El Mayor Imposible: 134

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 134 de 182
El Mayor Imposible Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ROBERTO:

  Perdí toda la empresa,
perdí la estimación, perdí la vida.
Mi porfía confiesa
que fue de ingenio de mujer vencida.
Cesad, locos desvelos,
que harán su gusto a sombra de los celos.
  Desengaño terrible
de los que tanto por guardallas mueren.
El mayor imposible
confieso que es guardallas, si ellas quieren,
que como ellas lo sientan,
las privaciones su apetito aumentan.
  Podrá guardar el oro
el avaro entre láminas de hierro,
y el noble su decoro
si Penélope sufre su destierro,
pero si no es tan buena,
crea que es apretar puño de arena.
  Honra, quien te introdujo
del mundo en la república primera,
porque a mujer redujo
tu santa libertad, que bien pudiera
fiarla más del hombre,
con que pudiera eternizar su nombre.
  ¿Que guarde yo su celo
tan loco, y una casa con mil llaves,
y que tenga recelos
del sol, del viento y de las mismas aves,
y que en esta porfía
un hombre salga en la mitad del día?
  Miente, ¡viven los cielos!,
quien dice que mujer puede guardarse.
Los ojos y los celos,
mientras que entramos, pueden desvelarse.
Miente la honra, y miente
quien las aprieta y guarda neciamente.


<<<
>>>