El Aquiles: 085

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Escena III
Pág. 085 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


Salen LICOMEDES y LISANDRO
LICOMEDES:

               ¿Con tantas quejas y prisa
               ayer, viendo que no os doy,
               Lisandro, a Deidamia, y hoy,
               con voluntad tan remisa
               me proponéis dilaciones
               de tan flaco entendimiento
               para vuestro casamiento?

LISANDRO:

               La princesa da ocasiones,
               gran señor, para pediros
               que esta boda se dilate;
               no quiera el cielo que trate
               a costa de sus suspiros
               cosa de que ella no gusta.
               Después que a esta corte vino
               Nereida, a lo que imagino,
               mi presencia le disgusta.
               Tibia me habla; no responde
               con el amor y deseo
               que antes; cuando la veo,
               por no encontrarme, se esconde.
               Todo su entretenimiento
               es estar sola con ella,
               y con la misma querella
               que yo, muestran sentimiento.
               Sus damas, pues, no hace caso,
               por Nereida, de ninguna;
               la más sabia es importuna;
               la más amiga, ni un paso
               con ella ha de dar que luego
               Nereida no se lo impida;
               llámala su bien, su vida;
               si no la ve no hay sosiego;
               ella la viste, la toca,
               la adorna, peina y regala
               en el estrado, en la sala;
               por manos, ojos y boca,
               muestra el corazón la llama
               en que Deidamia está presa,
               su lado ocupa en la mesa,
               su lado usurpa en la cama.
               Siempre abrazadas, por Dios,
               que me atormenta el recelo
               de verlas, sin ser del cielo,
               hechas Géminis las dos.


<<<
>>>