El Aquiles (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de El Aquiles.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada



Elenco
Pág. 001 de 122
El Aquiles


El Aquiles

Tirso de Molina

 



• ULISES
• NICANDRO
• TELÉMACO, niño
• QUIRÓN, viejo
• HÉCTOR
• AQUILES


• BRISEIDA
• TETIS, dama
• LICOMEDES
• PELORO
• MENELAO, rey
• PATROCLO


• LISANDRO, príncipe
• DIOMEDES
• PALAMEDES
• GARBÓN, pastor
• DEIDAMIA, infanta
• CASANDRA


• NISIRO, soldado
• TEBANDRO
• POLICENA
• SOLDADOS
• Un CRIADO




>>>

Escena I
Pág. 002 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


Salen ULISES, TELÉMACO, niño,
y NICANDRO, griego
ULISES:

               Nunca al tálamo justo,
               coyundas de Himeneo,
               de Peleo y de Tetis enlazaras
               con la cerviz el gusto;
               ya que dio a Peleo
               la mano Tetis, nunca convidaras
               los dioses, ni injuriaras
               la discordia traviesa,
               cuya manzana de oro
               ponzoña dio en tesoro
               e infausta sobremesa
               a la ocasión tirana
               si hechiza a toda Grecia una manzana.
               Nunca fuera piadosa
               con el pastor tirano
               la osa tributaria de sus pechos,
               o ya que de una osa
               mamó el licor villano,
               pues al monstruo cosario pagó pechos
               nunca de él satisfechos,
               árbitro juez le hicieran
               competidores ojos,
               ocasionando enojos,
               que tal venganza esperan,
               si yo llevo la pena,
               la gloria Venus y la culpa Elena.
               ¡Ay Penélope bella¡
               ¡Ay hijo amado mío!
               Mitades de mi vida; en mi tormento,
               estorbos atropella
               de amor el señorío
               cuando a la honra obliga el juramento.
               Contra el pastor violento
               todos los griegos reyes
               juraron la venganza
               de Menelao, y alcanza
               el rigor de sus leyes
               a mi quietud sabrosa
               seguro con tal hijo y tal esposa.
               El parche vengativo
               a vuestro Ulises llama,
               detiene amor y el juramento aprieta,
               si no me parto vivo
               con riesgo de mi fama
               al qué dirán del vulgo vil sujeta;
               si me parto, es profeta
               el alma de los daños
               que en esta ausencia temo;
               y entre uno y otro extremo,
               miedos y desengaños
               confusa traen mi vida
               partida entre el sosiego y la partida.
               El honor me aconseja
               que no pierdan los ojos
               de vista esposa que apetecen tantos,
               y el mismo honor no deja
               que, asegurando enojos,
               tímido quiebre juramentos santos;
               encuéntranselos llantos
               de obligación y ausencia;
               aquélla me da prisa,
               y ésta mi muerte avisa;
               ¿qué hará, pues, mi paciencia
               sin una y otra joya,
               de tres almas en Grecia,
               un cuerpo en Troya?


<<<
>>>

Pág. 003 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


NICANDRO:

               De dos forzosos daños,
               el menos peligroso
               escoge el sabio que el peligro mide;
               A tus maduros años,
               Ulises generoso,
               consultando el menor, consejos pide.
               Si el alma se divide
               partiéndote de Grecia
               en las prendas que adoras
               y contando las horas
               que la quietud desprecia,
               Penélope está enferma,
               ¿por qué querrás dejar tu patria yerma?
               Procure el injuriado
               vengar agravios suyos,
               y de Elena castigue la mudanza,
               que no por su cuidado
               es bien crecer los tuyos
               y a tu esposa olvidar por su venganza.
               Si tu experiencia alcanza
               los daños que recuerdas,
               ¿será prudente cosa
               por que él cobre a su esposa
               que tú la tuya pierdas?
               ¿Y que en demanda ajena
               a Penélope dejes por Elena?


<<<
>>>

Pág. 004 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


TELÉMACO:

               Padre, no se me ausente,
               que está mi madre mala
               y se nos morirá si la desprecia;
               si mis suspiros siente
               y el tierno amor iguala
               a la hermosura y caridad de Grecia,
               ¿no será cosa recia
               que tal esposa e hijo
               por ausentarse olvide?
               Mi madre esto le pide,
               y si se va, me dijo
               que no esperase, padre,
               gozar una hora más viva a mi madre.
               Pues si ella se me muere
               y el padre se me ausenta,
               huérfano de los dos, ¿de mí qué aguarda?
               Quédese en casa--¿quiere?--
               Tendrála a ella contenta
               y a mí seguro en su amorosa guarda;
               advierta que si tarda
               de asegurar temores
               dos vidas atropella,
               pues muerto yo con ella,
               aumentaré dolores
               diciendo en la otra vida
               que de su esposa e hijo fue homicida.


<<<
>>>

Pág. 005 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


ULISES:

               ¡Ay, Telémaco mío!
               Persuasivo, elocuente,
               anegarme en tu tierno llanto puedes;
               cada perla es un río
               que en líquida corriente
               a las del Nilo en eficacia excedes.
               Ya viene Palamedes
               a llamarme perjuro
               si el juramento santo
               que al cielo hice quebranto;
               no está mi amor seguro
               si niego mi partida,
               ni si me parto lo estará mi vida.
               Pero si el Amor fuerza
               y el juramento obliga,
               venza el Amor, pues es mayor su exceso;
               ¿qué fuerza hay que a su fuerza
               resista, sin que siga
               yugo inmortal que a tanto dios ha preso?
               Quíteme amor el seso
               y no me quite ahora
               mi esposa por la ajena;
               robó Paris a Elena,
               si Menelao la adora,
               réstame su hermosura,
               que no hay obligación donde hay locura.

Llévase el niño y vase.


<<<
>>>

Pág. 006 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


Salen PALAMEDES y PELORO
PALAMEDES:

               No queda en Grecia señor
               que no parta contra Troya,
               y esta acción sólo se apoya
               en el ingenio y valor
               de Ulises, pues sus ardides,
               si a sabios se ha de creer,
               de más provecho han de ser
               que las hazañas de Alcides.
               Juró defender a Elena
               con los demás en la ley,
               que Tíndaro, griego rey,
               si no la cumplen, condena.
               Robóla Paris. Si intenta
               Ulises buscar ahora
               excusas por ver que llora
               Penélope, de su afrenta
               serán los dioses testigos;
               pues sus aras menosprecia,
               y a los príncipes de Grecia
               tendrá por sus enemigos.
               El ejército me envía
               por él.


<<<
>>>

Pág. 007 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


PELORO:

               Amor, que es más fuerte,
               y a las puertas de la muerte
               con Penélope porfía,
               o acabarla, u obligar
               a que su esposa se quede,
               en tal juramento puede
               justamente dispensar.

NICANDRO:

               Dejar sola tal mujer
               ni es amor ni es fortaleza,
               tiraniza a la belleza,
               ya la ausencia, ya el poder.
               Y si uno y otro se junta
               y tantos la han pretendido,
               siendo madre del olvido
               la ausencia, llore difunta
               su honra, Ulises ausente.

PALAMEDES:

               Penélope es la más casta
               de toda Grecia.

PELORO:

               No basta
               ese valor excelente
               para el recelo que lleva,
               ni puede discreto ser,
               siendo vidrio la mujer,
               quién con la ausencia la prueba.
               Según esto, no os espante,
               viendo que a la muerte está,
               si Ulises con vos no va.


<<<
>>>

Pág. 008 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


PALAMEDES:

               Menos valiente es que amante;
               pero yo no he de ir sin él
               o ha de quedar por perjuro,
               pues la victoria aventuro
               que tengo cierta por él.
Sale ULISES medio desnudo y loco

ULISES:

               Toquen las cajas aprisa,
               y pues Grecia a Troya pasa,
               abrase Ulises su casa.
               ¿Hércules está en camisa?
               Deyanira le pegó
               la ponzoña del Centauro.
               Creta encierre el Minotauro,
               que Pasifé le parió;
               pobre Minos, ¿qué dolor
               de cabeza os atormenta?
               El marido que se ausenta
               eche en remojo su honor.
               Toro se llama la cama
               del matrimonio en latín,
               etimología ruín
               sacará de ella la fama,
               díganlo los adivinos,
               mientras yo mi ausencia lloro,
               ¿la Pasifé con el toro
               y sin azotarla Minos?
               ¡Oh, bellaco! ¿De malicia
               qué laberintos trazáis
               y a mí a Troya me enviáis?
               ¡Malos años! ¿No hay justicia?


<<<
>>>

Pág. 009 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


PALAMEDES:

               ¿Qué es esto?

NICANDRO:

               Ulises sin seso,
               que a no perderle, no fuera
               tan discreto, ni quisiera
               su esposa en tanto exceso.

PELORO:

               Deja la mayor belleza
               que enamoró al dios rapaz
               el reino que goza en paz
               y un hijo de su riqueza
               y discreción heredero;
               pártese a ajenas venganzas,
               el honor teme mudanzas
               y Amor desnudo el acero.
               Quien ama cuerdo, ama poco;
               ama mucho y loco está.

PALAMEDES:

               Cobarde temor será
               y engaño el fingirse loco.
               Ya Grecia tiene experiencia
               de sus astucias, malicia
               es toda.


<<<
>>>

Pág. 010 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


ULISES pregona y azótase
ULISES:

               Ésta es la justicia
               que manda hacer el ausencia
               a un recién casado--Dale.
               ¡Oh, cómo escuece el traidor!--
               que se ausenta de su honor
               y de su casa se sale.
               ¡Qué indigenta está la penca!
               Gran delito debe ser
               dejar a propia mujer
               por otra mujer mostrenca.
               Libros hay de ejemplos llenos,
               donde leerá el que los trata
               que es un asno el que se mata
               cual yo por duelos ajenos.
               Por Dios que estábamos buenos
               dejándonos en los nidos
               los pajaricos perdidos
               en uñas del gavilán.
               El refrán
               diga que a muertos y a idos
               no hay amigos, mas yo trueco
               --perdóneme Dios si peco--
               a estos versos los sentidos,
               y entendidos,
               rezan con causa mayor
               que el honor
               canta, que a muertos y a idos
               no hay maridos,
               no hay maridos, que es peor.
               Pues si entre ausencias y olvidos
               de la honra no hay noticia,
               y de milicia
               a malicia va tan poco,
               ¿quién se parte a la milicia?
               ¿Ausencia necia
               a mí sacarme de Grecia?
               ¡Malos años! ¡No hay justicia!


<<<
>>>

Pág. 011 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


NICANDRO:

               ¿Hay lástima semejante?

ULISES:

               ¿Yo, entre cajas y pendones,
               marido de comisiones?
               Vaya la mujer delante,
               llore y cante
               como cuerdo y como loco
               quien tiene su honor en poco,
               que yo, entre él llanto y la risa,
               ni tengo espacio ni prisa.
               Menelao su enojo aplaque
               y vengue su badulaque,
               porque, cual dijo mi abuela,
               a quien le duele la muela,
               la muela, que se la saque;
               o si no yo iré a la guerra,
               como no quede en mi tierra
               hombre que amando negocia;
               que yo ausentarme no quiero
               si no los llevan primero
               a todos a Capaocia.
               ¿Penelopica en Escocia?
               ¿Yo sin Penelopica?
               ¡Fuego de Dios, cómo pica!
               Ella hilando, otros urdiendo,
               y amor la trama tejiendo
               en mohatras la avaricia
               conquistando la codicia.
               ¿Pasifé abrazando al toro
               y Venus al monstruo de oro?
               !Malos años! ¡No hay justicia!


<<<
>>>

Pág. 012 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


PELORO:

               ¡Desgracia, por Dios, extraña!

NICANDRO:

               Notable fuerza de Amor.

ULISES:

               De alfeñique es el honor
               y la mujer es de caña,
               si a Paris Elena engaña
               llévese él la penitencia.
               ¿Comílo yo? ¿Hay tal sentencia?
               Mandar pagar sus amores
               justos hoy por pecadores.
               Donosa es, por Dios, la maula,
               metiérala en una jaula,
               o colgarásela al cuello,
               que yo--si quieren sabello--
               loco, mas no mentecato,
               no dejo la carne al gato
               ni a los osos la colmena;
               si Elena es mala o es buena
               allá se lo haya;
               si se fue a holgar a la playa
               tómeselo que la vino,
               que el borracho junto al vino
               dirá la jurispericia
               que es malicia.
               Lo que el Troyano comió
               ¿quieren que lo escote yo?
               ¡Malos años! ¡No hay justicia!

Vase ULISES


<<<
>>>

Pág. 013 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


NICANDRO:

               Id tras él, que está furioso;
               no le suceda algún daño.

PALAMEDES:

               Todo esto es ficción y engaño.
               Ulises es cauteloso.
               yo probaré su locura
               o fingido frenesí
               que no ha de excusar así
               su miedo y nuestra ventura.
Vase.
Sale ULISES sembrando sal

ULISES:

               Fuera, que soy labrador;
               sal siembro en lugar de pan,
               porque así no picarán
               avechuchos en mi honor.
               Tienen a mi esposa amor
               muchos, y por Dios que es malo;
               la sal preserva al regalo,
               mi esposa se queda acá,
               y no se me dañará
               si aunque me ausente la salo.
Siembra
               ¿No es la sal sabiduría?
               El sembrarla, pues, me importe,
               que hay poca, y anda en la Corte
               en coches la bobería.
               Hay notable carestía
               de doncellas recatadas;
               las más están decentadas,
               por eso me ocupo en esto,
               que si se dañan tan presto
               es porque no están saladas.


<<<
>>>

Pág. 014 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


NICANDRO:

               Rey, gran señor, vuelve en ti.

ULISES:

               Bueno, ¿pues paréceos mal
               sembrar mi casa de sal
               y esterilizarla así?
               El amor, ¿no es fuego? Si.
               ¿No es estopa la hermosura?
               Pues si abrasarla procura
               el fuego del amor ciego,
               saltar ha la sal del fuego
               y mi honra estará segura.
               Ea, ya habemos sembrado;
               démosle ahora una reja;
               quien se va y su mujer deja
               no cogerá fruto honrado.
               ¿No entierra al grano el arado,
               que con el tiempo batalla,
               y después colmado se halla?.
               Pues quien quisiere coger
               fruto de honra en la mujer,
               cuando se ausente, enterralla.
               La deshonra es, a mi cuenta,
               mastín que a la fama ladra;
               mirad si el nombre le cuadra,
               pues muerde al pobre que afrenta;
               luego si mi amor se ausenta
               ..............y da tras mí,
               ¿no es bueno sembrar sal? Sí;
               y no sembrarla, ¿no es malo?
               Sí; que al perro, si no hay palo,
               el remedio es "¡sal aquí."
               Vosotros me serviréis
               de guebras, poneos aquí.


<<<
>>>

Pág. 015 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


Ara con ellos
PELORO:

               Si ha de sosegarse así,
               sigamos su humor.

