El asalto de Mastrique: 085

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 085 de 136
El asalto de Mastrique Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DON FERNANDO:

Señor, Mastrique está fuerte,
¿de qué sirve detenerte,
perder gente y tiempo aquí?
  Tiran mil bombas de fuego
y cadenas, que una sola
lleva veinte hombres de bola,
que es un temerario juego;
  tienen tantas invenciones
y defensas, que en mil años
no temerán nuestros daños,
ni entrarán nuestros pendones;
  apenas a vuestra Alteza
una blanca le acompaña,
ni se la envían de España,
que esta es la mayor flaqueza;
  si en Alemania tenía
crédito, ya le ha perdido,
ni al País de Liege ha podido
pagar lo que le debía
  de sustento y municiones
por su palabra tomadas.

DUQUE DE PARMA:

Razones son bien fundadas,
y concluyentes razones.
  Pero resuélvome aquí,
y no hay qué me replicar,
en que tengo de tomar
a Mastrique, o él a mí.