Don Álvaro de Luna: 38

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 38 de 110
Don Álvaro de Luna Antonio Gil y Zárate




los que pintando como infiel valido
al que es tan solo de lealtad modelo,
de alejarme de vos, con mengua mia,
á dar llegaron el falaz consejo?
¿No son ellos tambien?....
REY: Mas desde entonces

ya nadie osára hablar en daño vuestro.

ÁLVARO: Es cierto; y hora su perfidia sigue

camino mas seguro, aunque mas lento.

REY: Esplicaos, por Dios.
ÁLVARO: De sus rencores

mis amigos, no yo, son el objeto.

REY: ¿ Vuestros amigos?
ÁLVARO: Sí: con su desgracia

mis mas seguros defensores pierdo;
y este coloso que su amor sostiene,
cuando solo se encuentre vendrá al suelo.

REY: ¿Mas qué pruebas teneis?....
ÁLVARO: ¡Ah! Desterrados

en pocas horas se verán, o presos.

REY: ¡Cielos! ¿Cómo sabeis?....
ÁLVARO: Hoy mismo deben

proponeros, señor, tan vil proyecto.
Todo está preparado.... Ya sus nombres
inscriptos se hallan en horrible pliego;
y como mas audaz, mas ambicioso,
á presentarlo aqui vendrá Pacheco.

REY: ¡Pacheco!....Sí, es verdad... Ya lo ha entregado.
ÁLVARO: ¿Es posible?
REY: Miradlo.... Aqui lo tengo.
ÁLVARO: ¡ Ah! Con tal prueba declarad ahora

si yo soy el traidor, o lo son ellos.

REY: ¡ Atroz perfidia!.... Con razon no quise....

Mas en los nombres que trazados leo
no amigos todos son.... El de Plasencia,
el de Alba y otros que contrarios fueron
siempre á vuestro poder, ¿cómo se encuentran?...

ÁLVARO: Asi pretenden disfrazar su intento.

En breve libres se verán los suyos:
solo en mis partidarios todo el peso
caerá de su furor.



<<<
>>>