ULISES:

               ¿No veis
               que es justo que me ayudéis,
               pues cultivar mi honor quiero?
               Are el cuidado primero
               lo que la opinión sembró;
               mas con bueyes, eso no,
               que en tal tierra es mal aguero.
               mejor es el azadón
Toma el azadón y cava
               y ahorraremos de molestias,
               que no es bien fiar de bestias
               el honor y la opinión.
               Quitemos toda ocasión,
               ningún terrón nos impida
               la cosecha en mi partida,
               que es tropezón la belleza,
               y la mujer, si tropieza,
               dadla también por caída.


<<<
>>>

Pág. 016 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


Sale PALAMEDES con TELÉMACO
en los brazos


PALAMEDES:

               Ea, Ulises, yo también
               soy labrador como vos,
               sembremos juntos los dos.

ULISES:

               Pardiez, vaya, decís bien.

PALAMEDES:

               Porque buen año nos den
               frutos de esta sementera,
               grano es Telémaco, muera,
Saca la daga
               y os dará el tiempo oportuno
               los hijos ciento por uno
               a la cosecha primera.
               Con su sangre es bien regar
               la tierra, pues que no llueve;
               muera, y fruto el campo lleve.

TELÉMACO:

               ¿Por qué me quiere matar?
               Padre, llégueme a vengar.

PALAMEDES:

               Yo seré el ejecutor,
               muera el fruto, aunque esté en flor,
               y multiplique despojos.


<<<
>>>

Pág. 017 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


Vale a dar. Tiénele ULISES
TELÉMACO:

               ¿Padre?

ULISES:

               ¡Ay hijo de mis ojos,
               tierno efecto de mi amor!
               Si con prueba tan costosa
               se ha de excusar mi partida,
               Ulises pierda la vida
               y auséntese de su esposa.
               Mi locura cautelosa,
               Palamedes, ya ha cesado.
               Obedezcamos al hado
               y no pierda yo opinión
               con vos, pues cualquier perdón
               merece el temor casado.

PALAMEDES:

               Con la victoria presente
               mi fama a ilustrar comienzo,
               que, pues en ingenio os venzo,
               más que todos soy valiente.
               Vamos, Ulises prudente,
               a Troya, que la venganza
               tiene puesta su esperanza
               sólo en vos, pues más efeto
               hace un capitán discreto
               que el arnés, la flecha y lanza.
               Consolad a vuestra esposa,
               y veréis que en esta ausencia,
               si es casta por excelencia,
               os gana fama gloriosa.


<<<
>>>

Pág. 018 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


ULISES:

               ¡Ay prenda del alma hermosa!
               En fin, me parto y os pierdo;
               honor, entrad en acuerdo,
               y pues en el mal que toco
               no bastó fingirme loco,
               sed vos en mi ausencia cuerdo.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 019 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


Salen AQUILES, que ha de hacer la mujer
vestida de pieles con un birtón, y QUIRÓN,
viejo, también de pieles,
y TETIS bizarramente vestida de campo
QUIRÓN:

               Ya no te pueden sufrir,
               Aquiles, estas montañas,
               a nadie dejas vivir;
               de tus costumbres extrañas
               todos procuran huír.
               ¿Qué pastor por ti no está
               señalado? ¿Qué pastora,
               cuando a su cabaña va,
               de ti no se queja y llora,
               y mil querellas me da?
               No diferencias los brutos
               de los hombres, ni aun los frutos
               de ti se pueden librar,
               pues, antes de madurar,
               forzados te dan tributos.
               No sé yo de qué aprovecha
               lo mucho que te he enseñado,
               la ciencia está satisfecha
               con el natural templado
               que el bárbaro ser desecha.
               Hizo a la filosofía
               para moderar pasiones
               el Sol, que todo lo cría.
               En ella te di lecciones,
               y en ti lograrse podría;
               la música, ya tu sabes
               que con agudos y graves,
               ánimos silvestres templa,
               y que el que en ella contempla
               le da del alma las llaves.
               Tocas el arpa y la lira
               y tus costumbres no tocas;
               quien te oye cantar se admira,
               y de tus costumbres locas
               asombrado se retira.
               Debajo de tal belleza,
               ¿es posible que se esconda
               tan cruel naturaleza?
               En las fieras corresponda
               al cuerpo la rustiqueza,
               pero no en ti, cuya suerte,
               si tan bello quiso hacerte,
               arrepentido repara
               que enamoras con la cara
               y con los brazos das muerte.


<<<
>>>

Pág. 020 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


AQUILES:

               Tú tienes la culpa de eso;
               desde niño me criaste,
               Quirón, robusto y travieso;
               con leche me alimentaste
               de una onza, así profeso
               el natural heredado
               de la leche que mamé.
               Carnes de fieras me has dado
               A comer, nunca gusté
               ni la liebre ni el venado.
               En éstos el temor crece
               que huyendo los envilece;
               imitando a esotros voy.
               Bien haya, pues su hijo soy,
               quien a los suyos parece.


<<<
>>>

Pág. 021 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


TETIS:

               ¿Hijo de las fieras?

AQUILES:

               Sí.

TETIS:

               ¿Y no mío?

AQUILES:

               El ser primero
               te debo, pues que nací
               de ti, pero no el postrero
               que del sustento adquirí.
               Ya sé que el Rey Peleo fue
               mi padre y esposo tuyo;
               pero como me crié
               entre estos montes, concluyo
               que en ellos me transformé.
               A Quirón me encomendaste;
               forma quejas, madre, de él
               si tan diverso me hallaste,
               que yo estimo ser cruel
               en más que ser tu hijo.

QUIRÓN:

               Baste.

AQUILES:

               Voy a vengar en leones
               y tigres lo que no puedo
               en vuestras reprehensiones.

TETIS:

               Hijo, espera.

AQUILES:

               Escuche el miedo
               consejos y persuasiones.

Vase


<<<
>>>

Pág. 022 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


TETIS:

               ¡Ay hijo del alma mía!
               Ese valor ha de ser
               mi muerte, y yo he de perder,
               perdiéndote, mi alegría.
               Quirón, un mortal asombro
               ocasionó mi camino;
               el oráculo divino
               y mil sabios que no nombro
               me afirman que si se parte
               con el ejército griego
               mi Aquiles a Troya, el fuego
               que Venus ofrece a Marte
               ha de ser su perdición;
               muerte le han de dar cruel,
               puesto que quede por él
               asolada la nación
               que en Troya a Paris ampara.
               Esto profetiza Apolo;
               es hijo Aquiles, es solo
               y es los ojos de esta cara.
               Si siempre que se me acuerda
               que su luz me ha de faltar
               excede mi llanto al mar,
               ¿qué he de hacer cuando le pierda?
               Tú, que su ayo y maestro
               eres desde que salió
               al mundo, y de quien fió
               mi fe el amor que le muestro,
               aconséjame del modo
               que podré librar su vida,
               que a esto ha sido mi venida.


<<<
>>>

Pág. 023 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


QUIRÓN:

               Ya yo sé que el mundo todo
               ha de registrar Ulises,
               que de buscarle se encarga,
               y a cuya prudencia larga
               los más remotos países
               no han de poder defenderle.
               Si su natural inquieto
               diera lugar al secreto,
               lo mejor fuera esconderle.
               Mas ¿cómo tendrá sosiego
               encerrada la inquietud,
               con grillos la juventud,
               y dentro la mina el fuego?
               ¿Pero qué es ello?

TETIS:

               ¡Ay de mi!
De dentro voces y ruído

DEIDAMIA:

               ¡Aquí, cazadores míos,
               favor!

AQUILES:

               No huyáis, persuadíos
               que no soy mónstruo.

DEIDAMIA:

               ¡Aquí, aquí!

AQUILES:

               Hechizo que el viento excedes,
               detén el curso y temor;
               hombre soy.


<<<
>>>

Pág. 024 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


DEIDAMIA:

               Dadme favor,
               vasallos de Licomedes.

TETIS:

               Éste es mi Aquiles; procura
               sosegarle.

QUIRÓN:

               Él es de suerte
               que o los ha de dar la muerte
               o hacer alguna locura.

Vanse.
Sale AQUILES con DEIDAMIA en los brazos,
que vendrá vestida de cara bizarramente.
Luego CAZADORES


AQUILES:

               Desmayóseme en los brazos.
Pónela en el suelo
               Emboscado estoy seguro;
               aquí corre un cristal puro
               que el cuerpo divide en lazos.
               Cristal con cristal pretendo
               resucitar.

DEIDAMIA:

               ¡Ay de mi!
               ¿Dónde estoy?

AQUILES:

               Ya ha vuelto en sí.
               Dos soles están lloviendo.
               Sosegad, mi cazadora,
               que si da gusto la presa
               a quien la caza profesa,
               un alma que en vos adora
               tenéis a los pies rendida;
               mas ¿qué mucho la rindáis
               si con dos flechas tiráis
               que, dando muerte, dan vida?


<<<
>>>

Pág. 025 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


DEIDAMIA:

               Monstruo, mas no digo bien,
               que ofendo tu gentileza,
               aunque tan rara belleza
               monstruosidad es también.
               Deidad de este bosque umbroso,
               héroe, semidiós u hombre,
               que no hallo decente nombre
               que cuadre a tu rostro hermoso;
               mira que heredera soy
               hija del Rey Licomedes,
               y que si el límite excedes
               honesto y dos voces doy,
               tengo esta montaña llena
               de monteros que podrán
               darte muerte y mezclarán
               con mi venganza mi pena.


<<<
>>>

Pág. 026 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


AQUILES:

               Princesa de mis ojos,
               que, pues en ellos tiene
               su origen mi esperanza
               justo es que en ellos reines,
               recelos asegura,
               que no osan atreverse
               a tu deidad hermosa
               deseos descorteses.
               Efectos tan contrarios
               en mí ha causado el verte,
               que hielas por lo grave
               y por lo hermoso enciendes.
               Solía yo, y no ha mucho,
               matando entretenerme,
               haciendo mal holgarme,
               pacífico ofenderme,
               cazando día y noche,
               huían igualmente
               de mí por esos campos
               los brutos y las gentes.
               ¿Qué rústico los pisa
               que en viéndome no tiemble,
               de día no se esconda,
               de noche no me sueñe?
               ¿Qué serranilla simple
               me mira que dispense
               con ella la hermosura
               humilde por silvestre?
               Los más robustos árboles
               de aquestas selvas verdes,
               temblándome en sus hojas
               dan muestras que me temen.
               Los tigres y leones,
               sin que mi lucha esperen,
               huyendo con bramidos
               me aplauden más valiente.
               Tú sola, victoriosa,
               trofeos grabar puedes
               en bronces inmortales,
               pues sola tú me vences.
               Salí a buscar venganzas
               de agravios que reprenden
               en canas venerables
               dictámenes crueles,
               y cuando más furioso,
               miréte en una fuente
               copiando tu hermosura
               cristales por pinceles,
               templado suspendíme,
               suspenso contempléte,
               perdíme contemplándote,
               contemplando adoréte.
               En agua me abrasaste,
               no sé si fue agua ardiente,
               más sé que de ella forjas
               rayos para vencerme.
               Alzaste los dos soles,
               y apenas llegó a verme
               la luz que en ellos vive,
               cuando a los vientos leves,
               hurtándoles las alas
               la fugitiva liebre,
               no osó cuando corrías
               correr más, por correrse.
               Talares de Mercurio
               me dio mi feliz suerte,
               pues te alcancé amoroso
               y te detuve alegre.
               Desmayos y temores,
               si frágiles, prudentes,
               al pecho retiraron
               corales y claveles.
               Mas ya que restituyes
               a la animada nieve
               la púrpura usurpada
               que a darla esmaltes vuelve,
               penetra con los ojos
               un alma, que entre pieles
               rendida te idolatra
               y humilde te obedece.


<<<
>>>

Pág. 027 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


DEIDAMIA:

               Discreto, persuasivo,
               ¿en qué escuelas aprendes
               retórica amorosa
               en montes elocuente?
               Conclúyesme elegante,
               hermoso me enterneces,
               compuesto me aseguras
               y sabio me convences.
               Si como amante obligas,
               mi rigurosa suerte
               hubiera excepcionado
               mi gusto antes de verte,
               y no tuviera padres,
               cuya obediencia prende
               en concertadas bodas
               el alma que suspendes,
               ¿qué dicha como amarte?
               ¿Qué gloria como hacerte
               del reino y alma mía
               señor eternamente?
               Mi padre me da esposo,
               que ya por ti aborrecen
               los ojos, que no ha un hora
               lloraban hasta verle.
               Soy hija, es rey severo
               mi padre Licomedes;
               ¿a quién no obligan padres?
               ¿A quién no fuerzan reyes?
               Amante de imposibles
               soy ya, véngate en verme
               imposibilitada
               del bien que mi alma pierde.
               Nunca pluguiera al hado
               sacara al campo redes
               que en vez de fieras y aves
               su cazadora prenden,
               pues volveré a mi corte,
               si loca por quererte,
               eternizando llantos
               que tu memoria aumenten.


<<<
>>>

Pág. 028 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


AQUILES:

               ¿Pues quién será bastante,
               si tú, mi bien, me quieres,
               A violentar tu gusto?
               Yo soy...
Voces y ruido de dentro

CAZADOR 1:

               Aquí, aquí gente.

CAZADOR 2:

               Aquí, que el fiero monstruo
               nuestra princesa ofende.
               Cercad todo este bosque,
               echadle los lebreles.

AQUILES:

               ¿Qué es esto?


<<<
>>>

Pág. 029 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


Sale GARBÓN, pastor
GARBÓN:

               Señor mío,
               huye, si no pretendes
               que con tu muerte lloren
               los prados y las gentes;
               con flechas y con dardos
               cercando el bosque vienen
               morteros atrevidos
               de la princesa y reye.
               Asegurar la vida
               por este atajo puedes;
               ¿qué harán, si aquí te matan,
               sin ti Quirón y Tetis?

AQUILES:

               ¡Oh estorbos envidiosos
               de los mayores bienes,
               que en cifras de hermosuras
               los cielos comprehenden!
               Sabréis quién es Aquiles.
               Hermoso sol que enciendes
               un alma hasta hoy de bronce;
               si para detenerte
               son ruegos poderosos
               y, como afirmas, tienes
               amor a quien ya llora
               el verse de ti ausente,
               espérame no más
               del tiempo y plazo breve
               que tardo en quitar vidas
               a los que nos ofenden.
               Garbón, sé tú mi Argos,
               y mientras mi amor vuelve
               a reiterar favores,
               guárdame diligente
               la prenda que te fío.
               ¡Ay cielos, si te duermes,
               para pagar descuidos
               qué pocas vidas tienes!

Vase


<<<
>>>

Pág. 030 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


GARBÓN:

               Par Dios bueno; ¿yo alcaide,
               en bosques, de mujeres
               que aprenden cantonadas,
               si aún no sé guardar bueyes?
               Sabrá, señora mía,
               que yo he sido sirviente
               de Arquillas y Esquilón
               un año y cuatro meses.
               Hame hecho este muchacho
               mastín suyo. ¿Qué quiere?
               Par Dios, si se me escurre
               que es diabro y me despierne.
               Con ella ha de agarrarme
               para que no me deje,
               seré siquiera un rato
               de tal hembra corchete.


