El burlador de Sevilla: 21

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 21 de 60
El burlador de Sevilla Acto II Tirso de Molina


TENORIO:

            El duque Octavio es el que viene.

REY:

            Decid que llegue, que licencia tiene.

                   Sale el duque OCTAVIO, de camino

OCTAVIO:

            A esos pies, gran señor, un peregrino
            mísero y desterrado, ofrece el labio,
            juzgando por más fácil el camino
            en vuestra gran presencia, el duque Octavio.
            Huyendo vengo el fiero desatino
            de una mujer, el no pensado agravio
            de un caballero, que la causa ha sido
            de que así a vuestros pies haya venido.

REY:

            Ya, duque Octavio, sé vuestra inocencia,
            y al rey escribiré que os restituya
            en vuestro estado, puesto que el ausencia
            que hicisteis, algún daño os atribuya.
            Yo os casaré en Sevilla, con licencia
            del rey, y con perdón y gracia suya
            que puesto que Isabela un ángel sea,
            mirando la que os doy, ha de ser fea.
            Comendador mayor de Calatrava
            es Gonzalo de Ulloa, un caballero
            a quien el moro por temor alaba,
            que siempre es el cobarde lisonjero.
            Éste tiene una hija, en quien bastaba
            en dote la virtud, que considero,
            después de la beldad, que es maravilla
            y el sol de las estrellas de Sevilla.
            Ésta quiero que sea vuestra esposa.

OCTAVIO:

            Cuando yo este viaje le emprendiera
            sólo a eso, mi suerte era dichosa,
            sabiendo yo que vuestro gusto fuera.

REY:

            Hospedaréis al duque, sin que cosa
            en su regalo falte.

OCTAVIO:

            Quien espera
            en vos, señor, saldrá de premios lleno.
            Primero Alfonso sois, siendo el onceno.

            Vanse el REY y don Diego TENORIO, y sale RIPIO

RIPIO:

            ¿Qué ha sucedido?

OCTAVIO:

            Que he dado
            el trabajo recibido,
            conforme me ha sucedido,
            desde hoy por bien empleado.
            Hablé al rey, vióme y honróme,
            César con él César fui,
            pues vi, peleé y vencí,
            y ya hace que esposa tome
            de su mano, y se prefiere
            a desenojar al rey
            en la fulminada ley.

RIPIO:

            Con razón el nombre adquiere
            de generoso en Castilla.
            ¿Al fin te llegó a ofrecer
            mujer?


El burlador de Sevilla de Tirso de Molina
Elenco -

Acto I - Acto II - Acto III