El castigo sin venganza: 031

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 031 de 124
El castigo sin venganza Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


AURORA:

            Señor, disculpado estás.
            Yerro de Fortuna fue.
            Pero la grave prudencia
            del conde hallará templanza,
            para que su confianza
            tenga consuelo y paciencia.
            Aunque en esta confusión
            un consejo quiero darte,
            que será remedio en parte
            de su engaño y tu afición.
            Perdona el atrevimiento;
            que fiada en el amor
            que me muestras, con valor
            te diré mi pensamiento.
            Yo soy, invicto duque, tu sobrina;
            hija soy de tu hermano,
            que en su primera edad, como temprano
            almendro que la flor al cierzo inclina,
            cinco lustros, ¡ay suerte
            cruel!, rindió a la inexorable muerte.
            Criásteme en tu casa, porque luego
            quedé también sin madre.
            Tú sólo fuiste mi querido padre,
            y en el confuso laberinto ciego
            de mis fortunas tristes
            el hilo de oro que de luz me vistes.
            Dísteme por hermano a Federico,
            mi primo en la crianza,
            a cuya siempre honesta confianza
            con dulce trato honesto amor aplico,
            no menos de él querida,
            viviendo entrambos una misma vida.
            Una ley, un amor, un albedrío,
            una fe nos gobierna,
            que con el matrimonio será eterna,
            siendo yo suya, y Federico mío;
            que aun apenas la muerte
            osara dividir lazo tan fuerte.
            Desde la muerte de mi padre amado,
            tiene mi hacienda aumento;
            no hay en Italia agora casamiento
            más igual a sus prendas y a su estado;
            que yo, entre muchos grandes,
            ni miro a España, ni me aplico a Flandes.
            Si le casas conmigo, estás seguro
            de que no se entristezca
            de que Casandra sucesión te ofrezca,
            sirviendo yo de su defensa y muro.
            Mira si en este medio
            promete mi consejo tu remedio.


El castigo sin venganza de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III