Don Álvaro de Luna: 10

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 10 de 110
Don Álvaro de Luna Antonio Gil y Zárate



Bello el pintado clavel,
y mucho mas bella que él
la rosa en su verde cama.
Yo al verlas embebecido
a gozarlas me quedé ;
Mas nueva flor encontré
y á todas por ella olvido.
ELVIRA: ¿Tan preciosa es esa flor?
PACHECO: Pintarla es dificil cosa;

que por demás es hermosa;
A todos inspira amor.

ELVIRA: Mas verla justo será.
PACHECO: Si en aquella fuente os veis

en su cristal la hallareis.

ELVIRA: ¿Luego soy yo?
PACHECO: Claro está.
ELVIRA: Cortesano estais, marqués:

la lisonja os agradezco.

PACHECO: Serviros, señora, ofrezco

si á la justa vais despues.

ELVIRA: Iré; y esta banda os dice

que de ella faltar no puedo:
es el premio que concedo
al vencedor.

PACHECO: ¡Ah! ¡Felice el que alcanzarlo consiga!
ELVIRA: Escaso premio es por cierto:

ni vos lo anhelais, advierto.

PACHECO: ¡No lo anhelo!

¡Que eso diga vuestra hermosura de mi!

ELVIRA: Vestido de gala os veo:

y jamás en un torneo
tales armas conocí.

PACHECO: Toquen luego á combatir:

que no tengo tan distante
mi armadura, que al instante
no la pueda requerir;
y la cota que probó
su buen temple en cien batallas,
que rompa el justar sus mallas
no teme por cierto, no.


<<<
>>>