El Aquiles: 114

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 114 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


Salen con cajas y trompetas marchando,
ULISES, un PAJE de jineta y otro
con una celada en una fuente, y AQUILES
armado con sombrero y bastón, todo,
muy bizarros y GARBÓN
CASANDRA:

               Él tiene bizarro talle,
               si al cuerpo conforma el brío
               que muestra, dichosa Troya
               a tenerle por caudillo.

POLICENA:

               No nos hace Aquiles falta
               mientras Héctor esté vivo;
               puesto que tras sí me lleva
               el alma con el sentido.

GARBÓN:

               ¡Oh, Arquillas de mis entrañas,
               no quepo de regocijo
               por ambos dos carcañales
               en somo de mis hocicos!
               Garbón soy, ¿no me conoces?

AQUILES:

               ¡Oh, Garbón!

GARBÓN:

               Fui vaquerizo;
               mas dejélo por la guerra;
               busquéte un mes, y aborrido
               de no hallarte, di en soldado.

AQUILES:

               Huélgome de haberte visto.

GARBÓN:

               Esquilón llora por ti,
               con ser viejo, como un niño.

AQUILES:

               Téngole en lugar de padre.


<<<
>>>