El burlador de Sevilla: 37

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Acto Tercero
Pág. 37 de 60
El burlador de Sevilla Acto III Tirso de Molina



[En la aldea de Dos Hermanas]

                      Sale BATRICIO pensativo

BATRICIO:

            Celos, reloj de cuidados,
            que a todas las horas dais
            tormentos con que matáis,
            aunque andéis desconcertados;
            celos, del vivir desprecios
            con que ignorancias hacéis,
            pues todo lo que tenéis
            de ricos, tenéis de necios.
            Dejadme de atormentar,
            pues es cosa tan sabida,
            que cuando amor me da vida,
            la muerte me queréis dar.
            ¿Qué me queréis, caballero,
            que me atormentáis ansí?
            Bien dije, cuando le vi
            en mis bodas: "Mal agüero."
            ¿No es bueno que se sentó
            a cenar con mi mujer,
            y a mí en el plato meter
            la mano no me dejó?
            Pues cada vez que quería
            metella, la desviaba,
            diciendo a cuanto tomaba:
            "Grosería, grosería."
            No se apartó de su lado
            hasta cenar, de manera
            que todos pensaban que era
            yo padrino, él desposado.
            Y si decirle quería
            algo a mi esposa, gruñendo
            me la apartaba, diciendo:
            "Grosería, grosería."
            Pues llegándome a quejar
            a algunos me respondían,
            y con risa me decían:
            "No tenéis de qué os quejar.
            Eso no es cosa que importe,
            no tenéis de qué temer,
            callad, que debe de ser
            uso de allá en la corte."
            Buen uso, trato extremado,
            más no se usara en Sodoma;
            que otro con la novia coma,
            y que ayune el desposado.
            Pues el otro bellacón,
            a cuanto comer quería,
            "¿Esto no coméis?," decía.
            "No tenéis, señor, razón."
            Y de delante, al momento
            me lo quitaba. Corrido
            estoy, pienso que esto ha sido
            culebra, y no casamiento.
            Ya no se puede sufrir
            ni entre cristianos pasar;
            y acabando de cenar
            con los dos, ¿mas que a dormir
            se ha de ir también, si porfía,
            con nosotros, y ha de ser
            el llegar yo a mi mujer
            "Grosería, grosería?"
            Ya viene, no me resisto,
            aquí me quiero esconder,
            pero ya no puede ser,
            que imagino que me ha visto.



<<<

El burlador de Sevilla de Tirso de Molina

Elenco - Acto I - Acto II - Acto III

>>>