<<<
>>>

Pág. 031 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


DEIDAMIA:

               ¡Ay confusiones mías!
               Decid, ¿aguardaréle?
               Mas--¡ay!--que si le aguardo
               mi honor ofensas teme.
               Pues ¿qué queréis? ¿Que huya?
               Mas si en el alma viene
               al vivo retratado
               y en ella asiento tiene,
               ¿quién huye de sí misma
               que en sí misma no lleve,
               si alas, también grillos
               que vuelan y detienen?


<<<
>>>

Pág. 032 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


Sale QUIRÓN
QUIRÓN:

               Huye, princesa hermosa,
               los ímpetus crueles
               de un mozo ocasionado
               de amor y de años verdes.
               No aguardes cortesías
               de quien a nadie teme,
               que pocas coyunturas
               de amor fueron corteses.
               Cebado en matar hombres,
               lugar y tiempo ofrece
               para que al rey, tu padre
               y mi señor, te lleve.
               Aquí tengo un caballo
               que a los del sol excede
               y lleva pies de plumas
               con que ligera vueles.
               ¿Qué aguardas?

DEIDAMIA:

               ¡Ay Amor!
               ¡Ay honra! Indiferente
               estoy entre vosotros;
               pero si la honra vence
               donde el valor se estima,
               perdone amor aleve,
               que jura hasta que goza
               y goza hasta que miente.

Vanse los dos


<<<
>>>

Pág. 033 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


GARBÓN:

               Señor... ¡A esta otra puerta!
               Llevósela; si vuelve
               Arquillas y no la halla,
               ¿que hará Garbón probete?
               El diabro que le aguarde,
               mas hétele a do viene;
               aquí hay un alcornoque,
               su hueco ha de esconderme.
               No tengo, si me agarra,
               para el primer puñete,
               que así despacha tigres
               como Garbón molletes.
Escóndese en el tronco de un árbol.
Sale AQUILES

AQUILES:

               Huyeron, y sin seguillos
               sólo he querido espantallos,
               que son de mi bien vasallos
               y no es justo perseguillos.
               Después que amo, traigo grillos,
               sino es para aquí, en los pies;
               aquesta mi prisión es
               y aquí me aguarda mi hechizo.
               Mas--¡ay cielos¡--¿qué se hizo?


<<<
>>>

Pág. 034 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


Asomándose entre las ramas
GARBÓN:

               (El alma traigo al revés. (-Aparte-)
               Temblando estoy.)

AQUILES:

               ¿Mi señora?
               ¿Mi sol, mi gloria? ¡Ay de mi!

GARBÓN:

               (Par Dios, si me encuentra aquí, (-Aparte-)
               que no vivo un cuarto de hora.

AQUILES:

               ¡Garbón, Garbón!

GARBÓN:

               (Agora (-Aparte-)
               topa conmigo, y si llega,
               por un pie me agarra y juega
               a la pelota y me arroja,
               si por no hablarle se enoja,
               al cielo, y desde allí a Noruega.
               Más vale antes que me toque
               hablarle, como que soy
               su dama, y por él estoy
               convertida en alcornoque.)

AQUILES:

               Si no queréis que provoque,
               deidades, la religión
               que os da el mundo sin razón,
               volvedme la prenda mía.

GARBÓN:

               (Si a los dioses desafía, (-Aparte-)
               ¿qué no hará de vos, Garbón?
               Si a injuriar los dioses llega
               con tal furor, ¿qué no hará
               de quien destilando está,
               de puro miedo, pez griega?)


<<<
>>>

Pág. 035 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


AQUILES:

               Si mi sol su luz me niega,
               ¿dónde irá ciego quien ama?
               ¡Mi bien, mi gloria!
Dentro del árbol,
disimulando la voz responde GARBÓN

GARBÓN:

               ¿Quién llama?

AQUILES:

               ¡Ay cielos! ¿Quién eres?

GARBÓN:

               Fui
               quien te adoraba.

AQUILES:

               ¡Ay de mi!

GARBÓN:

               Y ando ya de rama en rama.
               Hazte allá, que quien me toca
               comete un grave pecado.

AQUILES:

               ¿Hate algún Dios transformado?

GARBÓN:

               ¡Y cómo!

AQUILES:

               ¿En qué?

GARBÓN:

               En alcornoca.

AQUILES:

               Si Apolo a Dafne provoca
               hasta en laurel convertilla,
               si Clecie a su luz se humilla
               la cabeza vuelta en flor
               y Apolo le tuvo amor,
               no es nuevo, aunque es maravilla.
               ¿Amábate Apolo?

GARBÓN:

               Sí.


<<<
>>>

Pág. 036 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


AQUILES:

               ¿Quísote gozar?

GARBÓN:

               También.

AQUILES:

               ¿Y huiste de él?

GARBÓN:

               Con desdén.

AQUILES:

               ¿Fuéte siguiendo?

GARBÓN:

               Hasta aquí.

AQUILES:

               ¡Que en tal ocasión me fui!
               ¿Llamaste algún dios?

GARBÓN:

               ¿Y cómo?

AQUILES:

               ¿Y qué dios era?

GARBÓN:

               El dios Momo.

AQUILES:

               Por sus efectos lo veo;
               mas máteme mi deseo
               si venganza de él no tomo.
               ¡Ay Amor siempre cruel!
Al árbol
               Mi planta serás divina,
               como de Hércules la encina,
               como de Apolo el laurel.
               Consagraréte como él,
               ya que tuve tales fines.

GARBÓN:

               No es bien que en eso imagines.

AQUILES:

               ¿Por qué?

GARBÓN:

               Ya está consagrado
               el alcornoque, abogado
               de corchos para chapines.


<<<
>>>

Pág. 037 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


AQUILES:

               ¿Qué disparates son éstos?
               ¿Quién hace burla de mí?
               Desgajaréte, y así
               veré engaños manifiestos.
Desgaja la mitad del árbol
y sale GARBÓN

GARBÓN:

               Señor, los hinojos puestos
               tiemblo y te pido perdón.

AQUILES:

               ¿Quién eres?

GARBÓN:

               Yo soy Garbón.

AQUILES:

               ¿Qué es de mi princesa bella?

GARBÓN:

               Ocupada está, vo a vella.

AQUILES:

               ¿En qué?

GARBÓN:

               Si he de hablar verdad,
               en cierta necesidad
               que él no puede hacer por ella.

AQUILES:

               ¡Ah traidor!

GARBÓN:

               Ea, ya comienza.

AQUILES:

               ¿Qué es de mi bien, hombre vil?

GARBÓN:

               Fuése a atar un cenogil,
               que tuvo de mí verguenza.
               No sé si era orillo o trenza;
               pero presto volverá.

AQUILES:

               ¿Huyó de mi amor?

GARBÓN:

               Verá
               cuál se la traigo.


<<<
>>>

Pág. 038 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


AQUILES:

               Detente.

GARBÓN:

               Dando estoy diente con diente.
               Espulgándose estará.
               Luego viene, aguarde un poco.

AQUILES:

               ¿Huyes, villano?

GARBÓN:

               Me escurro.

AQUILES:

               Aguarda.

GARBÓN:

               Aguárdele un burro.
Vase

AQUILES:

               A qué furor me provoco.

Va tras él, sale al encuentro
TETIS y tiénele

TETIS:

               Hijo, detente.

AQUILES:

               Estoy loco.

TETIS:

               Ya me ha contado Quirón
               la fuerza de tu afición;
               por Deidamia estás perdido,
               a remediarte he venido.
               Fin a tus pesares pon.


<<<
>>>

Pág. 039 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


AQUILES:

               ¿Quién es Deidamia?

TETIS:

               El espejo
               en que te miras.

AQUILES:

               ¿Y adónde
               está? ¿Qué es de ella? Responde.

TETIS:

               Llevóla a su padre viejo,
               Quirón.

AQUILES:

               Pagará el consejo
               muriendo Quirón tirano.
Llora

TETIS:

               Refrena el enojo vano,
               que no eres hombre, pues lloras.

AQUILES:

               Adórola.

TETIS:

               Si la adoras
               yo te la pondré en la mano.
               Disponte tú a obedecerme
               y dispondréte a alcanzarla.

AQUILES:

               ¿Cómo podrás tu obligarla?

TETIS:

               Todo es posible.

AQUILES:

               Ofenderme
               será, madre, el prometerme
               cosas que no has de cumplirme.

TETIS:

               Determínate a seguirme,
               hijo, y a no replicarme,
               que tu amor sabrá enseñarme
               y mi industria prevenirme.


<<<
>>>

Pág. 040 de 122
El Aquiles Acto I Tirso de Molina


AQUILES:

               ¿Qué me podrás tú mandar,
               por imposible que sea
               que, como a Deidamia vea,
               dificulte ejecutar?

TETIS:

               Tiéneslo de rehusar.

AQUILES:

               No tengas temor.

TETIS:

               Si así
               lo cumples, vente tras mí.

AQUILES:

               ¿Qué? ¿A Deidamia alcanzaré?

TETIS:

               Hijo, sí, y te libraré
               de los daños que temí.
 
FIN DEL ACTO PRIMERO


<<<
>>>

Escena II
Pág. 041 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


Salen AQUILES, de dama bizarramente
vestida de camino, y TETIS
AQUILES:

               ¡A extrañas cosas me obligas!

TETIS:

               Transformaciones de amor
               dan a los dioses valor.

AQUILES:

               Es verdad; mas no me digas,
               madre, que no degenero
               con aquestos trajes viles
               de mi ser. Yo soy Aquiles
               con gentil arnés de acero.
               ¿Para la guerra me ensayas
               que en Troya Grecia me ofrece?
               ¿Fama mi valor merece
               entre chapines y sayas?
               Afuera pasiones locas,
               que con cobardes cautelas
               corchos viles por espuelas
               y por la celada tocas
               entorpecen mi valor.
               ¡Vive Dios que he de rompellas,
               pues no es bien que infame en ellas
               mi opinión un torpe amor!


<<<
>>>

Pág. 042 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


TETIS:

               Cuando a Hércules se iguale
               el que disfraza tu ser,
               y en hábito de mujer
               le contemples con Onfale,
               dejarás de estar confuso;
               pues no te aconsejo yo
               que, si Hércules hiló,
               juegues tú a la rueca y huso.
               Nunca mucho costó poco,
               mucho si amas has de hacer.

AQUILES:

               ¿Yo vestido de mujer
               y no me juzgas por loco?
               Bien lograré de Quirón
               las lecciones y ejercicios
               con que, refrenando vicios,
               pieles del tigre y león
               despedazados por mí
               por galas me acomodaba,
               y en vez de triunfos me daba
               los brazos viéndome así.
               ¿Qué diría si me viese
               de infame mujer vestido?

TETIS:

               Eso fuera, hijo querido,
               cuando Quirón lo entendiese;
               mas sólo hemos de saberlo,
               después del cielo, los dos.


<<<
>>>

Pág. 043 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


AQUILES:

               Pues ¿no sabrá que algún dios
               en mi afrenta puede verlo?
               Esta razón te convenza;
               que merece infames nombres
               quien se esconde de los hombres
               y de Dios no se averguenza.
               Cuanto y más que, aunque pudiera
               ser posible el ocultar
               de los dioses el obrar
               cosa que justa no fuera;
               el que en valor se señala
               no lo ha de dejar de hacer
               porque ellos lo puedan ver,
               mas porque es de suyo mala.
               Deidamia y su amor perdone,
               que, aunque la adoro, no es justo
               que oprima a la honra el gusto
               y tal infamia ocasione.
               ¡Vive Dios, que de afrentado
               de la vileza presente,
               tengo de huír de la gente
               y nunca entrar en poblado!
               ¿Yo joyas, sedas y rizos?
               ¿chapines y tocas yo?


<<<
>>>

Pág. 044 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


TETIS:

               Siempre el amor inventó
               galas, disfraces y hechizos;
               mas, pues no quieres usallos,
               procura olvidar, si puedes,
               a la hija de Licomedes
               que, aunque salen sus vasallos
               en su nombre a recibirnos,
               y él desea tanto vernos,
               fácil nos será volvernos
               y de su corte encubrirnos.
               Quien sus pasiones reprime
               no tenga amor, pise estrellas;
               Deidamia es de las más bellas
               que honran su deidad sublime;
               goce Lisandro las glorias
               que dejas tú, pues se casa
               con ella, y tú el tiempo pasa
               en atormentar memorias,
               de puro honrado, homicidas.
               Galas lascivas desnuda,
               de opinión y traje muda,
               asalta las defendidas
               murallas que en Troya empieza
               a guarnecer el valor
               mientras Lisandro al amor
               ejecuta en la belleza
               de Deidamia.


<<<
>>>

Pág. 045 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


AQUILES:

               ¿Quién es ése
               que a mi dueño ha de gozar?

TETIS:

               Con quien la quiere casar
               su padre.

AQUILES:

               Eso no, aunque fuese
               pública al mundo la infamia,
               de aquestos disfraces viles;
               pues sólo merece Aquiles
               la hermosura de Deidamia.
               Vence, Amor, vuestro poder,
               dioses, los que habéis amado.
               Aquiles enamorado
               se disfrace de mujer.
               No pierda yo mi opinión
               con vosotros, que no es nuevo
               en Neptuno, Jove y Febo
               transformarse. Dioses son
               y hombre Aquiles, que hoy imita
               a Júpiter vuelto en toro,
               águila, cisne, nube, oro
               con que mi amor acredita.
               Celoso estoy, mis desvelos
               fuerzan lo que amante dudo,
               que lo que el amor no pudo
               siempre lo acaban los celos.
               Madre, al rey vamos a hablar
               y a dar a Lisandro muerte.


<<<
>>>

Pág. 046 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


TETIS:

               Lo que te he enseñado advierte.

AQUILES:

               Sólo dificulto andar
               sobre estos corchos, no quepo
               en ellos ni se regillos;
               fueran acerados grillos
               cadenas, prisiones, cepo,
               que con hacerlos pedazos
               quedara libre después;
               mas con corchos a los pies
               y con puños en los brazos,
               terribles cosas me mandas,
               ¡que prender puedan a Aquiles
               corchos y telas sutiles,
               y en vez de maromas, randas!

TETIS:

               Todo es fácil a quien ama.
               Cuando estés en la presencia
               del rey, haz la reverencia
               que te he enseñado de dama;
               vuélvela a ensayar aquí.
Hace una reverencia de soldado

AQUILES:

               Si la errare no te asombre.

TETIS:

               Ésa es reverencia de hombre.


<<<
>>>

Pág. 047 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


AQUILES:

               Y ésta de mujer. Caí.
Cáese de los chapines
               Juráralo madre yo
               que en haciéndome mujer
               había luego de caer.
               Mas ¿qué es esto?

TETIS:

               El rey salió
               de mi venida avisado,
               tu dama y competidor.

AQUILES:

               Sólo esta vez el temor
               mi corazón ha usurpado;
               los efectos del vestido
               me pegan su liviandad.

TETIS:

               Hijo, en la dificultad
               tu ciego amor te ha metido;
               ten con las acciones cuenta
               que te enseñé.

AQUILES:

               Harélo así.

TETIS:

               Si te conocen aquí
               caerás en mayor afrenta.
               Mira no eches a perderlo.

AQUILES:

               Amor, ayudadme vos,
               porque si no, vive Dios,
               que habemos de revolverlo.


