El caballero de Olmedo: 63

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

ACTO III
Pág. 63 de 87
El caballero de Olmedo Lope de Vega



Suenen atabales y entren con lacayos y
rejones DON RODRIGO y DON FERNANDO.

RODRIGO Poca dicha.
FERNANDO Malas suertes.
RODRIGO ¡Qué pesar!
FERNANDO ¡Qué se ha de hacer!
RODRIGO Brazo, ya no puede ser

que en servir a Inés aciertes.

FERNANDO Corrido estoy.
RODRIGO Yo, turbado.
FERNANDO Volvamos a porfiar.
RODRIGO Es imposible acertar

un hombre tan desdichado.
Para el de Olmedo, en efeto,
guardó suertes la fortuna.

FERNANDO No ha errado el hombre ninguna.
RODRIGO Que la ha de errar os prometo.
FERNANDO Un hombre favorecido,

Rodrigo, todo lo acierta.

RODRIGO Abriole el amor la puerta,

y a mí, Fernando, el olvido.
Fuera desto, un forastero
luego se lleva los ojos.

FERNANDO Vos tenéis justos enojos.

Él es galán caballero,
mas no para escurecer
los hombres que hay en Medina.

RODRIGO La patria me desatina;

mucho parece mujer
en que lo propio desprecia
y de lo ajeno se agrada.

FERNANDO De siempre ingrata culpada:

son ejemplos Roma y Grecia.
Dentro, ruido de pretales y voces.

VOZ 1 ¡Brava suerte!
VOZ 2 ¡Con qué gala

quebró el rejón!

FERNANDO ¿Qué aguardamos?

Tomemos caballos.

RODRIGO Vamos.
VOZ 1 Nadie en el mundo le iguala.
FERNANDO ¿Oyes esa voz?
RODRIGO No puedo

sufrirlo.

FERNANDO Aún no lo encareces.


<<<
>>>