El castigo sin venganza: 013

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 013 de 124
El castigo sin venganza Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


BATÍN:

            Ya de tu padre el proceder vicioso,
            de propios y de extraños reprendido,
            quedó a los pies de la virtud vencido;
            ya quiero sosegarse;
            que no hay freno, señor, como casarse.
            Presentóle un vasallo
            al rey francés un bárbaro caballo
            de notable hermosura,
            cisne en el nombre y por la nieve pura
            de la piel que cubrían
            las rizas canas, que los pies caían
            de la cumbre del cuello, en levantando
            la pequeña cabeza.
            Finalmente le dio naturaleza,
            que alguna dama estaba imaginando,
            hermosura y desdén, porque su furia
            tenía por injuria
            sufrir al picador más fuerte y diestro.
            Viendo tal hermosura y tal siniestro,
            mandóle el rey echar en una cava
            a un soberbio león que en ella estaba
            y en viéndole feroz, apenas viva
            el alma sensitiva,
            hizo que el cuerpo alrededor se entolde
            de las cirnes, que ya crespas sin molde,
            si el miedo no lo era,
            formaron como lanzas blanca esfera,
            y en espín erizado
            de orgulloso caballo transformado,
            sudó por cada pelo
            una gota de hielo,
            y quedó tan pacífico y humilde,
            que fue un enano en sus arzones tilde;
            y el que a los picadores no sufría,
            los pícaros sufrió desde aquel día.


El castigo sin venganza de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III