con el humo a los ojos
               claro está que he de llorar.


<<<
>>>

Pág. 070 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


INÉS:

               Siendo de quien yo imagino,
               a no preciarme de fiel,
               causa fuera este papel
               de hacer algún desatino.
Dásele
               Nombróme el rey su estafeta,
               por callar otro apellido,
               que de esta suerte ha querido
               graduarme de discreta;
               ms, como no lo sé ser
               quiero, en fe de mi lealtad,
               darle a vuestra majestad
               novedades que leer
               con finezas, si bien dichas,
               no a lo menos bien empleadas.

ISABEL:

               Voluntades mal casadas
               cobran su dote en desdichas.
               A doña Beatriz irá
               que es la inquietud de esta corte.

INÉS:

               Cobre tu venganza el porte,
               pues tanta ocasión te da;
               que, a quitársele ella al rey,
               yo sé que no se atreviera
               ni ese papel la escribiera.


<<<
>>>

Pág. 071 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


ISABEL:

               El Amor no guarda ley.
Lee
                  "A un retrato vuestro había yo,
               doña Beatriz, ofrecido mi corona,
               si no deshiciera la fortuna lo que
               con tanta razón dispuso un engaño.
               Reina os quisiera de Castilla; pero
               pues no puede ser, sedlo de mi
               voluntad, o quejaréme del pintor
               que os retrató hermosa y no
               homicida."

Sale doña BEATRIZ

ISABEL:

               No leo más; llamadme, Inés
               esta mujer.

INÉS:

               Ella propia,
               por dar a tus celos copia,
               viene a que el papel la des.

ISABEL:

               Doña Beatriz.

BEATRIZ:

               Gran señora.

ISABEL:

               Por tu honor mirar pretendo
               y el mío. En anocheciendo,
               luego, al instante, a la hora
               de la corte has de salir
               y volverte á Portugal.


<<<
>>>

Pág. 072 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


BEATRIZ:

               ¿Qué causa?...

ISABEL:

               Temo un gran mal
               si aquí te dejo asistir.
               Liberalísima eres
               no sabes lo que es negar;
               si aprendieran de ti a dar,
               Beatriz, las demás mujeres
               nadie de ellas se quejara.
               No es bien que conmigo estés;
               que temo que tanto des
               que a mí me salga a la cara.
               Que el pródigo que sin freno
               imprudente y necio gasta,
               cuando su caudal no basta,
               hurta, tal vez, el ajeno;
               y tengo una prenda yo,
               que aunque velo por guardarla,
               andas muy cerca de hurtarla.

BEATRIZ:

               No entiendo ese enigma.

ISABEL:

               ¿No?
               Pues yo sí, que basta.

BEATRIZ:

               ¿A quien
               pródiga he dado favor
               que ponga a riesgo mi honor?

ISABEL:

               ¿A quién, preguntas? ¡Qué bien!
               ¡Éste guante es tuyo?

BEATRIZ:

               Sí;
               favorecer es decente
               a un caballero pariente
               a quien anoche le di.


<<<
>>>

Pág. 073 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


ISABEL:

               ¿A un caballero? Bien dices;
               pero, ¿a dos? Seso es ligero.
               ¿Éste no es el compañero?
               ¡Constantes sois las Beatrices!

BEATRIZ:

               Juegos que son cortesanos
               poco ofenden.

ISABEL:

               Bien alegas,
               pues dando dos guantes juegas
               airosamente a dos manos.
               Y, como pica y provoca
               Amor, tahur, aunque ciego,
               por si la boca hace juego
               dio este palillo tu boca.
Va enseñándola los favores
                  .................. [ -or]
               Al cuarto ha visto jugar,
               y porque pueda ganar
               le has dado a entender la flor.
               Cuatro los premiados son,
               y pues haces cuatro damas
               serás, pues Silva te llamas,
               "Silva de varia lección."

BEATRIZ:

               Mire vuestra alteza...


<<<
>>>

Pág. 074 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


ISABEL:

               Asombro
               haces de que a cuatro diga,
               que tu liviandad obliga.
               Pero, si al quinto te nombro,
               ¿qué harás?

BEATRIZ:

               Mientras no me dejes
               disculpar...

ISABEL:

               Este papel
               el rey te escribe, y en él
               dice finezas herejes
               y a quien mi enojo ocasiona
Rasga el papel
               como el papel, rasgaré
               el alma, y le comeré
               el corazón. La corona
               que yo poseo, quería
               ponerte el rey, y no osara
               decirlo, como no hallara
               lugar en tu fantasía.
               Villana, ¿tú con el Rey?
               ¡Vive el cielo!


<<<
>>>

Pág. 075 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


BEATRIZ:

               El rey bien puede
               amarme, sin que yo quede
               por alguna causa o ley
               culpada, mientras no doy
               color a ese disparate.
               Vuestra majestad me trate
               bien, pues que su prima soy;
               y advierta que aunque respeto
               al rey don Juan, mi señor,
               y al reverencial amor
               que debo, el alma sujeto
               de mi sangre generosa,
               tal altivez heredé
               y presunción, que no sé
               si estimara ser su esposa.

ISABEL:

               ¿Descornedida, así habláis
               del rey, delante de mí?
               Ese loco frenesí,
               ya yo sé que le fundáis
               en las alas que él os da,
               y los necios cortesanos
               a quien, con favores vanos,
               hechizáis. No quiero ya
               que os partáis a Portugal;
               aquí sabrán mis enojos
               esconderos de los ojos
               del rey, que un agravio real
               puede remediarse así.
               Ábreme ese armario, Inés.


<<<
>>>

Pág. 076 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


Abre un armario donde quepa doña Beatriz


BEATRIZ:

               ¿Qué es lo que intentas?

ISABEL:

               Que estés
               encerrada y presa así.
               donde sin respiración
               ni sustento, muerta quedes;
               que de otra suerte no puedes
               satisfacer mi pasión.

INÉS:

               ¡Gran señora!

ISABEL:

               Déjame
               esconderla de esta suerte
               del rey; que sola su muerte
               sosiego es bien que me dé.

INÉS:

               Rogara, Beatriz, por vos
               si supiérades cumplir
               palabras.

BEATRIZ:

               Si he de morir
               aquí, no sepa--mi Dios--
               ninguno, que esta crueldad
               pudo en el pecho caber
               de tan severa mujer,
               que en esta conformidad
               yo prometo, aunque me muera,
               no dar voces.


<<<
>>>

Pág. 077 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


ISABEL:

               Cierra Inés;
               dame esas llaves.

INÉS:

               Después
'Ciérrala'
               que aquesta tempestad fiera
               pase, abrirla mandarás;
               que es castigo riguroso.

ISABEL:

               ¡Por vida del rey mi esposo...!

INÉS:

               No jures, señora, más.

ISABEL:

               Que he de tenerla entre tanto
               que muerta la llegue a ver.

INÉS:

               ¿No ha de comer, ni beber?

ISABEL:

               Coma angustias, beba llanto.

Vanse las dos.


<<<
>>>

Pág. 078 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


Sale doña LEONOR,
emperatriz, y don JUAN
LEONOR:

               En Roma estamos, don Juan.
               Federico, mi señor,
               dignamente Emperador,
               es un Narciso alemán.
               Cifradas en él están
               las gracias que hay repartidas
               en gentilezas fingidas
               que ensalza la antigüedad;
               con una alma y voluntad
               quisiera darle mil vidas.
               Hoy nos han de coronar,
               en fe del amor que encierro,
               con la diadema de hierro
               que en Milán se suele dar;
               quiere el papa dispensar,
               porque mañana haga iguales
               dos almas, que liberales
               el yugo esperan cristiano
               del tálamo soberano
               y bendiciones nupciales.
               Desposarános mañana,
               y esotro, con real decoro,
               nos dará el círculo de oro
               de la majestad romana.
               Tan gozosa estoy y ufana,
               y tan perdida de amor
               por el César, mi señor,
               que; a poderlo hacer, le hurtara
               del sol la hermosura rara
               por parecerle mejor.
               Triste, don Juan, me escucháis,
               ¿pésaos del bien que declaro?


