Don Álvaro de Luna: 70

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 70 de 106
Don Álvaro de Luna Antonio Gil y Zárate


hablad.... ¿Son vuestras?
VIVERO: ¡Señor!
ÁLVARO: Responded.... ¿Son vuestras?
VIVERO: ¡Ah!


(Vivero cae confundido á los pies de don Alvaro.)

ÁLVARO: ¡Traidor!.... ¿Con que mis favores

de esta manera pagais?
¡Me abrazabais; y era solo
para clavarme un puñal!
¡Como otro Bellido Dolfos
sabeis traiciones fraguar
y al amigos al bienhechor
vender con trama infernal!
Vive Dios, que aunque os hiciere
el corazon traspasar
con tantas heridas como
favores mios contais,
aun fuera poco el castigo;
que no es posible encontrar
suplicios, no, que se igualen
á tan negra iniquidad.
Pérfido, infame, no escondo
en tu pecho desleal
mi daga, porque no quiero
 tan puro acero empañar.
Mas no por eso tu crimen
sin castigo quedara.
Uno tal te he de imponer
que á todos ha de espantar,
y mis aleves contrarios
al saberlo temblarán.
¿Ves aquella torre, ves?
desde ella a pagarme vas
tu horrible traicion.
Desde ella precipitado....

VIVERO: ¡Piedad!
ÁLVARO: No, no hay piedad.... Al abismo

tu cuerpo vil bajará,
y partido en mil pedazos
le quiero alli contemplar.
Llevadle.



<<<
>>>