Don Álvaro de Luna: 93

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 93 de 106
Don Álvaro de Luna Antonio Gil y Zárate


tronco viejo y carcomido
que el tiempo ya destruyó,
y que condenado ó no,
mañana habrá perecido!
A ti dilatados dias
de amor y esperanza llenos
te quedan, dulces, serenos,
entre glorias y alegrías:
a mi un escaso vivir
que atormentára el dolor,
de cuyo fiero rigor
solo el remedio es morir.
Bella flor, la patria en tí
optimos frutos espera:
yo terminé mi carrera:
cuanto puedo ya le di.
MORALES: Y ¿qué podré hacer por ella,

señor, si pierdo mi guia?
Porque solo en vos veia
mi fiel modelo, mi estrella.
Fijos los ojos en vos,
vuestros hechos estudiaba:
ser sombra vuestra anhelaba;
esto le pedía á Dios.

ÁLVARO: Pídele solo, hijo mio,

que en ti conserve esa llama
que en santa virtud te infama
é infunde tata noble brio:
entonces no quieras ser
sino lo que te hizo el cielo;
que de virtud el modelo -
en tí mismo podrás ver.
Mas si mi recuerdo acaso
de algo te puede servir,
quiero dejarte al morir
un don.

MORALES: ¡Un don!
ÁLVARO: Será escaso:

no puede mas mi amistad;
si tuve bienes sin cuento,
hoy hasta mi enterramiento



<<<
>>>