<<<
>>>

Pág. 079 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


JUAN:

               A mi suerte le comparo,
               que al paso que vos contáis,
               gran señora, lo que amáis
               a quien no sé si os merece.
               Se disminuye y decrece
               una esperanza atrevida,
               que, entre imposibles florida,
               se ha muerto cuando amanece.
               Vine yo amando, señora
               esta jornada a una dama
               que cuanto más a otro ama,
               más la sirvo y me enamora.
               No sé si mi amor ignora,
               mas sé que me mandó, en suma,
               embarcar, porque presuma
               cuán poco hay de mar a amar
               y que es locura esperar
               firmeza en reinos de espuma.
               Sobre ella mi atrevimiento
               torres vanas levantó;
               mas, ¿qué cuerdo edificó
               sobre la espuma y el viento?
               Llegué a Roma, vi el contento
               que, como yo vuestra alteza,
               da a otro dueño su belleza,
               y en las congojas que paso,
               la semejanza del caso
               ocasiona mi tristeza.


<<<
>>>

Pág. 080 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


LEONOR:

               ¿Pues en qué causa, o razón,
               fundáis que esa dama os quiera?

JUAN:

               En la voluntad primera
               que estriba en la inclinación;
               en la comunicación
               que en la niñez arraigada
               crece, de amor fomentada
               y en natural convertida,
               suele andar lo que la vida
               con el alma acompañada.

LEONOR:

               La llaneza suele hacer
               atrevido al menosprecio,
               y más, don Juan, cuando el necio
               la llega mal a entender.
               ¿Por fuerza tiene que ser
               amor, toda voluntad?
               Sed buen intérprete, andad;
               que ingenios desvanecidos
               cuando tuercen los sentidos
               yerran con facilidad.
Sale un PAJE

PAJE:

               El emperador está,
               con la romana nobleza
               y esperando a vuestra alteza.


<<<
>>>

Pág. 081 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


LEONOR:

               Irse a coronar querrá.
               Don Juan, la dama sé ya
               que amáis, aunque no os declaro
               quién es, poned más reparo
               en vuestro perdido seso,
               porque sí insistís con eso
               podrá ser que os cueste caro.
Vanse doña LEONOR y el PAJE

JUAN:

               Tarde el desengaño vino;
               difícilmente se cura
               si se arraiga la locura,
               y amor todo es desatino.
               ¡Buen remate de camino
               han hallado mis enojos!
               Mas decid, vanos antojos,
               aunque desdenes me afrenten,
               en Leonor, ¿no se desmienten
               las palabras y los ojos?
               ¿Con voluntad no me mira,
               cuando me habla con rigor?
               Luego, en los ojos Amor
               llama a la lengua mentira.
               Nunca me miró con ira,
               aunque con ira me ha hablado;
               por entendida se ha dado;
               salir con el pleito intento,
               que su mismo pensamiento
               tiene de ser mi abogado.
               Hable una vez el amante,
               que el Amor es buen testigo
               de que se lleva consigo
               quien la inquiete cada instante.
               Yo proseguiré adelante,
               con mi altivo pensamiento,
               fabrique o no sobre el viento;
               que en la importuna frecuencia,
               no hay mujer con resistencia
               ni amor sin atrevimiento.


<<<
>>>

Pág. 082 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


Sale MELGAR
MELGAR:

               Roma, o chata, hermosa sales;
               mas débeste de afeitar,
               porque no te vean andar
               tan llena de cardenales.
               ¡Fiestas, al fin, imperiales!
               ¡Oh, señor! ¿Qué haces aquí?
               Acompaña--¡pese á mí¡--
               la emperatriz por quien Roma
               las varas de un palio toma
               de brocado carmesí.
               Sal a los recibimientos,
               verás a Nicolao quinto,
               en medio de un laberinto
               de tomates o pimientos,
               pacíficos instrumentos;
               Roma, vestida de fiesta,
               y de doseles compuesta,
               sus calles llenas de flores
               y sus ventanas de amores;
               mas la emperatriz es ésta.
               Aguárdala una hacanea,
               en la blancura paloma,
               que, al lado del César, Roma
               hoy coronarlos desea.


<<<
>>>

Pág. 083 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


JUAN:

               ¡Amor! ¿Qué importa que sea
               emperatriz, si sois dios?

MELGAR:

               En un patio van los dos
               hasta San Juan de Letrán.

JUAN:

               ¿Qué temo? ¿No soy don Juan,
               Leonor mujer, deidad vos?

Sale la Emperatriz doña LEONOR con
acompañamiento, música y la emperatriz que tropieza
y al darla la mano don JUAN, se la aprieta y quiere
besársela, y ella le da un bofetón

LEONOR:

               Federico, mi señor,
               ¿me espera?

PAJE:

               Señora, sí.

LEONOR:

               ¡Válgame el cielo! ¡Caí!

MELGAR:

               Tenla.

JUAN:

               ¡Ay divina Leonor,
               si en la cuenta de mi amor
               cayérades reducida
               qué venturosa caída!
               Levantárame yo ufano,
               si como yo os doy la mano
               me diérades vos la vida.

LEONOR:

               ¡Atrevido! De esta suerte
               vuestros desatinos pago;
               y agradeced que no os hago,
               como merecéis, dar muerte.
               Así, es razón que os despierte.


<<<
>>>

Pág. 084 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


UNO:

               ¿Qué es esto?

LEONOR:

               Pudiera ser.
               Poco debéis de saber,
               pues viéndome tropezar,
               me pretendéis levantar
               para que vuelva a caer.
Vanse doña LEONOR y el acompañamiento

MELGAR:

               Sin mentis, un bofetón,
               es como rayo sin trueno.
               Tu carrillo queda bueno
               para rueda de salmón.
               Quiere que en esta ocasión
               tu amor a Roma te iguales,
               que en prueba de esas señales
               fuera, porque te autorices,
               tu cara, a estar sin narices,
               Roma con sus cardenales.
               Cinco en la cara te ha puesto;
               si fue favor no me espanto,
               mas favor que duele tanto
               más es quinto que no sexto.
               No se te caerá tan presto,
               ni yo, a caerse, le alzara.
               ¡Oh mercader que sin vara
               al tiempo que te despides,
               tan ligeramente mides
               a palmos toda una cara!
               ¡Libreme el cielo de ti!
               ¿Qué suspensión te ha elevado?


<<<
>>>

Pág. 085 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


JUAN:

               Levantando, he levantado
               la memoria que perdí.
               Mundo, si pagas asi,
               a dejarte me apercibo,
               pues es bastante motivo
               el ver, si a decirlo basto,
               que tras veinte años de gasto
               me asientas este recibo.
               A pagarme te dispones
               con los salarios usados,
               que ya se pagan crïados
               a coces y a bofetones.
               ¡Locas imaginaciones,
               necio es el que no os repara!
               No más vanidad avara;
               quedáos torpes ejercicios,
               que aun no paga el mundo en vicios
               y da con ellos en cara.
               Pues ha salido a la mía
               a tal tienipo la señal,
               no es mi enfermedad mortal;
               posible sanar sería;
               no halló la filosofía
               médico para este daño
               que se iguale al desengaño.
               Alto, pues, si en quien se cura,
               mudar aires es cordura,
               hoy mudo los de mi engaño.
               Adiós corte, en quien se ampara
               el que es tratante de enredos,
               que das el favor a dedos
               y estos puntos en la cara.
               La verdad divina y clara
               me enseña que eres un mostro;
               profanos gustos, ya os postro,
               que si el mundo estriba en ellos,
               por darme en rostro con ellos
               vinieron a darme en rostro.

