Don Álvaro de Luna: 18

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 18 de 110
Don Álvaro de Luna Antonio Gil y Zárate



maestre, en tanto que á mi lado os guarde.
Salid, yo os lo suplico, de mi corte.
ÁLVARO: ¡ Yo, señor!
REY: Es forzoso.
ÁLVARO: ¡ Desterrarme ! ¡A mi!
REY: No lo penseis.
ÁLVARO: ¡Yo desterrado!

¡Yo! —Bien, si lo mandais....

REY: No, condestable.

Escuchado lo habéis: os lo suplico.

ÁLVARO: Asi recompensar los reyes saben.

Este de mi lealtad, este es el premio.

REY: ¿Por ventura temeis que os arrebate

de mi antiguo favor los altos dones
que tanto mereceis?.... No: las ciudades,
los títulos guardad que justo premio
fueron de tal valor, tantos afanes;
y nuevas gracias recibid ahora....

ÁLVARO: Sí, ¿Quién nada os pide aqui?....

Mis dignidades,mis bienes,¿qué me importan?...
¡Ah! tomadlos...Una sola merced quiero
mas grande.

REY: ¿Cuál es?
ÁLVARO: La muerte..
REY: ¡Cielos!
ÁLVARO: Sí, la muerte el solo premio

es ya que podeis darme.

REY: Maestre, qué decís?
ÁLVARO: ¡ Qué! ¿Tan mezquino

mi corazon juzgais, que solo cabe
en él codicia vil? Me dais riquezas,
titulos!.... y la honra, ¿nada vale?

REY: ¿La perderéis por eso?
ÁLVARO: ¿No la pierdo?

Decidlo vos.... Treinta años de combates,
¡ por término tendrán con mengua mia
acerba humillacion, destierro infame!
¡Ah! ¿Qué dirá Castilla, España toda?
¡Que fui tal vez traidor!.... No, no, matadme.
En el puesto en que estoy, solo muriendo
me es posible cederlo á mis rivales.



<<<
>>>