El castigo sin venganza: 018

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 018 de 124
El castigo sin venganza Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


CASANDRA:

            No vengo sola; que fuera
            cosa imposible; no lejos
            el marqués Gonzaga queda,
            a quien pedí me dejase,
            atravesando una senda,
            pasar sola en este río
            parte de esta ardiente siesta;
            y por llegar a la orilla,
            que me pareció cubierta
            de más árboles y sombras,
            había más agua en ella,
            tanto, que pude correr,
            sin ser mar, fortuna adversa;
            mas no pudo ser Fortuna,
            pues se pararon las ruedas.
            Decidme, señor, quién sois,
            aunque ya vuestra presencia
            lo generoso asegura
            y lo valeroso muestra
            que es razón que este favor,
            no sólo yo le agradezca,
            pero el marqués y mi padre,
            que tan obligados quedan.

FEDERICO:

            Después que me dé la mano,
            sabrá quién soy vuestra alteza.

CASANDRA:

            ¡De rodillas! Es exceso.
            No es justo que lo consienta
            la mayor obligación.

FEDERICO:

            Señora, es justo y es fuerza.
            Mirad que soy vuestro hijo.


El castigo sin venganza de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III