Vase


<<<
>>>

Pág. 086 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto II Tirso de Molina


MELGAR:

               ¡Espera, aguarda! ¡Ah, señor!
               Afrenta debe de ser
               dejarse un hombre poner
               salserillas de color.
               Leonor, no sois vos Leonor,
               sino octava maravilla.
               Volverme quiero a Castilla.
               Pretended, Leonor, de hoy más,
               pues echáis así el compás,
               ser maestra de capilla.
 
FIN DE LA SEGUNDA JORNADA


<<<
>>>

Escena III
Pág. 087 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


Una NIÑA que ha de hacer a Nuestra
Señora, dice desde arriba sin descubrirse, y responde
DOÑA BEATRIZ encerrada en el armario
NIÑA:

               ¿Beatriz?

BEATRIZ:

               ¿Quién es? ¿Quién me llama?
               que con regalada voz
               mortales ansias olvido
               libertad es mi prisión.

NIÑA:

               Sígueme.

BEATRIZ:

               ¿Seguirte? ¿Cómo,
               si tres días ha que estoy
               oprimida en la clausura
               de esta obscuridad atroz?
               Aquí me maltratan celos
               de una reina, que al rigor
               de su enojo libra llantos,
               venganzas a su pasión.
               Muda muero, ofensas callo,
               en fe de que noble soy,
               porque ignore el rey crueldades
               que ha ocasionado su amor.

NIÑA:

               No temas; fía en mi amparo.
               Libre estás; al resplandor
               de los rayos que me visten
               te saca mi protección.


<<<
>>>

Pág. 088 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


Ábrense las puertas y sale doña BEATRIZ
y sobre ellas en una nube se aparece una NIÑA
con los rayos, corona y hábito con que pintan
a la imagen de la Concepción
BEATRIZ:

               ¡Gracias al cielo que os veo
               claros orbes; pero a vos
               es más justo que os las de,
               Alba, Estrella, Luna, Sol!

NIÑA:

               ¿Conócesme?

BEATRIZ:

               Hermosa niña;
               que de los ojos de Dios,
               niña cara os considero,
               no sé si durmiendo estoy;
               pero, ¿qué conocimiento,
               qué humana imaginación,
               qué ave real no cegara
               a tal luz, tanto candor?

NIÑA:

               ¿No me conoces, en fin?

BEATRIZ:

               Regalada niña, no;
               pero sí, para serviros
               vuestra eterna esclava soy.

NIÑA:

               ¿Conoces estas colores?

BEATRIZ:

               Conozco, niña, que son
               lo azul celeste y lo blanco
               las que mi gusto eligió,
               en vanas ostentaciones
               y que dieron ocasión
               a no pocos disparates,
               mas ya son cuerdas por vos.


<<<
>>>

Pág. 089 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


NIÑA:

               Sí, que son colores mías.

BEATRIZ:

               Mejoraron su valor;
               calificaron su estima;
               honrólas vuestra elección;
               ojo de Dios sois amores;
               pues, con el blanco color
               y lo azul, sois niña zarca
               que me roba el corazón.
               No hay en vos, mis ojos, nube;
               que por eso os cerca el sol,
               siendo sus rayos pestañas
               de su esfera guarnición.


<<<
>>>

Pág. 090 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


NIÑA:

               Ya, Beatriz, por conjeturas,
               me conoce tu atención.
               Ojo de Dios me llamaste;
               tu advertencia lo acertó;
               siéndolo, pues, de su cara,
               hay en el mundo opinión
               que sustenta su porfía,
               afirmando que cegó
               el primer instante este ojo
               del rostro de mi Criador,
               la nube que al primer padre
               la destemplanza causó
               siendo la gracia el colirio
               que de ella me preservó.
               Yo soy la privilegiada,
               cuya cándida creación
               hecha por Dios ab initio,
               para su madre eligió;
               que habiéndose de vestir
               la tela que amor tejió,
               quiso preservar sin mancha
               en mí, limpio este girón,
               al poner el pie en el mundo
               donde el hombre tropezó.
               Dios amante cortesano,
               la mano de su favor
               me dió, anteviendo el peligro
               sin que de su maldición,
               se atreviese a mi pureza
               el lodo que Adán pisó.
               Por eso el vestido escojo
               con que he venido a verte hoy,
               cándido, limpio, sin nota,
               sin pelo de imperfección;
               porque si la levadura
               del pecado, corrompió
               toda la masa de Adán
               general su contagión,
               la providencia del cielo,
               antes del primer error,
               lo acendrado de esta masa
               sin levadura apartó.
               También es lo azul mi adorno
               porque si Pablo llamó
               a mi hijo segundo Adán,
               siendo el primero en rigor,
               hombre de tierra terreno
               y hombre juntamente y Dios,
               celeste el Adán segundo,
               yo por la misma razón,
               si Eva fue mujer del suelo
               la celeste mujer soy,
               que estoy del cielo vestida
               y en Patmos mi águila vio.
               ¿No confiesas tú todo esto?


<<<
>>>

Pág. 091 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


BEATRIZ:

               Bien sabe la devoción,
               vuestra alteza, niña pura,
               que esa verdad me enseñó.
               Con el alma la confieso;
               téngola en el corazón,
               y perderé en su defensa
               mil vidas que humilde os doy.
               Sois reina. ¿Qué razón hay,
               y que se precie de razón
               os dé nombre de pechera
               si es vuestro hijo emperador?

NIÑA:

               Si soy reina como afirmas
               ¿ser mi dama no es mejor
               que de la reina Isabel?

BEATRIZ:

               ¡Ojalá me admitáis vos!


<<<
>>>

Pág. 092 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


NIÑA:

               Las damas de mi palacio,
               Beatriz, siguen el olor
               de mi pureza virgínea
               y angélica incorrupción;
               no, como tú, el tiempo pierden,
               que tanto el cuerdo estimó
               en galas y vanidades;
               incendios del torpe amor.

BEATRIZ:

               Yo os prometo Aurora pura,
               como me ensalce el blasón
               de dama de vuestra casa
               que es templo de Salomón.
               Yo os hago solemne voto
               de ser una, desde hoy,
               de las que al Cordero siguen,
               porque sus vírgenes son.

NIÑA:

               En la corte corres riesgo.

BEATRIZ:

               Huiré de la corte yo.

NIÑA:

               Así tu hermano lo hizo;
               ya cortesano de Dios,
               gentilhombre es de mi casa,
               no de la augusta Leonor;
               que le despertó del vicio
               la afrenta de un bofetón.
               Ya no se llama don JUAN,
               su nombre es Fray Amador;
               confirmóle el desengaño;
               la vida y nombre mudó.


<<<
>>>

Pág. 093 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


Aparécese don JUAN de ermitaño,
dándole San Jerónimo la
mano para que suba por unos riscos.
Estén colgados de un árbol, espada,
daga, sombrero con plumas;

toquen música


               Amador quiso llamarse,
               porque en fe de que me amó,
               de mi Concepción intacta
               promete ser defensor.
               Mírale haciendo trofeos
               de las galas que ostentó
               la soberbia cortesana,
               la lisonja y la ambición.
               Colgándolas, como adviertes,
               las trata como al ladrón,
               que hurtando la castidad
               al vicio la puerta abrió.
               A Jerónimo le ofrece
               el pulso, porque es doctor
               de la iglesia, y sana enfermos
               su alada contemplación.
               Los éxtasis de María,
               Antonio, Pablo, Hilarión
               le suspenden; pero Marta,
               discípulo le eligió
               que activo a la iglesia sirva,
               siendo ilustre imitador
               del alférez de mi hijo,
               que sus llamas le imprimió,
               ¿Quieres tú seguir sus pasos?

