Don Álvaro de Luna: 16

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 16 de 110
Don Álvaro de Luna Antonio Gil y Zárate



ÁLVARO: Bien me acuerdo, que en verdad

no fuisteis siempre mi amigo.

PACHECO: Olmedo fue buen testigo.
REY: Ese suceso olvidad;

y por Dios, no recordemos
nuestras discordias fatales,
origen de tantos males.

ÁLVARO: Tenéis razon: disfrutemos,

caballeros, sin rencor
de las fiestas de este día:
que sea todo alegría,
puesto que el rey mi señor
las honra con su presencia;
y en fé de que os quiere bien
nuevas mercedes tambien
su alteza os hace. Plasencia,
a vuestras villas podreis
añadir la de Aravaca;
vos, Castro, de Caravaca
hoy la encomienda tendreis;
vos, Mendoza, adelantado
mayor sois ya de Castilla;
y asistente de Sevilla,
vos, conde, quedais nombrado.

REY: (Con enfado.) Paso, paso, condestable.

que harto generoso andais.
Cuando mercedes hagais
será precaucion laudable
en vos pedirme otra vez
primero la venia á mí

ÁLVARO: Señor, perdonad.... creí

que....

REY: Basta, basta.
CASTRO: (A uno que está a su lado.) Pardiez

que le ha puesto colorado.

ÁLVARO: (Ap.) ¿Qué es esto que escucho, cielos?
REY: (A Pacheco que ha estado hablando bajo con él.)

Yo le cortaré los vuelos.

PACHECO: En breve su orgullo osado

llegara el cetro á usurpar.

REY: Ahora, caballeros, id




<<<
>>>