Don Álvaro de Luna: 108

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 108 de 106
Don Álvaro de Luna Antonio Gil y Zárate



rano, usurpador de la corona real, y en pera
de sus maldades , mándanle degollar por ello(1)
MORALES: ¡ Ah! ¿Si habrá tiempo de que Elvira vuelva.
DESTÚÑIGA: Pues cerca el rey está, tardar no

puede.

MORALES: ¡Quién del séquito fúnebre los pasos

pudiera detener !

DESTÚÑIGA: Nada receles :

aun se halla lejos el fatal instante.
un cuarto de hora falta, si no miente
el reloj que aqui está.

MORALES: No, pues volvíle

antes al dar las dos; y caer debe
su última arena cuando allá en la torre
con son tremendo la campana suene.

PREGON: (Dentro y mas lejos.) Esta es

 la justicia que manda hacer el rey nuestro
señor á este cruel tirano, usurpador de la
corona real, y en pena de sus maldades,
mándanle degollar por ello.

DESTÚÑIGA: Lejos suena el pregon.

(Se acerca a la ventana del fondo y
entreabriéndola, mira por alta.
Morales mira tambien con inquietud
por la puerta por donde debe volver
Elvira.)
¡Ah!.... Ya se acercan
al horrible cadalso.

MORALES: ¡Y aun no viene!
DESTÚÑIGA: ¡Cielos!... Llegaron ya...

Con pasó fime la escalera fatal
sube el maestre. ¡Qué valor !....

MORALES: ¡Cuánto tarda!... El rey acaso

faltando á su palabra...

DESTÚÑIGA: Y ¿tú lo crees?

No puede ser, jamás.

MORALES: Pero si Elvira...

Tiemblo... ¡Ah! respiro al fin. ¡ Héla que vuelve!

_________________
(1) Histórico



<<<
>>>