El asno y Júpiter

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El asno y Júpiter
de Félix María Samaniego



«No sé cómo hay jumento
Que, teniendo un adarme de talento, 
Quiera meterse a burro de hortelano. 
Llevo a la plaza desde muy temprano 
Cada día cien cargas de verdura, 
Vuelvo con otras tantas de basura, 
Y para minorar mi pesadumbre, 
Un criado me azota por costumbre. 
Mi vida es ésta; ¿qué será mi muerte, 
Como no mude Júpiter mi suerte?» 
Un Asno de este modo se quejaba. 
El dios, que sus lamentos escuchaba, 
Al dominio le entrega de un tejero. 
«Esta vida, decía, no la quiero:
Del peso de las tejas oprimido, 
Bien azotado, pero mal comido, 
A Júpiter me voy con el empeño 
De lograr nuevo dueño.»
Envióle a un curtidor; entonces dice: 
«Aun con este amo soy más infelice. 
Cargado de pellejos de difunto
Me hace correr sin sosegar un punto, 
Para matarme sin llegar a viejo,
Y curtir al instante mi pellejo.» 
Júpiter, por no oír tan largas quejas, 
Se tapó lindamente las orejas,
Y a nadie escucha, desde el tal pollino, 
Si le hablan de mudanza de destino.

Sólo en verso se encuentran los dichosos, 
Que viven ni envidiados ni envidiosos.
La espada por feliz tiene al arado, 
Como el remo a la pluma y al cayado; 
Mas se tiene por míseros en suma 
Remo, espada, cayado, esteva y pluma. 
Pues ¿a qué estado el hombre llama bueno? 
Al propio nunca; pero sí al ajeno.