Encúbrase la apariencia
BEATRIZ:

               Quiero lo que queráis vos.


<<<
>>>

Pág. 094 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


NIÑA:

               ¿Serás hija de Francisco?

BEATRIZ:

               Su esclava, mi niña, soy.

NIÑA:

               En Toledo has de fundarme
               una nueva religión
               que el nombre y hábito tenga
               de mi Pura Concepción.

BEATRIZ:

               ¡Venturosa yo, mil veces!

NIÑA:

               Pues vuélvete a tu prisión,
               que presto, Beatriz querida,
               saldrá de Sodoma, Lot.
               Toledo te está esperando,
               que, si en su iglesia mayor,
               bajé a vestir a Ildefonso,
               de mi honra defensión,
               en ella quiero que fundes
               una orden de tal valor,
               que mi Concepción defienda
               e ilustre su devoción.
Encúbrese

BEATRIZ:

               ¡Mil veces alegre cárcel,
               volvamos a ella, mi Dios;
               pues os halla en los trabajos
               quien en gustos os perdió!

Éntrase y ciérranse las puertas.


<<<
>>>

Pág. 095 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


Salen la reina doña ISABEL
y don ÁLVARO de Luna
ÁLVARO:

               Vuestra alteza, señora, no se enoje,
               porque, en lo que manda el rey, insista.

ISABEL:

               A nadie para darme pena escoje
               sino a vos, que es la causa que resista
               cualquiera de palacio el disgustarme,
               sino sois vos que andáis siempre a su vista;
               vos consultando siempre en qué agraviarme.


<<<
>>>

Pág. 096 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


ÁLVARO:

               Mándame el rey que sepa qué se ha hecho
               doña Beatriz de Silva. El excusarme
               no ha sido, gran senora, de provecho.
               Tres días ha que no se sabe de ella,
               y el rey de vos no está muy satisfecho.
               A vuestras damas pregunté por ella
               y llorando responden que gustaran
               saber, si muere o vive para vella;
               mil sospechas y dichos se excusaran
               con decir donde está; que en vuestra ofensa
               los grandes que la sirven se declaran;
               el rey, que la tenéis en prisión piensa;
               y don Alonso Vélez, que es su hermano,
               anda a esta causa con tristeza inmensa.
               No hay título, ni ilustre cortesano
               que no trueque en pesar el alegría
               que verla daba al suelo castellano.
               El portugués don Pedro desafía
               a don Pedro Girón, y no hay sacarle
               de que, favoreciendo su porfía,
               la escondéis de la corte por casarle
               con ella. Entiende don Diego Sarmiento
               que a don Luis de Velasco, por premiarle
               el rey con tan honroso casamiento,
               se la promete, y esconderla manda,
               favoreciendo vos el mismo intento.
               Ved, pues, señora, cuando la corte anda
               de esta manera en bandos dividida,
               si es justo vuestro enojo y mi demanda.


<<<
>>>

Pág. 097 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


ISABEL:

               Decid que esa mujer no está perdida,
               (pero sí el rey por ella) (-Aparte-)
               que es mi dama
               y mi parienta; que ninguno pida
               cuenta de cosas mías, y esa fama
               que han echado, no importa el vulgo diga,
               que no ofenden quimeras que él derrama.
               Cada cual su opinión defienda o siga,
               que yo no pienso responder más que esto.
               Idos con Dios, andad.

ÁLVARO:

               El rey me obliga
               a que peque, señora, dé molesto.
               Yo tengo de mirar todo este cuarto,
               obedeciendo a lo que me han impuesto.

ISABEL:

               Ya, condestable, os he sufrido harto;
               no me deis ocasión a que interprete
               que por ser su tercero, veis mi cuarto;
               pues si sois causa vos de que se inquiete
               el rey, ya podrá ser que haya castigo
               contra quien gustos torpes le promete.

ÁLVARO:

               ¿Qué dice vuestra alteza?

ISABEL:

               Aquesto digo.

ÁLVARO:

               ¿Y yo soy digno de ese premio justo
               por lo que España puede ser testigo?
               Caséla a vuestra alteza contra el gusto
               de estos reinos, y siendo sólo infanta
               en el trono la puse casi augusto.
               ¡Bien por estos servicios me adelanta!


<<<
>>>

Pág. 098 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


ISABEL:

               Nunca a la obligación dejó memoria
               el deservicio que a su rey encanta.
               Andad con Dios, y no seáis historia
               en Castilla, del mundo; que al fin rueda,
               y no estáis confirmado en esa gloria.
               No provoquéis mi enojo, que aunque pueda
               la privanza encumbrar vuestra fortuna
               y en haceros favor el rey exceda,
               soy vengativa yo, y si me importuna
               vuestro enfado, tal vez por no sufrillo
               puesta al espejo, rompa yo su luna.
               Guárdaos el rey, y no me maravillo
               que no temáis; mas la ciudad más fuerte
               se ha visto perder por un portillo.
               En un cadalso suele hacer la muerte
               tragedias de los grandes de este mundo,
               que el tiempo es dado, y múdase la suerte.
               Bien sé, pues esto os digo, en qué me fundo;
               procurad conservaros en el puesto
               donde os sustenta el rey don Juan segundo,
               que es hombre... Mas, él viene; andad.

ÁLVARO:

               ¿Qué es ésto?
               ¿Qué luna, qué portillo, qué cadalso,
               nuevo temor a mi privanza ha puesto?
               ¡Ay arrimos del mundo sobre falso!
               ¡Quiera Dios que la reina, que así paga,
               por haberla hecho yo, no me deshaga!


<<<
>>>

Pág. 099 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


Salen el REY, don PEDRO Girón,
don Pedro PEREIRA,
don DIEGO y don LUIS
REY:

               Caballeros, la prudencia
               de la Reina, que ha sabido
               vuestro intento, habrá querido
               quitaros, de la presencia
               con doña Beatriz, disgustos
               y ocasiones de encontraros.
               Yo no puedo concertaros
               ni acudir a tantos gustos.
               Beneméritos sois todos
               de su adorada belleza;
               edad, estados, nobleza,
               os igualan por mil modos.
               Sepamos a dónde está,
               y podráse dar un corte
               con que sosiegue la corte,
               que la reina lo dirá.
               Pero, pues está presente,
               vuestras dudas satisfaga.

ISABEL:

               Basta, que no hay quien deshaga,
               aunque la causa está ausente,
               este laberinto extraño,
               tenido por maravilla
               en Portugal y Castilla,
               que de ello puede un engaño.


<<<
>>>

Pág. 100 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


REY:

               Quitad ya la confusión
               de nuestra corte, señora.

ISABEL:

               Si es doña Beatriz la autora
               y tantos de su afición
               pretendientes, nadie pida
               donde está, que es cosa cuerda
               que para que no se pierda
               esté esa mujer perdida.
Al REY
               Negárosla solicito
               aunque alguno la hallará,
               que por saber donde está
               la dé reinos por escrito.
               Si de lesa majestad
               es crimen digno de muerte,
               dar al enemigo el fuerte
               contra su fidelidad;
               y es el alcaide traidor,
               ¿qué castigo da la ley
               a quien a su mismo rey
               entrega un liviano amor?
               Yo he heredado el ser crüel
               de mi nación, por exceso;
               de este crinen son proceso
               letras de cierto papel.
               Como reina he sentenciado
               a perdimiento de vida
               a esa mujer atrevida
               que al rey, mi señor, ha dado
               hechizos con su hermosura.
               Celos son mal tan crüel
               que mata en ese cancel,
               vengándome su clausura.
               Ha tres días que encerrada,
               sin darle alivio al sustento,
               falta de vital aliento
               y viva en él sepultada;
               porque este incendio se apague
               que tantá gente ha perdido,
               darla la muerte he querido.
               ¡Quien tal hace que tal pague!


