El castigo sin venganza: 044

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 044 de 124
El castigo sin venganza Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CASANDRA:

            Que venga un hombre a su casa
            cuando viene al mundo el día,
            que viva a su fantasía,
            por libertad de hombre pasa.
            ¿Quién puede ponerle tasa?
            Pero que con tal desprecio
            trate una mujer de precio,
            de que es casado olvidado,
            o quiere ser desdichado,
            o tiene mucho de necio.
            El duque debe de ser
            de aquéllos cuya opinión
            en tomando posesión,
            quieren en casa tener
            como alhaja la mujer,
            para adorno, lustre y gala,
            silla o escritorio en sala;
            y es término que condeno,
            porque con marido bueno,
            ¡cuándo se vio mujer mala?
            La mujer de honesto trato
            viene para ser mujer
            a su casa; que no a ser
            silla, escritorio o retrato.
            Basta ser un hombre ingrato,
            sin que sea descortés;
            y es mejor, si causa es
            de algún pensamiento extraño,
            no dar ocasión al daño,
            que remediarle después.


El castigo sin venganza de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III