El Aquiles: 002

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Escena I
Pág. 002 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


Salen ULISES, TELÉMACO, niño,
y NICANDRO, griego
ULISES:

               Nunca al tálamo justo,
               coyundas de Himeneo,
               de Peleo y de Tetis enlazaras
               con la cerviz el gusto;
               ya que dio a Peleo
               la mano Tetis, nunca convidaras
               los dioses, ni injuriaras
               la discordia traviesa,
               cuya manzana de oro
               ponzoña dio en tesoro
               e infausta sobremesa
               a la ocasión tirana
               si hechiza a toda Grecia una manzana.
               Nunca fuera piadosa
               con el pastor tirano
               la osa tributaria de sus pechos,
               o ya que de una osa
               mamó el licor villano,
               pues al monstruo cosario pagó pechos
               nunca de él satisfechos,
               árbitro juez le hicieran
               competidores ojos,
               ocasionando enojos,
               que tal venganza esperan,
               si yo llevo la pena,
               la gloria Venus y la culpa Elena.
               ¡Ay Penélope bella¡
               ¡Ay hijo amado mío!
               Mitades de mi vida; en mi tormento,
               estorbos atropella
               de amor el señorío
               cuando a la honra obliga el juramento.
               Contra el pastor violento
               todos los griegos reyes
               juraron la venganza
               de Menelao, y alcanza
               el rigor de sus leyes
               a mi quietud sabrosa
               seguro con tal hijo y tal esposa.
               El parche vengativo
               a vuestro Ulises llama,
               detiene amor y el juramento aprieta,
               si no me parto vivo
               con riesgo de mi fama
               al qué dirán del vulgo vil sujeta;
               si me parto, es profeta
               el alma de los daños
               que en esta ausencia temo;
               y entre uno y otro extremo,
               miedos y desengaños
               confusa traen mi vida
               partida entre el sosiego y la partida.
               El honor me aconseja
               que no pierdan los ojos
               de vista esposa que apetecen tantos,
               y el mismo honor no deja
               que, asegurando enojos,
               tímido quiebre juramentos santos;
               encuéntranselos llantos
               de obligación y ausencia;
               aquélla me da prisa,
               y ésta mi muerte avisa;
               ¿qué hará, pues, mi paciencia
               sin una y otra joya,
               de tres almas en Grecia,
               un cuerpo en Troya?


<<<
>>>