Don Álvaro de Luna: 19

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 19 de 110
Don Álvaro de Luna Antonio Gil y Zárate



REY: Entiendo, hombre ambicioso: vuestro orgullo

es el que os dicta tan audaz lenguaje.
Anhelais el poder.... ¡ Necio que ignora
que á quien lo pudo dar quitarlo es facil !

ÁLVARO: ¿Quién lo niega, señor?.... ¿No os sacrifico

cuanto puedo perder? ¿No os doy mi sangre?
Solo guardo el honor: si esto es orgullo,
la culpa es vuestra que me hicisteis grande.
Puesto que al cielo sublimarme os plugo,
no pretendais ahora rebajarme,
que los hombres cual yo, si á caer llegan,
desquician el estado al desplomarse.
Miradlo bien, señor: no es al de Luna,
no es un triste mortal á quien se abate:
es Castilla, sois vos, que en estos hombros
sustentándose estan treinta años hace.
Yo soy el que animoso en Talavera
libraros supe del rebelde infante;
yo soy quien desde un triste cautiverió
en el trono os senté de vuestros padres;
yo quien luchando con osados nobles
en él os defendí firme y constante,
y humillé al Aragon, y las banderas
a vuestros pies rendí del fiero alarbe.
Mi vida entera la lealtad la abona.
Y ¿qué en cotejo de servicios tales
pueden hoy presentar caos que intentan
del lado vuestro con baldon lanzarme?
¿Quereis saber sus timbres? Tordesillas,
Olmedo, Montalvan por ellos hablen;
hablen tantos castillos asaltados
do hicieron todos criminal alarde
de insultar a su rey; hable el convenio
en que vuestro poder haciendo partes,
como á rico botin , se les vió ansiosos
cada cual á la suya abalanzarse.
¿Logran ellos vencer? Castilla os mira
indignada sufrir su yugo infame.
¿Consigo yo humillar su loco orgullo?
Con mas bello esplendor luego renace
vuestro escelso poder, y vuestros reinos



<<<
>>>