El burlador de Sevilla: 20

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Acto Segundo
Pág. 20 de 60
El burlador de Sevilla Acto II Tirso de Molina



                        [En Sevilla, el palacio real]

                  Salen el REY y don Diego TENORIO, el viejo

REY:

            ¿Que esto pasa?

TENORIO:

            Señor, esto me escribe
            de Nápoles don Pedro, que le hallaron
            con dama en el palacio; y apercibe
            remedio en este caso.

REY:

            ¿Y le dejaron
            con vida?

TENORIO:

            Por don Pedro, señor, vive,
            que, sin que se supiese, le ausentaron;
            y la dama, inocente de este agravio
            agresor hizo de esto al duque Octavio,
            y ya en Sevilla está.

REY:

            Sí; mas qué haremos
            con Gonzalo de Ulloa, que le había
            tratado el casamiento?

TENORIO:

            Bien podremos
            poner remedio, pues el tiempo envía
            ocasión, y en la mano la tenemos;
            que el duque Octavio remediar podría
            el yerro de don Juan, pues que su casa
            a la de don Gonzalo llega, y pasa.

REY:

            No me parece mal, como no inquiete
            al duque la pasión que de Isabela,
            con el amor que tuvo, nos promete,
            en cuya confusión hoy se desvela.
            Pues la ocasión tenemos del copete,
            asirla, que es ligera y siempre vuela;
            y viene a ser aquéste el mejor medio
            que a dos casos como éstos da remedio.
            Y ¿adónde esté ese loco?

TENORIO:

            Jamás niego
            a vuestra alteza cosa que pretenda
            saber; y cuando aquí pende el sosiego
            de don Juan, y con esto el yerro enmienda,
            por quien se acabe el encendido fuego
            que él comenzó, es ya justo que lo entienda,
            señor. Tu alteza, ya en Sevilla asiste,
            y así encubierto está mientras se viste.

REY:

            Pues decidle que de ella salga al punto,
            que pienso que es travieso, y la pasea,
            porque el remedio de esto venga junto.

TENORIO:

            A Lebrija se irá.

REY:

            Mi enojo vea
            en el destierro.

TENORIO:

            Quedará difunto
            cuando lo sepa.

REY:

            Lo que digo sea
            sin falta.



<<<

El burlador de Sevilla de Tirso de Molina

Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

>>>