<<<
>>>

Pág. 101 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


REY:

               ¡Oh, bárbara! ¡Vive el cielo!
               si es muerta, que tu castigo,
               siendo esta corte testigo,
               tiene de asombrar al suelo.

ÁLVARO:

               ¿Hay hazaña más impía?

PEDRO:

               Mudo me tiene el dolor.
Abre y sale doñá BEATRIZ

BEATRIZ:

               ¿Qué es ésto, rey y señor?
               ¿Qué es ésto, señora mía?

ISABEL:

               Beatriz ¿estás viva?

BEATRIZ:

               Estoy
               de mi inocencia amparada;
               del cielo patrocinada;
               a cuya alba gracias doy,
               que, contra reales enojos,
               tan seguro amparo envía

REY:

               Apenas el alegría
               permite el uso a mis ojos
               para novedad tan rara.

PEREIRA:

               No sale el alba tan bella,
               cuando enamorado de ella,
               el sol la afeita la cara,
               como de la prisión sale
               el prodigio de mi amor.


<<<
>>>

Pág. 102 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


LUIS:

               Es ángel, dióla favor
               el cielo de quien se vale.

REY:

               Yo, Beatriz, tendré más cuenta
               desde este punto de vos,
               que quien, sin temor de Dios,
               os confiesa por parienta
               y os hace obras de enemiga.

BEATRIZ:

               A la reina, mi señora,
               soy de la vida deudora,
               y cuanto valgo; castiga
               justamente y es razón
               escarmentar y temer,
               y en el dechado aprender
               de su heroica discreción.

REY:

               Caballeros, la hermosura
               premio del valor se llama;
               quien a doña Beatriz ama,
               y ser su esposo procura,
               a la tala de Granada
               mañana me he de partir;
               méritos puede pedir
               a su ventura y espada.
               Que el que con fuerzas bizarras
               la vega mora corriere
               y más cabezas trujere,
               a doña Beatriz en arras,
               en el tálamo de amor,
               ése será el preferido;
               porque siempre el premio ha sido
               de Marte, el honesto amor.


<<<
>>>

Pág. 103 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


LUIS:

               Yo acepto esa noble empresa.

DIEGO:

               Ya sabe cortar mi espada
               los granos de esa Granada.

PEREIRA:

               La experiencia portuguesa,
               que en África se ejercita,
               triunfará de esa nación.

PEDRO:

               Soy amante y soy Girón,
               amor y sangre me incita.

REY:

               (¡Ay, doña Beatriz hermosa, (-Aparte-)
               sol eres, Ícaro soy!)

ISABEL:

               (¡Amor, socorro, que voy (-Aparte-)
               más corrida y más celosa!

Vanse y al entrar doña BEATRIZ,
sale por otra puerta MELGAR, y llámale

MELGAR:

               ¿A mí sa doña Beatriz?
               Suplico a visiñoría.

BEATRIZ:

               ¡Melgar!

MELGAR:

               Señoraza mía,
               pon la pata, la raíz
               de ese árbol, que a amor provoca
               y le ofrece frutos ricos,
               encima este par de hocicos,
               pasearáste por mi boca.

BEATRIZ:

               Pues, Melgar ¿a dónde queda
               vuestro señor y mi hermano?


<<<
>>>

Pág. 104 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


MELGAR:

               Asentáronle la mano,
               y aunque en lo blando era seda,
               hasta el mandamiento quinto
               le imprimieron en dos credos,
               letras de un lustro de dedos
               dejándole blanco y tinto,
               sin ser vino, en un carrillo.
               Diósele doña Leonor,
               en réditos de su amor,
               que no pudiera sufrillo,
               a ser otro, la ceñida.
               Viendo, pues, su mal despacho
               don Juan, ha dado en capacho
               y muda de traje y vida.
               De San Jerónimo es
               ermitaño, por lo menos.

BEATRIZ:

               Intentos, Melgar, tan buenos
               dignos son de portugueses.

MELGAR:

               Como sin dueño he quedado,
               y la ermitaña aspereza
               no la abraza mi flaqueza,
               porque estov desvencijado,
               y si no me desayuno,
               en amaneciendo Dios,
               con media azumbre o con dos
               y un zoquete cuando ayuno,
               luego me da la jaqueca,
               háse venido a amparar
               de visiñiría, Melgar,
               ya que don Juan vida trueca.


<<<
>>>

Pág. 105 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


BEATRIZ:

               No está para gente honrada
               el mundo. Melgar amigo,
               paga mal.

MELGAR:

               También lo digo.

BEATRIZ:

               Ya yo estoy escarmentada,
               como mi hermano.

MELGAR:

               Alto, pues,
               no hay sino ser ermitaña.
               Vámonos a una montaña;
               que como tú en eso des,
               yo seré en Sierra Morena
               ventero, que cuenta pida
               para enmienda de mi vida,
               que allí hay culpas y no hay pena.

BEATRIZ:

               Melgar, yo os he menester.
               La lealtad que habéis tenido
               a mi hermano, he conocido
               y no la queráis perder
               conmigo. Doña Leonor pagó,
               cual veis, a don Juan.
               Los señores nunca dan
               premio a servicios mejor.
               La reina doña Isabel,
               que hasta en eso la ha imitado,
               muy mal también me ha pagado.
               Está celosa y es crüel.
               La vida me va en salir
               de la corte, que en Toledo
               y en un monasterio puedo
               medrar mejor con servir
               a quien paga de otra suerte.
               Yendo en vuestra compañía
               y en otro traje, podría
               escaparme de la muerte,
               con que la reina amenaza
               mi inocencia, sin razón.
               La noche nos da ocasión
               como vos sepáis dar traza,
               para buscarme un vestido
               de labradora, que aquí
               no hay pocas.


<<<
>>>

Pág. 106 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


MELGAR:

               Harélo asi;
               y de puro agradecido,
               pues hace de mi confianza,
               visiñiría, no quiero
               con hablar ser lisonjero;
               agrádame la mudanza.
               Yo también, de labrador,
               acompañando os iré;
               que aunque guardaros sabré,
               bodegas fuera mejor.

BEATRIZ:

               Vamos, pues; daréos dineros
               para comprar los vestidos.
               (¡Deseos desvanecidos! (-Aparte-)
               á servir quiero poneros
               con quien dé buen galardón
               que aquí no os saben premiar.
               Vamos, que hemos de fundar
               Orden a la Concepción,
               donde segura sirvamos
               a la que preservó Dios.

MELGAR:

               Andarlo; de dos en dos
               se me convierten los amos.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 107 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


Sa1en doña ISABEL y doña INÉS
ISABEL:

               Doña Inés, no sé que diga.
               Mis celos averiguados
               hacen mayor mi fatiga,
               y el tenerlos no vengados
               a nuevo pesar me obliga.
               Por otra parte, a clemencia
               me mueve, al ver que los cielos
               manifiestan su inocencia.

INÉS:

               Son, gran señora, los celos
               contagiosa pestilencia.
               Desterrará quien la pega
               y guardar ciudad o villa
               es medio que la sosiega.
               Echa a Beatriz de Castilla,
               pues a darte celos llega.
               Envíala a Portugal
               que asi viviréis segura.