<<<
>>>

Pág. 048 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


Salen LICOMEDES, viejo;
DEIDAMIA, con otro vestido;
BRISEIDA, dama;
PELORO y LISANDRO


LICOMEDES:

               Ya se me cumplió el deseo
               que de conocer tenía
               a quien, siendo sangre mía,
               es esposa de Peleo.
               Dadme, señora, los brazos.

TETIS:

               Con ellos el alma os doy,
               pues asegurando estoy
               en ellos mortales lazos
               que mi agravio pronostican,
               no hallando en vos, gran señor,
               el esperado favor
               que mis remedios publican.
               Llegad a besar la mano,
               Nereida, al rey vuestro tío.

AQUILES:

               En ella el amparo fío
               que ha de hacer mi temor vano;
               pues, fuera de ser mujer,
               soy, gran señor, deuda vuestra,
               y vos espejo en quien muestra
               la clemencia su poder.
               (¿Cuál de aquellos dos será Aparte
               que Deidamia trae al lado,
               el que a mi amor y cuidado,
               veneno entre celos da?
               Gana tengo, vive Dios,
               de dar tras todos.)


<<<
>>>

Pág. 049 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


LICOMEDES:

               Admiro,
               de la belleza que miro,
               hermosa sobrina, en vos,
               de vuestros padres la suerte,
               pues que les dió su ventura
               en vos toda la hermosura
               y en vuestro hermano el más fuerte
               héroe que la guerra apoya;
               pues, según dice la fama,
               su Marte, Grecia le llama,
               y destrucción suya Troya.

AQUILES:

               No quedará vuestra alteza
               de esa dicha defraudado,
               pues en mi prima ha cifrado
               su amor, armas y belleza.
               Belleza con que enamora
               y armas con que quita vidas,
               puesto que por bien perdidas
               se den por vos, gran señora.

DEIDAMIA:

               No sé yo con qué pagar,
               prima, tan nuevos favores;
               mas salgan por mis fiadores
               los brazos que os llego a dar.

AQUILES:

               (¡Ay! Quién en ellos pudiera (-Aparte-)
               sosiego eterno tener.)
               Deseo de conocer,
               princesa, a quien sea espera
               dueño de vuestra hermosura.
               (Causa de mi envidia ha sido (-Aparte-)
               y mi camino.)


<<<
>>>

Pág. 050 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


LISANDRO:

               Elegido
               para tan alta ventura
               espero ser, si llamado
               soy por el rey, mi señor.

AQUILES:

               Yo sé cierto opositor,
               a quien celos habéis dado,
               que podrá ser no consienta
               que malogréis su esperanza.

LISANDRO:

               Basta para mi venganza
               que él tanto mis dichas sienta;
               que en las victorias de amor
               son los triunfos más lustrosos
               que tienen más envidiosos;
               mas ¿quién es mi opositor?

AQUILES:

               Yo que basto, y yo que sobro.
TETIS habla aparte a su hijo

TETIS:

               Hijo: ¿te quieres perder?

LISANDRO:

               Si de mujer a mujer
               hay celos, yo no los cobro,
               Nereida hermosa, de vos;
               pues antes acrecentáis
               el amor que en mí envidiáis.

AQUILES:

              (Que esto sufro, ¡vive Dios, (-Aparte-)
              que estoy...)

TETIS:

              (Hijo: sé discreto.) (-Aparte-)


<<<
>>>

Pág. 051 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


LISANDRO:

               Ya por vos en más me estimo.

AQUILES:

               (¡Ay, si los corchos arrimo, (-Aparte-)
               qué mala boda os prometo!)

LISANDRO:

               Descansad, prima querida,
               porque quede satisfecho
               del favor que me habéis hecho.
               ¿Sabré de vuestra venida
               la causa?

DEIDAMIA:

               (La imagen propia (-Aparte-)
               del monstruo hermoso a quien di
               el alma retrata en sí
               Nereida; basta ser copia
               de tan bello original
               para adorarla.

TETIS:

               (¡Hijo mío! (-Aparte-)
               refrena el gallardo brío
               de tu inquieto natural.)

AQUILES:

               (Pídeselo tú á los cielos; (-Aparte-)
               que si libre de pasiones,
               despedazaba leones
               Aquiles, ¿qué hará con celos?)

LISANDRO:

               PELORO, hermosa mujer.

PELORO:

               Por extremo.

LISANDRO:

               Al lado de ella,
               si fue sol Deidamia bella,
               sombra suya viene a ser.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 052 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


Salen ULISES y DIOMEDES, de camino,
y GARBÓN de soldado gracioso
ULISES:

               En fin, ¿vos fuísteis criado
               de Aquiles y de Quirón?

GARBÓN:

               De Arquillas y de Esquilón
               los bueyes he apacentado;
               mas como Arquillas se ha ido
               y Esquilón llora por él,
               yo, que no me hallo sin él,
               en busca suya he venido
               de soldado, como ve.

DIOMEDES:

               ¿Sois valiente?

GARBÓN:

               Temerario.
               Mi padre fué boticario
               de mi pueblo, y le heredé,
               no en tanto bote y redoma
               como dejó el pecador,
               que eso dio en un acreedor;
               mas con su pan se lo coma,
               sin tenerle nadie envidia;
               porque tal vez cuando mozo
               vi venderle agua del pozo
               por de llantea y de endivia;
               y porque no se muriera
               un su amigo que enfermó,
               dos rábanos le vendió
               por raíz de escorzonera.
               No le heredé, en fin, en esto.


<<<
>>>

Pág. 053 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


ULISES:

               Pues ¿en qué estribó la herencia?

GARBÓN:

               A cabo de la dolencia,
               el pie en el estribo puesto,
               antes de expirar me dijo,
               "Id a la guerra, Garbón,
               ganaréis más opinión
               que en este oficio prolijo;
               que no van los boticarios
               al cielo, ni yo allá iré;
               armas, Garbón, os daré,
               que maten vuesos contrarios
               mijores que las saetas
               que el dios Marte inventó."
               Y luego sacar mandó
               estas sartas de recetas,
Saca debajo del vestido dos sartas de
recetas como las de los boticarios
               diciéndome, "No os asombre
               con éstas miedo o fortuna,
               que no hay receta aquí alguna
               que no haya enterrado su hombre."
               ¿Cuando empuñe la jineta
               tendrá mi valor segundo
               si despacho al otro mundo
               a troyano por receta?

DIOMEDES:

               No decís mal.


<<<
>>>

Pág. 054 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


GARBÓN:

               Vo a buscar
               a Arquillas, porque reparta
               con él de estas la una sarta,
               y ambos podremos matar
               troyanos que sea un joicio.

ULISES:

               Pues ¿sabéis dónde está vos?

GARBÓN:

               ¿Si lo sé? Bueno, por Dios,
               ¿pensáis que vengo de vicio?
               ¿No andáis los dos a buscarle?

DIOMEDES:

               Impórtanos saber de él.

GARBÓN:

               Pues yo, que andaba con él
               esta tarde, pienso hallarle.

ULISES:

               ¿Cómo?

GARBÓN:

               Mira, el otro día
               cazaba por esta sierra
               la señora de esta tierra,
               que se llama...

ULISES:

               Ésa seria
               Deidamia.

GARBÓN:

               Pienso que sí,
               hija del rey...Nicomedes...
               Nicenades...

ULISES:

               Licomedes
               se llama el que reina aquí.


<<<
>>>

Pág. 055 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


GARBÓN:

               De ésa, pues, se enquillotró
               nueso Arquillas de manera,
               viéndola en una ribera,
               que con ella se emboscó
               por una alameda obscura.
               Quiso librarla su gente
               y el muchacho, que es valiente,
               acometerlos procura
               y a mí me encarga el guardarla.
               Esquilón tiró con ella
               y a su padre fue a traella.
               Yo, luego que vi llevarla,
               metíme en un alcornoque
               de miedo de su amador.
               Dio conmigo su furor;
               mas primero que me toque
               afufélas lindamente,
               y entre matas me escondí.
               Él, que quiso dar tras mí,
               a su madre topó enfrente.
 

DIOMEDES:

               La reina Tetis es ésa.


<<<
>>>

Pág. 056 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


GARBÓN:

               Si la reina Tetas fue,
               yo, lo que le habró no sé,
               que estaba la mata espesa
               y lejos; pero llevóle
               consigo; seguílos yo,
               que en fin Arquillas me dio
               su pan, y luego vistióle
               de mujer en la espesura;
               el para qué, Dios lo sabe,
               y vuelta una dama grave
               no vi más bella figura.
               Anocheció y acogióse
               con él del modo que digo,
               y yo, como veis, le sigo,
               sospechoso de que cose
               costuras de amor agora
               con su dama hecho mujer.
               Malicias deben de ser,
               que es la malicia pastora;
               mas sea lo que se fuere,
               a que me reciba voy
               por su dueña, que aunque estoy
               tan barbado, quien me viere,
               así, dirá, si es persona,
               que es invención pelegrina
               que a una dama masculina
               sirve una dueña barbona.

Vase


<<<
>>>

Pág. 057 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


ULISES:

               Diomedes, este villano
               malicioso dio en lo cierto.
               Aquiles está encubierto
               ciego de un amor liviano.
               El oráculo divino
               así lo significó;
               el cargo Grecia medió
               de buscarle; hoy determino
               de mis astucias valerme
               hasta descubrir a Aquiles.
               Entre galas femeniles
               vela Amor y Marte duerme.

DIOMEDES:

               Si no se puede ganar
               Troya, como pronostica
               Apolo, sin él, aplica
               marañas con que sacar
               de tal afrenta al mejor
               héroe que conoce Grecia.

ULISES:

               Puesto que Aquiles desprecia
               torpemente su valor,
               Ulises soy, mercader;
               he de comprar una joya
               que tenga por precio a Troya.

DIOMEDES:

               ¡Tal varón en tal mujer!

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 058 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


Salen AQUILES, de mujer y DEIDAMIA
DEIDAMIA:

               Ya, prima, que se partió
               vuestra madre, y asegura
               en mi corte la hermosura
               que, prudente, receló,
               en su reino, tendré yo
               con vos entretenimiento
               que dilate mi contento
               y haga sabrosos los días
               que en tristes melancolías
               me daban antes tormento.

AQUILES:

               Yo en vuestra conversación,
               prima hermosa, transformado,
               como hombre, por Dios la he hallado
               transformado el corazón.
               Perderé la inclinación
               que a ejercicios varoniles
               tengo, juzgando por viles
               los del femenil regalo,
               porque en cuanto esto me igualo
               y soy lo mismo que Aquiles.
               Cuando el parche ronco suene,
               el estrado y la almohadilla
               por el arnés y la silla
               trocar mi valor ordena.
               Como Paris robó a Elena
               y vio en furor encenderme
               mi madre, temió perderme,
               y en vos, para asegurarme,
               quiso, Princesa, emplearme,
               mejor diré suspenderme;
               que a no haberos visto a vos,
               yo soy hombre...


<<<
>>>

Pág. 059 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


DEIDAMIA:

               ¿Cómo es eso?

AQUILES:

               ...en el valor que profeso.
               Soy hombre...

DEIDAMIA:

               Bien.

AQUILES:

               Que a los dos
               adúlteros...¡Vive Dios!...

DEIDAMIA:

               Pues, ¿juráis siendo mujer?

ULISES:

               En llegándome a encender
               tengo el corazón soldado;
               lo jurado sea jurado;
               no me pude contener.
               Tratemos en otras cosas
               más apacibles y blandas.

DEIDAMIA:

               En labrar sedas y holandas
               las mujeres generosas
               pasan las horas ociosas.
               ¿Qué labor hacéis mejor?

AQUILES:

               Cadeneta, con que amor
               me prende, bordo y esmalto,
               y también haré punto alto,
               si alcanzo vuestro favor.

DEIDAMIA:

               Lisonjera estáis. ¿Sabéis bordar?

AQUILES:

               Lienzos de murallas,
               de escalas con que asaltallas.

DEIDAMIA:

               ¿A las armas os volvéis?

AQUILES:

               Como vos no refrenéis
               mi bélica condición,
               llévame mi inclinación
               a los marciales extremos.


<<<
>>>

Pág. 060 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


DEIDAMIA:

               ¡Extraña cosa! Bordemos
               en buena conversación.
               Divertiréisos así.
               Sacadnos los bastidores.
Sacan dos bastidores de bordar

AQUILES:

               (Dos balas fueran mejores; (-Aparte-)
               ya llegó lo que temí.)
Siéntanse a la labor

DEIDAMIA:

               Sentaos, prima hermosa, aquí.
               Lo que el ingenio dibuja,
               matice después la aguja.

AQUILES:

               (¡Cielos! ¿Hay afrenta igual? (-Aparte-)
               Mejor que aguja y dedal
               fuera la lanza en la cuja.)

DEIDAMIA:

               No os asentáis como dama.

AQUILES:

               La culpa tienen los pies,
               que no se doblan después
               que toca parches la fama.

DEIDAMIA:

               ¡Notable mujer!

AQUILES:

               Quien ama,
               poco, a la labor se aplica.


<<<
>>>

Pág. 061 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


DEIDAMIA:

               Esta banda, es cosa rica,
               bordadla.

AQUILES:

               Bordadla vos;
               que yo no sé, vive Dios,
               punto, labor ni vainica.
               Mas, ¿qué esto?
Salen esgrimiendo con espadas negras
un MAESTRO de esgrima y LISANDRO

MAESTRO:

               De la lanza
               bien las lecciones sabéis;
               ahora ensayar podéis
               lo que en la esgrima se alcanza.

LISANDRO:

               Para cortar una pica
               rebatiendo el bote así.
               ¡Oh señoras, rinda aquí
               las armas que Marte aplica
               A las de vuestra belleza,
Suelta la espada negra, y vase el MAESTRO
               pues siempre fue vencedor
               desnudo y ciego el Amor
               .................. [ -eza].


<<<
>>>

Pág. 062 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


DEIDAMIA:

               Tan bien, Lisandro, parece
               en un príncipe la espada,
               como la aguja ocupada
               en la mujer que ennoblece.
               Ejercitad vos, señor,
               las armas y ejercitemos
               las nuestras, y cumpliremos
               nuestra profesión.

LISANDRO:

               Mejor
               es que goce quien os ama
               la ocasión que Amor ofrece.
               Guerra la labor parece
               no menos digna de fama
               que la que Belona encierra;
               en las telas que tejió
               Aragnes desafió
               a la diosa de la guerra.
               Señal de su semejanza,
               de telas la aguja gusta,
               y en la tela el valor justa
               labrando hazañas la lanza.
               De la celada es retrato
               el dedal, y siendo así,
               bien puedo aprender aquí
               lo que entre las armas trato.
               Labrad vos, que de rodillas
               tomaré lección más bien.

Hinca la rodilla al lado de DEIDAMIA


<<<
>>>

Pág. 063 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


AQUILES:

               Nunca parecieron bien
               espadas entre almohadillas.
               Quitaos, Lisandro, de ahí,
               o si no quitaréos yo.

LISANDRO:

               ¿No amó Marte a Venus?

AQUILES:

               No.

LISANDRO:

               Historias dicen que sí.

AQUILES:

               Dejemos historias ya
               y tened en más estima
               las armas.

