Don Álvaro de Luna: 63

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 63 de 106
Don Álvaro de Luna Antonio Gil y Zárate


PACHECO: Eso quiero yo tambiem

Llegó tu postrer instante.

ÁLVARO: Con ese tono arrogante

no me infundes miedo: ven;
que sed de tu sangre tengo.

(Saca la espada.)

PACHECO: Beber de la tuya juro.
ÁLVARO: Tu triunfo no está seguro.
PACHECO: Veremos. (Riñen.)
ÁLVARO: Aun sostengo

la espada con brazo fuerte.

PACHECO: Tienes destreza.
ÁLVARO: Y valor.


(Estando riñendo se le cae á Pacheco la escarcela al suelo.)

PACHECO: A pesar de tu furor

espero darte la muerte.

ÁLVARO: ¿Piensas que con la vejez

perdí mi antigua pujanza?
Te engañas; que aün alcanza
a humillar esa altivez.

(Pacheco herido en la mano deja caer la espada.)
 

PACHECO: Herido estoy: ¡suerte fiera!
ÁLVARO: Tomad otra vez la espada.
PACHECO: No puedo; que traspasada

mi mano....

ÁLVARO: Tomad; ¿qué espera

vuestra arrogancia? Os advierto
vuestra vida defendais;
que he resuelto no salgais
de este sitio sino muerto.

PACHECO: ¡Ah! ¡Mal haya mi fortuna!


(Quiere coger la espada y se le cae otra vez.)

¡Oh rabia! Tener no puede
mi brazo....

ÁLVARO: Todo aqui cede á don Avaro de Luna.

Muere, pues.

(Va á herirle, cuando se oye dentro la voz de Elvira. Don Alvaro
al punto se detiene, deja á Pacheco y corre en busca de su hija.)



<<<
>>>