ISABEL:

               Querer bien, se llama mal,
               con que una loca hermosura
               ha hechizado un pecho real.
               Seguir tu consejo quiero;
               saldrá esta noche de aquí
               esta arpía por quien muero.


<<<
>>>

Pág. 108 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


Salen el REY y don ÁLVARO de Luna
REY:

               En la Reina descubrí
               entrañas de duro acero.
               Porque no la precipite
               segunda vez su pasión,
               es bien que se deposite
               doña Beatriz.

ÁLVARO:

               La razón
               lo aconseja y lo permite.

REY:

               En un monasterio esté,
               hasta que tornando estado,
               paz a nuestra corte dé.
               (Amor, por razón de estado, (-Aparte-)
               desde agora os dejaré.)

ISABEL:

               Rey y señor.

REY:

               No creyera
               que tan crüel en extremo.
               señora, el cielo os hiciera.
               Amábaos antes, ya os temo.
               Cuanto hermosa sois severa.

ISABEL:

               Quiéroos mucho, estoy celosa.

REY:

               Por quitaros la ocasión,
               que ya en vos es sospechosa,
               en un convento es razón
               que esté vuestra prima hermosa.
               Váyanla luego a llamar.

INÉS:

               Yo, gran señor, voy por ella.


<<<
>>>

Pág. 109 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


Vase doña INÉS
ISABEL:

               Si la corte ha de inquietar
               ¿no será mejor tenella
               donde se pueda excusar
               lo que temo? Yo quería
               a Portugal envïarla.

REY:

               Agravio nuevo sería,
               por hermosa desterrarla,
               y con ella el alegría
               de mi corte. Brevemente,
               dándola esposo feliz,
               cesará ese inconveniente.

INÉS:

               No se halla doña Beatriz.

REY:

               ¿Cómo es eso?

INÉS:

               Diligente
               he preguntado por ella;
               todo el cuarto he registrado
               de las damas, y no hay vella.

ISABEL:

               Mi recelo confirmado
               me avisa quien sabe de ella.

REY:

               Si del pasado suceso
               es justo conjeturar,
               vos, señora, la habéis preso.
               ¡Que aun no advertís el pesar
               que recibo!


<<<
>>>

Pág. 110 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


ISABEL:

               ¡Bueno es eso!

REY:

               Ya es bien que vuestra crueldad,
               Isabel, modere enojos.
               No hay que hablar, esto es verdad.
               Por quitársela a mis ojos
               la quitáis la libertad.
               Si sois cuerda no incitéis
               mi enojo otra vez, señora.
Vuelve a entrarse doña INÉS

ISABEL:

               Disimulad; bien hacéis;
               si bien mi pesar no ignora
               que escondida la tenéis.
               Déme nombre de crüel
               vuestra alteza, pues le cobra
               de esposa leal y fiel,
               y ponga luego por obra
               las promesas del papel.
               Déla su mano y su silla,
               que en mí se logra tan mal;
               finezas haga en servilla
               que, yéndome a Portugal,
               podrá reinar en Castilla.


<<<
>>>

Pág. 111 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


REY:

               Quejas tan sin ocasión,
               desmientan vuestros desvelos;
               y aunque diga la opinión
               que no hay discreción con celos,
               pues os sobra discreción,
               usad de ella, con la estima
               que mi persona merece;
               y si la pena os lastima
               de los celos que os ofrece
               doña Beatriz, vuestra prima,
               hacedla traer aquí,
               ponedla luego en estado,
               iráse al suyo, y así,
               seguro vuestro cuidado,
               no se agraviará de mí.

ISABEL:

               Vuestra alteza no me dé
               ocasión de que le pierda
               el respeto. Yo no sé
               de esa mujer, ni fui cuerda
               cuando viva la dejé.
               Don Álvaro la tendrá,
               por vuestra orden, escondida,
               y por ella intentará
               encumbrar más la subida
               de la privanza en que está.
               Pero a lunas semejantes
               suele tal vez la ambición
               precipitar las menguantes.

ÁLVARO:

               Basta, que estas quejas son,
               señor, de participantes.
               No sé yo en qué haya ofendido
               a la reina, mi señora,
               si ya el haberla servido
               con el reino, que la adora,
               en mí delito haya sido.


<<<
>>>

Pág. 112 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


REY:

               Mal sabéis aprovecharos,
               Isabel, de mi paciencia.

ISABEL:

               A desengaños tan claros...

REY:

               Basta; sirva la prudencia,
               señora, de sosegaros;
               que cuando las ocasiones
               del reino, que Dios me dió,
               para el gusto hallen razones,
               soy don Juan segundo yo
               y sé refrenar pasiones.
               Por la vuestra y por mi vida
               que doña Beatriz, no está
               por mi mandado escondida.
               Cese vuestro enojo ya;
               y a la verdad reducida,
               sin ser crüel portuguesa,
               pues sois reina castellana,
               templad rigores, pues cesa
               la ocasión, y, más humana,
               libremos a Beatriz presa;
               que, yo os juro desde aquí
               porque fenezcan enojos,
               que viendo su copia os di,
               de no ocasionar mis ojos.
               ¿Estáis satisfecha así?

ISABEL:

               Estadlo vos, gran señor,
               de que de Beatriz no sé;
               que en fe de mi firme amor
               a esos reales pies pondré
               todo mi enojo y rigor.


<<<
>>>

Pág. 113 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


Sale doña INÉS
INÉS:

               Sobre un bufete dejó
               doña Beatriz, gran señora,
               este papel que escribió
               para vuestra alteza.

ISABEL:

               Agora
               mi sospecha sosegó.

REY:

               Y agora si estoy culpado
               o no sabréis.

ISABEL:

               Yo he tenido
               causa de haber malicïado,
               pesar de que os he ofendido
               y premio de que os he amado.
Lee la reina doña ISABEL este papel
                  "Sospechas de vuestra alteza, y
               desengaños míos, en tres días
               que estuve sepultada, me enseñaron los
               peligros de palacio, pues al cabo de
               ellos, podré afirmar que resucité al
               tercero día. Ya, pues, que lo estoy
               determino huír segundos riesgos en
               la quietud de un monasterio; para mi
               propósito ninguno mejor que el de
               Santo Domingo el Real de Toledo,
               donde tengo parientas y noticia de
               la santidad con que se vive. Retírome
               a él sin licencia de vuestra alteza,
               por dificultad de alcanzarla; pero
               con la obligación perpetua de pedir
               al cielo toda mi vida prospere la de
               vuestra alteza y la del rey, mi señor,
               en cuya compañía goce años felices
               esta corona y después eterna, etc.
               --doña Beatriz, de Silva"


<<<
>>>

Pág. 114 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


ÁLVARO:

               ¡Devota resolución!

ISABEL:

               ¡Religioso atrevimiento!

REY:

               ¡Tuvo bastante ocasión!
               Vayan en su seguimiento
               que, aunque alabo su intención,
               cuando a ejecutarla intente,
               es bien que llegue a Toledo
               como a su estado es decente.

ISABEL:

               Perderéis celos el miedo,
               pues está la causa ausente.

REY:

               Hoy me había de partir
               a la tala de Granada;
               y pues no hay qué prevenir
               y el rodeo es poco, o nada,
               por Toledo habemos de ir,
               que quiero ser su padrino.

ISABEL:

               Favor del rey tan cristiano;
               mas queréis ser, imagino,
               si aquí galán a lo humano,
               devoto allá a lo divino.

REY:

               No hay estar libre de vos.

ISABEL:

               Mi nación es muy celosa;
               y hay que temer de los dos.