DEIDAMIA:

               ¿Qué es esto, prima?

AQUILES:

               Desprecio de ver que está
               a los pies de un bastidor
               una espada afeminada;
               que estimo en más yo una espada
               que a toda vuestra labor.
               ¿Vos sois hombre? Por los cielos,
               que estoy... Dejad ese lado.

LISANDRO:

               ¿De esto os habéis alterado?

AQUILES:

               Tengo razón, tengo celos.


<<<
>>>

Pág. 064 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


Sale un PAJE
PAJE:

               Gran señora, [el rey te llama.]

DEIDAMIA:

               A ver lo que manda voy;
               mientras que con él estoy
               no sentiréis con tal dama
               mi dilación, prima mía;
               sustituid vos por mí,
               que al momento vuelvo aquí.
               Mas mirad que no querría
               formar celos de los dos,
               que temo vuestra hermosura
Vanse DEIDAMIA y el PAJE.
Quédanse, AQUILES labrando
y LISANDRO hinca la rodilla a su lado

AQUILES:

               Andad, que menos segura
               estáis de mi prima vos.


<<<
>>>

Pág. 065 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


LISANDRO:

               Agradecer debo a Apolo,
               mi Nereida, esta ocasión,
               pues terciando en mi pasión
               con vos me ha dejado solo.
               Antes que vuestra belleza
               nuestra corte y reino honrase
               y en ella a vistas sacase
               milagros naturaleza,
               amaba a Deidamia yo;
               mas, en viéndoos, mis deseos
               mejoraron los empleos
               del alma que se os rindió.
               Y si no es que presunciones
               mi amor loco desvanecen,
               yo sé que me favorecen,
               vuestras imaginaciones;
               pues los celos que mostráis
               porque amo a Deidamia bella,
               siendo vos mujer como ella,
               ¿quién duda que los formáis
               por quererme bien a mí?
               Y tan loco de esto estoy,
               que el alma rendida os doy
               olvidando desde aquí
               de la princesa hasta el nombre,
               que mis dichas violentaba.


<<<
>>>

Pág. 066 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


AQUILES:

               (¿Esto Aquiles os faltaba? (-Aparte-)
               ¿A mí me enamora un hombre?
               A menos que esto vendremos;
               basta que debo de ser
               hermosa para mujer.
               ¿Hay amores más blasfemos?)

LISANDRO:

               Queréis, Nereida divina,
               admitir mi fe?

AQUILES:

               (¡Oh, malhaya (-Aparte-)
               el disfraz e infame saya
               que me afrenta y afemina!)

LISANDRO:

               Dadme una mano a besar
               y en mi vida os daré celos.

AQUILES:

               No puedo negarla.
Dásela, y apriétale
y da gritos LISANDRO

LISANDRO: ¡Ay cielos!

               Soltad, ¿queréisme matar?

AQUILES:

               No; mas premiar el cuidado
               de vuestro amor.

LISANDRO:

               No apretéis
               de esa suerte.


<<<
>>>

Pág. 067 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


AQUILES:

               ¿Qué queréis?
               Yo siempre quiero apretado.
               Mas para que no seáis
               mudable, cuando mi prima
               por dueño suyo os estima,
               y lecciones aprendáis
               que os den nombre de valiente,
               yo enseño de esta manera.

Levántase y toma la espada de esgrima,
y échale a espaldarazos

LISANDRO:

               Señora, señora, espera.

AQUILES:

               ¡Ah cobarde!

LISANDRO:

               Mujer, tente.

AQUILES:

               Mirad si me sé tener
               de aquesta suerte mejor
               que en corchos.

LISANDRO:

               ¡Favor, favor,
               que me mata esta mujer!

Vase.
Sale DEIDAMIA y
vuélvese AQUILES a la labor

DEIDAMIA:

               ¿Qué es esto? ¿quién está dando
               voces? ¿Quién alborotó
               el palacio, prima?

AQUILES:

               ¿Yo?
               Aquí me he estado bordando.


<<<
>>>

Pág. 068 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


DEIDAMIA:

               ¿Qué es de Lisandro? ¿Qué has hecho?
               ¿Qué fue?

AQUILES:

               Que no ha sido nada.
               Ahí tomamos la espada
               los dos, y no es de provecho
               lo que sabe por tu vida.

DEIDAMIA:

               ¿Luego con él reñido has?

AQUILES:

               Que no, prima; no fue más
               de echar una ida y venida.

DEIDAMIA:

               ¿Hay semejante mujer?
               Pues ni has de esgrimir.

AQUILES:

               ¿Qué quieres?
               También ha habido mujeres
               belicosas. Iba a hacer
               la naturaleza en mí
               un varón, y arrepintióse,
               hizo medio hombre y quedóse,
               lo que en mí faltaba, así
               acabó lo que quedaba
               en mujer.

DEIDAMIA:

               Extraña estás.

AQUILES:

               Como estaba hecho lo más
               y el alma que me animaba
               fue varonil, no te asombre
               que corresponda a mi ser.
               En la cara soy mujer
               y en todo esotro soy hombre.


<<<
>>>

Pág. 069 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


DEIDAMIA:

               ¿Qué dices, prima? ¿Qué es esto?

AQUILES:

               Que, si me tienes amor,
               sigas, princesa, mi humor;
               solas estamos, yo he puesto
               los ojos en ti de suerte
               que, como si varón fuera,
               no sufro que otro te quiera,
               porque mi vida es quererte.
               Supón que no soy mujer,
               sino un hombre que te adora,
               ama, cela, riñe, llora,
               podremos entretener
               el tiempo así, y yo quedar
               satisfecha en este empleo,
               que extrañamente deseo
               saber si sé enamorar.
               Finge que mi dama eres
               y yo tu galán.

DEIDAMIA:

               ¡Quimera
               donosa!


<<<
>>>

Pág. 070 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


AQUILES:

               De esta manera
               se entretienen las mujeres
               cuando apetecen casarse,
               engañando el gusto así
               unas con otras; yo vi
               muchas damas ensayarse
               cuando niñas, que amor ciego
               travesea a todas horas.
               Los señores y señoras
               llaman los niños a un juego
               en que contentos imitan
               lo que a sus padres oyeron.
               Y en materia de amor vieron,
               con que después facilitan
               dificultades mayores
               que trae consigo el recato.
               Holguémonos así un rato,
               que aun de burlas, los amores
               entretienen, prima mía;
               si esto me niegas, me enojo.

DEIDAMIA:

               Alto, cúmplase un antojo
               y acaba con tu porfía.

AQUILES:

               ¿No tengo yo la apariencia
               para un galán extremada?

DEIDAMIA:

               A lo menos, retratada
               miro en tu rostro y presencia
               la de un hombre cuya copia
               eres y me hechizó a mí
               no ha mucho.


<<<
>>>

Pág. 071 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


AQUILES:

               ¡Oh! Pues siendo así,
               saldrá la fiesta más propia.
               Veamos cómo se ensaya
               nuestro amor y mi ventura.

DEIDAMIA:

               ¿Yo, en fin, hago la figura
               de dama?

AQUILES:

               Sí.

DEIDAMIA:

               Vaya.

AQUILES:

               Vaya.
Hace que sale del vestuario
               En busca de un alma vengo
               que en un monte me robaron
               dos ojos que saltearon
               tesoros que en ella tengo.
               De sus descuidos me vengo
               si el vengarlos es llorar.

DEIDAMIA:

               Espera. ¿No has de tornar
               nombre de hombre?

AQUILES:

               Prima, sí.
               Aquiles soy desde aquí.

DEIDAMIA:

               Vaya.


<<<
>>>

Pág. 072 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


AQUILES:

               Vuelvo a comenzar.
               En busca de un alma vengo
               que en un bosque me robaron
               dos ojos, en quien cifraron
               el sol que en el alma tengo.
               ¡Oh qué albricias os prevengo
               si la vuelvo a hallar, amor!
               Sed vos su descubridor;
               pues siendo la luz efeto
               del fuego, no habrá secreto
               contra vuestro resplandor.
 

DEIDAMIA:

               En un bosque, cazadora,
               me dio caza una belleza
               que de la naturaleza,
               siendo efecto, es vencedora.
               En su ausencia el alma llora,
               y huyendo de ella la sigo.
               ¡Ay doméstico enemigo!
               ¡Qué mal su remedio prueba
               quien huye amando, si lleva
               lo mismo que huye consigo!

AQUILES:

               ¡Prenda mía!

DEIDAMIA:

               ¡Amado dueño!

AQUILES:

               No se huelga el que soñó
               que sus tesoros perdió
               viendo después falso el sueño,
               ni cuando restaura el dueño
               el primogénito huído,
               como yo restituído
               al sol que mis ojos ven,
               pues no se conoce el bien
               como después de perdido.


<<<
>>>

Pág. 073 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


DEIDAMIA:

               No se regocija tanto
               el que en el naufragio llora
               si ve que el tiempo mejora
               y cesa el mortal espanto;
               ni el que tras la pena y llanto
               goza su gusto cumplido,
               como yo, dueño querido,
               hoy que mis dichas os ven,
               pues no se conoce el bien
               como después de perdido.

AQUILES:

               ¿Que tal merezco escuchar?
               Pero claveles que amparan
               jazmines que a Amor separan,
               ¿qué han de brotar sino azahar?
               Bien pueden dioses gozar
               el néctar que consagrado
               su ser ha inmortalizado,
               que no iguala al que adquirí,
               ni hay tal néctar para mí
               como un favor sazonado.

DEIDAMIA:

               ¡Qué llegó la suerte impía,
               después de tantos suspiros
               a transformar por oíros
               mis penas en alegría!
               Bien puede de su ambrosía
               gozar Jove regalado,
               que aunque inmortal, no ha igualado
               al que con vos adquirí,
               pues no hay gusto para mí
               como un amor sazonado.


<<<
>>>

Pág. 074 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


AQUILES:

               ¿Hay tal contraposición
               de palabras y favores?
               Dioses, envidiad amores
               de tan sabrosa sazón.
               Labios, gozad la ocasión
               de los cristales presentes;
               manos, de quien manan fuentes
               de eterna felicidad,
               mis labios comunicad
               y admirarán elocuentes.
               Brazos en que Amor procura
               depositar su consuelo,
               zodiaco sois del cielo,
               ceñid orbes de hermosura.
               Lengua que en tal coyuntura
               su intérprete el alma os llama,
               pedid lenguas a la fama
               porque en hipérboles sabios
               alma, brazos, lengua y labios
               celebren a quien os ama.
Besa la mano
               ¡Ay nieve, que helada abrasas!
               ¡Ay fuego, que ardiendo hielas!
               ¡Ay mano, en fin, que consuelas
               cuando con flechas traspasas!
               Por la boca al alma pasas;
               y cuando mis penas locas
               envidian penas que tocas,
               todos mis miembros se holgaran,
               porque todos te besaran,
               a ser un Argos de bocas.


<<<
>>>

Pág. 075 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


DEIDAMIA:

               Paso, prima, que parece
               que va esto de veras.

AQUILES:

               Pues,
               ¿luego esto de burlas es?

DEIDAMIA:

               ¿No jugábamos?

AQUILES:

               Ofrece
               Amor, que entre juegos crece,
               nuevo fuego a mis quimeras;
               de burlas matarme esperas
               cuando de mi amor te burlas.
               Lleguéme al fuego de burlas
               y heme abrasado de veras.
               Mas di, prima, ¿te pesara,
               ya que lo más hemos hecho,
               si mi amor te ha satisfecho,
               que en hombre me transformara?

DEIDAMIA:

               Que estás perdida repara.
               ¿Eso, cómo puede ser?

AQUILES:

               ¿Júpiter no puede hacer
               que mi ser conforme al nombre?
               Tiresias fue primero hombre
               y después se vio mujer.
               Haz cuenta, pues, que hombre soy

DEIDAMIA:

               Ésta es cuenta sin provecho.

AQUILES:

               ¿Te holgaras, di, di?

DEIDAMIA:

               Sospecho
               que en la ocasión en que estoy...
               Déjame, prima.


<<<
>>>

Pág. 076 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


AQUILES:

               Y si hoy
               fuera yo hombre generoso,
               ¿me admitieras por esposo?

DEIDAMIA:

               Como padre no tuviera,
               o a Lisandro despidiera,
               mi amor fuera el venturoso.
               Pero ¿de qué ha de servir
               desvanecernos en esto?
               Ya yo al juego fin he puesto.

AQUILES:

               Y yo tirano al vivir.
               En fin, ¿piensas admitir
               a Lisandro?

DEIDAMIA:

               Si los cielos
               quieren premiar sus desvelos,
               ¿qué he de hacer?


<<<
>>>

Pág. 077 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


AQUILES:

               Pues oye ahora,
               verás que como enamora
               sabe Aquiles pedir celos.
               No creyera yo, a latir
               de tan generoso pecho
               y tan divina hermosura,
               que las mudanzas del tiempo
               tuvieran jurisdicción
               sobre vuestros pensamientos,
               hoy mudables y olvidados,
               ayer amantes y tiernos.
               Yo soy hermana de Aquiles,
               y Aquiles es a quien dieron
               en un monte vuestros ojos
               vida y muerte en un sujeto.
               Contado me ha los amores
               que en una fuente pudieron
               retratar en vuestra cara
               engaños y fingimientos;
               retratos en agua, en fin,
               mudable y común espejo,
               que cuantos llegan imita
               en aire, acciones y cuerpo,
               y en apartándose de ella
               desaparece en el viento
               la imagen representada
               con todos lo mismo haciendo.
               Llega el hombre, el ave, el bruto,
               y con líquidos reflejos
               los imita sin saber
               distinguir merecimientos;
               fuente es vuestra voluntad,
               pues con los mismos efectos
               sin hacer distinción ama,
               imita y olvida luego.
               Llegó mi hermano a adoraros,
               vióse en vuestros ojos bellos
               retratado y admitido,
               ¿quién creyera que tan presto
               como se ausentó borraran
               olvidos, en vos ligeros,
               copias que amor ingenioso
               creyó eternizar con fuego?
               No hacéis honrosa elección
               --porque el agua os presta ejemplos--
               entre Lisandro y Aquiles;
               siendo éste un héroe no quiero
               loárosle, que en fin es
               mi hermano, aunque compitiendo
               se permite el alabanza
               que alegue de su derecho;
               díganlo las fieras mismas
               que tantas veces sirvieron
               a sus brazos de despojos,
               a su valor de trofeos.
               Díganlo las inclemencias
               de un monte, pues no pudieron
               defraudar a su hermosura
               milagros que admira el cielo.
               Díganlo los dioses mismos,
               pues, encerrado en desiertos,
               a sus oráculos hacen
               de su valor pregoneros.
               Díganlo sabios y reyes
               y hasta el injuriado griego
               que, sin más en su favor
               que en el que de tantos reinos
               vienen a vengar su agravio,
               pues sin Aquiles es cierto
               que no ha de ganarse Troya,
               según vaticina Delfos.
               Dilo tú misma, que absorta,
               en medio de un bosque espeso,
               la caza hiperbolizaste
               de quien ya haces menosprecio
               por Lisandro, por un hombre
               en quien, indigno de serlo,
               sacó una espada de esgrima
               a vistas su infamia y miedo;
               huyendo le eché de aquí.
               Mira en que defensa has puesto
               tu honra. Si como a Elena
               te roba Paris, soberbio,
               dirás que obedeces gustos
               de tu padre, rey severo,
               cuyo natural dominio
               te violenta a su respeto;
               pero engáñaste, Deidamia,
               que sólo engendran los cuerpos
               los padres, las almas no,
               que Dios las infunde en ellos,
               y no siendo el hombre causa
               del alma, pues no es su efecto,
               no tiene jurisdicción
               sobre ella, si no es el cielo.
               Amor de la voluntad
               es acto, cuando es perfecto;
               la voluntad es potencia
               del alma, que es su sujeto.
               El padre no engendra al alma,
               pues la crían dioses, luego
               fuera estará del dominio
               de tu padre; y según esto,
               no tienes obligación
               de sujetar a decretos
               humanos lo que al divino
               pertenece de derecho.
               Di tú que la ingratitud
               e inconstancia de tu pecho;
               el ser mujer semejanza
               del humo, la sombra, el viento,
               te han inclinado a Lisandro,
               y por parecerte a Venus,
               afeminados Adonis
               amas, no Martes de acero.
               Que siendo así, si a mi Aquiles
               no dan la muerte sus celos,
               pues he venido a tu corte
               por dar a su amor remedio,
               él es tal y tal amante,
               que antes que lloren incendios
               los troyanos robadores
               asolará aqueste reino,
               dará la muerte a tu padre,
               pondrá a sus presidios fuego,
               vestirá de tocas viles
               a su opositor molesto.
               Y yo, que en fin soy su hermana,
               y ya como propias siento
               injurias de tus olvidos,
               pues obligarte no puedo,
               ministros de mi venganza
               hará el agua, el aire, el fuego,
               tierra, brutos, peces, aves,
               montes, prados, selvas, cielos,
               que a todos los injuria tu desprecio,
               pues aborreces lo que adoran ellos.

