Don Álvaro de Luna: 43

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 43 de 110
Don Álvaro de Luna Antonio Gil y Zárate


cuando enantes os hablé.
El enojo del monarca
sin duda olvidado habeis;
o porque hora mas benigno
os ha mirado tal vez,
á vuestra privanza antigua
os imaginais volver.
Dejad tan loca esperanza,
maestre, no os engañeis;
que en rueda va la fortuna,
y al que en su cumbre se ve,
pues nadie a fijarla llega,
le toca solo el caer.
En ese astro que os guiaba,
creedme á mi, no os fieis;
que si alguna luz le queda
en su triste palidez,
es la que basta á llevaros
donde os habeis de perder.
Al proponeros mi alianza,
yo salvaros intenté:
no por amor, lo confieso,
sino que á mi me está bien.
Impórtame mas que todo
vuestra herencia recoger;
prefiero en paz aguardarla,
porque mas segura esté;
pero si arrancarla es fuerza,
si guerra quereis, tambien
la guerra acepto, y el triunfo
á quien quiera Dios lo dé.

ÁLVARO: Guerra, pues, el de Villena.
PACHECO: Guerra, sí, pues la quereis.
ÁLVARO: ¡Ah! yo os cortaré los vuelos.
PACHECO: Yo humillaré esa altivez.
ÁLVARO: Pronto tendreis nuevas mías.
PACHECO: Antes mias las tendreis.
ÁLVARO: Quedad, Villena, con Dios.
PACHECO: Id, condestable, con él.


<<<
>>>