REY:

               Beatriz, mujer tan hermosa
               solo la merece Dios.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 115 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


De dentro san ANTONIO de Padua,
dice lo que se sigue,
y siguiendo su voz salen
doña BEATRIZ y MELGAR de pastores
ANTONIO:

               No huyas, Beatriz, espera;
               que, aunque disfrazada finjas
               lo que no eres, ya estás
               por nosotros conocida.

BEATRIZ:

               ¡Ay, Melgar, perdidos somos!
               La reina, severa, envía
               ministros que me den muerte.

MELGAR:

               Pues a mí, ¿daránme guindas?

BEATRIZ:

               ¿Quién serán los que nos llaman?
               ¿Quién dió a la reina noticia
               de nuestro disfraz grosero
               y mal concertada huída?

MELGAR:

               ¿Quién puede ser sino el diablo,
               que anda conmigo estos días
               de mala, porque no juego,
               ni quiero decir mentiras?

BEATRIZ:

               Dos frailes de San Francisco
               parecen.


<<<
>>>

Pág. 116 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


MELGAR:

               En las capillas
               y cordones, los conozco;
               hace el diablo tropelías,
               suele vestirse de fraile,
               representarse a la vista,
               como a Cristo, de ermitaño,
               cuando a piedras le convida.
               Atisbémosle las patas;
               que a mí me dijo mi tía,
               algo bruja, que el demonio
               por más formas que ejercita,
               no puede mudar los bajos,
               porque quiere su desdicha
               con pies de gallo calzarle
               infernales zapatillas.

ANTONIO:

               Beatriz, aquieta tu suerte, (-Dentro-)
               no temas, nuestra venida
               más es para consolarte
               que para que te persigan.

MELGAR:

               En la venta se colaron.

BEATRIZ:

               Melgar, pues con tanta prisa
               me están llamando, la reina
               darme muerte solicita;
               a confesarme vendrán
               para que esté prevenida
               a la muerte, cuando lleguen
               los ministros de sus iras.


<<<
>>>

Pág. 117 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


MELGAR:

               ¿Y quién duda que también
               el compañero me diga,
               por ser yo tu motilón,
               motilonas teologías?
               Andábame yo en Italia,
               de hostería en hostería,
               embutiendo macarrones,
               retocando fantecillas,
               y trújome a ser, el diablo,
               guardadamas de Castilla,
               para que me bamboleen
               de un almendro, junto a Olías.

BEATRIZ:

               Melgar, si Dios gusta de esto,
               su voluntad es la mía;
               la vida le doy gozosa
               como con ella se sirva.


<<<
>>>

Pág. 118 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


MELGAR:

               ¡Por Dios! ¡Yo contento, no!
               ¿De qué sirve hablar mentiras?
               Yo muero de mala gana,
               porque soy una gallina.
               Si es que Dios quiere llevarte
               y alegre no le replicas,
               yo sólo juré de hacerte
               a Toledo compañía;
               pero al otro mundo no,
               que para él no se camina,
               como en España, a caballo,
               ni allá hay lacayos que sirvan;
               fuera de que yo no anduve
               esas partes en mi vida,
               y si hemos de andar a pata
               tengo una tacha maldita;
               porque, si de legua a legua
               no hay lugar, venta, o ermita
               donde la palabra moje,
               me seco como una espiga.
               Pues decir, hay taberneros
               por esas esferas limpias,
               no que allá van puras almas
               y ellos aguando bautizan,
               y como son agua todos
               apenas suben arriba
               cuando las nubes los llueven
               y a cántaros se deslizan.
               A vista estás de Toledo,
               esta venta se apellida
               de las Pavas; voy a echar
               de comer a mi borrica,
               y a acogerme antes que vengan
               sayones de Tordesillas,
               que por la reina cohechados
               la nuez moscada me aflijan.
               Si preguntare por mí
               esa frailada bendita,
               para que me confiese
               disponen que me aperciba,
               di que voy por una bula
               a Toledo, o a las Indias,
               porque por ella me absuelvan;
               y, adiós, que estoy muy de prisa.

Vase


<<<
>>>

Pág. 119 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


BEATRIZ:

               Si se ha llegado la hora,
               Virgen, protectora mía,
               de mi muerte, y las sospechas
               celosas la reina indignan,
               disponedlo vos de modo,
               sol del cielo, luz del día,
               que, quedando en pie mi fama,
               goce yo vuestras delicias.

MÚSICA, y en lo alto en medio del tablado
san ANTONIO de Padua

ANTONIO:

               Beatriz, no temas, sosiega;
               Francisco de Asís, que imita
               a Dios en vida y en armas,
               pues se honra con sus insignias,
               y yo que soy de Lisboa
               hijo y Padre, cuya estima
               dándome Padua su nombre,
               a honrar entrambas me obliga,
               somos los que te llamamos
               no a que la muerte te aflija
               sino a alentar los intentos
               con que al cielo te dedicas.
               Está tan lejos la reina
               de ser, Beatriz, tu homicida
               que, viviendo largos tiempos,
               has de tener muchas hijas.


<<<
>>>

Pág. 120 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


BEATRIZ:

               Soberano portugués,
               ¿hijas? ¿Cómo? ¿Si, aunque indigna,
               la pureza he profesado;
               que el virgen, Dios tanto estima?
               En fe de esto he de encerrarme,
               con sus esposas divinas,
               en Santo Domingo el Real,
               si puedo, este mismo día.

ANTONIO:

               Virgen has de ser, y madre
               que así, de algun modo, imitas
               a quien siendo madre y virgen
               a Dios que se humane obliga.
               Y, porque el cómo no ignores,
               escucha, Beatriz querida,
               la propagación dichosa
               que a la iglesia ha de hacer mía.
               La aurora madre del sol,
               la nave que de las Indias
               trujo al mundo el pan celeste
               por el mar de amar María;
               en fe de que en el instante
               feliz, que fué concebida
               sin mácula de pecado,
               por la prevención divina,
               al eterno preservada
               más que las estrellas limpias,
               fundadora quiere hacerte
               de una religión, que vista
               lo blanco de su pureza,
               lo azul del cielo a que aspiras.
               Hay en el mundo y habrá
               quien de su majestad diga
               que probó el mortal veneno
               que causó su golosina.
               No quiere Dios hasta agora
               que este misterio defina
               su iglesia, que el cuándo
               sabe reservado a su noticia.
               Pero, como es hijo suyo
               y parece cosa indigna
               nacer de madre villana,
               rey, a quien las jerarquías
               sirven de escabel y trono,
               volviendo por su honra misma,
               por la de su madre vuelve
               y su devoción te fía.
               De Santo Domingo el Real
               saldrás a empresa tan digna
               de la honra de su madre,
               que, no en vano determina
               que en Santo Domingo empiece
               religión que Dios fabrica
               a la pura Concepción,
               porque la honre su familia.
               Tendrás mil contradicciones;
               pero siendo defendida
               por Fernando e Isabel
               luz de Aragón y Castilla.