Vase


<<<
>>>

Pág. 078 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


DEIDAMIA:

               Oye, prima, escucha, aguarda.
               Piadosos dioses, ¿qué es esto?
               ¿Son estas veras o burlas?
               ¿Es esto verdad o juego?
               Juego no, que es muy pesado;
               verdad sí, que ha descubierto
               amores que solos sabe
               el monstruo elocuente y bello.
               Si fue Aquiles; si es su hermana
               la que por tantos rodeos
               segunda vez ha encendido
               amores ausentes muertos,
               ¿qué mucho que al uno adore
               y a la otra pague el ingenio,
               para Aquiles favorable
               y para mi amor discreto?
               Todo el mundo en su alabanza
               se hace lenguas, los supremos
               oráculos y los sabios,
               pues quien en plazas y templos
               en vida está deificado
               y solamente sujeto
               a mi amor, más poderoso
               que todos, pues que le ha preso.
               ¿Qué mucho que el vencedor
               vencido goce trofeos
               de un alma que ya le adora,
               de un corazón que le ofrezco?
               Perdone mi padre el rey
               y perdóneme...


<<<
>>>

Pág. 079 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


De dentro AQUILES
AQUILES:

               ¡Ay!

DEIDAMIA:

               ¿Qué es eso?

AQUILES:

               Tirana: tu ingratitud
               pide castigo a los cielos;
               tu desdén a Aquiles mata;
               más daños tu olvido ha hecho,
               pues tal capitán le quitas,
               que el torpe Troyano al griego,
               ....................
               desdeñado de ti el pecho
               donde indignamente vives.

DEIDAMIA:

              ¿Qué escucho? ¡Nereida! ¡Ay cielos!

AQUILES:

               Abre esa puerta y verás
               espectáculos funestos
               de una fe menospreciada.


<<<
>>>

Pág. 080 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


DEIDAMIA:

               Triste de mi, si eso es cierto;
               mas, ¡válgame Apolo santo!
               ¿Quién eres, hombre sin seso?
               ¿Qué desleal te dio ayuda?
               ¿Por dónde entraste aquí dentro?
Tira una cortina y halla a AQUILES,
de hombre con calzas y jubón bizarro

AQUILES:

               Tu Aquiles soy, prenda cara.

DEIDAMIA:

               A tan grande atrevimiento
               castiguen desdén y voces.

AQUILES:

               Nereida soy, ten sosiego.

DEIDAMIA:

               Acaba, pues, de aclarar
               estos confusos misterios,
               que en sola tu cara miro
               dos rostros, uno y diversos.
               ¿Eres Nereida o Aquiles?


<<<
>>>

Pág. 081 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


AQUILES:

               Uno y otro, que no quiero
               con amorosos engaños
               tener tu temor suspenso.
               Disculpen llamas de amor
               disfraces que han encubierto
               con peligro de mi fama
               el valor que en tanto tengo;
               y tú, agradecida y noble,
               paga servicios y excesos
               de quien su ser ha negado
               por dar a su amor sosiego;
               ¡Vive Dios, si eres ingrata...


<<<
>>>

Pág. 082 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


DEIDAMIA:

               No acabes el juramento,
               que me vences atrevido
               y que me enamoras tierno.
               ¿Serás mi esposo?

AQUILES:

               Y tu esclavo.

DEIDAMIA:

               Si me olvidas...

AQUILES:

               ¿Cómo puedo?

DEIDAMIA:

               Mudándote.

AQUILES:

               Soy Aquiles.

DEIDAMIA:

               Eres hombre.

AQUILES:

               Y aun por eso...

DEIDAMIA:

               Búscate Grecia.

AQUILES:

               ¿Qué importa?

DEIDAMIA:

               Llevaráte.

AQUILES:

               No hayas miedo.

DEIDAMIA:

               Dejarásme.

AQUILES:

               Es imposible.

DEIDAMIA:

               Mataréme.

AQUILES:

               Forma ejemplo.

DEIDAMIA:

               Promete amor.

AQUILES:

               Es verdad.


<<<
>>>

Pág. 083 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


DEIDAMIA:

Nunca cumple.

AQUILES:

El vil hace eso.

DEIDAMIA:

Goza y huye.

AQUILES:

El mal nacido.

DEIDAMIA:

Jura y miente.

AQUILES:

El lisonjero.

DEIDAMIA:

¿No lo eres tú?

AQUILES:

Yo soy noble.

DEIDAMIA:

Vendrá Ulises.

AQUILES:

Sin efecto.

DEIDAMIA:

Hallaráte.

AQUILES:

No podrá.

DEIDAMIA:

¿Dónde estarás?

AQUILES:

Encubierto.

DEIDAMIA:

¿Como hasta aquí?


<<<
>>>

Pág. 084 de 122
El Aquiles Acto II Tirso de Molina


AQUILES:

               Sí, mi bien.

DEIDAMIA:

               ¿Qué tanto?

AQUILES:

               Mide tú el tiempo.

DEIDAMIA:

               Mientras durare...

AQUILES:

               Mi vida.

DEIDAMIA:

               No, esta guerra.

AQUILES:

               Yo lo acepto.

DEIDAMIA:

               Largo plazo.

AQUILES:

               Por ti es corto.

DEIDAMIA:

               Jura.

AQUILES:

               Por tus ojos bellos.

DEIDAMIA:

               ¡Ay perjuro!

AQUILES:

               ¡Ay gloria mía!

DEIDAMIA:

               Tu esposa soy.

AQUILES:

               Di, mi cielo.
Danse las manos

DEIDAMIA:

               Perdone el rey, que por Aquiles dejo
               a Lisandro.

AQUILES:

               ¡Ay mi bien!

DEIDAMIA:

               ¡Ay dulce dueño!
 
FIN DEL ACTO SEGUNDO


<<<
>>>

Escena III
Pág. 085 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


Salen LICOMEDES y LISANDRO
LICOMEDES:

               ¿Con tantas quejas y prisa
               ayer, viendo que no os doy,
               Lisandro, a Deidamia, y hoy,
               con voluntad tan remisa
               me proponéis dilaciones
               de tan flaco entendimiento
               para vuestro casamiento?

LISANDRO:

               La princesa da ocasiones,
               gran señor, para pediros
               que esta boda se dilate;
               no quiera el cielo que trate
               a costa de sus suspiros
               cosa de que ella no gusta.
               Después que a esta corte vino
               Nereida, a lo que imagino,
               mi presencia le disgusta.
               Tibia me habla; no responde
               con el amor y deseo
               que antes; cuando la veo,
               por no encontrarme, se esconde.
               Todo su entretenimiento
               es estar sola con ella,
               y con la misma querella
               que yo, muestran sentimiento.
               Sus damas, pues, no hace caso,
               por Nereida, de ninguna;
               la más sabia es importuna;
               la más amiga, ni un paso
               con ella ha de dar que luego
               Nereida no se lo impida;
               llámala su bien, su vida;
               si no la ve no hay sosiego;
               ella la viste, la toca,
               la adorna, peina y regala
               en el estrado, en la sala;
               por manos, ojos y boca,
               muestra el corazón la llama
               en que Deidamia está presa,
               su lado ocupa en la mesa,
               su lado usurpa en la cama.
               Siempre abrazadas, por Dios,
               que me atormenta el recelo
               de verlas, sin ser del cielo,
               hechas Géminis las dos.


<<<
>>>

Pág. 086 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


LICOMEDES:

               Es la princesa su prima;
               la sangre y la discreción
               vínculos del amor son
               que más la amistad estima.
               Necia sospecha os abrasa.

LISANDRO:

               Necia o loca debe ser;
               mas de mujer a mujer
               muchas veces amor pasa
               de parentesco a...

LICOMEDES:

               Callad.

LISANDRO:

               Yo sé algunas ha habido,
               gran señor, que se han querido
               a lo malicioso.

LICOMEDES:

               Andad,
               que lo estáis vos; preveníos,
               que os tiene de dar la mano
               mañana.

LISANDRO:

               (¡Ay Amor tirano! (-Aparte-)
               autor sois de desvaríos;
               por Nereida pierdo el seso
               y de la princesa estoy
               celoso; un sujeto soy
               de disparates.)

LICOMEDES:

               ¿Qué es eso?


<<<
>>>

Pág. 087 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


Salen ULISES y DIOMEDES de mercaderes
ULISES:

               Yo, poderoso señor,
               soy un griego mercader,
               que, sin mucho encarecer
               de mi caudal el valor,
               tengo dentro de mi casa
               cuanto apetece la gente,
               pues no hay tesoro en oriente
               que a mi poder no se pasa.
               No tiene púrpuras Tiro,
               ni exhala aromas Sabá,
               ni telas la Persia da
               que en mis riquezas no miro.
               Toda el Asia me tributa:
               las minas con sus diamantes,
               con marfil sus elefantes,
               y el ámbar, que se disputa
               si es sudor de la ballena
               o de alguna planta goma,
               con ser el mayor aroma,
               mi casa cada año llena.
               En fin, cuanta perla fina
               en sus pesquerías dan
               las riberas de Ceylán,
               y cuanta piedra examina
               la experiencia y el valor
               que sus quilates sublima,
               no se tiene por de estima
               no siendo yo su señor.
               Como el mundo se alborota
               con esta guerra que abrasa,
               a Grecia y Europa pasa
               contra el Asia, la paz rota
               que tantos años duró,
               huír su rigor procuro,
               que con Marte no hay seguro
               mercader, ni lo estoy yo.
               Supe que este rey, no sólo
               estaba libre y exento
               del general juramento
               que sobre altares de Apolo
               hizo Grecia, de vengar
               la injuria del frigio amante,
               la seguridad bastante
               que en vuestra alteza he de hallar,
               pues por el mundo la fama
               vuela del rey Licomedes,
               sus favores y mercedes
               que a los extranjeros llama;
               y así, embarcando mi hacienda,
               siendo vuestro amor mi norte,
               vengo a ser en vuestra corte
               vecino, a fin que pretenda
               otra ganancia mayor
               de la que en serviros muestro,
               pues siendo vasallo vuestro,
               lo soy todo, gran señor.


<<<
>>>

Pág. 088 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


LICOMEDES:

               A ocasión habéis venido
               en que fuera de estimar
               el que os vengáis a amparar
               de mí; seréis recibido
               con gusto, porque se casa
               la princesa, y le tendré,
               que vuestra riqueza dé
               nuevas joyas a mi casa;
               muchas os pienso comprar.

ULISES:

               Serviráse vuestra alteza
               de las de mayor riqueza;
               y entre otras le quiero dar
               una cautiva que canta
               como un ángel, tan hermosa
               como diestra.


<<<
>>>

Pág. 089 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


LICOMEDES:

               Bella cosa.

DIOMEDES:

               En cara y en voz encanta.

LICOMEDES:

               Gustará Deidamia mucho
               con ella, que es inclinada
               a la música.

ULISES:

               Elevada
               tengo el alma si la escucho,
               y entre tanto que a palacio
               las joyas de más valor
               y curiosidad, señor,
               me traen, quiero que despacio,
               oyéndola vuestra alteza,
               juzgue si es merecedora
               de que sirva a mi señora
               la princesa.

LISANDRO:

               En esta pieza
               queda Deidamia.

LICOMEDES:

               Primero
               que la vea gustaré
               que la oiga.

ULISES:

               (Hoy, cielos, sabré (-Aparte-)
               industrioso lo que espero.
               Traednos vos la cautiva.


<<<
>>>

Pág. 090 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


DIOMEDES:

               (Si como dicen está (-Aparte-)
               aquí Aquiles, hoy saldrá
               de donde no es bien que viva
               tal valor afeminado.)

LICOMEDES:

               Aquí viviréis seguro.
               ¿Cómo os llamáis?

ULISES:

               Palinuro

LICOMEDES:

               Entrad.

ULISES:

              (Bien lo hemos trazado.) (-Aparte-)
Vanse.
Salen AQUlLES, de mujer, y DEIDAMIA

DEIDAMIA:

              ¡Sosiégate, por tus ojos!

AQUILES:

               Dame en ellos pesadumbre
               de que su luz bella alumbre
               a quien a mí me da enojos.
               ¿Por qué con vanos antojos
               tiene de mirarse en ellos
               Lisandro, si poseellos
               solo Aquiles mereció,
               y estando con vida yo
               se ha de llamar dueño de ellos?


<<<
>>>

Pág. 091 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


DEIDAMIA:

               Si Amor reciprocación
               de las almas nos ha unido
               y estás ya dueño querido
               en la quieta posesión,
               ¿qué importa que en pretensión
               te quiera hacer competencia
               quien provoca tu impaciencia?
               Pleitee perdidos bienes
               y goza tú, pues que tienes
               en tu favor la sentencia.
               ¡Ojalá yo no tuviera
               más ocasión de temer
               que te tengo de perder
               y más segura viviera!

AQUILES:

               Pues ¿de qué temes?

DEIDAMIA:

               Te espera
               Grecia contra Troya armada,
               y mientras es deseada
               la belleza, belleza es;
               mas no es belleza después
               que se goza, pues enfada.


