Don Álvaro de Luna: 37

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 37 de 110
Don Álvaro de Luna Antonio Gil y Zárate



ÁLVARO: No lo dudo, señor.... Sé que no es facil

romper los lazos que estrechára el tiempo;
sé que un ardiente defensor me queda
en vuestro corazon.... Mas los perversos
que en daño mio sin cesar trabajan,
conseguirán al fin su odioso intento.

REY: ¡ Impotente rencor!
ÁLVARO: No; que sus tramas

no conoceis, señor: los viles medios,
las artes ignorais de que en mi daño
sabe hacer su maldad pérfido empleo.
Harto conocen que atacar no pueden
de frente á su rival; que en vuestro seno
tengo seguro, impenetrable asilo,
do de su saña atroz me hallo á cubierto;
mas el castillo que asaltar no logran,
procuran socavar por los cimientos.

REY: ¡ Dios! ¿qué quereis decir?
ÁLVARO: Nada.... Mas vale entregarse á la suerte.
REY: Algun secreto me intentais descubrir.
ÁLVARO: Mal informado acaso yo estaré.
REY: No, no: lo quiero, lo mando.... Hablad.
ÁLVARO: Pues bien, aquí se abriga

vasta conspiracion que en el silencio
los lazos tiende do traidores tratan
de envolver á los dos.

REY: (Aparte.) ¿Si será cierto?

Esta lista.... (Alto.) Seguid.

ÁLVARO: Cuando al olvido

 dabais, señor, suss torpes desafueros;
cuando aqui los recibo generoso
con sincera amistad, entre festejos,
¡entonces su cobarde alevosia
asesta el vil puñal contra mi pecho!
¡Ingratos!

REY: Pero hablad.... ¿Qué trama oculta?....
ÁLVARO: ¿Pues no la conoceis?.... Que, ¿no son ellos


<<<
>>>