Don Álvaro de Luna: 66

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 66 de 106
Don Álvaro de Luna Antonio Gil y Zárate


el santo yugo os espera;
mas de esta angustia tan fiera
necesito descansar.
Id hijos mios, y en tanto
que se cumple vuestro anhelo,
vuestras plegarias al cielo
se eleven con fervor santo.
Al Dios que te ha libertado
dirije, Elvira, tu ruego....
Dejadme solo; que luego
yo marcharé á vuestro lado.

(Vanse Destúñiga y Elvira.)

ESCENA VIII.


DON ALVARO. RIVADENEIRA. CRIADOS.

(Vuelven Rivadeneira y criados.)


ÁLVARO: Y bien, ¿no le habeis hallado?
RIVADENEIRA: Chacon siguiéndole va;

pero, señor, será en vano
que es mucha la oscuridad.

ÁLVARO: ¡Mal haya vuestra torpeza!

¡Que asi se logre escapar!

RIVADENEIRA: Señor....
ÁLVARO: Marchaos de aquí;

mas esa espada os llevad
que puede servir de prueba....

RIVADENEIRA: Tambien en el suelo está

una escarcela.

(Recogiendo la escarcela que se le cayó á Pacheco.)

ÁLVARO: Traed.

Es suya.... Aqui se hallarán
tal vez algunos papeles....
Si.... con efecto.... Acercad
una luz.
(Abre la escarcela y saca varias cartas, cuyas firmas va leyendo.)



<<<
>>>