<<<
>>>

Pág. 121 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


MÚSICA, y en una silla carmesí,
sentado a una parte, SIXTO IV, papa

               Sixto, cuarto de nuestro orden,
               éste que ves en la silla
               de la popa de la iglesia,
               cuya nave sacra rija,
               con apostólico celo,
               orden te dará en que vivas,
               y en el oficio y octava
               de su inmaculado día.
               Escribirá de su mano
               las lecciones y homilías,
               concediendo a sus devotos
               indulgencias infinitas.
               Volverán las opiniones,
               contrarias a tu porfía,
               desde aquí a doscientos años,
               y la competencia antigua.
               Mas, crecerá de manera
               la devoción, ahora niña,
               en nuestra dichosa España
               de la Concepción Virgínea
               que en Castilla y en Toledo,
               Valencia, el Andalucía
               y, en fin, en los pueblos todos
               de estas bélicas provincias.
               Los doctos, los ignorantes,
               la vejez y la puericia,
               con palabras y con obras,
               con fiestas, con alegrías;
               en cátedras, en sermones,
               en prosas y en poesías
               confesará toda España
               que fue el alba concebida
               sin pecado original,
               para que en bronces se imprima.
               Será patrón de esta causa,
               por lo que medre en seguirla,
               en fe de su mucho celo,
               un Felipe; que la silla
               gozará de los dos orbes
               rigiendo en paz y en justicia,
               un siglo por él dorado,
               dos Españas y dos Indias.
               Éste trayendo en su pecho,
               con toda tu real familia
               la Concepción en medallas
               de diamantes guarnecidas,
               del sucesor de San Pedro,
               Paulo quinto, esencia quinta
               en santidad y prudencia,
               piedad y sabiduría,
               alcanzará un proprio motu
               que las disputas impida.


<<<
>>>

Pág. 122 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina



Al otro lado frontero de SIXTO,
se descubrirá a PAULO V,
del mismo modo; MÚSICA


               Plumas, pláticas, sermones
               de los que a la virgen quitan
               la gracia al primero instante,
               su apacible rostro mira,
               su devoción engrandece,
               que éste erigirá capilla
               augusta, para su encierro
               que en prueba de su porfía,
               de la Concepción se nombre,
               siendo octava maravilla.
               Rejuvenecerá España,
               y en sus ciudades y villas
               harán asombrosas fiestas.
               Pero Toledo y Sevilla
               se han de aventajar a todas;
               aquélla por tener dicha
               de ser casa de solar
               de esta religión benigna,
               y estotra por el Colón
               que su Iglesia patrocina,
               del Monte Santo en Granada
               que en vez de oro, da reliquias.


<<<
>>>

Pág. 123 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


Más abajo a los dos lados,
Toledo y Sevilla
con sus armas.

MÚSICA

               Toledo y Sevilla son
               las dos que la fama pinta,
               para que encumbres su nombre
               y su bendición bendigas.

Al lado derecho, más abajo,
el rey don JAIME
armado con capa de la Merced
y una tarjeta de sus armas

               Aragón, también devota,
               con dos reyes autoriza
               la verdad de este misterio,
               en servicio de María.
               Don Jaime el primero es éste
               que a su Concepción dedica
               la orden de la Merced,
               porque cautivos redima,
               en fe de que su patrona
               jamás estuvo cautiva,
               en la original prisión
               que a cuantos nacen obliga;
               por razón de la pureza,
               de su célebre milicia
               se viste el manto que ves
               del candor que al alba envidia.

Al lado Izquierdo el rey don JUAN,
armado con otra tarjeta de las mismas armas

               El otro rey es don Juan
               el primero, la caricia
               de sus vasallos, que esperan
               dichosa paz con su vista.
               Éste en públicos edictos
               a los rebeldes castiga
               con destierros y rigores,
               que esta devoción no sigan.


<<<
>>>

Pág. 124 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


En lo alto de todo, entre unas penas,
estará don JUAN DE MENESES de Fraile Francisco,
con una pluma en la mano, contemplando
arriba en una imagen de la Concepción y
un libro abierto y blanco en la otra,
en que parece que escribe, y una águila
que con el pico le tiene el tintero

               Tu hermano fray Amadeo
               de la Religión francisca,
               cuyo hábito le consagra,
               sol que la gracia ilumina,
               en San Pedro de Montorio
               penitente se retira,
               donde, como a Juan en Patmos,
               el cielo le comunica
               visiones, de asombro llenas,
               porque por ellas escriba
               la limpieza de la aurora
               que vió el tierno evangelista,
               y un segundo Apocalipsis,
               cuyas sacras profecías
               siendo freno a pecadores,
               den a España maravillas.
               No ha de haber orden sagrada
               sino una, en cuantas militan
               en el gremio de la Iglesia,
               que esta devoción no admita.
               ¡Ea, fundadora noble!
               A Toledo el paso guía,
               para que esta orden comience
               por doña Beatriz de Silva.

Música y desaparece todo


<<<
>>>

Pág. 125 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


BEATRIZ:

               Milagroso lusitano,
               ¿por qué con tu ausencia eclipsas
               luces que mi fe alentaron?
               Oye, Antonio, espera, mira.
               ¿Es esto verdad o sueño?
               ¡Pero no, virgen benigna!
               ¡Viva vuestra Concepción
               y quien la defienda, viva!


<<<
>>>

Pág. 126 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


Sale MELGAR
MELGAR:

               Albricias pido, eche mano,
               señora doña Beatriza,
               el rey y la reina vienen
               tras nosotros, deme albricias.
               Íbame yo en mi jumenta;
               encontrélos que venían
               a Toledo; conocióme
               en la tal fisonomía
               don Pedro Pereira, y luego,
               prendiéndome la justicia
               me preguntaron a dónde
               por mi causa te retiras.
               Negábalo, desmintióme
               hasta la jumenta misma,
               porque rebuznó al instante.
               Yo, hincado el par de rodillas,
               con más miedo que vergüenza,
               desbuché cuanto sabía,
               porque secretos guardados
               dicen que dan mal de tripas.
               Apeáronse en la venta,
               y la reina, no con ira,
               sino toda gozo, a verte
               manda que todos me sigan.
               Pero hételos unos y otros,
               rey y reina.


<<<
>>>

Pág. 127 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


Llegan el REY y la reina doña ISABEL
y todos los caballeros en traje de camino
REY:

               ¡Beatriz!

ISABEL:

               ¡Prima!
               ¿Así olvidáis nuestra corte?

BEATRIZ:

               Temí el veros ofendida.
               Dadme esos augustos pies.

REY:

               Alabanzas os doy dignas
               de vuestra elección heroica.

ISABEL:

               Yo gusto que se prosiga.

REY:

               Vamos, Beatriz, a Toledo,
               que no hay quien no tenga envidia
               al estado que escogéis.

PEDRO:

               (Ya mis celos se mitigan.) (-Aparte-)

PEREIRA:

               Nadie a Beatriz me quitara
               sin quitarle yo la vida.
               Mas con Dios no hay competencias;
               sólo es Beatriz de Dios digna.


<<<
>>>

Pág. 128 de 128
Doña Beatriz de Silva Acto III Tirso de Molina


REY:

               A Santo Domingo el Real
               avisen nuestra venida.

ISABEL:

               Hermosa rústica hacéis.

BEATRIZ:

               En mí lucen groserías.

ISABEL:

               Volved, prima, a vuestro traje,
               y en mi coche y compañía;
               venid, seremos las dos,
               desde agora, muy amigas.

BEATRIZ:

               Escláva de vuestra alteza
               tengo yo por mayor dicha.

MELGAR:

               Avecíndome en Toledo;
               que hay en él bellas vecinas.
               Tejer terciopelos sé,
               en el arrabal alquilan
               telares, tornos y casas;
               trabajar es cosa rica.
               Será Melgar tejedor,
               irá y vendrá cada día
               al Real Monasterio a ver
               la nuestra doña novicia;
               serviréla de andadero
               y pasaráse la vida,
               tejiendo en telares sedas,
               y en el convento mentiras.

PEDRO:

               Para la segunda parte,
               senado ilustre, os convida
               el autor con lo que falta
               de esta historia peregrina.
               La fundación, los milagros,
               regocijos, alegrías
               de la Concepción, y muerte
               de doña Beatriz de Silva.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


<<<