El burlador de Sevilla: 9

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 9 de 60
El burlador de Sevilla Acto I Tirso de Molina


OCTAVIO:

            ¿Qué dices?

PEDRO:

            Digo
            lo que al mundo es ya notorio,
            y que tan claro se sabe,
            que a Isabela, por mil modos,
            [la tiene presa el rey].
            Con vos, señor, o con otro,
            esta noche en el palacio,
            la habemos hallado todos.

OCTAVIO:

            Dejadme, no me digáis
            tan gran traición de Isabela,
            mas... ¿si fue su amor cautela?
            Proseguid, por qué calláis?
            (Mas, si veneno me dais
Aparte
            a un firme corazón toca,
            y así a decir me provoca
            que imita a la comadreja,
            que concibe por la oreja,
            para parir por la boca.
            ¿Será verdad que Isabela,
            alma, se olvidó de mí
            para darme muerte? Sí,
            que el bien suena y el mal vuela.
            Ya el pecho nada recela,
            juzgando si son antojos,
            que por darme más enojos,
            al entendimiento entró,
            y por la oreja escuchó,
            lo que acreditan los ojos.
            Señor marqués, es posible
            que Isabela me ha engañado,
            y que mi amor ha burlado.
            Parece cosa imposible.
            ¡Oh mujer, ley tan terrible
            de honor, a quien me provoco
            a emprender! Mas ya no toco
            en tu honor esta cautela.
            ¿Anoche con Isabela
            hombre en palacio? Estoy loco.

PEDRO:

            Como es verdad que en los vientos
            hay aves, en el mar peces,
            que participan a veces
            de todos cuatro elementos;
            como en la gloria hay contentos,
            lealtad en el buen amigo,
            traición en el enemigo,
            en la noche oscuridad,
            y en el día claridad,
            y así es verdad lo que digo.

OCTAVIO:

            Marqués, yo os quiero creer,
            ya no hay cosa que me espante,
            que la mujer más constante
            es, en efecto, mujer.
            No me queda más que ver,
            pues es patente mi agravio.

PEDRO:

            Pues que sois prudente y sabio
            elegid el mejor medio.

OCTAVIO:

            Ausentarme es mi remedio.

PEDRO:

            Pues sea presto, duque Octavio.

OCTAVIO:

            Embarcarme quiero a España,
            y darle a mis males fin.

PEDRO:

            Por la puerta del jardín,
            duque, esta prisión se engaña.

OCTAVIO:

            ¡Ah veleta, ah débil caña!
            A más furor me provoco,
            y extrañas provincias toco,
            huyendo de esta cautela.
            Patria, adiós. Con Isabela
            hombre en palacio? Estoy loco.

                              Vanse todos



El burlador de Sevilla de Tirso de Molina
Elenco -

Acto I - Acto II - Acto III