Don Álvaro de Luna: 47

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 47 de 110
Don Álvaro de Luna Antonio Gil y Zárate



que humilde recibe cayendo á sus pies.
Mas ¿dónde halla el pecho tan fuerte pavés
que allí de unos ojos los rayos resista ?
En vano en las lides laureles conquista,
que amor, débil niño, le vence despues.
SANTILLANA: (A Elvira.)

Tornad, pues, la banda, preciosa labor,
do cifra gloriosa bordó vuestra mano,
do en letras doradas leer puede ufano:
Elvira este premio concede al valor.

ELVIRA: A mí, caballeros, me cupo este honor;

que es gloria en las damas premiar al valiente;
y solo un disgusto mi pecho hora siente:
que el mérito es grande, y el premio...

DESTÚÑIGA: Es mayor.

¿Cuál otro, señora, pudiera?....

ELVIRA: (Bajo.)Callad; que estais imprudente.
DESTÚÑIGA: Mi amor dichas tantas,

Elvira, enagenan.

ELVIRA: Caed á mis plantas;

y humilde, guerrero, la banda aceptad.
Con ella al combate ceñido marchad;
y allí contra el moro lidiando con gloria,
la enseña á ser llegue, señal de victoria,
que anuncia al alarbe cruel mortandad.

(Destúñiga se arrodilla y Elvira le pone la banda
al pecho. Sale Vivero apresurado.)


ESCENA XI.

DICHOS. VIVERO.

VIVERO: Dejad, dejad, caballeros,

esos gratos ejercicios,
y ocupen vuestro valor
otros cuidados mas dignos.
Dejad tan vanos festejos
despojados de su brillo;
pues la presencia les falta
del gran rey que á honrarlos vino.




<<<
>>>