<<<
>>>

Pág. 092 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


AQUILES:

               Eso, cuando el apetito
               satisfecho queda en calma;
               no amor, potencia del alma,
               que ese crece en infinito.
               Amarte más solicito
               cuanto más llego a gozar,
               pues si es amor desear
               sin que del término exceda,
               cuanto más gozo me queda
               en ti mucho más que amar.
               Ya yo, mi bien, te he jurado,
               mientras durare esta guerra,
               guardar la prisión que encierra
               la gloria que amor me ha dado;
               si de mujer disfrazado
               vengo esposa a poseer
               lo que de hombre he de perder,
               mujer mi dicha me nombre,
               pues nunca he sido más hombre
               que después que soy mujer.

DEIDAMIA:

               Pues si intentas parecello
               y mi pena asegurar,
               siéntate aquí, que peinar
               quiero tu hermoso cabello.


<<<
>>>

Pág. 093 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


Siéntanse y peina y toca
DEIDAMIA a AQUILES
AQUILES:

               Tu amor oprime mi cuello;
               obedecerte es forzoso.

DEIDAMIA:

               ¡Qué dilatado y hermoso!

AQUILES:

               Los griegos siempre criaron
               largos cabellos.

DEIDAMIA:

               Causaron
               con tal uso mi reposo,
               pues si tú no los tuvieras
               así, nunca me engañaras,
               ni mujer ocasionaras
               tus amorosas quimeras.

AQUILES:

               Pararon burlas en veras.

DEIDAMIA:

               Porque sueltos no me den
               celos y a cuantos los ven
               en tales lazos no venzas,
               de ellos he de hacer dos trenzas,
               que yo sé que te están bien.
               Pon en mi falda el espejo
               y mira en él los despojos
               de tu cara.

AQUILES:

               Si en tus ojos
               puedo verme, mal consejo
               me das, por sus soles dejo
               esa luna en que fingida
               mi imagen miro esculpida,
               pues en ti vive en su centro
               mi amor.


<<<
>>>

Pág. 094 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


DEIDAMIA:

               Cantando están dentro.
Canta dentro una MUJER

AQUILES:

               Oye, amores, por tu vida.
Cantan

VOZ:

               "En el regazo de Omfale
               el Tebano vencedor
               de aquellos doce trabajos
               que le intitularon Dios,
               afeminado infamaba
               la piel del Nemeo león,
               que por imperial trofeo
               corona y se viste el sol.
               La rueca en vez de la clava
               que a Mercurio consagró,
               poblada de infame lino
               que hilaba torpe amador,
               en traje vil de mujer
               dicen que le halló Jason,
               noble por su vellocino,
               y de esta suerte le habló."


<<<
>>>

Pág. 095 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


AQUILES:

              ¡Qué enfadoso y triste tono!

DEIDAMIA:

              ¡Qué claro metal de voz!

AQUILES:

               Para mi voz de metal es,
               pues me incita a furor.
               ¿No ves cómo reprehende
               mi amujerado valor,
               y en nombre ajeno me injuria
               su tácita reprensión?

DEIDAMIA:

               Anda, amores, que no es eso.

AQUILES:

               Pues ¿quién es la que cantó?

DEIDAMIA:

               Alguna de mis doncellas
               que estará haciendo labor;
               sosiégate, no te alteres,
               que no en balde digo yo,
               mi bien, que para dejarme
               buscas cualquiera ocasión.
               ¿Negarásme esta verdad?

AQUILES:

               Para dejarte, eso no;
               más para enojarme, sí.

DEIDAMIA:

               Para tenerte en prisión
               he tejido yo estas trenzas.

AQUILES:

               Si por un cabello estoy
               preso, esposa, en tu hermosura,
               los demás supérfluos son.


<<<
>>>

Pág. 096 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


DEIDAMIA:

               Ya he acabado de tocarte
               oigamos, mi bien, los dos,
               lo que cantando prosigue
               que me causa admiración.

Échase AQUILES en las faldas de DEIDAMIA y
ella con el peine le pule los cabellos.
Canta dentro


VOZ:

               "¿De qué sirvieron los triunfos
               del triforme Gerión,
               del aborto de la tierra,
               del vaquero robador;
               si hazañas eternizando
               después de tanto blasón,
               en cobrando buena fama
               a dormir os echáis hoy?
               Júpiter es vuestro padre;
               pero no sois su hijo vos,
               pues degenera de serlo,
               vuelto hombre vil, tal varón.
               Peinad cabellos lascivos
               que encrespados miré yo
               asombrar la esfera eterna
               que vuestro hombro sustentó."

AQUILES:

               Ya no se puede sufrir
               tanta afrenta, vive Dios,
               que por mí lo dice todo,
               viendo que sufriendo estoy
               el vil peine en mis cabellos.
               ¡Afuera torpe afición;
               vengad injurias cantadas
               y volved, honra, por vos!


<<<
>>>

Pág. 097 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


DEIDAMIA:

               Mi bien, ¿quieres sosegarte?
               ¿En eso estimas mi honor?
               ¿En eso tus juramentos?
               ¡Cielos, perjuro salió!
               Aquiles, cielos, Aquiles,
               de Deidamia violador,
               rompe la fe que me ha dado.
               ¡Mirad que satisfacción!

AQUILES:

               No des voces, prenda mía.

DEIDAMIA:

               Voces y querellas doy
               al cielo de ti ofendido
               a tu rota obligación;
               yo, ingrato, me daré muerte
               a tus mismos ojos, yo...

AQUILES:

               Basta, no haya más, no llores;
               preso en tus brazos estoy
               cante o no cante en mi ofensa
               quien mi pecho alborotó.
               Hércules hiló vestido
               de mujer, mas no perdió
               por eso la eterna fama
               que le da nombre de dios,
               ni yo perderé la mía
               si, como su imagen soy
               en el ánima y esfuerzo,
               lo intento ser en su amor,
               pues los dioses autorizan
               mi amante transformación.


<<<
>>>

Pág. 098 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


Canta
VOZ:

               "No se ganan los blasones
               que de eterna fama son,
               entre afrentosos afeites
               que la sangre es su color.
               Echado en la áspera falda
               de un monte, durmiendo os vio
               despedazar entre sueños
               los tigres vuestro valor,
               mas no en las de una mujer
               qué nunca se levantó
               de tan torpe y blanda cama,
               si no es enfermo el honor.
               Al arma toca Marte, al arma Amor;
               el uno es apetito, el otro dios.
               Al arma toca Marte, guerra, guerra,
               lo que el valor infama, el valor venza."
Tocan cajas y trompetas

DEIDAMIA:

               Mi bien, espera, aguarda,
               que sale el ley.

AQUILES:

               ¿No ves que toca al arma?

DEIDAMIA:

               Sosiega que es fingido.


<<<
>>>

Pág. 099 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


AQUILES:

               Torpe afrenta,
               lo que el amor infama, el valor venza.

DEIDAMIA:

               ¿No te quieres sosegar?

AQUILES:

               ¡Ay, cielos! ¿En dónde estoy?

DEIDAMIA:

               Conmigo. Tu esposa soy.

AQUILES:

               Déjame, amores, llevar
               del ímpetu belicoso
               de la música.

DEIDAMIA:

               ¡Maldiga
               el cielo la voz que obliga
               a perturbar mi reposo!
               Asegura mis temores
               que viene el rey, ¡ay de mi!

AQUILES:

               (¿Cuándo saldremos de aquí, (-Aparte-)
               traje vil, torpes temores?)
Salen LICOMEDES y LISANDRO

LICOMEDES:

               Notable voz.

LISANDRO:

               Peregrina.

LICOMEDES:

               Hija, de industria he querido
               que hayas la música oído
               sin verla. Hermosa sobrina,
               una esclava os he feriado,
               cuya suave destreza
               suspenda vuestra belleza.


<<<
>>>

Pág. 100 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


AQUILES:

               Las dos la hemos escuchado.
               y es digna de tal señor.
Sale DIOMEDES

DIOMEDES:

               Ya están las joyas aquí,
Sale ULISES
               que mandas traer.}}

ULISES:

               (Salí (-Aparte-)
               con astucias vencedor
               de engaños y de disfraces.
               La turbación de la cara
               de aquella mujer declara
               que, entre afeminadas paces,
               encubre lo que pretendo.
               El pecho le alborotó
               el bélico son que oyó;
               toda el alma le estoy viendo.)
               Gran señor, con tu licencia
               intenta ser liberal
               esta tarde mi caudal,
               pues estando en la presencia
               de estas bellezas, no es justo
               dejar de reconocer
               con tributos su poder.
               Elija paños el gusto
               de la princesa y sus damas,
               que esta tienda a saco doy.


<<<
>>>

Pág. 101 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


Descorre una cortina
y descúbrese una tienda
de joyería con mucha riqueza,
y a un lado un espejo grande,
una rodela de acero y una lanza
LICOMEDES:

               Agradecido os estoy;
               plumas dais a muchas famas.
               Feriad joyas, hija mía;
               sobrina, joyas tomad,
               que el valor y cantidad
               pagaré yo.

ULISES:

               No sería
               dar, señor, las ferias yo,
               sino avariento vendellas.
               Vuestras son el dueño y ellas;
               dadas, sí; vendidas, no.

DEIDAMIA:

               Alto, pues, yo quiero hacer
               principio. Esta banda tomo,
               este anillo y este pomo.
               Prima, ¿dónde vas?


<<<
>>>

Pág. 102 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


AQUILES:

               A ver,
               para verme en este espejo.
Mirase en el espejo,
y afréntase de verse mujer

DEIDAMIA:

               No te enamores de ti.

AQUILES:

               (¡Ay, cielos, mi imagen vi (-Aparte-)
               afrentada a su reflejo!
               ¡Qué bien mi infamia declara!
               Aquiles torpe, ¿qué hará
               todo el mundo cuando os da
               un cristal con él la cara?
               ¡Oh, quién pudiera arrancaros,
               rizos infames, sin ser
               conocido! No oso ver
               en desengaños tan claros
               mi vileza; una rodela
               es aquélla y una lanza.)

ULISES:

              (Salió cierta mi esperanza, (-Aparte-)
               venció mi sutil cautela.)
               Éste es Aquiles, Diomedes,
               de haberse visto en tal traje
               se afrenta.


<<<
>>>

Pág. 103 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


AQUILES:

               ¿Con tal ultraje,
               blando amor, vencerme puedes?
Embraza la rodela y vibra la lanza
               Ésta sí que es digna joya
               del valor de que estoy falto.
               ¡Toca al asalto, al asalto!
Tocan a guerra dentro cajas y clarines.
AQUILES detrás todos

UNOS:

               ¡Viva Grecia!

OTROS:

               ¡Muera Troya!

AQUILES:

               ¡Muera Troya y Grecia viva!
               Aquiles soy, ¿qué teméis?
               La victoria alcanzaréis.
               ¡Al asalto, arriba, arriba!

LICOMEDES:

               ¿Qué es esto mujer? Detente,
               perdió el seso.

LISANDRO:

               Muerto soy.

Vase


<<<
>>>

Pág. 104 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


DEIDAMIA:

               Perdí todo mi bien hoy.
               ¿Qué has hecho esposo imprudente?

Huyen todos.
Vuelven a salir
LICOMEDES y ULISES

LICOMEDES:

               Mujer loca, vuelve en ti.

ULISES:

               No es mujer, aunque merece
               del traje que le envilece,
               que le intitulen así.
               A Aquiles encubre aquí
               el disfraz de un torpe amor;
               mira el daño, gran señor,
               que a Grecia toda resulta,
               mientras con tocas oculta
               su victoria tu favor.

LICOMEDES:

               ¿Qué dices?

ULISES:

               Que el cielo saca
               de entre tímidas mujeres
               a Aquiles.

LICOMEDES:

               Y tú, ¿quién eres?

ULISES:

               Ulises soy, rey de Itaca.

LICOMEDES:

               ¿Hay mayor traición?

ULISES:

               Aplaca
               el justo enojo.

LICOMEDES:

               Matad
               ese traidor.


<<<
>>>

Pág. 105 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


ULISES:

               La beldad
               de la princesa ha podido
               tener el héroe escondido
               más fuerte de nuestra edad.

Salen AQUILES vestido de hombre,
la espada desnuda y la rodela,
tendidos los cabellos;
DEIDAMIA y DIOMEDES

AQUILES:

               ¿Quién ha de matarme a mí?
               Deidamia es esposa mía,
               el que estorbarlo porfía
               salga al campo si está en sí.
               Ya con el traje rompí
               prisiones del amor tierno;
               tu yerno soy, juzga eterno
               el blasón de tu valor,
               pues no puede ser mayor
               que tenerme a mí por yerno.


<<<
>>>

Pág. 106 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


ULISES:

               Ni más ilustre renombre
               que el que hoy mi industria ha adquirido
               pues hoy te ha restituído
               a tu primero ser de hombre.
               Ulises soy, no te asombre
               que a engaños venzan engaños;
               restaura pasados daños,
               mancebo ilustre, y no ocultes
               tus hazañas ni sepultes
               las primicias de tus años.
               ¿Será razón que consumas
               en regalos de Cupido
               de tu edad lo más florido
               y ganar fama presumas?
               Ya corta la infamia plumas
               con que escriba a tu memoria
               satírica y torpe historia,
               y en los brazos de Deidamia
               eternizando tu infamia
               ciegue el camino a tu gloria.
               Grecia te aguarda, mancebo,
               y en ti funda su esperanza;
               profética es la venganza
               que en ti nos promete Febo.
               Como el águila te pruebo
               a los rayos de la fama
               que contra Troya te llama.
               Afréntete aquí escondido,
               Héctor de acero vestido
               y tú de cobarde dama.
               El troyano robador
               desde los muros responde
               que el temor es quien te esconde
               en vil mujer, no el amor.
               Pues ¿será bien que el temor
               blasone que te ha encerrado
               cobarde y afeminado
               entre basquiñas y galas,
               por plazas de armas las salas,
               por el caballo el estrado,
               por los penachos las tocas,
               por los muros los tapices,
               que delicado matices
               seda que lascivo tocas?
               Todo el mundo se hace bocas
               contra ti.


<<<
>>>

Pág. 107 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


AQUILES:

               No digas más,
               que si así en cara me das
               con infamia ya tan clara,
               te ha de salir a la cara
               y no sé si vivirás.
               Ya con el infame traje
               los afectos desnudé
               del torpe amor. Ya olvidé
               de amor el blando lenguaje.
               Yo satisfaré mi ultraje
               de mi valor represado,
               cual río que violentado
               estrecha canal encierra:
               guárdese de mí la tierra,
               pues las presas han quebrado.
               Inundará mi furor a Troya,
               no en agua, en fuego,
               vengaré el agravio griego;
               Héctor sabrá mi valor.
               ¡Afuera liviano Amor;
               afuera prisión prolija,
               Belona trofeos me erija,
               y tú, rey, guarda el decoro
               a la princesa que adoro
               como a mi esposa y tu hija!

Vanse


<<<
>>>

Pág. 108 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


LICOMEDES:

               Si Aquiles me ha de dar nietos
               de eterna fama, ya estoy
               satisfecho.

DEIDAMIA:

               A llorar voy,
               mudanzas, vuestros efetos.
               Rompió disfraz y secretos
               el artificio y engaño:
               ¡Ay costoso desengaño,
               nunca el Asia a Troya viera,
               porque nunca padeciera
               ella el castigo y yo el daño!

