Don Álvaro de Luna: 32

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 32 de 110
Don Álvaro de Luna Antonio Gil y Zárate



ELVIRA: ¡ Dios santo ¿morireis?
ÁLVARO: Calma tu espanto;

mucho espero todavia.

ELVIRA: ¡ Ah! sálvese vuestra vida

y piérdase lo demas.

ÁLVARO: Vida y poder salvarás

si quieres.

ELVIRA: ¿Yo?
ÁLVARO: Hija querida

tal vez á exigirte voy
un sacrificio penoso.

ELVIRA: Por vos ninguno es costoso:

dispuesta á todos estoy.

ÁLVARO: ¿ Conoces al de Villena?
ELVIRA: ¡Al de Villena, señor!
ÁLVARO: ¿ Qué tienes?
ELVIRA: No sé.... De horror

siempre ese nombre me llena.
Villena es vuestro enemigo.

ÁLVARO: Lo sé.... y otro tiempo

cara esa ambición le costara;
que entonces pronto castigo....
Mas hoy adversa fortuna
lo dispone de otra suerte;
y á quien no puedo dar muerte,
es prudencia que me una.

ELVIRA: ¡Cómo!
ÁLVARO: Galan, cortesano,

de antiguo ilustre solar,
a noble doncella honrar
puede sin duda su mano.

ELVIRA: Ya entiendo.... Tal vez la mia....
ÁLVARO: Prometérsela debí.
ELVIRA: ¡Oh cielos! ¡triste de mí!
ÁLVARO: ¿ Acaso repugnaria ?...
ELVIRA: ¿ No os he dicho que me espanta

ese hombre?

ÁLVARO: Mas en la corte

su bizarria , su porte,
hoy á las damas encanta.



<<<
>>>