Don Álvaro de Luna: 88

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 88 de 106
Don Álvaro de Luna Antonio Gil y Zárate



de tan notable hazaña la memoria.
A las armas, señor; que quien os diera
en Olmedo y Medina la victoria,
de este nuevo peligro que os amaga,
a salvo os sacará tambien ahora (1)
ÁLVARO: Destúñiga, callad.... Ved que atrevido

ese lenguage criminal me enoja.
¡Yo traidor á mi rey! ¿Lo habeis pensado?
¿Cómo, en qué tiempo de mi vida toda
os he dado ocasion á que esa infamia
creyérais vos de mi?.... Cuando ya toca
este anciano infeliz la tumba oscura
tras luengos años de poder y de honra,
¿comprar un resto de vivir podría
con tan negro baldon, tan fea nota?
Dios no permita que á mis hijos deje
del que contra su rey las armas toma
e infiel combate su pendon sagrado,
la vil mancilla que jamas se borra.
Nunca.... Al rey, mi señor, todo lo debo:
su querer es mi ley.... Si le acomoda,
cual me pudo elevar, puede abatirme (2);
y hallando siempre en mi sumision pronta,
entrégome en sus manos; que tan solo
esto hacer debe quien su ley adora.

DESTÚÑIGA: Ved que os perdeis, señor.
ÁLVARO: Mi honor lo gana.
DESTÚÑIGA: Y ¿si un cadalso?...
ÁLVARO: Vivirá mi gloria.
DESTÚÑIGA: ¿Quedareis sin venganza?
ÁLVARO: Harta venganza

es con tan débil rey mi muerte sola.

DESTÚÑIGA: Vuestros contrarios triunfarán.
ÁLVARO: Bastante

el polvo de mis pies besó su boca.

DESTÚÑIGA: ¿Por qué su ejemplo no imitais? Mil veces

del fuero usando que el rico-hombre, invoca,
_____________

(1) Histórico
(2) Idem.



<<<
>>>