El asalto de Mastrique: 069

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 069 de 136
El asalto de Mastrique Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DON LOPE:

Pues ¿quiere su Alteza que le haga
don Lope gastadores de su pierna?
¿Tanta paciencia presumió que gasto?
Pues voto a Dios que falta ya paciencia
para sufrir dos piernas astrológicas,
que saben las mudanzas de los cielos,
y sus alteraciones y discursos.
Id delante, tambor, y echad el bando,
que Perea es soldado tan valiente,
que no se espantará de ver los diablos.

CAPITÁN PEREA:

¡Cómo los diablos!, ¡y el infierno todo!

DON LOPE:

Oh buen Perea, dadme acá esa mano
y una verdad decidme.

CAPITÁN PEREA:

Diré ciento.

DON LOPE:

¿No es la peor aquesta pierna mía
que cuantas piernas tiene Dios criadas?

CAPITÁN PEREA:

Es tan mala, señor, que apenas puede
ser, en un hospital, pierna de sábana;
es la pierna del pobre paralítico,
que estaba en la pierna, con más bocas
que de carnero, con sus clavos y ajos;
finalmente, merece estar colgada
en San Antón.