Don Álvaro de Luna: 57

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 57 de 110
Don Álvaro de Luna Antonio Gil y Zárate


torre que se está cayendo.
Logrando de esa familia
el apoyo, nada temo;
que si ausente el padre, ignora
el proyectado himeneo,
lo que hora no consintiera,
habrá de aprobarlo hecho.
Por lo mismo es importante
en este asunto el secreto
Yo no sé; pero me acosan
tan tristes presentimientos,
que en vano del corazón
á desterrados me esfuerzo.
Ese Villena.... Su fuga
me tiene afanoso, inquieto,
y á guardarme de sus artes
dias ha que solo atiendo.
¿Cómo se pudo escapar?....
¿Quién osó romper sus hierros?
¡Ah! tiemble, si le descubro,
de mi furor el perverso.
VIVERO: Sin duda el marques, señor,

huyendo en estraños reinos....

ÁLVARO: No lo creas: le conozco.

No estará, Perez, muy lejos;
y acaso en el mismo Burgos....
Mas no hablemos mas en eso.
Pensemos solo en la dicha
de Elvira.... Testigo os ruego
que en esta boda seais.

VIVERO: Serviros tan solo anhelo.

Mas permitid que de aqui
me aleje breves momentos.
Graves negocios me llaman.

ÁLVARO: Id, pues; pero volved presto;

que ya Destúñiga llega,
y es impaciente el deseo
del que su ardiente amor
aguarda el ansiado premio.

( Vase Vivero)



<<<
>>>