El burlador de Sevilla: 26

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 26 de 60
El burlador de Sevilla Acto II Tirso de Molina


Sale CATALINON

CATALINON:

            Ya el marqués viene.

JUAN:

            Los dos
            aquesta noche tenemos
            que hacer.

CATALINON:

            ¿Hay engaño nuevo?

JUAN:

            ¡Extremado!

CATALINON:

            No lo apruebo.
            Tú pretendes que escapemos
            una vez, señor, burlados;
            que el que vive de burlar,
            burlado habrá de escapar
            pagando tantos pecados
            de una vez.

JUAN:

            ¿Predicador
            te vuelves, impertinente?

CATALINON:

            La razón hace al valiente.

JUAN:

            Y al cobarde hace el temor.
            El que se pone a servir,
            voluntad no ha de tener,
            y todo ha de ser hacer,
            y nada ha de ser decir.
            Sirviendo, jugando estás,
            y si quieres ganar luego,
            haz siempre, porque en el juego
            quien más hace, gana más.

CATALINON:

            Y también quien hace y dice
            topa y pierde en cualquier parte.

JUAN:

            Esta vez quiero avisarte
            porque otra vez no te avise.

CATALINON:

            Digo que de aquí adelante
            lo que me mandes haré,
            y a tu lado forzaré
            un tigre y un elefante;
            guárdese de mí un prior
            que si me mandas que calle,
            y le fuerce, he de forzalle
            sin réplica, mi señor.

                   Sale el marqués de la MOTA

JUAN:

            Calla, que viene el marqués.

CATALINON:

            ¿Pues, ha de ser el forzado?

JUAN:

            Para vos, marqués me han dado
            un recado harto cortés,
            por esa reja, sin ver
            el que me lo daba allí.
            Sólo en la voz conocí
            que me lo daba mujer.
            Dícete al fin, que a las doce
            vayas secreto a la puerta,
            que estará a esperando abierta,
            donde tu esperanza goce
            la posesión de tu amor,
            y que llevases por señas
            de Leonorilla y las dueñas,
            una capa de color.

MOTA:

            ¿Qué decís?

JUAN:

            Que este recado
            de una ventana me dieron,
            sin ver quién.

MOTA:

            Con él pusieron
            sosiego en tanto cuidado.
            ¡Ay, amigo, sólo en ti
            mi esperanza renaciera!
            Dame esos pies.

JUAN:

            Considera
            que no está tu prima en mí.
            ¿Eres tú quien ha de ser
            quien la tiene de gozar,
            y me llegas a abrazar
            los pies?

MOTA:

            Es tal el placer
            que me ha sacado de mí.
            ¡Oh sol, apresura el paso!

JUAN:

            Ya el sol camina al ocaso.

MOTA:

            Vamos, amigo, de aquí,
            y de noche nos pondremos;
            loco voy.


<<<
>>>