Vanse.
Salen NISIRO y PELORO, soldados,
y GARBÓN, sin armas,
graciosamente vestido

PELORO:

               En fin, para nuestra guerra,
               ¿te alistaste por soldado?

GARBÓN:

               En mi vida fui quebrado,
               ciclán sí; nací en la tierra,
               que engendra, por ser tan fría
               de cuando en cuando capones.

NISIRO:

               ¿Qué armas o municiones
               traes, pues?

GARBÓN:

               ¡Gentil bobería!
               Armado de aqueste modo
               salga un gigante al encuentro.

PELORO:

               ¿Pues qué armas llevas?


<<<
>>>

Pág. 109 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


GARBÓN:

               Van dentro
               y son contra el mundo todo.
               Contra enemigo casero,
               mujer que gruñendo abrasa
               son armas, en yendo a casa,
               entrar riñendo primero.
               Contra celos, si excusarlos
               no puede ser, por no oírlos,
               traigo armas de no pedirlos,
               que es dar licencia de darlos.
               Contra una suegra emperrada
               doy cuñada a mi mujer,
               porque tengan siempre que her
               la suegra con la cuñada.
               Contra el amor tengo ausencia;
               contra desverguenza, un palo;
               contra flaqueza, regalo;
               contra la muerte, paciencia.
               Contra la pobreza, maña,
               que la industria siempre medra;
               a un testimonio, una piedra;
               a un "vos mentís," una caña;
               a la ambición, paja y heno;
               a la pretensión, espuelas;
               dos trampas a dos cautelas;
               a la prosperidad, freno;
               a amigo que pide, digo,
               "Daros quiero y no emprestar.
               por no perder al cobrar
               la deuda con el amigo."
               Y por ahorrar de contienda,
               sino el amigo el deudor,
               sobre prendas doy mejor
               cuando más vale la prenda.
               Guardar dineros ajenos
               es en mí cosa vedada,
               porque dinero y cebada
               a más contar se halla menos.
               Contra injurias tengo olvido,
               sólo no he podido hallar
               armas que puedan bastar
               contra un necio presumido.
               Aunque huír su menosprecio
               diz que es remedio gallardo,
               y así las espaldas guardo
               para la guerra y el necio.

NISIRO:

               Bien armado está el modorro.

GARBÓN:

               Con esto quito ocasiones;
               que entre espadas y picones
               cuando no corro, me corro.


<<<
>>>

Pág. 110 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


Salen TEBANDRO, SOLDADOS
y DEIDAMIA, de hombre
DEIDAMIA:

               Esto es hecho, ya yo estoy
               en el griego campo; excusa
               persuasiones.

TEBANDRO:

               De ellas usa
               la fe con que te las doy;
               que no sé si ha de llevar
               bien tu esposo el verte aquí.

DEIDAMIA:

               ¿Hame llevado tras sí
               el alma y no se ha de holgar
               que el cuerpo sus pasos siga?

TEBANDRO:

               Primero que él has llegado.

DEIDAMIA:

               Celos las alas me han dado,
               vuela Amor, la ausencia instiga.
               Todo deseo es ligero
               y toda ausencia pesada.


<<<
>>>

Pág. 111 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


TEBANDRO:

               Entre tanta gente armada,
               tanta lanza, tanto acero,
               ¿cómo has de hallarte?

DEIDAMIA:

               Mejor
               que entre escuadras de desvelos,
               entre ejércitos de celos
               y entre muros de temor.
               No tendré yo gusto igual
               si a Aquiles mis ojos ven;
               que en presencia, el mal es bien,
               y en ausencia el bien es mal.
               ¡Bravos muros!

TEBANDRO:

               Son de Troya,
               a quien el Asia obedece.

DEIDAMIA:

               ¡Brava gente los guarnece!

TEBANDRO:

               La honra es la mejor joya,
               todos compiten por ella
               en el campo y la muralla,
               los unos por restauralla,
               los otros por defendella.
               Treguas gozan por diez días
               los dos campos enemigos.

DEIDAMIA:

               En ellas serán testigos
               de galas y bizarrías,
               que saca la ostentación
               para recibir mi esposo.

TEBANDRO:

               Con su venida orgulloso
               está el griego.

DEIDAMIA:

               Y con razón.

TEBANDRO:

               Y el troyano, con mayor
               ánimo, a lo que parece,
               que en el noble pecho crece
               a más riesgo más valor.


<<<
>>>

Pág. 112 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


DEIDAMIA:

               Escucha, que llega ya
               al campo el esposo mío.

TEBANDRO:

               Majestuoso señorío,
               miedo y gusto a un tiempo da.

DEIDAMIA:

               Y las troyanas murallas
               están de hermosuras llenas.

TEBANDRO:

               Si son damas sus almenas
               suba amor a conquistallas.

DEIDAMIA:

               En fe de las treguas gozan
               la paz que el derecho encierra.

TEBANDRO:

               ¿Treguas dices? Llama guerra
               bellezas que almas destrozan.

DEIDAMIA:

               Lleguémonos a esta parte,
               verémosle entrar mejor.

TEBANDRO:

               Con tal guarnición, Amor,
               no asaltará Troya a Marte.

Música de chirimías.
Salen a los muros
POLICENA y CASANDRA,
y otras damas muy bizarras

POLICENA:

               ¡Qué gallarda ostentación,
               si no fuera de enemigos!

CASANDRA:

               El valor no desmerece
               por esta causa, si es digno
               de alabanza.

POLICENA:

               Ni yo quiero
               disminuirle, aunque envidio
               a los contrarios la gloria
               que con él se han prometido.


<<<
>>>

Pág. 113 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


CASANDRA:

               Si es cierto lo que encarecen
               oráculos y adivinos,
               a Troya ha de conquistar.

POLICENA:

              ¡Qué soñados desatinos!
               A Hércules le comparan
               elogios ponderativos;
               mas no es tan fuerte el león
               como le pintan.

CASANDRA:

               Vestido
               de mujer, dice la fama,
               que Ulises le halló, y colijo
               por la causa los efectos
               de este ensalzado prodigio.

POLICENA:

               Si amor, absoluto en todo,
               y no el temor, como he oído,
               le disfrazó, no me espanto
               que es invencible, aunque niño.


<<<
>>>

Pág. 114 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


Salen con cajas y trompetas marchando,
ULISES, un PAJE de jineta y otro
con una celada en una fuente, y AQUILES
armado con sombrero y bastón, todo,
muy bizarros y GARBÓN
CASANDRA:

               Él tiene bizarro talle,
               si al cuerpo conforma el brío
               que muestra, dichosa Troya
               a tenerle por caudillo.

POLICENA:

               No nos hace Aquiles falta
               mientras Héctor esté vivo;
               puesto que tras sí me lleva
               el alma con el sentido.

GARBÓN:

               ¡Oh, Arquillas de mis entrañas,
               no quepo de regocijo
               por ambos dos carcañales
               en somo de mis hocicos!
               Garbón soy, ¿no me conoces?

AQUILES:

               ¡Oh, Garbón!

GARBÓN:

               Fui vaquerizo;
               mas dejélo por la guerra;
               busquéte un mes, y aborrido
               de no hallarte, di en soldado.

AQUILES:

               Huélgome de haberte visto.

GARBÓN:

               Esquilón llora por ti,
               con ser viejo, como un niño.

AQUILES:

               Téngole en lugar de padre.


<<<
>>>

Pág. 115 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


GARBÓN:

               Bravamente te han vestido.
               ¿Dónde compraste ese sayo,
               que tan al justo te vino?
               Ni tien costuras, ni pliegues,
               pardiez, que está bien tejido;
               de vidrio pensara que es,
               si hubiera sastres de vidrio.

NICANDRO:

               Donoso está el ignorante.

GARBÓN:

               Si, cual dicen, has venido
               a ser nuestro general,
               también yo tengo mi oficio.

AQUILES:

               Y ¿cuál es?

GARBÓN:

               Cabo de escuadra
               me ha de ser prometido
               el capitán que nos trujo
               por un hecho peregrino
               que me vio hacer en un pueblo,
               y merece estar escrito
               y aun guardarle en los archeros.

PALAMEDES:

               Mentecato, en los archivos.

GARBÓN:

               Eso de chivos es pulla.

AQUILES:

               Es tan donoso y sencillo,
               que el oirle me entretiene.

ULISES:

               Ya le conozco.

GARBÓN:

               Es mi amigo.

AQUILES:

               Hermosa coronación
               de muros; si guarnecidos
               de tales armas están,
               ¿quién no teme su presidio?


<<<
>>>

Pág. 116 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


ULISES:

               La princesa Policena,
               de la hermosura prodigio,
               es aquélla con sus damas
               que a verte entrar han salido.
               Treguas hay; si verla quieres,
               acércate más.

AQUILES:

               ¡Divino,
               milagro; belleza rara!
               Si tal tesoro conquisto
               ¡qué hazañas más bien premiadas!
               De nuevo ánimo infundido
               siento, Ulises, mi valor
               con la hermosura que miro.
Hácele POLICENA señas con un lienzo

ULISES:

               Señal te hace con un lienzo
               para hablarte.

DEIDAMIA:

               Celos míos,
               ¿qué escucháis? ¿Qué es lo que veis?
               ¿Ayer ausencia, hoy olvidos?

CASANDRA:

               Escucha, que ya se acerca.

AQUILES:

               Ardid debe de haber sido,
               puesto, señora, que nuevo
               el mostrar al enemigo,
               en fe de que no le temen,
               los despojos más lucidos;
               y no sé si es discreción,
               que yo, después que os he visto,
               por la dicha del ganarlos
               pienso atropellar peligros.


<<<
>>>

Pág. 117 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


POLICENA:

               Si en fe de ser tan galán,
               príncipe, lo que habéis dicho,
               es cortesía amorosa,
               a gozar hemos venido
               vuestra gallarda presencia;
               pero si habláis presumido,
               sabed que son cazadores
               nuestros troyanos invictos,
               y que os ponen el reclamo
               porque con él divertidos,
               os entendemos coger
               en las redes de Cupido.

AQUILES:

               Poderoso estratagema;
               discreto y sutil arbitrio.
               Diera yo por verme preso
               en vuestros lazos divinos
               el alma, que ya no es mía;
               ya me parecen prolijos
               los términos de esta tregua,
               pues dilatar han podido
               conquista de estima tanta,
               y a poderla hacer suspiros,
               fueran de poco provecho
               máquinas, flechas y tiros.

POLICENA:

               ¡Ay! Si vos fuérades nuestro,
               diéraos yo...

CASANDRA:

               ¡Qué desvaríos,
               señora, el respeto ofenden
               a tu recato y juicio!


<<<
>>>

Pág. 118 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


POLICENA:

               ¿Qué he de hacer? No puedo más;
               aunque la lengua reprimo,
               es móvil primero el alma
               de las palabras que digo.

DEIDAMIA:

               ¿Que esto escucho y no me vengo?
               Celos, ¿a esto hemos venido?

TEBANDRO:

               ¡Señora!

DEIDAMIA:

                Estoy por dar voces.
               ¡Ay, esposo fementido!

ULISES:

               Despídete, que se acerca
               nuestro campo, que ha sabido
               nuestra venida, y el rey
               sale a él a recibirnos.

AQUILES:

               Despide tú, si es que puedes,
               la luz del sol; saca el Nilo
               de su madre; quita al fuego
               el calor, que es su principio,
               y será posible entonces
               despedirme del hechizo
               que he bebido por los ojos.
               Partiréme de mí mismo.

Cajas y trompetas,
salen SOLDADOS marchando,
PATROCLO, y detrás MENELAO,
viejo, con bastón

AQUILES:

               Déme vuestra Majestad
               los pies.


<<<
>>>

Pág. 119 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


MENELAO:

               Brazos apercibo
               para coronar los hombros
               en que ha de tener alivio
               el peso de mi venganza.
               Vos seáis tan bien venido
               como en Grecia deseado,
               gloria y sol de nuestro siglo.

PATROCLO:

               Abrazad vuestro Patroclo
               si os acordáis de él.

AQUILES:

               ¡Oh, amigo!
               ¿Cómo pueden olvidarse
               amistades desde niños?
               Juntos nos hemos criado;
               y agora el veros estimo
               en lo que ganará Troya.

PATROCLO:

               Dándoos los brazos, confirmo
               de nuevo nuestra amistad.


<<<
>>>

Pág. 120 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


Sobre los muros, HÉCTOR armado
HÉCTOR:

               Príncipe, que en vaticinios,
               profecías y esperanzas,
               si no mienten adivinos,
               conquistador os blasonan
               de nuestra ciudad, dominio
               del Asia, corte y cabeza
               del célebre reino frigio;
               después de daros alegre
               y cortés el bien venido,
               pues venciendo os esperamos
               fama que eternizan libros;
               para que no dilatéis
               los triunfos que prevenidos
               os tiene Grecia, fiada
               en vuestro valor invicto,
               con permisión de las treguas,
               cuerpo a cuerpo, os desafío
               para mañana.

AQUILES:

               ¿Quién sois,
               confiado comedido,
               vos, que me desafiáis?

HÉCTOR:

               Héctor, mayor de los hijos
               de Príamo, rey troyano.


<<<
>>>

Pág. 121 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


AQUILES:

               Mostráis, príncipe, cuán digno
               sois de la fama que os honra,
               y aceptando el desafío
               os retorno parabienes
               que, por ser vuestros, estimo.

Échale un guante HÉCTOR y otro
POLICENA, coge éste DEIDAMIA y el
otro PATROCLO, y entrambos AQUILES

HÉCTOR:

               Recibid, pues, ese guante.

POLICENA:

               Y éste también, por ser mío,
               que si el de mi hermano os reta,
               ése os favorece.

AQUILES:

               Admito
               el uno y el otro ufano.

PATROCLO:

               Estando Patroclo vivo,
               desafiado primero,
               mi derecho es más antiguo,
               y así este guante me toca.
Con banda al rostro, DEIDAMIA

DEIDAMIA:

               Y éste a mí, pues, ofendido,
               si para vos de favor,
               de guerra para mí ha sido.


<<<
>>>

Pág. 122 de 122
El Aquiles Acto III Tirso de Molina


AQUILES:

               Suelta Patroclo, si intentas
               no ser de hoy más mi enemigo,
               Suelta tú, si no pretendes
               dar á mis celos principio.

PATROCLO:

               Yo he de pelear con Héctor
               primero, Aquiles, que he sido
               primero desafiado.

DEIDAMIA:

               Yo he de matarme contigo
               antes que el guante te dé.

AQUILES:

               ¿Quién eres, hombre atrevido?

DEIDAMIA:

               Sabráslo si me buscares.

AQUILES:

               ¿Dónde?

DEIDAMIA:

               ¡Traidor, en ti mismo!
Vase

AQUILES:

               Tenedle. ¿Qué es esto, cielos?

HÉCTOR:

               Si estás, Patroclo, ofendido,
               hagamos nuestra batalla
               luego los dos.

PATROCLO:

               Eso pido.

HÉCTOR:

               Pues espera que ya bajo.

ULISES:

               Dar fin a esta parte quiso
               nuestro autor; con la segunda
               mañana os convida Tirso.
 
FIN DE LA COMEDIA
 |}

Fin01.jpg


<<<