Don Álvaro o La fuerza del sino: 03

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Escena primera
Pág. 03 de 50
Don Álvaro o La fuerza del sino - Primera jornada


OFICIAL Vamos, Preciosilla, cántanos la rondeña. Pronto, pronto: ya está bien templada.
PRECIOSILLA Señorito, no sea su merced tan súpito. Déme antes esa mano, y le diré la buenaventura.
OFICIAL Quita, que no quiero zalamerías. Aunque efectivamente tuvieras la habilidad de decirme lo que me ha de suceder, no quisiera oírtelo... Sí, casi siempre conviene el ignorarlo.
MAJO (Levantándose) Pues yo quiero que me diga la buenaventura esta prenda. He aquí mi mano.
PRECIOSILLA Retira usted allá esa porquería... Jesús, ni verla quiero, no sea que se encele aquella niña de los ojos grandes.
MAJO (Sentándose.) ¡Qué se ha de encelar de ti, pendón!
PRECIOSILLA Vaya, saleroso, no se cargue usted de estera, convídeme a alguna cosita.
MAJO Tío Paco, déle usted un vaso de agua a esta criatura, por mi cuenta.
PRECIOSILLA ¿Y con panal?
OFICIAL Sí, y después que te refresques el garguero y que te endulces la boca, nos cantarás las corraleras.
(El aguador sirve un vaso de agua con panal a Preciosilla, y el Oficial se sienta junto al Majo.)
HABITANTE 1º Hola; aquí viene el señor canónigo


<<<
>>>
Don Álvaro o La fuerza del sino del Duque de Rivas

Personas

Jornada primera - escena - I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII

Jornada segunda - escena - I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII

Jornada tercera - escena - I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX

Jornada cuarta - escena - I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII

Jornada quinta - escena - I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII- IX - X - Última